A una hora antes de medianoche :3 (por poco). El capítulo de USAW que corresponde… espero que lo disfruten.

_________________________________________________________________

“Zhang Yang !!”

Mientras se estremecía Bai Yunfei, forzó a salir estas dos palabras a través de sus dientes. Se volvió lentamente alrededor para echar un vistazo y vio que en un lugar cerca de una docena de metros de distancia de él, un joven vestido con ropas de lujo con un abanico de papel en su mano estaba mostrando una sonrisa diciendo algo a una niña a su lado – ese no era otro que Zhang Yang!

Sólo apretando los puños con fuerza y rechinando los dientes casi hasta el punto de sangrar Bai Yunfei  podría contenerse de correr imprudentemente a luchar hasta la muerte con él, porque sabía que probablemente no podría incluso superar a los guardaespaldas alrededor de Zhang Yang por el momento.

“No es una mala idea. Voy a recoger un buen artículo o dos para dárselos a la tía cuando volvamos. Y estoy yéndome a casa en un par de días, así que estoy trayendo de vuelta algunos regalos para mi madre también.”

Una voz cristalina entró en los oídos de Bai Yunfei. Movió los ojos para echar un vistazo y vio a una joven vestida de azul con el pelo largo y sedoso y una figura delgada que estaba buscando en las tiendas comerciales ubicadas a los lados de la calle de una manera despreocupada con su espalda frente a él.

“Es ella…”

Bai Yunfei observó con estupor  a las dos siluetas alejándose poco a poco. Parecía que una especie de sentimiento indescriptible había barrido a través de su mente. Él se acarició la cabeza con fuerza para calmarse un poco y luego se dio la vuelta y se dirigió en la otra dirección.

Usando una cantidad de dinero, él reparó bien las tumbas de su madre y abuelo, luego hizo dos lápidas y las colocó en la parte delantera de las tumbas. Después, él fue por toda la ciudad comprando muchas cosas, incluyendo alimentos, ropa, utensilios, armas, joyas y así sucesivamente. Debido a que tenía un anillo interespacial, que era muy conveniente para hacer esto.

Enseñar a esos matones una lección en el callejón esta mañana había puesto un nuevo pensamiento en su mente. Ahora sabía que el intenso entrenamiento a puerta cerrada todo el tiempo no era el mejor régimen. Todavía faltaba una cosa muy importante, que era la experiencia real de combate.

Por lo tanto, a partir de este día, a excepción de entrenar en el hogar, Bai Yunfei saldría de una o dos horas antes de irse a la cama cada noche para encontrar específicamente a esos matones y rufianes en la ciudad y luchar contra ellos.

Pero se dio cuenta de un problema muy rápidamente – estos oponentes eran demasiado fáciles y simplemente no están en su nivel. Después de todo, no eran más que unos pobres gángsters que normalmente intimidaban a la débil gente común. Bai Yunfei sintió que luchar contra ellos no era útil para él en absoluto. La única ventaja de esto era que podía dar a estas personas algunos castigos merecidos, permitiendo que los plebeyos que normalmente eran intimidados por ellos aplaudir con satisfacción.

Sin embargo, los grupos criminales más grandes en la ciudad estaban básicamente todos bajo el control de la familia Zhang. Bai Yunfei tenía miedo de revelarse a sí mismo por lo que nunca les había apuntado – antes de que él tuviese el poder suficiente, tenía que tener cuidado en todo lo que hacía.

Después de nueve de estos días, Bai Yunfei decidió elegir un nuevo objetivo para el combate – los bandidos en el monte Blackwood. (Madera negra, lo dejo en inglés… suena mejor)

El monte Blackwood estaba casi a diez días de viaje de distancia desde la ciudad Luoshi. Abundaba de árboles Blackwood, de ahí su nombre. Debido a que tres de sus lados eran precipicios y acantilados y el único camino que conduce a la montaña en el otro lado era de ancho en la parte superior y estrecho en la base, era fácil de defender de forma natural, pero difícil de atacar. En un tiempo indefinido en el pasado, una banda de rufianes se comenzó a reunir en la montaña. Ocuparon la montaña, se convirtieron en bandidos y establecieron la Fortaleza de Blackwood. Se centraron en robar las caravanas comerciales y las empresas de los pueblos alrededor de la montaña. El alcalde de la ciudad Luoshi había enviado tropas para reprimir a los bandidos varias veces, pero todos habían regresado derrotados y en bajo estado de ánimo.

Anteriormente, Bai Yunfei había oído a menudo acerca de los actos atroces de los bandidos en el monte Blackwood. Incluso había oído que algunas aldeas habían sido destruidas completamente por ellos. En ese momento, sólo había sido capaz de suspirar en silencio, maldecir y desear mala suerte a estos bandidos. Pero ahora, tal vez porque había cambiado mentalmente después de llegar al poder, él sintió que debía hacer algo para cumplir con el “deseo” que había pensado alguna vez antes.

Por supuesto, él no pensó que podía exterminar a todos los bandidos en la Fortaleza Blackwood sin ayuda en absoluto. Él sólo quería ir y hacer frente a esos pequeños grupos de bandidos que habían descendido de la montaña para desarrollarse en un combate real. Teniendo en cuenta el poder actual de Bai Yunfei, si se tratase de bandidos ordinarios no sería difícil. Por otra parte, esos bandidos solían hacer todos los males, por lo que la captura de ellos y entregarlos a las autoridades locales podría ser considerado como librar al pueblo de una plaga. E incluso si los matase, esto no pincharía su conciencia.

Después de preparar todo lo que necesitaba, Bai Yunfei salió de ciudad Luoshi, en dirección al monte Blackwood.

Esta era la primera vez que había ido a un largo viaje fuera de la ciudad así que todo en el mundo exterior era relativamente extraño para él. Por lo tanto, no se daba prisa deliberadamente con su viaje. En su lugar, se entrenó y trató de acostumbrarse a las habilidades necesarias para sobrevivir solo en la naturaleza.

Debido a que no estaba familiarizado con las carreteras, tuvo que pedir direcciones a lo largo del camino. Posteriormente, se descubrió un problema – su sentido de dirección parecía ser un poco pobre.

A pesar de que la dirección general era correcta, había tomado muchos desvíos. Alguien obviamente le había dicho que le llevaría la mitad de un día para llegar a un determinado lugar, pero él había caminado confuso y necesitó casi un día para llegar a ese lugar.

Este fue especialmente el caso cuando una vez que tomó una ruta súper corta a través de un bosque. Caminaba por el bosque durante todo el día y la noche, e incluso se encontró con un buen número de animales salvajes. Sin embargo, todos ellos considerados como objetivos para mejorar sus habilidades. A pesar de que todavía no había comenzado la lucha contra los seres humanos, ya había ganado una gran cantidad de experiencia gracias a las bestias salvajes.

En el sexto día después de salir de la ciudad Luoshi, Bai Yunfei pasó por encima de una colina en la noche. Al ver una aldea no muy lejos de los pies de la colina, decidió ir allí para quedarse una noche y convenientemente pedir direcciones…

… … … …

Bai Yunfei estaba actualmente en el lado sur de la aldea. Pero en este momento, sobre una pista en el lado oeste de la aldea, el urgente ruido de los cascos del caballo rompió la tranquilidad alrededor. Un grupo de más de treinta personas en caballos a galope llegó corriendo. (A todo gas :v)

Todas estas personas parecían feroces. Uno podría decir a primera vista que no eran buenas personas. Además, todos ellos llevaban armas en sus cuerpos. En la vanguardia estaba un hombre de mediana edad con una cara de color amarillo y una nariz bulbosa. No era tan corpulento y de aspecto feroz como los hombres detrás de él, pero cuando sus ojos de vez en cuando barrieron alrededor, estaban llenos de astucia. Observó el color del cielo y luego dijo a la gente detrás de él: “Los caballos han estado corriendo rápidamente por un día. Es hora descansaron. Todo el mundo, vamos a hacer un campamento en esa arboleda más adelante. Descansaremos por una noche y luego continuaremos el viaje!”

Llegaron a la arboleda, a continuación comenzaron a poner tiendas de campaña e hicieron un fuego para preparar su comida. Ese líder de mediana edad estaba sentado en una roca, bebiendo en pequeñas cantidades de una jarra de vino en la mano.

“Esta vez el director estaba bastante satisfecho con los tributos que trajo de vuelta a la escuela por lo que nos ha dado un elemento de alma. Jefe ya tiene el armadura espiritual Goldsilk. Con este Punzón Glaciar, sin duda va a ser mucho más poderoso. Esta vez he cumplido la misión bastante bien. Cuando vuelva, Jefe seguramente me va a recompensar grandemente!” En este momento, no pudo evitar acariciar una caja de madera en forma de barra en su pecho” artículos espirituales… ¿Cuándo puedo tener uno?”

Justo en este momento, un hombre grande con una barba y ojos como los de un pez muerto se acercó al hombre de mediana edad y dijo de una manera un tanto congraciarse: “Hallmaster (lo dejo también en ingles) Zhong, hay una aldea no muy lejos por delante. Quiero ir allí con varios hermanos para arrebatar algunas cosas sabrosas y luego regresar. En los últimos días, los hermanos han tenido que comer los alimentos secos que llevan con ellos así que están muriendo por un poco de carne… ”

El hombre de mediana edad con el apellido Zhong echó un vistazo a él y regañó entre risas: ” Veo que no es que deseas robar alimentos para nuestros hermanos, sino que quieres una mujer de nuevo, correcto?” Tan pronto como él dijo esas palabras, las personas alrededor se rieron en voz alta.

Ese hombre grande con ojos de pez muerto dio una tos seca, un poco sin habla. En ese momento, el Hallmaster Zhong continuó: “Entonces toma a diez hermanos y ve allí. Roba cualquier cosa de valor que puedas ver. De todos modos, este es un lugar remoto y alejado así que las tropas del gobierno no vendrán aquí tampoco.”

Una feliz expresión apareció en el rostro de ese hombre grande. Gritó: “Gracias, Hallmaster!”

… … … …

En la tranquila aldea, el humo se encrespaba hacia arriba desde chimeneas de la cocina. Varios niños estaban corriendo alegremente. Un gran perro dorado estaba tumbado perezosamente sobre su estómago en la puerta de la aldea, bañado por la luz del sol poniente.

De repente, las orejas del gran perro dorado temblaron. Sus ojos mostraban el estado de alerta. Se puso de pie con una voltereta y luego inclinó ligeramente su cuerpo. Mirando al frente, dio gruñidos con su boca.

El suelo parecía estar temblando un poco. Luego se escucharon sonidos de los cascos del caballo. Un grupo de hombres a caballo había aparecido en la calle fuera del pueblo e iba al galope en dirección al pueblo.

Un joven de unos veinte años de edad llevaba dos cubos de agua en el hombro con una vara rumbo hacia una casa. Al escuchar los sonidos de los movimientos detrás de él, miró hacia atrás dudosamente.

Tan pronto como él tomó una mirada, su hermoso rostro palideció y luego mostró un miedo profundo, sus piernas empezaron a temblar. Parecía que sólo después de haber sido aturdido durante unos cuantos segundos él pudo finalmente reaccionar. Tiró la vara en el hombro y corrió hacia el centro del pueblo, gritando histéricamente: “Bandidos! Los bandidos se acercan! Bandidos están llegando!”

Tan pronto como él gritó, todo el pueblo se puso en alerta. Un centenar de personas de más de diez familias fueron sucesivamente salieron de sus casas. Con expresiones dudosas en sus caras, miraron a ese joven que estaba agachado en el centro del pueblo, con la cabeza entre las manos.

Una chica muy joven con un rostro ovalado, ojos grandes y el pelo largo hasta los hombros se acercó al tembloroso joven y tiró de su brazo con profunda preocupación, diciendo: “Hermano Xiao Feng, que es lo que te ha pasado? Quienes están llegando aquí?”

“Ellos, están viniendo de nuevo… destruido… el pueblo se había ido… todos murieron, todos murieron… padre, madre… hermana… Están viniendo otra vez …”

El joven murmuró para sí mismo, aparentemente asustado de sus pensamientos.  Pero cuando oyó fervientes palabras de la joven, de repente se despertó con un sobresalto. Él levantó la cabeza bruscamente, con la cara llena de terror y ansiedad. Cogiendo de la mano a la joven, dijo apresuradamente: “Ellos están llegando! Vaya rápidamente a esconderse! Ling’er, vaya a esconderse! Todas las mujeres jóvenes vayan y escóndanse en sus casas! No debe salir! Todo el mundo, saque todos los objetos de valor en su familia y déselos a ellos! Déselos a ellos… o morirán… morirán… ”

En un primer momento, él habló con la joven, pero luego, gritó en voz alta para los aldeanos alrededor.

Todo el mundo estaba un poco perdido, pero todos fueron afectados por su estado y palabras. Con una expresión de ansiedad, miraron a un viejo hombre de unos cincuenta años de edad, simultáneamente – ese era el jefe del pueblo.

La expresión en el rostro del anciano en este momento era algo solemne. Miró a la joven llamada Xiao Feng y luego volvió la cabeza para mirar a un grupo de hombres a caballo, que ya estaba cerca de la localidad.

“Xiao Feng llegó desde el pueblo Li al lado del monte Blackwood. Debido a que la gente de su pueblo se resistió a los bandidos de la Fortaleza de Blackwood, fueron casi exterminados. Es por eso que ahora está así…” El jefe del pueblo parecía estar hablando consigo mismo, pero también parecía estar hablando con la gente alrededor. Luego levantó la cabeza y les dijo: “Escuchen a Xiao Feng, todo el mundo! Todas las mujeres escóndanse! En un momento, no se resistan si quieren sus posesiones!

Cuando los diez corceles entraron en el pueblo, las decenas de aldeanos que aún se alojaban en el centro del pueblo, todas temblaban violentamente varias veces. Estas feroces personas levaban grandes sables helados en sus manos, mirando de manera aterradora.

“¿Oh? Las personas de su pueblo son un poco especiales. Parece que incluso nos estás dando la bienvenida? ¡Bien! Si usted es obediente, su tío, aquí no le hara daño hoy! Rápidamente saquen todo el vino y la carne. Y despójense de todas sus posesiones para mostrar su respeto hacia nosotros también! Mientras yo esté satisfecho, voy a dejarlos después de tomar sus cosas!” El hombre grande con ojos de pez muerto dijo con una sonrisa, como si estuviera haciendo los aldeanos un gran favor.

El jefe del pueblo miraba las armas en las manos de estos hombres, sin atreverse a hablar de nuevo. Se inclinó ante el gran hombre, diciendo: “Muchas gracias por ser misericordioso, Señor. Vamos a ir y llevar a cabo las cosas que quiere. Espere un momento por favor…”

Después de eso, le dio a la gente detrás de él una señal con los ojos. A pesar de que ellos no quieren hacer esto, ellos no se atreven a resistir. Más de diez personas se dieron la vuelta y se fueron a sus casas. ¿Cómo podrían las personas que viven en aldeas de montaña como ellos atreverse a resistir a estos feroces bandidos? Ya estaban muy contentos de que hoy en día los bandidos sólo tomarían sus posesiones y no les harían daño.

“¡Espera!” Pero el hombre grande con ojos de pez muerto gritó repentinamente, causando a todos a saltar fuera de su piel, “Dile a las mujeres jóvenes y bonitas del pueblo que salgan y vengan con su tío aquí! Todavía tengo un par de decenas de hermanos decenas que esperan en un bosque en la montaña. Dado que son tan obedientes, si sirven a ellos correctamente, vamos a dejar que vuelvan ilesos!”

<Cap. Anterior                                                                                                                     Cap. Siguiente>

Anuncios