Completando un hat-trick :v

________________________________________________________________

Capítulo 3: De idiota a loco

Los pensamientos de Han Shuo giraron locamente mientras la pequeña bruja, Lisa, le golpeaba histéricamente, agregando moretones y dolor al que ya sentía por todo su cuerpo. El pobre Han Shuo ya estaba bastante débil para empezar. Ese golpe inicial en la nariz había causado que sus lágrimas salieran y la resultante caída del árbol le hizo marear con dolor. Sólo podía encorvarse en una bola apretada en el suelo y presentar un objetivo vulnerable para los ataques de Lisa – su trasero.

Han Shuo se dio cuenta de algo maravilloso después de un tiempo. Ese pequeño yuan mágico empezó a circular por su trasero y alivió algo del dolor. Cuando Lisa pulverizó su trasero, no le dolió tanto, gracias al yuan mágico.

De hecho, cualquier lugar que dolía mucho fue aliviado después de que el yuan mágico circulase a través de él, y en realidad se sentía un poco… cómodo.

Han Shuo se sorprendió y pensó interiormente, el Reino Sólido en la magia demoníaca es seriamente masoquista! El yuan mágico viajó a su nalga derecha mientras el pie de Lisa se estrellaba y aterrizaba justo donde estaba el yuan mágico.

“¡Ouch!” “¡Wha!”

Un grito agudo y un gruñido sonaron de Han Shuo y Lisa respectivamente. Lisa sintió repentinamente que la nalga derecha de Han Shuo era más dura que el hierro. Su pie se estremeció de inmediato y ella saltó a gritos.

Por otro lado, Han Shuo sintió que no le había dolido nada cuando Lisa le dio una patada, incluso se sintió muy cómodo. Esto era muy diferente a todo el dolor que estaba sintiendo y había conducido a su grito involuntario. La verdad era que su grito había sonado ligeramente obsceno… como si…

“Bryan, ¿has puesto piedras en tus pantalones, idiota?”

Lisa se quejó en voz alta mientras masajeaba su delicado pie. Varias otras muchachas estudiantes de necromancia aparecieron de repente alrededor de Han Shuo y Lisa, cada una mirando fijamente a él con ojos somnolientos y fríos.

Su nariz había dejado de doler y sus lágrimas estaban finalmente bajo control. Han Shuo se sacudió y se sentó en la hierba. Cuando miró a su alrededor, descubrió las miradas furiosas de las aprendices Amy y Athena, así como la maga novata Bella y, por supuesto, Lisa.

Se podía percibir el peligro en el aire…

Amy, Atenea y Bella palidecieron en comparación cuando estuvieron junto a Lisa. Tenían dieciséis o diecisiete años, pero no eran muy bonitas. También estaban de muy mal humor, ya que su sueño de belleza había sido interrumpido.

“Idiota, ¿qué estás mirando? ¿Por qué hay piedras en tus pantalones? Dejaste en mi hermoso pie un enorme moretón! Ooh ooh… me duele.

Lisa puso sus manos en sus caderas y habló arrogantemente mientras miraba fríamente a Han Shuo. El acto fue torpe, ya que tuvo que dar un salto sobre su pie izquierdo.

“Idiota hehe…” Han Shuo se rió por dentro y puso una expresión inocente. Soltó un sonido tonto “heh, heh” después de que él mismo se levantó con alguna dificultad y dijo: “¡Claro que no, no tengo piedras en mis pantalones!”

Se dio la vuelta para que su trasero estuviese frente a las cuatro muchachas estudiantes de necromancia y comenzó a bajarse los pantalones mientras hablaba. Cuatro gritos de pánico dividieron el aire antes de que él se bajara los pantalones completamente, y el sonido frenético de pies corriendo siguió poco después.

“¡Bryan, idiota! Súbete tus pantalones de inmediato o te voy a matar!” Lisa gritó apresuradamente, pero se podía oír una nota de pánico en su voz.

“Oh.” Han Shuo respondió tontamente, pero siguió riendo siniestramente por dentro. Un puñado de pequeñas margaritas ingenuas, veamos cómo puedo encargarme de ti.

Después de ponerse los pantalones de nuevo. Lisa miró de cerca a Han Shuo. Cuando las cuatro muchachas se pusieron frente a él de nuevo, dijo con ferocidad: “Puedo olvidar que hayas escondido piedras en tus pantalones, pero ¿qué planeabas hacer en el árbol de mi ventana en medio de la noche?”

“Heh heh”, sonó dos risas sonoras y sonoras en respuesta a su pregunta. Han Shuo señaló una bolsa desigual en una de las ramas del árbol. “¡Para conseguir eso!”

“¿Por qué estás persiguiendo una bolsa de basura en el medio de la noche?” Lisa gritó airadamente mientras pensaba, a punto de estallar de la ira.

En ese momento, el mago novato Bella suspiró ligeramente y le dijo a Lisa, “Hey Lisa, ¿no ves que Bryan se ha vuelto loco? Parece que en lugar de matarlo, tu ghoul lo llevó a la locura en su lugar. ¿Para qué te enojas con un loco?”

Athena parecía estar bastante soñolienta mientras cubría un bostezo, “Oh… todavía hay clases mañana. Voy a volver a la cama, La mayor Lisa puede manejar esto!”

Amy pareció compadecer a Han Shuo mientras sacudía minuciosamente la cabeza, suspirando suavemente después de mirarlo brevemente. Ella no dijo mucho y se volvió para irse como Bella.

Si Han Shuo no hubiera actuado como el idiota del pueblo, habría enfrentado la ira de estas tres niñas, además de Lisa, pero como había “perdido la cabeza”, las tres chicas naturalmente no se molestarían con un loco. Así, lo dejaron solo y regresaron a sus cálidas camas.

Cuando las tres alumnas se fueron, sólo volvieron a ser Lisa y Han Shuo. Lisa miró ferozmente a Han Shuo y mordió sus palabras: “Vuelve a tus asuntos, te veré en dos días. Hoy estoy cansada; Si te atreves a perturbar mi sueño de nuevo, te volveré loco con magia por segunda vez, no sólo golpearte!”

Lisa lanzó una última mirada después de que terminó y se fue, caminando un poco anormalmente. Dejando salir una suave exclamación de “¡Ay, esto duele! No puedo creer que ese idiota haya puesto piedras en sus pantalones, él definitivamente se volvió loco por mi ghoul” cuando ella caminó a través de la puerta.

El silencio descendió de nuevo cuando Lisa se fue. Han Shuo sintió un temblor tardío de aprensión mientras la veía entrar. Lo bueno fue que esta Lisa no había usado magia de necromancia, de lo contrario con su rango de mago novato, otro ghoul lo habría vuelto a matar.

El alboroto terminó y Han Shuo se despidió también. Maldijo entre dientes mientras traía cansadamente su cuerpo frágil y maltratado al almacén.

Después de regresar a su almacén, él al azar barrió toda la basura de su cama y cayó en un sueño profundo.

Al día siguiente.

Han Shuo dormía profundamente cuando la puerta del almacén se abrió repentinamente y sonó un fuerte “Wah…”.

Han Shuo abrió sus ojos somnolientos y retorció su cuerpo para ver a un gordo que llevaba el uniforme de un muchacho de recados. Tenía el pelo corto y rubio, un ojo izquierdo muy verde, y señalaba a Han Shuo con una expresión horrorizada: “Tú… Tú…” No pudo terminar su oración.

“Oh, es Jack. ¿Qué haces en mi habitación?”

Jack, un poco gordo, tenía la misma edad que Bryan. Jack era una de las pocas personas en la necromancia mayor que trató a Bryan muy bien, posiblemente debido a una sensación de miseria compartida. Jack vino de una familia indigente y su padre había enviado a Jack a la Academia de Fuerza Mágica Babilonia hace dos años para ganar unas cuantas platas cada mes.

Aunque Jack era un chico de recados como Bryan, no había sido vendido a la Academia Babilonia. Era una persona libre, a diferencia de Bryan, que había sido vendida a la escuela por los traficantes de esclavos.

Aunque Jack también era un niño de recados y víctima de intimidación constante, los estudiantes de necromancia no lo trataban como si trataran a Bryan, simplemente porque Jack no era un esclavo. Podían golpearle y gritarle, e incluso llevar a cabo algunos pequeños experimentos sobre él, pero nunca lo atormentarían a muerte como si fueran un esclavo.

En realidad, Bryan siempre había envidiado a Jack, un poco gordo, porque Jack podía comer todas sus comidas y no estar sujeto a intimidación inhumana. En cuanto al Gordito Jack, fue sólo con Bryan que Jack fue capaz de encontrar ese poco más de confianza en sí mismo, por lo que los dos se llevaron fabulosamente. (N/T: Un crossover del Gordito Jack con el Gordo Xuan plz :D)

“Hoo… hoo… Me asustaste a muerte. ¡Bryan, no estás muerto, eso es maravilloso!”

“Qué sangrienta maravilla, estoy muriendo de hambre. Jack, ¿tienes algo de comer? ¡Dámelo si lo haces, lo devolveré más tarde!”

Han Shuo se dio cuenta de que el Gordito Jack no respondió después de que él había dejado de hablar, y en realidad estaba mirándolo aturdido. Dos ojos pequeños parecidos a una judía miraban con curiosidad por el rostro carnoso. Han Shuo frunció el ceño y le preguntó con impaciencia: “¿Qué, soy tan guapo?”

Jack empezó a mirar aún más extrañamente a Han Shuo: “Tú nunca me has pedido comida en todos estos años. Sólo comerías si te diera comida. Tampoco me has hablado así. ¡Bryan, eres un poco diferente!”

Un poco sorprendido, Han Shuo recordó a Lisa y compañía. Habían sido incapaces de ver lo que era diferente de él, pero Jack, ese tonto grasoso, lo había sospechado con la primera frase de Han Shuo.

Han Shuo rebuscó en los recuerdos de Bryan después de un tiempo, y descubrió que Bryan básicamente nunca hablaba con los estudiantes de necromancia. Hizo lo que la gente le dijo que hiciera sin interacción alguna, pero Bryan y Jack ocasionalmente hablaban entre sí. Cierto, la mayoría de las veces era Jack hablando y Bryan escuchando. Los dos habían pasado mucho tiempo juntos, no era de extrañar que Jack hubiera descubierto rápidamente las diferencias.

Han Shuo pasó por alto el momento con una sonrisa y dijo: “Fui golpeado por el ghoul de Lisa y casi muerto. Después de ese incidente, sentí que la forma en que vivía antes estaba equivocada y quería hacer un cambio”.

Jack exhaló un suspiro de alivio ante la explicación de Han Shuo y asintió con la cabeza: “Ya veo. ¡Pensé que el ghoul te golpeó y te convirtió en un idiota!”

Han Shuo, “… …”

“Aquí, esto es un pan negro que he escondido. Tómalo y come. Es algo tan bueno que no murieras. Cuando todo el mundo pensaba que estabas muerto, me dieron tus tareas porque aún no hemos encontrado un nuevo chico. Por eso he tenido que venir aquí muy temprano esta mañana. Yo estaba apurado y accidentalmente choqué con Bach. Me golpeó, hasta tengo un moretón en el ojo izquierdo.

Gordito Jack retransmitió felizmente cuando pasó un trozo de pan gris a Han Shuo. Parece que estaba encantado de no tener que hacer el trabajo de Bryan.

Han Shuo mordió violentamente un trozo de pan mientras miraba el moretón verde que rodeaba el ojo izquierdo de Jack. Habló furiosamente, “Bach te golpeó de nuevo. Está demasiado lleno de sí mismo. ¡Vamos, vayamos a vengarnos!”

Jack se apresuró a saltar de miedo y contuvo a Han Shuo usando su peso corporal. Exclamó: “Bryan, ¿estás loco? ¿No estamos acostumbrados a esto ahora? ¡Bach es un aprendiz de necromancia! No es la primera vez que nos golpean, es suficiente cuando nos deja solos. ¿Qué venganza podemos obtener?”

Han Shuo se rió fríamente, “No te preocupes, tengo mis métodos. Sí, estoy loco, ahora todos los estudiantes de necromancia saben que estoy loco. Sí, estoy muy loco, ¿de quién tengo miedo?”

Han Shuo bramó mientras arrastraba a Jack con orgullo fuera del almacén. El yuan mágico dentro de su cuerpo parecía circular más rápido!

<Anterior                                  Siguiente>

Anuncios