Para los que les quedó corto el prologo

________________________________________________________________

Capítulo 1: Desde las profundidades de la tumba

Han Shuo lentamente abrió sus ojos doloridos después de algún tiempo. Su cuerpo le dolía, sobre todo su cabeza. Sentía como si tuviera una migraña severa y había tenido cosas aleatorias amontonadas en su cerebro.

Mirando a su alrededor, había montones de espeluznantes huesos blancos desordenadamente dispersos por la oscuridad. Había también extraña materia negra más adentro de la habitación que emanaba un olor nauseabundo.

“Ah. Así que estoy realmente muerto. Esto debe ser purgatorio.”

El corazón de Han Shuo se convirtió en cenizas frías cuando se dio cuenta de que había muerto a tan temprana edad. ¡Maldición, no tuvo suerte! Su vida pasada había sido un desperdicio, mejor apresurarse y reencarnar para asegurar que su próxima vida resulte diferente.

La cabeza de Han Shuo comenzó a doler ferozmente en ese momento. Después de agarrarse la cabeza y gemir de dolor durante un rato, sintió que había aprendido muchas cosas nuevas.

“Bryan… Bryan… ¿Quién es Bryan?”

Media hora después…

Han Shuo estaba atónito. Pensó que reencarnar en el cuerpo de otro era cosa de películas y dramas; ¿Cómo pudo haberle sucedido a sí mismo? Y para dar un paso más allá, había reencarnado en el cuerpo de un extranjero. ¿Había cometido un error con su magia el viejo estúpido de Chu Cang Lan?

Los ojos de Han Shuo se habían ido ajustando lentamente a la oscuridad. Él aflojó sus miembros y llevó su brazo derecho delante de sus ojos. El lunar negro cerca de su muñeca se había ido, y en su lugar había largas y ominosas cicatrices que se arrastran como gusanos por sus brazos. Él se estremeció, una fría sensación se esparcía por sus entrañas.

Este cuerpo realmente no era suyo. Han Shuo se dio cuenta de que había tomado el cuerpo de otra persona…

Aunque Bryan ya estaba muerto, Han Shuo conocía el pasado de Bryan por alguna razón. Han Shuo incluso sabía que no había reencarnado en los Estados Unidos o Inglaterra, ni a ninguno de los países occidentales. Estaba en un extraño mundo llamado el Continente Profundo, en un país desconocido llamado el Imperio Lancelot. Esta era una tierra extraña con espadas y hechicería, en la que las razas alienígenas corrían desenfrenadamente.

Los padres de Bryan habían fallecido cuando era joven, y sólo tenía diez años cuando sus tíos lo habían vendido a un traficante de esclavos. El vendedor de esclavos había vendido a Bryan a su vez a la Academia de Magia y Fuerza Babilonia, y su vida había sido oscura desde entonces.

Bryan había muerto cuando tenía dieciséis años. Había sido asignado al departamento más débil dentro de la Academia Babilonia – Necromancia.

En esos 6 años, el trabajo de Bryan era ayudar a los estudiantes mayores de necromancia, limpiando los esqueletos, cadáveres y basura después de un experimento mágico fallido. Aparte de eso, también estaba a cargo de tareas administrativas aleatorias como hacer té, servir agua, barrer el piso y matar bichos.

Y otra cosa, los estudiantes que se especializan en necromancia a menudo lo usaban como objeto de práctica para probar las habilidades de batalla de sus últimos esqueletos o espectros experimentales, o probar magias de necromancia directamente sobre él.

El débil y cobarde Bryan había sufrido un infierno en los últimos seis años. Su cuerpo estaba cubierto de innumerables cicatrices y moretones. Los estudiantes de la necromancia practicarían en Bryan cada vez que perdieran una batalla mágica contra algún mayor, incluso si él estaba alimentándose con comida podrida  o realizaba una de sus interminables tareas.

Un joven de 16 años, seis años de tormento. ¿Qué tan cruel era esto para un niño?

Bryan pensaba constantemente en cometer suicidio. Sin embargo, en su cobardía, ni siquiera pudo encontrar el valor para suicidarse. Y así soportó silenciosamente seis años de tortura.

Finalmente, el día anterior, una pequeña bruja llamada Lisa convocó a un fantasma e invadió su alma – matándolo. Bryan no sintió dolor por la muerte, sólo el triste gozo de liberarse.

Después de trasladar cadáveres y huesos de esqueleto rotos durante 6 años, otro esclavo arrojó a Bryan al mismo montón de basura, la tumba en la que constantemente había arrojado basura.

Han Shuo había sentido que su vida ya era bastante oscura, pero cuando la comparó con Bryan, Han Shuo se desgarró un poco. Por primera vez, sentía que había vivido una vida decente.

Ahora que entendía lo que Bryan había atravesado, la voz de Han Shuo se ahogó mientras suspiraba: “¿Cómo podría un joven tan loco y cobarde como tú existir en este mundo? Bryan, ¿qué puedo hacer por ti ahora que he ocupado tu cuerpo?”

Han Shuo repentinamente sintió hilos de lo que parecía líquido en su cuerpo. Su cabeza dolía al mismo tiempo que algunos recuerdos repentinamente aparecieron. Hilos de líquido circularon lentamente por su cuerpo cuando Han Shuo se perdió en su curso de pensamiento. Mucho más conocimiento había llenado su mente, cortesía de ese viejo estúpido de Chu Cang Lan.

Había nueve niveles diferentes en la magia demoníaca, respectivamente conocidos como: Reino Sólido, Reino de los Pasajes Abiertos, Reino del Espíritu Moldeado, Reino Demonio Verdadero, Reino de Sangre, Reino Demonio Separado, Reino Carnal, Reino Nueve Cambios y el Reino Presagio. Los practicantes demoníacos podían hacer lo que quisieran y matar a quienes querían, ignorando completamente toda moral y ética en la búsqueda del poder absoluto.

Una vez que un practicante se convirtió en un demonio, tendría la habilidad de mover montañas y ver todo.

Después de sentarse un rato más, Han Shuo sentía que había aprendido muchas cosas que antes eran impensables. De una cosa estaba seguro, algo había salido mal con el último hechizo mágico de Chu Cang Lan. Su propia alma había desaparecido, pero había dejado todo su conocimiento y recuerdos de magia a Han Shuo.

El hilo de líquido moviéndose en su cuerpo era el fundamental e increíblemente vital Yuan mágico – la base para entrenar a su fuerza mágica. Según los recuerdos de Chu Cang Lan, un practicante demoníaco tendría que pasar al menos tres a cinco años para cultivar con éxito el yuan mágico. Han Shuo no había hecho nada y no sabía nada, sin embargo, tenía ese trozo de yuan mágico flotando alrededor de su cuerpo. Aunque era lamentablemente débil, sabía que realmente era yuan mágico.

Los pensamientos de Han Shuo se volvieron hacia el viejo loco Chu Cang Lan. Había querido usar a Han Shuo como un chivo expiatorio; pero, en cambio, había terminado enviándolo a un extraño lugar. Todo ese conocimiento aleatorio de cómo entrenar a su fuerza mágica debe haber sido dejado detrás por ese Chu Cang Lan.

Aunque Han Shuo había aprendido un poco acerca de este extraño mundo gracias a Bryan, su conocimiento era muy limitado, ya que Bryan era el humilde esclavo de la Academia Babilonia. Los pensamientos de Han Shuo comenzaron a correr mientras consideraba su vida por delante.

Bryan estaba muerto, y Han Shuo estaba ocupando su cuerpo. Han Shuo era ahora Bryan, y Bryan había sido vendido a una escuela de fuerza mágica – era una marca de identidad eterna. Este extraño mundo tenía castigos crueles y duros para los esclavos fugitivos, por lo que Han Shuo no podía correr. Era posible que no lo lograse y, a pesar de todo, ni siquiera tenía una sola moneda de cobre sobre él.

Después de una cuidadosa consideración, Han Shuo decidió regresar a la academia. Sólo allí podía cambiar su posición de esclavo y hacer algo por el desgraciado Bryan.

A Han Shuo dolía por todas partes (Bryan había tenido un montón de viejas lesiones antes de su muerte). El dolor le disparó a través de su cuerpo mientras intentaba ponerse de pie, así que se sentó apresuradamente después de gritar, “¡Ow!”

Han Shuo no sentía buena voluntad hacia Chu Cang Lan, que lo había secuestrado por la fuerza aquí. Han Shuo no sabía nada de la vida o el mundo de Chu Cang Lan, sólo que a través de los recuerdos de este último, uno podría fortalecer su propio cuerpo mediante el entrenamiento de su fuerza mágica. Con un poco de avance, se podría viajar en un abrir y cerrar de ojos o mover las montañas y los océanos.

Aunque Han Shuo pensó que Chu Cang Lan estaba un poco loco, Han Shuo estaba convencido de la legitimidad de sus recuerdos debido a que Chu Cang Lan los había llevado directamente a la luna.

Sintiendo que no tenía nada que perder, Han Shuo recordó los complejos encantamientos necesarios para entrenar a su fuerza mágica. Se concentró de acuerdo con el primer principio del Reino Sólido y buscó controlar esa débil señal de yuan mágico.

Cuando se había concentrado e intentado controlar el yuan mágico de acuerdo con las leyes de Reino Sólido, el yuan mágico hizo exactamente lo que se le había dicho, como dijo Chu Cang Lan.

En secreto encantado, Han Shuo pensó que a pesar de las excentricidades de Chu Cang Lan, los recuerdos del viejo eran útiles. Comenzó a meditar de nuevo y comenzó a hacer un ciclo del  yuan mágico alrededor de su cuerpo de acuerdo con las leyes del Reino Sólido.

Han Shuo sólo volvió en si cuando su estómago comenzó a retumbar. No tenía idea de cuánto tiempo había meditado, sólo que los dolores de su cuerpo habían retrocedido en gran medida y había adquirido alguna nueva fuerza. Había visto resultados después de sólo meditar durante un corto tiempo. Ese viejo estúpido de Chu Cang Lan había entrenado quién sabía durante cuánto tiempo; No es de extrañar que incluso se atreviera a ir a la luna. Han Shuo sólo podía imaginar lo dominante que era el viejo cuando estaba vivo.

Han Shuo notó algo extraño cuando se tomó un descanso del entrenamiento – esa mecha de yuan mágico ya no orbitaba de acuerdo con la ley del Reino Sólido, sino que realmente circulaba por la piel, los músculos, los huesos y las extremidades de todo su cuerpo.

El objetivo del Reino Sólido era la mejora del cuerpo físico, una mejora de los músculos, la piel y el hueso. Aparte de construir poco a poco el yuan mágico en el Reino Sólido, algunos fanáticos se harían daño a sí mismos para construir simultáneamente sus cuerpos y el yuan mágico. El entrenamiento simultáneo produjo los resultados más rápidos.

“Este método de entrenamiento es básicamente una forma de auto-mutilación! Bueno, dado que Bryan siempre ha hecho cosas similares, tal vez mi progreso en Reino Sólido será más rápido cuando regrese a la academia. Tal vez no es tan malo ser este Bryan!”

Han Shuo reflexionó con agradecimiento y planeó salir inmediatamente de este lugar. De repente pensó que era realmente estúpido de su parte haber permanecido tanto tiempo en el hedor de la tumba; Ya no podía soportarlo.

Una tenue luz emitida desde la parte superior. De acuerdo con los recuerdos de Bryan, Han Shuo sabía que había una gran caverna por encima de él en la que se arrojaban esqueletos y cadáveres rotos. Le dolía todo cuando se ponía de pie, cubierto de cicatrices. Seis años de tormento llevaban mucho tiempo desgastando el cuerpo de Bryan, sin mencionar su pobre dieta. Como resultado, él estaba desnutrido y delgado, y medía sólo un metro y sesenta y tantos centímetros.

Han Shuo se paró en un musgo y luchó para tirar de su cuerpo débil. Después de un tiempo y cinco o seis caídas, finalmente salió de la tumba. Han Shuo sintió una profunda alegría de revivir al ver los rayos de la luna iluminando la tierra y cayendo en cascada a través del cementerio.

Tranquilizado por yuan mágico que aún circulaba por su cuerpo, Han Shuo pensó positivamente que lo que no lo había matado lo había hecho más fuerte. Y no era como si estuviera sin una as bajo la manga. Que Chu Cang Lan hubiese dejado atrás métodos secretos de entrenamiento podría resultar de algún uso, y ayudar a Han Shuo a lograr sueños que nunca se había atrevido a soñar antes.

Sin embargo, Han Shuo no tenía idea de que el yuan mágico que Chu Cang Lan le había dejado no sólo le ayudaría a entrenar, sino que también era una semilla. Esta semilla cambiaría sus pensamientos al cambiar su cuerpo. Su mente estaba llena de malos pensamientos antes, pero no se había atrevido a actuar sobre ellos. La semilla podría resultar ser su ruina, ya que llevaría a Han Shuo a perder el control de su propio ser.

<Anterior                                                                                                                                 Siguiente>

Anuncios