Hola, comenzando la semana con STR… disfruten del capítulo.

_________________________________________________________________

Capítulo 17: Princesa?? Aún así te Reprenderé sin Falla.

“¿De dónde vino este hombre pervertido? Cómo se atreve a comportarse atrozmente en el harem imperial?” La señora atractiva ya había estado de mal humor cuando fue sorprendida por los ojos de un extraño. No era este el blanco perfecto para ventilar sus frustraciones ya que había tenido el descaro de negar con la cabeza y fruncir los labios?

Jiang Chen frunció el ceño y volvió la cabeza para preguntar a Xia Ting, “¿Quién es esta mujer idiota?”

Era como si alguien hubiera empujado un huevo de ganso en la boca de Xia Ting cuando escuchó esto. Llevaba una expresión de asombro y una sonrisa irónica, no había palabras que salieran de su boca abierta, era incapaz de responder por el momento.

(N/T: Ahora comienza un “tuteo” intenso, sin respeto)

“Tú, pervertido; de acuerdo, a quién estás llamando una mujer idiota?”

“¿A quién más que a ti?” Jiang Cheng también se había enfurecido por ser etiquetado dos veces como “pervertido”. “Si no recuerdo mal, la última vez di la orden para que Zhiruo Oriental deje de practicar!”

“Y me gustaría preguntar quién decidió nombrar tal idiota al lado de la princesa?”

“Si tengo que responder a esas básicas, idiotas preguntas, entonces voy a pedirle que encuentre a otro experto para este diagnóstico!

Y, usted mujer idiota, no descanses tu espada sobre el cuello de la princesa cada vez que lo desees. La mente vacila cuando el corazón duda, y el Qi se pierde cuando la mente se tambalea. El Qi de vida de la princesa  ya era débil para empezar, te quejas de que no se está muriendo con la suficiente rapidez?

Y la cosa más idiota de todo es que las espadas de madera que está utilizando son de madera nube enigmática. La madera posee un carácter yin, y alborotará los humores yin en el cuerpo de la princesa. ¿Son todos idiotas en este vasto palacio?”

La mujer había estado trabajando para calmarse a sí misma cuando ella se detuvo en seco por la arenga directa de Jiang Chen. Ella también estaba un poco sorprendida de que había reconocido la madera nube enigmática con un solo vistazo.

En cuanto a Zhiruo Oriental, comenzó a reír con el aire de timidez de una niña. Ella tiró de la manga de Jiang Chen, “Muy bien hermano Jiang Chen, tía Gouyu acaba de regresar hoy de una aventura del exterior. Ella no sabe nada acerca de los asuntos de Zhiruo, así que por favor perdónala”.

“Espera un segundo!” La mujer llamada Gouyu había recuperado sus sentidos. “Zhiruo explíqueme que sucede en este mismo instante. ¿Quién quiere el…  el perdón de condenado mocoso? ¿Cómo estoy equivocada? ¿Y quién es este mocoso? ¿Cómo puede acceder al harem imperial? ”

“Y no admites que eres una idiota. ¿Crees que me preocupa entrar en algún harem imperial?”

“Mocoso, si me llamas idiota una vez más te voy a golpear tan fuerte que no vas a poder alimentarte o incluso aliviarte”

“PSHT! ¿Una amenaza? De gente como tú? Guárdatela”. Jiang Chen era despectivo.

Fuera de los límites, el eunuco Xia Ting había querido encontrado un momento para deslizarse lejos de manera disimulada, porque había descubierto que las cosas no eran lo que se había imaginado. No quería ser atrapado en medio.

Había traído aquí a la persona;  ya estaba fuera de su control si las cosas degenerasen en un alboroto de pollos voladores y perros que saltan.

La pobre Zhiruo Oriental tuvo que apagar el fuego en ambos lados.

Jiang Chen la sostuvo, “Ven, niña, muéstrame tus aposentos.” (N/T:  (͡°͜ʖ͡°)? )

Estas palabras enfurecieron profundamente a Gouyu. Ella golpeó la espada de madera y exhortó, “Pervertido! ¿Realmente crees que no me atreveré a romperte?”

“Mujer loca, realmente tomaste el medicamento equivocado esta mañana. Vine para diagnosticar a la princesa Zhiruo por la bondad de mi corazón, y tu creas problemas no una, sino varias veces. Crees que…”

“¿Creo qué?” Gouyu rió con frialdad.

“Olvídalo. Los hombres buenos no luchan contra las mujeres. Princesa Zhiruo, es ella su profesora de dao marcial? Despídala en la primera oportunidad que tenga. Usted no va a vivir más de 16 años con ella a su lado”.

La piel translúcida de la cara de Gouyu estaba cubierta por nubes de tormenta en un instante. Concentró su voz y gritó, “Mocoso, te reto a que digas eso una vez más!”

Con una mirada a su expresión, Zhiruo Oriental sabía que Gouyu estaba verdaderamente enfurecida. Ella dijo a toda prisa, “De acuerdo tía. Ambos dejen de hablar. Escuchen la explicación de Zhiruo. (N/T: Ella se refiere a sí misma en tercera persona) Él es Jiang Chen, padre le ha empleado como el médico real de Zhiruo. Tía, no hay que subestimar a Jiang Chen! Es realmente sorprendente, pudo decir que Zhiruo no estaba enferma, sino que nació con una constitución yin y por lo tanto no puede cultivar. Cultivando aumentará la carga sobre sus meridianos y agotará su Qi de vida”.

“Médico real? Este mocoso?” Escepticismo estaba escrito por toda la cara orgullosa de Gouyu.

“Tía, su nombre es Jiang Chen, no ‘este mocoso’.” Zhiruo Oriental respondió alegremente. “Hermano Jiang Chen, esta es mi tía, y la hermana de mi padre. Llámela princesa Gouyu y no mujer idiota o loca. Eso no suena bien!”

“Tía?” Jiang Chen se sorprendió. No se esperaba esto en absoluto. Había supuesto que esta mujer violenta era un maestro dao marcial femenino de algún tipo. (N/T: Traducción literal)

Pero aún tenía que ser reprendida, y más aún, si ella era la tía de Zhiruo. “¿Tía? ¿Hay alguna tía en el mundo que trataría propia sobrina de esta manera? ¿Sabes que todo lo que acabas de hacer la empujaba por el camino de la muerte? Sólo porque eres una princesa no significa que tienes el derecho de ser una imbécil egoísta”.

La rabia y la intención asesina hervían en los ojos de la princesa Gouyu al mismo tiempo que sus bellas manos inconscientemente buscaron a tientas la empuñadura de su espada.

Sus ojos se encontraron. La mirada de Jiang Chen estaba abierta – tranquila y pura. Su corazón era desinteresado y abarcaba el mundo, y no temía a miradas asesinas como la que la princesa Gouyu estaba enviando hacia él.

“Mocoso, no me importa lo que eres. Me llamaste idiota cinco veces, y loca una vez hoy. Recuerda esto, las mujeres llevan rencores”.

“Jiang Chen, cierto? Joven duque?” Una sonrisa extraña de repente tiró de los labios de Gouyu, como si se hubiera apoderado de uno de los secretos de Jiang Chen.

Jiang Chen se encogió de hombros, “Tengo miedo de todo, menos de las amenazas de una mujer. Muy bien, voy a diagnosticar a la princesa Zhiruo ahora. No eres bienvenida aquí”.

“No soy bienvenida? ¿Quién lo dice? “Gouyu se disgustó aún más. “Esta es mi casa, lo captas?”

“¿Qué? Me quieres decir que no te has casado todavía? ¿Por favor que edad tienes? Incluso tu sobrina está a punto de casarse con alguien, y tú todavía tienes el descaro de llamar a esta su casa? ¿Odias el matrimonio tanto? ¿Es realmente tan divertido ser una solterona?”

Si no fuera por la enfermedad de Zhiruo Oriental, hubiera cortado definitivamente a Jiang Chen con un solo movimiento y luego arrastraría su cadáver para dárselo de comer a los perros.

Su mirada feroz ilustraba por completo sus pensamientos en ese momento.

“Está bien, mocoso. Felicitaciones. Ha sido recordado con éxito por esta princesa. Voy a retirarme y cambiarme. Si me entero de que el diagnosticar a Zhiruo es un falso pretexto, averiguarás que vas a morir de una horrible manera”.

Jiang Chen era burlón. “Date prisa y lárgate! Recuerda cerrar las persianas cuando te cambies para evitar asustar a alguien. Incluso si usted no logra asustar a la gente, sigue siendo malo asustar a la gente de poca importancia”.

“Muy bien hermano Jiang Chen, tía ya se ha ido! Deja de ser de tan afilada lengua. Tía es realmente una buena persona, tiene que haber sucedido un malentendido entre ustedes dos hoy”.

Una encantadora sonrisa floreció en la cara de Zhiruo Oriental, proyectando un aire de ingenua inocencia. Esta sonrisa de alguna manera alivió el estado de ánimo de Jiang Chen. Había sido verdaderamente enloquecido por esa mujer hasta el punto de perder su juicio.

No le importaba los gestos idiotas. Lo que lo volvió loco fue que la mujer inmediatamente había comenzado con “pervertido” tan pronto como había abierto la boca.

“Y pensar que yo, Jiang Chen, he sido insultado por un bimbo sin cerebro! ¡Suspiró!”

Jiang Chen llegó a los aposentos de este Zhiruo bajo su guía, y pasó algún tiempo deambulando por ellos.

“Hermano Jiang Chen, ¿qué te parece? Mi lugar es bastante agradable, ¿verdad?”

Jiang Chen sonrió ligeramente. “Es aceptable, pero es extremadamente inadecuado para que viva aquí. Ya sea en términos de mejor entorno, o en términos de diseño de los detalles – todos ellos están empujándola más hacia la muerte”.

La compostura de Zhiruo Oriental se revolvió en gran medida. “Hermano Jiang Chen, no me asuste.”

“El harem imperial es una gran composición dentro del palacio, y ya es un lugar de fuerte Qi yin. El diseño del jardín de este harem imperial es excesivamente tranquilo, sin concentraciones de Qi yang, por lo que es más fácil atraer cosas yin. Si usted no hubiese practicado el dao marcial cuando nació y no viviese aquí, su tiempo de vida sería casi el mismo que el de la gente común. Es una lástima que usted naciera en la familia real”.

“¿Ah? Hermano Jiang Chen, me estás asustando. Zhiruo realmente no será capaz de ir más allá de dieciséis años? ”

“Si no me hubieras conocido, es posible que ni siquiera lograría pasar más allá de este año.”

Jiang Chen no estaba siendo alarmista. Este ambiente era un natural punto focal de yin. ¿Cómo no podrían haber sido empeorado los malos humores de una constitución yin?

Haciendo caso omiso de la mirada de preocupación de Zhiruo Oriental, Jiang Chen tomó un rápido paseo. Él levantó la cabeza; a veces escalaba la pared, y en ocasiones subía escaleras.

Él regresó al lado de Zhiruo Oriental después de un tiempo y le preguntó: “Si tuviera que demoler este compuesto harem imperial y rediseñarlo, ¿Su padre el rey aceptaría eso ella?”

“Hermano Jiang Chen, está… está bromeando ¿verdad? Hay tres mil lugares en el harem imperial, no sólo un aposento solo para Zhiruo”.

“Por lo tanto, esta propuesta no funcionaría?”

“No, no”. Zhiruo Oriental sacó sus delicadas manos. “Zhiruo no puede afectar la vida cotidiana de todo el harem imperial sólo por ella.”

Una chica a la cual compadecer y respetar. Ella se enfrentaba a su muerte, pero todavía pensaba en el bien mayor. La definición misma de una prescindible vida real!

“Entonces, debe salir, cuanto antes mejor. Cuanto más tiempo viva aquí, entonces más cerca está de la muerte”.

“Eso tampoco puede hacerse. Zhiruo es una princesa real, y no puede salir del harem imperial al mundo exterior antes de su matrimonio.” La voz de Zhiruo Oriental era tan baja como un mosquito, como un niño que había hecho algo mal. Su cabeza estaba tan baja porque no se atrevía a levantar la mirada hacia Jiang Chen.

Como si todo esto era culpa de ella.

“Digo, son estas malditas reglas importantes, o su vida importante?” Jiang Chen estaba un poco perdido por esas palabras.

“Hermano Jiang Chen, ¿Hay alguna otra manera? Mi vida y las reglas son importantes. Pero Zhiruo teme que romper las reglas hará que otros sean infelices”.

“¿Quien? ¿Quién se atreve a ser infeliz? Informe a su viejo padre que lo ejecute.” El porte majestuoso de Jiang Chen era evidente.

“Pff …” Zhiruo Oriental estaba entretenida por la seriedad de Jiang Chen. “Hermano Jiang Chen, le gusta bromear! Es muy interesante estar cerca de usted”.

La muchacha tejió sus brazos ligeramente alrededor de su brazo y dijo con dulzura: “Sé que el hermano de Jiang Chen, vienen con una idea mejor.”

La fragancia suave de una doncella flotaba tranquilamente en la nariz de Jiang Chen, haciéndole sentir desde el fondo de su corazón que era bueno ser joven.

Se rió, “Tengo las ideas, pero realmente no se pueden practicar más. Ay, esa mujer idiota, dice usted que es su tía?”

“Jeje, usted está insultando a la tía de nuevo.” Zhiruo Oriental parpadeó un par de ojos vivaces, animada.” Hermano Jiang Chen, Zhiruo le dirá un secreto. No puede insultar a mi tía más”.

“¿Por qué no? Ella es una idiota, y sin embargo no puedo sermonearla? La insulto para ayudarla a ser más inteligente. Mis intenciones son buenas y amables”.

“Jeje, pero mi tía es una princesa. Ella es también la organizadora número uno de las Pruebas del Dragón Oculto. ¿No necesitas participar en ella?” (N/T: Baia Baia)

“¿Qué?” Jiang Chen dio un salto al oír estas palabras. “¿Por qué no me lo dijiste antes?”

“Debido a que ninguno de los dos me dio la oportunidad antes.” Zhiruo Oriental se sintió un poco perjudicada.

Jiang Chen estaba bastante deprimido. Él acababa de ofender a Du Ruhai, pero éste era el segundo al mando. Pero ahora, esa princesa Gouyu era la primera persona a cargo!

Las Pruebas del Dragón Oculto…

Jiang Chen pudo ver muchos ardientes y afilados obstáculos volar en su camino. Tanto el principal organizador y su mano derecha lo odian. Como era posible que la vida era tan difícil para él en las Pruebas del Dragón Oculto?

<Cap. Anterior                                                                                                                     Cap. Siguiente>

Anuncios