Buenos días, y que tengan buen inicio de semana

Capítulo 49: Derribo Completo

Alguna gente más entrometida continuó preguntando, “Hallmaster Qiao, recuerdo que usted mencionó la introducción de tres tipos de píldora medicinal apenas ahora. ¿Qué más hay aparte de la Píldora Karma Celestial y la Píldora Vasto Océano?”

“Sí, confiamos en los productos del Salón de Curación. ¡Dígalo, para que todos puedan regocijarse!”

“Hallmaster Qiao, no nos mantengan en suspenso, hable!”

La muchedumbre de gente estaba levantando un alboroto por la expectativa.

Qiao Baishi asintió, sonriendo con facilidad. “Hemos decidido introducir discretamente la tercera píldora medicinal después de una cuidadosa consideración. El Salón de Curación va a renunciar a una gran parte de los beneficios con la tercera píldora medicinal. Nuestro objetivo es devolver a aquellos que han apoyado en gran medida el Salón de Curación a lo largo de los años.

La tercera píldora medicinal se llama Polvo de Buda, un tipo de píldora medicinal refrescante, calmante de mente. En comparación con los mejores productos similares en el mercado actual, los efectos del Polvo de Buda son posiblemente dos veces más eficaces. Y sin embargo el precio que estamos fijando para él será la mitad que de la mejor píldora medicinal actualmente en el mercado!”

Dos veces tan eficaz a la mitad del precio!

El silencio absoluto reinaba durante un momento después de que Qiao Baishi hubiese hablado. Casi sospechaban que algo andaba mal en sus oídos.

¿Habían oído mal?

Ya era realmente extraño, y realmente no tenía mucho sentido, que una píldora medicinal dos veces más eficaz no había sufrido un aumento de precio, pero ahora su precio estaba realmente siendo reducido a la mitad?

Esta…

Finalmente, alguien no pudo contenerse. “Hallmaster Qiao, esto… no estás bromeando, ¿verdad?”

“El sello del Salón de Curación está aquí, ¿cómo me atrevería a decir tonterías? Cada pedacito de saliva del Salón de Curación es como si fuera un clavo, por favor estén a gusto todos. Para ser sinceros, no habíamos planeado ganar mucho con el Polvo de Buda.

Esta última oración, sin embargo, fue un poco diluida. En realidad, ya que el Polvo de Buda no necesitaba ser refinado, el desperdicio de materiales no existía y por lo tanto su costo de los bienes vendidos era sólo una décima parte que la de la Píldora Corazón de Grulla del Jardín Rey Píldora.

Con tan bajos costos, incluso la reducción del precio a la mitad todavía recaudaba dinero.

Para ser honesto, incluso si se vendía al mismo precio que la Píldora Corazón de Grulla, todavía hubiese sido absolutamente suficiente para encender el mercado, pero Qiao Baishi había reducido intencionalmente el precio a la mitad.

El propósito de esto era vencer al Jardín Rey Píldora tan duro que no tendrían ninguna posibilidad de volver.

Además, podrían aprovechar esta oportunidad para crear la imagen de un Salón de Curación virtuoso y sincero, solidificando la posición de Salón como el primer peso pesado de la medicina espiritual.

Qiao Baishi había desplegado tres movimientos sucesivos e introducido tres tipos de píldoras medicinales. Y cada uno era más impresionante que el anterior.

Pero para el Jardín Rey Píldora, los tres movimientos sucesivos de Qiao Baishi fueron el equivalente a tres golpes consecutivos. ¡Cada uno era más debilitante que el anterior!

El Maestro de la Corte Wang apenas podía mantenerse en pie. El cielo giró y el suelo giró, estaba a punto de desmayarse justo entonces y allí mientras sus dientes vibraban, traicionando su debilidad.

Sabía que no era una broma. Era una especie de matanza sin sangre en aquel mercado. Con estos tres movimientos, el Salón de Curación había destruido completamente los cimientos del Jardín Rey Píldora.

“Gran Maestro de la Corte, ¿qué… qué debemos hacer?”

“Maestro Violeta, diga algo. Seguro que no vas a ver al Jardín Rey Píldora yéndose a la quiebra?”

“Sí, Maestro Violeta, todos trabajamos para el duque del Altísimo Dragón…”

El Maestro Violeta resopló fríamente y miró a los altos ejecutivos del Jardín Rey Píldora con ojos llenos de desdén. Agitó sus mangas y se fue.

“Realmente incapaz de lograr algo, pero bueno en estropear las cosas!”

El último fragmento de fe de los altos ejecutivos del Jardín Rey Píldora colapsó con su partida.

Los altos ejecutivos del Salón de Curación también se sentían como si estuvieran en un paisaje de sueños en este momento. Tampoco habían anticipado las sucesivas acciones de Qiao Baishi.

Después de todo, en un esfuerzo por evitar fugas, Qiao Baishi había ocultado continuamente y no hablado de sus intenciones con respecto a este asunto. Incluso muchos de los altos ejecutivos presentes no habían tenido conocimiento.

Aparte de unos cuantos ancianos absolutamente leales a Qiao Baishi, quienes habían recibido sugerencias de Qiao Baishi antes del asunto, muchos altos ejecutivos no habían tenido conocimiento previo, incluido el segundo hallmaster Yue Qun.

Pero por el momento, ¿qué le importó a Yue Qun? Al ver las caras que habían estado frustradas en el lado del Jardín Rey Píldora, su viejo rostro sonreía tan fuerte que estaba a punto de florecer.

“¡Número tres, has jugado esta mano maravillosamente!” Yue Qun palmeó el hombro de Qiao Baishi. “Antes me había parecido extraño que el Lord Hallmaster confiase en ti y te cultivara. En este aspecto, mi discernimiento es verdaderamente inferior al de Lord Hallmaster.

“El segundo maestro es experimentado y constante, hay mucho más que debo aprender de ti.” Qiao Baishi también respondió humildemente.

El siguiente paso fue una demostración de los Guerreros Probadores de Píldoras.

La profesión de un Guerrero Probador de Píldoras era antes que nada ser imparcial y decir la verdad.

Por supuesto, las medicinas espirituales del Salón de Curación podrían resistir pruebas. ¡Después de las pruebas repetidas por los Guerreros Probadores de Píldoras, estas píldoras medicinales habían ganado la certificación completa!

Píldora Karma Celestial, Píldora Vasto Océano, Polvo de Buda… eran todos bienes genuinos en un precio justo!

Bajo la garantía de los Guerreros Probadores de Píldoras, el último pedazo de reservaciones y de sospechas sostenidas por cualquier persona presente fue disipado. Todos los invitados hervían con fervor y subían al frente de las mesas.

“Hallmaster Qiao, soy el hijo del Ministro de Guerra, el Ministro Fan. Llegaré temprano mañana por la mañana para hacer mi pedido, recuerda reservar un lugar para mí.”

“Anciano Yue, mi hermano es el viceministro Zhang en el Ministerio de Hacienda. Tu relación con él se remonta a más de diez años, ¿verdad? ¡Guarda un lugar para un hermano mañana, quiero hacer un pedido!”

Todos los tipos de favores y guardar el lugar a alguien corriendo en el lapso de un momento.

Aunque el Salón de Curación tenía muchas manos a su lado, ellos no podían defenderse de la presión de la gente por un tiempo.

En cuanto a la princesa Gouyu, que había sido invitada por el Salón de Curación, su encantador rostro era increíblemente grave al mirar la situación que había tomado un giro completo. De vez en cuando lanzaba una mirada apresurada a Jiang Chen, su corazón estaba lleno de preguntas.

Echó otro vistazo a Jiang Chen. Había estado sonriendo ligeramente todo el tiempo, como si el alboroto delante de sus ojos no tuviera nada que ver con él.

Cuanto más él era así, más la princesa Gouyu creía resueltamente que el alucinante contra ataque del Salón de Curación tenía algunos elementos de la influencia de esta persona en ella.

Justo cuando la princesa Gouyu estaba examinando los sentimientos complicados, un anciano del Salón de Curación caminó respetuosamente, sosteniendo una lujosa caja de jade en sus manos.

“Su Alteza, este es un acuerdo de acción seca (N/T: Una acción seca le pertenece a alguien que tuvo un fundamental rol en la creación de la empresa, aún sin ser inversionista). Según el joven duque Jiang, la Princesa estuvo involucrada en el Polvo de Buda. Aquí hay acciones secas del veinte por ciento, esperamos que la princesa acepte amablemente.

Veinte por ciento de la acción seca, esto era básicamente recibir dinero sin levantar un solo dedo de esfuerzo!

Gouyu estaba atónita, ¿qué implicación? ¿Qué estaba jugando el mocoso Jiang Chen? Pero inmediatamente pensó en la receta que Jiang Chen había escrito para ella y de repente pensó en lo que había dicho: si no le creía, podría tomar esa receta y cambiarla por varios millones de plata en el Salón de Sanación.

De hecho, las manos de aquel niño podrían ser encontradas detrás de este asunto!

La princesa Gouyu afirmó además su especulación interna. Ella era una princesa real y no le dio más vueltas al asunto. Ella asintió levemente con la cabeza, y uno de sus sirvientes aceptó el acuerdo por veinte por ciento de acciones secas.

Sabía muy bien que el valor de este veinte por ciento de la parte seca era mucho más que varios millones. Cuando este Polvo de Buda se introdujo, era seguro qué asaltaría el mercado y, sin lugar a dudas, monopolizaría el sector.

En términos de cálculos a largo plazo, las ganancias de esta porción seca de veinte por ciento se denotarían absolutamente en cientos de millones.

La planeación furiosa del Jardín Rey Píldora había acabado beneficiando al Salón de Curación al final. También se había empujado incidentalmente en el abismo de la destrucción.

Esto era básicamente cavar un agujero y enterrarse!

Los invitados presentes finalmente salieron a regañadientes, después de repetidas promesas de los altos ejecutivos del Salón de Curación.

El Salón de Curación había salido victorioso en todos los frentes en esta campaña, y había regresado a casa cargado de botines de guerra.

Como el cerebro detrás de las escenas, Jiang Chen había visto la demostración que él había venido mirar, y estaba a punto de irse con sus subordinados cuando él paró repentinamente mientras que pasaba por las mesas de exhibición del Jardín Rey Píldora.

“Oh, Gran Maestro de la Corte Wang, te di una generosa advertencia con mi corazón la última vez de que tus días estaban contados. Trataste mi buena voluntad como mala intención. Ai, ni siquiera sé cómo consolarte.

Jiang Chen planeó pisotear a este Maestro de la Corte Wang hasta la muerte con un pie.

Este hombre había suprimido públicamente a su familia Jiang, y había humillado a Jiang Feng en la mansión del Altísimo Dragón. A los ojos de Jiang Chen, este hombre estaba destinado a ser huesos podridos en un cementerio, y no le quedaba mucho tiempo.

El intento de asesinato salió disparado de los ojos del Maestro de la Corte Wang, mientras sus ojos inyectados en sangre se llenaban de salvajismo. Era como un lobo muerto de hambre, en un callejón sin salida, dispuesto a arriesgar su vida en cualquier momento.

Cuando salió del Palacio del Tesoro Myriad, el tono de Jiang Chen era escarchado. “Uno caerá víctima a cambio si una serpiente no es golpeada hasta la muerte. Si vamos a hacer algo a este Jardín Rey Píldora, entonces debemos destruir y derribarlos!”

Los cuatro hermanos del batallón Sheng asintieron y sintieron que las palabras de Jiang Chen tenían mucho sentido.

“Jiang Chen, espera un momento.”

A la entrada del Palacio del Tesoro Myriad, la princesa Gouyu, llevando una armadura de cuero de color verde claro incrustada con un olor corporal natural, se precipitó frente a Jiang Chen.

Ella empujó la caja hacia adelante, “Voy a devolverle este veinte por ciento de las acciones secas”.

“¿Por qué me los devuelves?” Jiang Chen sonrió. “¿No era un sobre rojo para ti?

“Humph. No creas que no sé que has estado involucrado en el cambio suerte del Salón de Curación. ¿Crees que no conozco los orígenes de este Polvo de Buda?” El rostro de la Princesa Gouyu estaba ruborizado.

“Si te lo dieron entonces, sólo aceptarlo, ¿qué pasa con todas las palabras extrañas?” Jiang Chen rodó los ojos. Además, fuiste la primera en tomar este Polvo de Buda. Fuiste un Guerrero Probador de Píldoras, recibir un sobre rojo sería bastante normal, ¿no?

“¿Qué? Jiang Chen, mocoso. ¿Cómo te atreves a tratar a esta princesa como un Guerrero Probador de Píldoras?” La princesa Gouyu no podía sostener en su rabia inexplicable.

“¡Mírate, estás bien!” Jiang Chen se rió entre dientes. Por favor, él – Jiang Chen – era el maestro de alquimia más famoso bajo los cielos. Las recetas de píldoras que sacó fueron recetas avanzadas de reinos aún más elevados. Habían sido forjados por cientos y miles de verdades. ¿Qué necesidad había de un Guerrero Probador de Píldoras?

“No seas tan templado, sé que estás internamente agradecida conmigo. Si quieres devolvérmelos, envíame el conjunto de dagas voladoras antes.

Jiang Chen apretó las piernas después de que terminó de hablar y se fue en un caballo galopando.

Los cuatro hermanos del batallón Sheng estaban bajo órdenes de proteger a Jiang Chen. Sólo pudieron mirar con resignación a la princesa, antes de precipitarse en persecución.

Sólo quedó la princesa Gouyu, mirando a lo lejos mientras se aferraba a la caja de jade. Después de los acontecimientos de hoy, Gouyu definitivamente podría estar seguro de que Jiang Chen no era tan simple como parecía en la superficie.

“Jiang Chen…” La princesa Gouyu susurró ligeramente ese nombre y se hundió en un desconcertante pensamiento profundo en ese momento.

De regreso en la mansión Jiang Han, Jiang Chen no estaba demasiado emocionado debido a los acontecimientos del día. Para hablar francamente, los acontecimientos de hoy eran sólo un interludio para él

El dao marcial sin fin era el objetivo final de Jiang Chen.

“Jiang Zheng, haga un viaje al Salón de Curación y diga a Qiao Baishi que venga aquí”. Jiang Chen pensó momentáneamente y tuvo una idea en su mente.

No quería dividir una porción de su energía mental para pensar en los asuntos del Salón de Curación. Necesitaba concentrarse más en el camino del dao marcial.

Uno tenía que dárselo, Qiao Baishi se acercaba a la adoración ciega ahora cuando se trataba de Jiang Chen. Aunque una multitud de asuntos lo esperaban en el Salón de Curación, inmediatamente partió sin vacilación cuando oyó la invocación de Jiang Chen.

Jiang Chen estaba bastante satisfecho con la actitud de Qiao Baishi.

Tercer Hallmaster, sólo tengo una frase. Lo que le he dado hoy a tu Salón de Curación, puedo quitarlo diez veces. ¿Me crees?”

<Anterior                                                                                        Siguiente>

Anuncios