Ultimo cap. de la semana, ahora… a buscar pokemones :v

_________________________________________________________________

Jiang Zheng realmente quería romperse cuando se enfrentaba a su maestro.

La asignación de este mes ya se había agotado, y los ingredientes de esta lista eran imposibles de obtener sin al menos diez mil de plata. Para utilizar esta lista única y exigir diez millones de plata a cambio, ¿acaso es esto un signo de locura pura?

“¡Adelante, llora! Un hombre llorando no es un crimen!” Jiang Chen se rió entre dientes, “Pero ¿Y si yo le dijera que esta lista vino de los dioses? ¿Usted seguiría pensando que estoy loco?”

“¿Estoy tratando la enfermedad de la princesa? ¿Acaso también piensas que estoy loco?”

“Incluso si estuviera loco, ¿sería capaz de arrastrar a mi padre, mi familia entera en esto? Puede que sea un bueno para nada, pero no soy un completo descerebrado, ¿cierto?”

Jiang Zheng se quedó estupefacto por las preguntas que volaron como una lluvia de flechas. Era cierto, aunque su maestro había cometido un buen número de actos ridículos, no iría tan lejos como para destruir a toda la familia Jiang.

¿Era posible que algo del mensaje enviado por los dioses fuese realmente cierto?

“Jiang Zheng, puedo decirte que verdaderamente no vamos a vender la lista que se encuentra en tu mano ni ante toda la plata del mundo. Le dirás a la persona a cargo de la Salón de Curación que no son la única farmacia en el Reino Oriental. Si ellos no quieren, entonces el Templo del Dios Granjero o El Jardín Rey Píldora se romperán la cabeza por obtenerlo. Ellos se ahogaran en su propio remordimiento cuando el Salón de Curación sea superado por otros. Tan pronto como la píldora entre en producción, todos los medicamentos en el mercado hasta el momento serán tomados de los estantes y tirados a la basura. Entonces todo será completamente inútil.”

Jiang Chen hizo un gesto firme al decir esto con máxima confianza.

Él no estaba simplemente alardeando. Jiang Chen ya había filtrado todas las recetas de pastillas en su mente un sinnúmero de veces, eliminando todas las recetas de nivel santo y divino y finalmente estableció una que no era demasiado fuera de lo normal, pero sin duda era lo bastante rara.

Y lo más importante era, dado el nivel de la medicina en este reino, los ingredientes que esta receta necesita no estaban fuera de su rango de tolerancia.

En vista de que Jiang Zheng todavía tenía una expresión escéptica, Jiang Chen realmente quería avalanzarse y pisar al hombre un par de veces. Como si fuera fácil para mi seleccionar tal receta! Uno tenía que saber que en su vida pasada, Jiang Chen no pudo entrenar debido a su constitución yin. Por lo tanto, en los millones de años como cuidador de la Biblioteca Tianlang, su mayor afición era perseguir el dao de la alquimia.

Se podría decir que esos millones de años habían visto como ascendía a la cima del Dao de la alquimia, en la misma categoría que esas renombradas leyendas inmortales de la alquimia en todas las tierras del mundo.

En el pasado, para Jiang Chen, la búsqueda de una receta de píldora era tan fácil como comer o beber.

Pero….

Para un sitio pequeño como el Reino Oriental, una receta de píldora demasiada sofisticado bien podría haber sido escrita en jeroglíficos arcaicos; nadie sería capaz de entenderlo.

Ni siquiera estaba interesado en perder su capacidad intelectual en recetas que eran demasiado básicas o sin sentido.

Había gastado una cantidad considerable de tiempo y esfuerzo para recoger ésta en particular de una lista de recetas de pastillas comunes. Pero Jiang Chen creía firmemente que si la soltaba en un lugar como el Reino del Este, la receta seguiría impactando a la gente hasta la médula.

Al final del día, Jiang Zheng se encontraba en camino.

No era como que había sido convencido por Jiang Cheng, sino que se dijo a sí mismo sinceramente a lo largo del camino. ¿Cuan vago es el joven maestro, él no haría una broma acerca de la enfermedad de la princesa o jugar con la vida de toda la familia.?

Por lo tanto, él resueltamente trató de convencerse de que tal vez los dioses veían al joven maestro con buenos ojos, y tal vez le permitieron obtener una receta de píldora que no tiene precio como resultado.

A pesar de que todavía era bastante escéptico, sobre todo después de recordar las locuras en las que Jiang Chen normalmente se veía envuelto, Jiang Zheng realmente no tenía otra opción.

Aunque sabía que esto era ridículo mas allá de la creencia, aún tenía que ceñir su lomo y darle una oportunidad.

De lo contrario, a pesar de que podría manejarlo, por la piel de sus dientes, conseguir el dinero suficiente y comprar todos los ingredientes indicados, se enfrentaría a un tipo diferente de desastre cuando hiciera frente a su esposa.

“Ay, dicen que ser capaz de ser administrador de un joven duque es algo por lo que alegrarse y pavonearse, pero ¿porqué  siento que mis días han sido tan perjudiciales?” Él trágicamente limpió las esquinas de sus ojos y se dirigió con indiferencia al Salón de la Curación.

“Si realmente se llega a ello, solo voy a dejar que ellos se burlen de mí un tiempo, no sería la primera vez de todos modos” Jiang Zheng se sintió un poco mejor después de que se le ocurriera algo.

El Salón de Curación era una potencia famosa e influyente en la ciudad imperial. Sus edificios eran pintorescos malecones.

Cuando Jiang Zheng llegó a los escalones de la entrada del Salón de Curación, sintió que sus piernas se le habían entumecido. Una sensación de miedo comenzó a crecer en su corazón al pensar en la actitud altiva y desdeñosa y los tonos de los asociados en el Salón de Curación.

“Uh…. que… um…. necesito algunos ingredientes medicinales.”

Jiang Zheng recogió su valor varias veces antes de que finalmente fue a través de la puerta principal a un dependiente.

Los dependientes en el Salón de Curación estaban capacitados profesionalmente antes de comenzar el trabajo. La primera habilidad que debían formar era la capacidad de recordar caras. Quien fuese necesario ser adulado, sería adulado, las personas con las que se debe actuar normalmente, y aquellas personas que no necesitan ser respetadas.

La cara de Jiang Zheng era poco familiar, así que , naturalmente era alguien con quien los asociados podían actuar desdeñosos.

“Ejem. Señor, la compra de ingredientes medicinales está muy bien. Pero vamos a hablar de las reglas en primer lugar. El Salón no hace negocios a crédito, los ingredientes y dinero necesitan ser cubiertos integralmente.”

Jiang Zheng dijo a toda prisa, “Dinero en efectivo, tengo dinero en efectivo.”

El asociado echó un vistazo a la lista y encendió algunas perlas en un ábaco. “Ocho tipos de ingredientes nivel espiritual en total, 9800 platas de acuerdo con el peso de los ingredientes. Lo mismo que de costumbre, pague en primer lugar, y luego obtendrá los ingredientes.”

Jiang Zheng se enrojeció y tosió dos veces. Él golpeó ligeramente en el mostrador y dijo: “Eh, erm, uh, quiero hablar con la persona a cargo.”

“¿Qué?” La cara de la dependienta se oscureció. “¿Sin dinero? Como se atreve a pedir ingredientes sin dinero?”

“¿Quieres hablar con la persona a cargo? ¿Sabe usted lo ocupado que es el líder? Cada uno de sus minutos valen decenas de miles de plata, ¿Cómo iba a tener tiempo para usted? ¿Puede cargar con la responsabilidad y los costos de perder su tiempo?”

“Salga por la puerta y gire a la derecha. Lea las reglas de la sala. ¿Piensa que es fácil hablar al líder? ¿Es usted un príncipe, ministro o un duque?”

“Si usted quiere sus ingredientes páguelos, si no, salga de mi camino no me moleste de hacer negocios.”

El asociado agitó sus manos con una expresión de impaciencia en su rostro, su saliva casi rociaba la cara de Jiang Zheng. El nivel aparente de desagrado era el mismo que si el asociado estuviera espantando una mosca molesta.

No era como si Jiang Zheng no había recibido desprecio y burla del Salón de la Curación antes. No era como si fuera alguien que no podía soportar tomar ese tipo de tratamiento. La verdad era que había sufrido demasiado durante este tiempo.

¿En realidad era necesario que fuesen tan idiotas, realmente tienen que ser tan imbéciles?

Jiang Zhen no podía soportarlo más, la particular actitud de esta dependiente fue la gota que colmó el vaso, entró en erupción…

Un tipo de ficha metálica fue azotada con fuerza sobre el mostrador.

Jian Zheng dio a la asociada una sonora bofetada en la cara, “Abre bien esos ojos sin valor y toma un buen vistazo a lo que es esto!”

“La persona encargada, vale diez mil de plata un minuto? ¿me digno a hacerle saber que valgo millones de plata por un minuto?”

“¿Cómo se atreve a retrasar mi negocio, puedo hacer que su Salón de Curación cierre! ¿saben sus familiares que es un empleado tan maravilloso, todo poderoso? ¿Lo sabe tu cabeza?”

El dependiente estaba viendo estrellas de la fuerza de esa bofetada. Mantuvo su rostro, lleno de incredulidad en sus ojos.

Este era el Salón de Curación. Uno de los lugares más destacados en toda la capital imperial. En un día normal de trabajo, incluso las familias nobles y poderosas tenían que ses recatadas, educadas y serviciales cuando llegaron aquí.

Pero hoy en día, ¡había sido golpeada!

Y por alguien que estaba vestido muy corrientemente, alguien que obviamente no es el sirviente de una familia noble y de gran alcance!

¿Estaba el cielo llenándose de agujeros?

De inmediato gritó como un cerdo siendo sacrificado. “Alguien ha venido a causar problemas en el Salón, está golpeando a la gente!”

Una multitud de guerreros totalmente blindados de armamento como erizos se precipitó de inmediato tan pronto como el grito como de un cerdo siendo sacrificado resonó. Alguien que parecía tener una posición de autoridad también salió de la parte trasera.

Estaba a punto de romper en cólera ante la visión del instigador, de aspecto corriente vestido de manera sencilla cuando el brillante medallón de dragón grabado en el mostrador le llamó la atención. Su expresión cambió drásticamente.

“Administrador! Él, que es el perro de un esclavo se atrevió a pegarme. Esa no fue una paliza sólo para mí, sino también una dirigida hacia el sagrado nombre del Salón de Curación!”

La dependienta que había sido golpeada de inmediato habló como un niño al ver a sus padres en el momento en que vio una cara familiar.

Tan pronto como terminó de hablar…

Una limpia, más cruel bofetada aterrizó en su mejilla. Esa bofetada la arrojó a pocos metros de distancia desde el mostrador.

Pero esta vez, era el administrador el que había abofeteado a la asociada…

“Usted cosa sin valor, tiene sus ojos creciendo en su trasero? ¿Cómo se atreve a volverse en contra de un estimado cliente? Fue una bofetada merecida, te lo mereces incluso si eres golpeada hasta la muerte!”

Después de haber reprendido a la dependiente, el administrador cambió su amenazante expresión a un rostro envuelto con una sonrisa, como si la primavera había regresado a la tierra.

“Señor, mis subordinados eran ciegos y han ofendido a su noble persona.”

Volvió la cabeza para gritar con voz ronca a los guerreros, “¿Qué demonios están haciendo todos? ¿Sentándose a ver una pintura? ¡lárguense!”

Estos guerreros estaban claramente bajo el mando del administrador, ya que se marcharon después de recibir sus órdenes.

Jiang Zheng no se esperaba este giro de los acontecimientos. Él había perdido brevemente su racionalidad en ese momento y había entrado en erupción bajo la tensión y estímulo.

Para ser honesto, el joven maestro le había dado este medallón de oro. Él ni siquiera sabía lo que era, dado que el joven maestro solo le había dicho que podría resultar útil.

No tenía nada que perder y mucho que ganar cuando lo intentó.

¿Quién diría que ayudaría? ¡Fue realmente útil!

… Y una mierda que sería muy útil! El medallón del dragón grabado del rey era el más alto símbolo que puede ser concedido. ¿Cómo podría no ser útil? Uno podría actuar con impunidad en el Reino Oriental con esto en la mano!

“¿Puedo aprender su noble nombre? Por favor, acompáñeme. Mis subordinados eran idiotas, por favor, deje que este humilde servidor exprese sus disculpas”.

Jiang Zheng no había vivido bajo una roca durante toda su vida. El sabía que era debido al medallón de oro que la persona frente a él estaba cayendo sobre sí mismo para agradar a Jiang Zheng. Maldición, se sentía realmente bien!

Los buenos sentimientos a un lado, Jiang Zheng no perdió la compostura. Había comprendido plenamente la siuación por ahora. “Originalmente era sólo una cosa pequeña, pero su dependiente…. ufff!!. No diré más. Desde que el Salón de Curación no me da la bienvenida, a continuación voy a probar suerte en el templo del Dios Granjero o el Jardín Rey Píldora. Tal vez la gente de allí me tratará como a un ser humano.”

El administrador se estremeció por dentro al oír esas palabras. Era obvio que este estimado cliente todavía estaba hirviendo. Secretamente sondeó a Jiang Zheng pero no pudo encontrar ninguna pista.

Estaba vestido con claridad y no se veía como un noble por excelencia.

A no ser, que este estimado cliente había cambiado su atuendo a propósito. Lo que sería una estrategia de todo un personaje. El administrador estaba desconcertado y no sabía como obtener una lectura de la situación.

Los pensamientos del administrador He se desviaron hacia el medallón al ver a Jiang Zheng preparándose realmente para salir. ¿Cómo iba a dejar a Jiang Zheng irse de esa manera? El misterioso todo poderoso titular del medallón estaba seguro de crear problemas para el Salón de Curación.

A pesar de que el salón no temía que los problemas llamaran a sus puertas, deseaba evitar ofender a un personaje de este nivel si era posible.

“Por favor, señor, detenga sus pasos, el tercer hallmaster y varios ancianos están en la residencia. Usted es un noble invitado muy estimado, voy a notificar inmediatamente al maestro y los ancianos. Incluso si usted tiene citas posteriores, por favor espere en mi salón para servirle una taza de té en disculpa”.

A diferencia de los dependientes ordinarios, el Deacono He era un hombre experimentado en los caminos de la vida. Él era flexible y adaptable, y tenía una habilidad de manejar las cosas adecuadamente.

El movimiento de Jiang Zheng de irse era en realidad un movimiento falso. Para ser honesto, se sintió muy bien más allá de lo imaginable. Esta fue la primera vez que se había sentido así desde que se había convertido en el mayordomo del joven duque.

El orgullo y la dicha!

Durante épocas anteriores, incluso meros dependientes en el Salón de la Curación eran altivos y poderosos, por no hablar de sentirse superiores a la gente. Ninguno de ellos daría una palabra civil en su nombre.

Pero hoy en día, este administrador tenía que llamarse a si mismo “poca cosa” delante de él, Jiang Zheng!

Independientemente de si era o no capaz de llegar a ser el mejor administrador en el futuro, al menos sentía realmente bien y fuerte hoy en día.

De repente, Jiang Zheng sintió un poco de confianza inesperada en el joven maestro de su hogar.

<Cap. Anterior                                                                                                                     Cap. Siguiente>

Anuncios