8/8

Capítulo 19: Me Gustas

Lisa se estiró en su pánico, y por mera coincidencia, agarró la pierna del pantalón de Han Shuo mientras caía por el aire. Inmediatamente dio un fuerte tirón, balanceando violentamente el cuerpo de Han Shuo, haciéndolo caer en las profundidades de la trampa con ella.

Han Shuo ya había comprobado rápidamente el fondo de la trampa antes. Gracias a la luz de la luna, pudo ver que no había cuchillos afilados plantados en el fondo de la trampa, sólo unas cuantas rocas sobresalientes, pero esas rocas sobresalientes todavía causaban gran incomodidad si se caía sobre ellas.

El corazón de Han Shuo estaba curiosamente calmado con los sonidos de los gritos de Lisa llenándole las orejas. No sabía si era porque había estado entrenando a su yuan mágico, pero recientemente, cada vez que se enfrentaba a un peligro, la primera reacción de Han Shuo no era el pánico. Más bien, él rápidamente pensó en cómo resolver la crisis en la que estaba, y esta vez no fue una excepción.

La trampa había sido puesta apresuradamente y, por lo tanto, sólo tenía tres metros de profundidad, pero durante los segundos escindidos de la caída, Han Shuo sorprendentemente todavía tenía la capacidad mental de pensar en otras cosas. Mientras escuchaba los gritos de Lisa, Han Shuo circuló el yuan mágico que acababa de digerir el aura de lucha a una velocidad muchas veces más rápida de lo normal.

Han Shuo hizo su movimiento justo cuando los dos estaban a punto de estrellarse violentamente contra las rocas sobresalientes. Se acercó a Lisa en el aire, atrapando a la chica que había perdido completamente la cabeza y gritaba por todas partes, alrededor de la cintura. Se dio la vuelta y sacrificó el trasero y la espalda, golpeando justo sobre las rocas sobresalientes en el fondo del pozo.

“Aiyo…” Han Shuo hizo una mueca de dolor cuando la herida, que había sido curada no hace mucho tiempo, se abrió de nuevo. La sangre fresca salió instantáneamente. Como el principal punto de contacto, sus nalgas también dolían tremendamente.

Lisa no había sufrido demasiado daño mientras estaba acunada en los brazos de Han Shuo. Al ver que ella estaba indemne y escuchando los gemidos angustiados de Han Shuo, empezó a mirar con sospecha el cuerpo de Han Shuo, preguntando con extrema sorpresa: “¿Por qué me salvaste?”

Los gritos angustiosos de Han Shuo fueron silenciados por la pregunta de Lisa. Su rostro llevaba una súbita expresión de abatimiento mientras sacudía la cabeza con un suspiro bajo, “¡Porque me gustas!”

Era como si un relámpago hubiera golpeado a Lisa en cuanto oyó esas palabras. Ella miró fijamente a Han Shuo, terminó conmocionada. Le tomó mucho tiempo reaccionar mientras señalaba a Han Shuo y balbuceaba: “Tú… tú… yo… yo… ¿qué dijiste?”

Han Shuo miró a Lisa con un rostro lleno de sinceridad, hablando seriamente: “De hecho, me has gustado durante todos estos años, y por eso nunca me he arrepentido porque experimentases conmigo. Incluso cuando casi me atormentaste hasta la muerte con la Agonía del Alma, todavía no te odiaba.”

“Excepto, entiendo que sólo soy un esclavo. Hay una gran brecha entre mi estatus y el tuyo, así que sólo entierro estos pensamientos en mi corazón y nunca me atrevo a expresarlos. Yo sólo podía actuar de loco con la esperanza de solicitar más atención tuya. Lisa, ¿fui un tonto por hacerlo?”

Soy tan malo, un idiota. Han Shuo decía mentiras con una cara seria por un lado, y con el otro interiormente maravillado de que podía usar métodos tan bajos después de llegar a un mundo extraño. No sabía si se debía a la formación de su yuan mágico, o el hecho de que había sido malo para empezar y que sólo había comenzado a mostrarse después de librarse de todas las restricciones en este mundo extraño.

Lisa estaba completamente aturdida por Han Shuo, mirándolo sin pensarlo y olvidándose de hablar. Ella sólo sacudió su estupor y rápidamente se levantó cuando sus manos agitadas vagaron aleatoriamente sobre una franja de muslo desnudo. Cuando miró a Han Shuo, un rubor asombroso le robó la cara por primera vez. Parecía estar un poco avergonzada.

Han Shuo comenzó a bajar la cabeza para echar un vistazo. Fue entonces cuando se dio cuenta de que Lisa se había roto los pantalones cuando aterrizaron. Aparte de sus boxers, todo su cuerpo inferior estaba completamente expuesto. Lisa había estado sentado desnuda ahora mismo.

Frenéticamente azotando su cabeza a un lado, la voz de Lisa se alzó mientras ella hizo una mueca, “No me importa si estás diciendo la verdad o no, no hay manera de que me gustes. Eres un esclavo de los recados del departamento de necromancia. Nunca tendré nada que ver contigo.”

“Entiendo Lisa, sólo espero quedarme en el departamento de necromancia y mirarte desde lejos. No tendré otras fantasías. Ahora que he dicho todas las palabras que he mantenido durante años, me siento mucho más a gusto.” Han Shuo dijo con una voz baja y una cara llena de genuinidad.

“Yo, yo me voy. Podemos olvidar lo que pasó antes, no voy a seguir adelante, pero no te atrevas a soñar despierto. ¡No eres más que un esclavo de recados, que los dos estemos juntos es imposible!” Lisa le dio la espalda a Han Shuo y respondió apresuradamente mientras escuchaba su sincera confesión. Inmediatamente comenzó un encantamiento y convocó a un guerrero esquelético, ordenándole que arrojara la cuerda que había planeado usar en Han Shuo. (N/T: Aquel que se atreva a hacerme spoiler, sufrirá  de la Agonía del Alma)

Han Shuo sabía que una vez que las niñas se enteraban que alguien tenía un enamoramiento secreto en ese entonces, serían incapaces de hacer cualquier cosa contra esa persona, no importa cuánto la habían odiado antes. Lisa era la misma.

A Lisa no le gustaría a Han Shuo sólo por sus palabras, pero perdonaría a Han Shuo por sus pasadas acciones a causa de ellas. Incluso le ayudaría en el futuro, porque pensaba que a Han Shuo le gustaba. Incluso si ella nunca le gustó Han Shuo, se vería afectada y, por lo tanto, sus acciones futuras y juicio se vería afectado.

Al ver que Lisa estaba a punto de irse, Han Shuo le dio la espalda a Lisa y sonrió de manera maligna. Luego bajó la voz, “Lisa, puedo hacer cualquier cosa por ti. He hecho todo lo posible para saber que si desea que sus senos se desarrollen plenamente, entonces usted debe beber mucha leche de papaya y hacer un montón de natación. Cuando se duche después de nadar, usted debe masajear los lados de sus pechos. Dicen que hacer esto asegurará que los senos se desarrollen completamente”.

“Maldito Bryan, ¿dónde oíste todo esto?” Lisa mantuvo la cabeza apartada, arrojando una respuesta burlona mientras agarraba la cuerda. Después de una pausa, Lisa volvió a hablar: “¿Qué es la leche de papaya?”

“Eh, la leche normal funcionará. ¡Dos tazas al día!” Han Shuo recordó de repente que este mundo no parecía tener papayas y explicó apresuradamente.

Rápidamente volteando la cabeza, Lisa lanzó una feroz mirada a Han Shuo, hablando enojada, “Cállate. No le digas a nadie lo que pasó hoy, y no le digas a los demás que te gusto o te mataré.”

Después de decir eso, ella emitió una orden al guerrero esquelético que esperaba sobre el suelo y la levantó. Algunos ruidos de la discusión viajaron abajo después, y todo volvió pacífico otra vez.

Han Shuo se rió ligeramente después de exhalar un suspiro, pensando que en realidad se había vuelto más y más buen en mentir tan pulcra y perfectamente. Ahora que Lisa lo había dejado fácilmente fuera de problemas, esto atestiguó cuán maravillosamente eficaz había sido este método.”

Él se rió mientras avanzaba, viendo que la cuerda que Lisa había dejado atrás seguía allí. Él tiró de ella y se dio cuenta de que el otro extremo estaba muy probablemente sujeto a la falsa montaña. Con mucha alegría, comprendió que Lisa debía haberle dado una mano por su comodidad antes de que ella se fuera. Han Shuo se subió por la cuerda y volvió a su almacén.

Han Shuo practicó la magia después de ordenar al pequeño esqueleto que curase las heridas en su espalda. Él sentía que no sólo el yuan mágico creció un poco más grande, sino que circulaba a una velocidad más alta que antes. El Fuego Glaciar Místico que había estado practicando por un tiempo había progresado finalmente hasta circular el yuan mágico a su muñeca. Esto le agradó mucho.

¿Fue porque el yuan mágico había digerido el aura de lucha de Erick? Han Shuo frunció el ceño en silencio pensando en las circunstancias resultantes después de que el aura de lucha de Claude hubiera sido absorbida la última vez. Han Shuo empezaba a sospechar lentamente que el yuan mágico dentro de su cuerpo podría fortalecerse a través de la asimilación del aura de lucha.

¿Por qué la formación de su yuan mágico tiene un efecto tan peculiar? Han Shuo pensó durante un tiempo sin éxito y no continuó sus reflexiones. Empezó a meditar para entrenar su fuerza mental.

Con su mente vacía y clara, Han Shuo de repente se sintió distraído mientras estaba entrenando su fuerza mental. No pudo sentarse inmediatamente a meditar como solía hacerlo, como si algo estuviera perturbando su meditación llamándole. Era una sensación extraña, y Han Shuo la había ignorado al principio. Fue sólo después de que sus meditaciones se habían interrumpido unas cuantas veces que comenzó a prestar atención a este fenómeno.

Cuando Han Shuo calmó su mente y comenzó a extender sus sentidos, sintió rápidamente que la cosa que interrumpía sus meditaciones estaba debajo de la cama. La única cosa debajo de la cama era el bolso que había pertenecido a Dylan.

Un pensamiento le golpeó cuando Han Shuo buscó la bolsa. Retiró la extraña caja de jade verde oscuro, percibiendo el aire siniestro y frío dentro de la caja. Han Shuo se estremeció involuntariamente y comenzó a inspeccionar cuidadosamente la caja verde de jade.

El culpable que había perturbado repetidamente las meditaciones de Han Shuo era la caja de jade verde oscuro delante de él. Hasta el día de hoy, todavía no sabía lo que había dentro. No le había interesado antes, pero ahora no tenía más remedio que evaluar la caja de jade si quería meditar de nuevo con éxito.

Cogió la llave verde y la clavó en la hendidura de la caja de jade. Sintió que no podía girar y una expresión de desconcierto apareció en su rostro después de mover la llave varias veces hacia atrás y hacia delante.

La llave no puede abrir la caja de jade, Han Shuo se sorprendió y comenzó a crecer desconcertado. Recordó las circunstancias de la última vez con gran detalle, y pensó en algo. Concentró su fuerza mental, enfocándola lentamente en la caja de jade.

De repente, una respiración de aura siniestra emanó de la caja y se introdujo en la mente de Han Shuo, hiriendo su mente. Luchando contra el dolor, Han Shuo concentró su fuerza mental como nunca lo había hecho antes. Incluso el yuan mágico dentro de su cuerpo giró mucho más rápido que de costumbre.

Enfrentándose a la invasión del aura siniestra de la caja de jade, Han Shuo volvió a intentar un giro de la llave. La llave giró a la derecha con un chasquido audible, mientras la caja de jade se abría abruptamente, revelando el contenido en su interior.

<Anterior

 

Anuncios