Que tal, aquí el segundo capítulo semanal y el primero de USAW…

Si me dieran 1 dólar por cada vez que traduje “hombre grande”, podría comprarme una buena cena y dejar el maruchan :v

Realmente se esta poniendo interesante, si no les gusta las imágenes díganlo. 🙂

_________________________________________________________________

“¿Qué?” Al escuchar las palabras del hombre grande, el jefe del pueblo tenía una expresión atónita. Los aldeanos detrás de él también tenían expresiones furiosas.

“¿Oh? Por lo tanto, no está dispuesto? Hum! Pensé que había sido iluminado lo suficiente como para escucharme obedientemente, pero resulta que yo todavía tengo que hacer el trabajo por mí mismo”.

La voz impaciente del hombre grande con ojos de pez muerto sonó. El jefe del pueblo, finalmente se dio la vuelta y dijo con voz temblorosa: “Señor… Nosotros, lo escuchamos y le entregamos toda nuestra comida y dinero. Por favor, perdónenos… ”

“Corta el rollo! ¿Estoy negociando contigo? Ya que no estás dispuesto a decirles que salgan, voy a ir y las encontraré por mi cuenta!” Con una significativa y salvaje expresión, el hombre grande agitó el látigo en su mano en dirección al jefe del pueblo. Una golpe seco se escuchó en al mismo tiempo que el viejo jefe de la aldea fue enviado a volar hacia atrás. Varios aldeanos apresuradamente lo atraparon y vieron una marca del látigo color rojo sangre en el pecho, la piel desgarrada y su carne expuesta.

El hombre grande a cargo bajó de su caballo. Levantando su gran sable, caminaba hacia la casa de una familia en un lado. Las personas detrás de él también se movieron, con ganas de entrar en las casas para buscar. Cuatro o cinco bandidos no se movieron. Ellos estaban mirando con fiereza a los aldeanos, las armas en sus manos destellaban friamente bajo la luz del sol poniente.

Al ver a los bandidos entrando en sus casas, algunos aldeanos se esforzaron en resistir, pero fueron derribados con facilidad. Dos de ellos fueron incluso golpeado por armas e inmediatamente cayeron en un charco de sangre.

Ese hombre grande estaba caminando hacia una casa. De repente, un joven se precipitó fuera de entre los aldeanos. Sus pasos eran un tanto inestables. Al parecer, debido a que estaba demasiado aterrorizado, cayó al suelo cuando llegó cerca del gran hombre. Sin luchar, él agarró una de las piernas del hombre grande e imploró con voz temblorosa: “Por favor… Déjenos en paz… ¡No entre, se lo ruego…”

Este joven no era otro que Xiao Feng. Él se había estado quedando en el fondo de la multitud desde el principio. Pero ahora, a pesar de que estaba muy asustado en el interior, todavía se precipitó hacia fuera;  porque, Ling’er estaba escondida en esa casa.

Viéndolo de esa manera, el hombre grande estaba estupefacto por un corto tiempo. Luego soltó una risa inquietante: “¿Qué? Hay algo importante para ti en esta casa? Ja, ja, ja, entonces abre los ojos y mira como me voy con ello!” Luego, levantó un pie y envió a Xiao Feng a volar de inmediato con una patada.

Xiao Feng soltó una bocanada de sangre cuando aún estaba en el aire. Sus costillas parecían haberse roto por el golpe. Después de caer al suelo, se esforzaba por levantarse, pero un bandido lo pisoteó en la espalda, impidiéndole levantarse.

No mucho tiempo después el hombre grande entró en la casa, los gritos de angustia de una joven salieron desde el interior. Ese hombre se echó a reír en voz alta en agradable sorpresa y complacencia: “Ja, ja! No esperaba este pueblo en mal estado tuviese una niña tan jugosa! El mocoso de afuera quiere protegerte, ¿verdad? Que tiene de bueno ese debilucho? Ven y déjame amarte adecuadamente…”

Xiao Feng se mantuvo forcejeando, pero no pudo liberarse de ese pie que fue estampado en su espalda. Estiro sus manos hacia la casa frente a él, con los ojos casi rojo sangre: “Ling’er… no temas, Ling’er. Voy a ir a salvarte de inmediato… de inmediato… ”

Cuando su amada estaba a punto de ser violada, su profundo temor se convirtió en un odio extremo. Odiaba al cielo por ser injusto, odiaba a los bandidos por ser inhumanos, y se odiaba a sí mismo por ser un debilucho…

Una fuerza estaba siendo creada en su mente y estaba despertando de las profundidades de su alma. El joven soltó otra bocanada de sangre. Sus manos empujaron contra el suelo, sus venas azules estaban apareciendo. Su cuerpo se levantó poco a poco, pero su conciencia del mismo modo comenzó a tornarse nebulosa.

El bandido que estaba estampando su pie en la espalda del joven de repente sintió que la resistencia bajo él parecía hacerse más y más fuerte, aun sintiéndose algo irreprimible. Sus ojos brillaron con fiereza. Levantó el gran sable de su mano, listo para derribarlo de un tajo.

Justo en este momento, oyó varias personas exclamando desde atrás. Antes de que pudiera darse la vuelta, sintió que una gran fuerza lo golpeó la parte trasera de su cabeza. A continuación, el cuerpo de este bandido salió volando unos buenos varios metros y cayó al suelo. Sin pronunciar siquiera un gemido, perdió el conocimiento.

Sin detenerse en absoluto, una silueta luego se precipitó en la casa de la que los gritos de auxilio de la joven estaban saliendo.

Este no era otro que Bai Yunfei!! (N/T: Inserte aquí grito de fangirl :v )

Cuando llegó a la entrada del pueblo, vio una escena de caos. Algunas personas habían caído en charcos de sangre y algunos estaban tratándolos en un lado. Varios sinvergüenzas con armas estaban bloqueando el camino delante de los aldeanos. Por otra parte, frente a una pequeña casa, un joven estaba siendo pisoteado por un hombre, quien luego levantó un arma en su mano, listo para cortar hacia abajo de forma inmediata.

“Bandidos!” En casi un abrir y cerrar de ojos, Bai Yunfei adivinó la identidad de estas personas correctamente. Sin pensarlo mucho, canalizó su Soulforce en sus piernas y se precipitó rápidamente. Después de enviar el hombre que volar con una patada, se precipitó a la habitación delante de él.

Tan pronto como entró en la habitación, vio a un hombre grande empujando a una niña en el suelo, con la mano izquierda estaba agarrando su cuello y su mano derecha desgarraba las ropas en su cuerpo. Había una huella de palma impresa en la cara de la chica joven. Lágrimas seguían corriendo por sus ojos mientras forcejeaba y rogaba sin parar. Un trozo de tela en su hombro derecho había sido arrancado, dejando al descubierto su piel blanca como la nieve.

Ese hombre grande era obviamente uno vigilante. Se dio cuenta tan pronto Bai Yunfei entró en la habitación. Se dio la vuelta de repente y, al mismo tiempo, intentó agarrar el gran sable a un lado con su mano derecha.

Fue rápido, pero Bai Yunfei fue aún más rápido! Casi al mismo tiempo que el hombre grande se dio la vuelta, él llego a su lado en un destello. Posteriormente, el hombre grande dio un grito infeliz. Resultó que la mano con la que trató de agarrar el gran sable había sido pisoteada por el pie de Bai Yunfei. Se escucharon crujidos. Obviamente los huesos de su mano habían sido aplastados.

Con una mirada solemne en sus ojos, Bai Yunfei no le importaba el grito desgraciado del hombre grande. Levantó un pie y sonidos de huesos rotos volvieron a salir del pecho del hombre grande. Su enorme cuerpo fue enviado de forma inesperada a volar directamente. Sólo después de volar tres o cuatro metros de distancia de la habitación cayó al suelo.

Después de que el gran hombre había salido volando, el exterior se vio envuelto en un extraño silencio. Todo el mundo, ya sea bandidos o aldeanos, miraban de una manera un tanto estupefacta como el hombre grande estaba tendido en el suelo escupiendo sangre sin cesar.

Sólo cuando Bai Yunfei salió de la habitación esos bandidos reaccionaron corriendo en sucesión hacia el hombre grande mientras lloraban. Incluso los varios bandidos que habían acudido a otras casas salieron al oír esto.

La situación de diálogo en el que los bandidos gritaban una pregunta: “¿De dónde eres, hermano…?” Y Bai Yunfei diría con indiferencia: “Ustedes tienen la mala suerte de encontrarse conmigo. En nombre de la luna, los destruiré… ” no se produjo. (N/T: eso no me lo esperaba)

Después de salir de la habitación, Bai Yunfei barrió con una mirada a los once bandidos que quedaban en pie. Sin darles algún momento para reorganizarse, cargó directamente hacia el bandido más cerca de él.

Ese hombre estaba asustado. Levantó rápidamente el gran sable en su mano y lo hizo balanceó hacia Bai Yunfei. Bai Yunfei se inclinó a un lado un poco, evitando la cuchilla. Luego extendió la mano izquierda, agarró la muñeca del hombre y le dio un apretón. El hombre dejó escapar un grito infeliz. El gran sable se deslizó fuera de su mano. Bai Yunfei cogió y lo tiró hacia atrás y luego lo golpeó en la cara con un puñetazo. Ese hombre inmediatamente cayó directamente sobre su espalda y se desmayó.

Sólo cuando Bai Yunfei había noqueado a otro bandido los bandidos restantes reaccionaron. Blandiendo sus armas, vinieron a él y lo rodearon.

Bai Yunfei agarró al hombre que acababa de ser derribado a sus pies, le dio la vuelta en un círculo antes de tirarlo inmediatamente, golpeando a otros tres hombres. Luego, se precipitó fuera del cerco y rodeó rápidamente a los bandidos, agarrando sus armas y golpeándolos con sus puños.

En tan sólo un tiempo, las armas habían sido apiladas y los diez bandidos habían caído al suelo en desorden. La mayoría de ellos habían sido noqueados. Los pocos que aún estaban conscientes gemían en el suelo, ya sea apretando sus muñecas o sus estómagos.

Bai Yunfei había usado tan sólo unos minutos. Miró a los bandidos que estaban acostados por todo el suelo. Hubo incluso una expresión algo insatisfecha en su cara – Este era un cultivador alma. A pesar de que todavía estaba en la etapa inicial del Alma Aprendiz, no era alguien que la gente común podía igualar.

Justo en este momento, Bai Yunfei oyó de repente el sonido de los cascos del caballo desde atrás. Se dio la vuelta para echar un vistazo. Resultó que era todavía un bandido que había escapado impune. En algún momento, se había montado en un caballo en silencio y ahora estaba huyendo como loco por el camino que habían tomado para venir aquí.

Bai Yunfei, naturalmente, no podía dejar que se vaya. Con un paso, empezó a perseguirlo. Debido a que no sabía cómo montar un caballo, no tenía más remedio que correr como un loco en su persecución.

El hombre pensó que había escapado de un desastre y se sentía contento de haber escapado con la suficiente rapidez. Solo tiene que doblar hacia arriba más adelante y vería la cima de la montaña donde su hallmaster y los demás estaban descansando. Luego, si él y sus hermanos iban juntos, sin duda sería capaz de matar a ese hombre!

persecucion

Red Storm – Manhua

Justo cuando él dejó escapar un suspiro de alivio, de repente sintió que había algo inusual a su lado. Dio una mirada de soslayo y se asustó tanto que casi se cayó del caballo.

 

Corriendo con todas sus fuerzas, Bai Yunfei finalmente se encontró con el hombre. Bajo la mirada de terror en sus ojos, agarró una de sus piernas, que estaban exprimiendo el vientre del caballo, y tiró con fuerza, lo arrastró al suelo directamente. El hombre cayó de un caballo que estaba corriendo a alta velocidad, y cayó de bruces al suelo estrepitosamente, así que cuando él dejó de rodar, ya estaba exhalando más aire del que estaba tomando.

Cuando Bai Yunfei, llevando al hombre fuera de control con él, llegó a la entrada del pueblo, de repente escuchó un grito miserable en el pueblo. Su corazón dio un vuelco: “¿Podría ser que esos bandidos han despertado? Imposible, los he golpeado muy duro… ”

Se dirigió rápidamente hacia el pueblo. Pero cuando vio la situación en el pueblo, se quedó inmóvil como si estuviera alcanzado por un rayo y miró a un área de color rojo sangre frente a él estupefacto.

Los aldeanos estaban bien, pero estaban mirando de similar manera hacia el centro del pueblo, con una expresión de terror.

Esa relativamente amplia área vacante en el centro del pueblo ya se había cubierto de sangre por completo. Esta era la sangre de ese grupo de bandidos!

Un joven cuyo cuerpo entero estaba empapado en sangre elevaba un sable grande, de un metro de largo, acuchillando sin cesar un cuerpo delante de él. El cuerpo estaba vagamente reconocible y que era nada menos que el hombre grande con los ojos de pez muerto que dirigía a los bandidos.

Esos diez bandidos a su alrededor estaban todos muertos ahora, con el pecho y el cuello cubiertos de heridas profundas causadas por el corte del gran sable. La sangre seguía saliendo sin parar de algunas de las heridas.

En medio de la pila infernal de los muertos, ese joven llamado Xiao Feng,  con sus ojos de color rojo oscuro y aparentemente desenfocado, estaba cortando mecánicamente el cadáver frente a él una y otra vez con el sable mientras gruñendo como una bestia con su boca.

“¡Muere muere! Todos los bandidos deben morir! Para pagar por la muerte de mis padres! Para pagar por la muerte de mi hermana! ¡Matar! ¡Matar! Protegeré a Ling’er! No le permitiré hacerle daño a mi Ling’er… ”

Bai Yunfei miró al joven con estupefacción. Al ver la desesperación y el odio en sus ojos y escuchar sus palabras, de alguna manera se sentía un dolor indescriptible y una sensación de estar en el mismo lugar aumento en su interior.

Una vez en ese coliseo, donde la nobleza y los ricos buscaban placer y donde las vidas humanas no tenían ningún valor, hubo de manera similar un joven, con lágrimas de sangre que caían de sus profundos ojos rojos, que blandía un ladrillo en sus manos y lo estrellaba en el cuerpo de Huargo una y otra vez…

“Hermano Xiao Feng!”

Un amoroso grito despertó a Bai Yunfei de un salto. Una niña con las ropas dañadas se precipitó fuera de esa pequeña casa. A pesar de que estaba completamente cubierto de sangre y tenía una expresión loca, ella abrazó a su cintura y dijo con ansiedad y lágrimas en los ojos: “Hermano Xiao Feng! ¿Qué te ha pasado? No me asustes… hermano Xiao Feng… ”

El momento en que la joven había empezado a hablar, ese joven había detenido sus movimientos y volvió un poco la cabeza con aire ausente para echar un vistazo. Ahora, cuando fue abrazado por ella y oyó sus palabras preocupadas y ansiosas, su cuerpo poco a poco dejó de temblar. El sable de su mano cayó al suelo. Sus ojos también se convirtieron lentamente puras y claros de nuevo.

“Ling… Ling’er! Estás bien… Está bien! Muy bien, muy bien…”

abrazo

Densetsu no Yuusha

Los dos se abrazaron entre sollozos en esa área cubierta de sangre, rodeado por una docena de cadáveres de bandidos. Esta escena fue algo extraña a la vista, pero su profunda sinceridad calentó el corazón de Bai Yunfei un poco. De alguna manera, él estaba secretamente feliz por ese joven llamado Xiao Feng.

 

No parecía querer ver esa triste expresión del joven, desesperado en absoluto.

Tal vez, fue a causa de esa sensación ligeramente familiar…

 

<Cap. Anterior                                                                                                    Cap. Siguiente>

Anuncios