Capítulo del Viernes

_______________________________________________________________

Capítulo 51: Dagas Voladoras de Plumas de Cristal

Durante los próximos días, Jiang Chen pasó todos los días de entrenamiento en la mansión Jiang Han, y consolidó los resultados de haber entrenado a siete meridianos de Qi Verdadero. Nunca sería descuidado en el área de fortalecimiento de los meridianos.

En comparación con sus pares, Jiang Chen puso mucho más importancia en el fortalecimiento de sus meridianos. Sólo fortaleciéndolos a una etapa inatacable, estaría a salvo cuando compitiera por el siguiente paso.

A medida que su cultivo continuaba aumentando, era inevitable que la dificultad de dar cada paso adelante aumentara notablemente. Los riesgos que se enfrentarían también aumentarían constantemente.

Si buscaba codiciosamente la velocidad y avanzaba precipitadamente, era muy posible que su prisa no trajera éxito.

Con la ayuda de siete meridianos de Qi Verdadero, Jiang Chen tuvo bastantes avances en las dos técnicas de artes marciales.

Había siete formas en total para el “Divisor de la Corriente del Vasto Océano”, y ya había practicado con éxito las dos primeras.

La primera forma “Corte de Ola”, y la segunda forma “Rompe Olas”, se entrelazaban a medida que avanzaban, con cada movimiento más fuerte que el anterior. No sólo Jiang Chen había practicado estos dos hasta el reino “Gran Perfección”, sino que también había unido las dos formas, duplicando así su poder.

En términos de misterios, el “Puño Eones Divinos” era muchas veces mayor que el “Divisor de la Corriente del Vasto Océano”.

El “Divisor de la Corriente del Vasto Océano” era una técnica de espada, dedicando particular atención a un dominio que avanzaba con indomable voluntad. Dondequiera que el borde de la hoja barría, todos estaban postrados, no importa amigo o enemigo.

“Puño Eones Divinos”, por otro lado, abarcó las teorías del cielo y la tierra, fusionando el camino de la vida y la destrucción de todas las criaturas bajo los cielos. De un ciclo de florecimiento y marchitamiento, a nueve ciclos de florecimiento y marchitamiento, estaban escondidos los misterios de nueve rondas de reencarnación que se llevaron a cabo.

Con cada comprensión exitosa de los misterios de cada ciclo sucesivo de reencarnación, el poder del “Puño Eones Divinos” se duplicaría.

Uno tenía que decir, el “Puño Eones Divinos” fue prácticamente adaptado para Jiang Chen. El círculo de vida contenido por los “Primero Eones Divinos” era precisamente el camino de la destrucción y el crecimiento abarcados por la rueda de la vida y la muerte.

Y Jiang Chen se había reencarnado del hijo del Emperador Celestial al cuerpo común del hijo de un duque, literalmente sufriendo bajo la rueda de la vida y la muerte.

Por lo tanto, la comprensión de Jiang Chen del “Puño Eones Divinos” era en realidad más profunda y más extensa que el “Divisor de la Corriente del Vasto Océano”.

Si se decía que Jiang Chen había entrenado hasta ahora el “Divisor de la Corriente del Vasto Océano” en el reino de “Gran Perfección”, entonces habría entrenado el “Puño Eones Divinos” hasta el reino legendario. Sin embargo, había nueve niveles de misterios en el ciclo de la vida en el “Puño Eones Divinos”.

Jiang Chen en la actualidad sólo comprendió tres niveles.

“Este “Puño Eones Divinos” se ajusta tan bien a la trayectoria de mi destino, que he comprendido los misterios de tres ciclos de florecimiento y marchitamiento en tan sólo unos pocos días. Dado suficiente tiempo, este ‘Puño Eones Divinos’ está seguro de convertirse en una técnica de artes marciales dominante que puedo usar para vencer a mis enemigos. Si puedo entrenar esta técnica a siete u ocho niveles, entonces incluso si me detuviera en siete meridianos de Qi Verdadero, probablemente sería capaz de luchar contra los maestros de Qi Verdadero. Si soy capaz de comprender los misterios de nueve ciclos de floración y marchitamiento, entonces no es imposible que yo sea capaz de resistir a los legendarios practicantes del dao espiritual!”

Jiang Chen tenía una particular vinculación con el “Puño Eones Divinos”. Era como si hubiera confiado el espíritu de su reencarnación a esta técnica de artes marciales.

Jiang Chen no puso un pie fuera de su puerta ese día, y estaba practicando en el campo de entrenamiento cuando Jiang Zheng llegó apresuradamente a informar que la princesa Gouyu había llegado.

La princesa Gouyu había mantenido un perfil bajo durante este tiempo, al parecer haciendo sus últimos preparativos para romper a través de once meridianos de Qi Verdadero. Su llegada ahora significaba muy probablemente que todo estaba en disposición.

“Parece que debo felicitarte por adelantado.” Jiang Chen descubrió que el espíritu de la Princesa Gouyu estaba subiendo cuando él la vio, y que ella emitió una sensación no mundana de deleitarse con la alegría del viento primaveral.

La princesa Gouyu estaba obviamente de muy buen humor. “Jiang Chen, he venido especialmente para darte las gracias. Oh bien, aquí están los artículos que fueron preparados para ti.” (N/T: Ya entrégate tía :v )

La princesa Gouyu tomó personalmente dos cajas de su séquito.

Se abrieron las cajas. Un conjunto de armaduras suave estaban en la primera caja.

Las nueve dagas voladoras estaban en la segunda caja, hechas con las Plumas de Cristal Doradas de aquel día. Este Cristal había sido un cristal casi transparente, y ahora era tan delgada y transparente como las alas de las cigarras después de haber sido forjado en dagas voladoras. Cuando la luz del sol las golpeaba, era como el hielo que entraba en el agua y se derretía en la nada, convirtiéndose completamente en uno con el vacío vacante.

La princesa Gouyu tenía que conceder a los ojos de Jiang Chen para la evaluación. ¿Quién habría pensado que las Plumas de Cristal Dorado tendrían este tipo de efecto cuando se forjara en dagas voladoras?

“Jiang Chen, esta armadura suave fue hecha de las fibras de la seda celestial del territorio bárbaro en las regiones occidentales. Abarca la piel de la gran ballena de aguas profundas, y puede soportar el golpe de un ordinario maestro de Qi Verdadero!”

Uno tenía que decir, había realmente mucho de la sinceridad en la gratitud de la princesa Gouyu. Esta armadura suave incluso sorprendió a Jiang Chen un poco.

“El artículo no está mal, lo aceptaré.” Jiang Chen sonrió y estaba en un estado de ánimo extremadamente bueno.

La princesa Gouyu lanzó un suspiro fácil. Tenía miedo de que Jiang Chen se pavoneara durante un tiempo. Esto la habría hecho sentir que había sufrido un revés. Viendo a Jiang Chen aceptar felizmente, la princesa Gouyu era incluso más feliz que si hubiera recibido un tesoro por sí misma.

“Jiang Chen, queda menos de medio mes antes de que empiecen los exámenes finales de las Pruebas del Dragón Oculto. Este es el juicio final de la fuerza, ¿cómo están tus preparativos?” La Princesa Gouyu no pudo resistir el impulso de asumir el comportamiento del organizador de las Pruebas del Dragón Oculto.

“Heh heh, ¿qué esperas de mí?”, Preguntó Jiang Chen con una sonrisa.

“¿Quieres que hable con sinceridad?”

“¿Tienes el hábito de mentir?” Jiang Chen parpadeó.

“Bien, Jiang Chen, ya sea yo o la niña Zhiruo, ¡las dos esperamos verte demostrar tus capacidades en las Pruebas del Dragón Oculto!”

“¿Mostrar mis capacidades? Eso es demasiado vago, se más específica.”

La princesa Gouyu hizo una pausa y una luz brilló a través de sus ojos de ave fénix. “Si puedes derrotar a todos tus oponentes y apoderarte del campeonato de las Pruebas, ambas seremos felices por ti”.

“¿Sólo ser feliz por mí? ¿Hay alguna recompensa?” Jiang Chen rió amablemente.

“¡Sí!”, La princesa Gouyu no se mordió las palabras. “¡Si puedes derrotar a todos tus oponentes, puedes tener cualquier recompensa que desees!”  (N/T: Baia Baia)

“¿Cualquiera que sea la recompensa que desee?” Jiang Chen miró de manera pervertida hacia arriba y hacia abajo el cuerpo entero de la princesa Gouyu y miró despreocupadamente por todo su cuerpo sexy aún más.

“¿Qué estás mirando?” La princesa Gouyu era una practicante del dao marcial y no creía en la timidez de una chica. Levantó el pecho y dijo: “Si puedes suprimir a Long Juxue esta vez, puedes tener cualquier fantasía obscena que estés pensando en mí. Incluso si quisieras tomarme tanto a mí como a la niña Zhiruo, eso tampoco estaría fuera de la cuestión”.

Después de estas palabras, la princesa Gouyu se echó a reír. Su sonrisa era verdadera, muy radiante y absolutamente despreocupada.

Jiang Chen descubrió que había subestimado la atrevida ferocidad de la princesa Gouyu, aunque sabía que la princesa Gouyu no era totalmente seria.

Sin embargo, incluso si uno sabía que esto era una broma, el mero pensamiento de esa clase de escena era bastante para hacer latir a toda velocidad elcorazón de una persona ordinaria.

“De hecho, ¡tómanos a las dos!” La princesa Gouyu asintió con la cabeza muy afirmativamente. “En el mundo del dao marcial, los fuertes son venerados. Si realmente tienes este tipo de habilidad, entonces te elevarás en los cielos con un solo movimiento, tarde o temprano. En ese momento, todas las mujeres en el reino se alinerán para que elijas, no sólo contando a los dos de nosotras. ¡Cualquier chica que elijas, estaría absolutamente dispuesta a traer a sus hermanas como su dote!”

Adorando a los fuertes, aferrándose a los poderosos, éstas eran reglas que eran aplicables a cualquier mundo.

“¿Esto quiere decir que verdaderamente deseas que yo sea el campeón de las Pruebas del Dragón Oculto?”

“Si fuera hace un mes, ni siquiera pensaría que alguien pudiera afectar a Long Juxue de ser la campeona. Pero ahora, si debo encontrar esperanza en alguien, espero que seas tú, y tú eres el único en el que puedo pensar.”

La princesa Gouyu era muy honesta. “No deseo que Long Juxue sea la campeona.”

“¿Por la lucha entre la familia real y el duque del Altísimo Dragón?” Hubo una sombra de sonrisa en el rostro de Jiang Chen.

“¡Sí!” La princesa Gouyu apretó sus dientes de plata y sinceramente no lo negó.

“¿Puedes ofrecerte por la familia real, para beneficio del clan de la familia oriental?” El tono de Jiang Chen era frío.

“Jiang Chen, ¿me estás menospreciando?” La expresión de la Princesa Gouyu cambió, pero su corazón repentinamente se sintió más allá de sombrío y desolado. Era una persona tan orgullosa y no podía ni siquiera echaría una ojeada a cualquiera de sus pretendientes. ¿Cómo podría ser alguien que se ofrecería por beneficio?

“Jiang Chen, ah Jiang Chen. ¿No sabes que yo, Gouyu, soy de esta manera para animarte y darte un ímpetu adicional?”

“Muy bien, también te responderé directamente. ¡Usaré todo mi poder para bloquear a Long Juxue a causa de las asquerosas y sucias cosas que el duque del Altísimo Dragón ha cometido contra mi familia Jiang!”

El tono de Jiang Chen también estaba impregnado de un sentido de confianza que no mostraba ninguna duda.

Jiang Chen sintió una mayor sensación de urgencia en las Pruebas del Dragón Oculto después de que la princesa Gouyu se había ido.

Jiang Chen decidió hacer un viaje al Salón de Curación antes de que comenzaran las Pruebas. Quería hacer preparaciones aún más completas para el infierno que estaba por comenzar.

Durante este tiempo, el Salón de Curación había estado muy ocupado con el comercio. Los invitados que visitaban el Salón de Curación venían de un lado a otro en constantes corrientes de la mañana a la noche, casi aplanando el umbral de la puerta del Salón.

“Hallmaster Qiao, enhorabuena.” Jiang Chen dijo inmediatamente a Qiao Baishi quien estaba brillando con felicidad después de entrar por la puerta.

“Ah, honra…. Joven duque”. Qiao Baishi casi soltó las dos palabras de “honrado maestro”. Si no fuera por su reacción rápida, probablemente lo hubiera hecho.

“Joven duque, invitado de honor. Por favor venga por aquí, por aquí.” Qiao Baishi estaba naturalmente contento de ver a Jiang Chen.

Había estado ocupado con los negocios durante este tiempo, y no había tenido tiempo de visitar y pagar su respeto a su honorado maestro. También se había preocupado si su honorado maestro se hubiera enfurecido.

No era una cuestión de que Jiang Chen se preocupara de que Qiao Baishi no lo escuchara más, sino de Qiao Baishi preocupándose de que Jiang Chen volviera la nariz a Qiao Baishi y lo dejara en el frío.

Para Qiao Baishi, aunque el negocio de la Salón de Curación era muy importante, en comparación con la cuestión de reconocer a Jiang Chen como su maestro… lo primero era sólo una cuestión de menor importancia.

Si se decía que Qiao Baishi atribuía gran importancia a su condición de sucesor del Salón de Curación antes, entonces su visión del mundo y sus pensamientos habían cambiado mucho después de reconocer a Jiang Chen como su maestro.

Se había preocupado mucho por su posición como sucesor del Salón anteriormente, pero ahora parecía un poco trivial. No parecía una gran cosa si no era el sucesor del Salón.

Si pudiera seguir a su amo y buscar conocimiento y dirección, ganando gran habilidad, tendría un escenario en el futuro que era más expansivo que el Salón de Curación por diez veces o incluso por cien veces. ¿Por qué entonces se preocuparía por no tener alcance para sus habilidades?

Las recetas aleatorias de tres píldoras de su honorable maestro habían sido suficientes para hacer retroceder a los mercados de las píldoras de los dieciséis países vecinos, para no hablar de nada más.

En estos días, había habido un flujo constante de clientes que hacían pedidos en el Salón de Curación.

Las órdenes que el Salón había recibido ya estaban esperando en línea para el suministro del próximo año. Aun así, las personas que hacían las órdenes todavía tenían un interés y un placer asombrosos, sin preocuparse por una espera más larga.

El Salón de la Curación no deseaba recibir depósitos, pero sus clientes no aceptaban ninguna respuesta, e insistió en los pagos anticipados.

Este tipo de comercio hizo que cada asociado en el Salón de Curación se sintiera libre de la mente y feliz de corazón. Esto no era hacer negocios, esto era prácticamente abrir una mina de oro y tener flujo de dinero estando solo sentados allí!

En cuanto al hombre que había creado personalmente esta escena, los acontecimientos de estos días habían hecho que Qiao Baishi contemplara internamente bastante. Se había dado cuenta de que su cosmovisión anterior todavía era demasiado estrecha.

También se había vuelto consciente de que lo que su honorado maestro, Jiang Chen, le había traído, cambiaría verdaderamente su destino.

<Anterior                                                                                                      Siguiente>

Anuncios