El prólogo es el capítulo 01

Ejecutor Inmortal – 002 – Como Ejecutor

Ir de la Gran Secta del Cielo a la aldea Yang era un viaje de un mes. La secta era responsable de los pasajes y de los vagones cuando llegaban, pero estos campesinos tenían que ver su propio camino de regreso. Los jóvenes de la aldea Yang no eran particularmente prósperos, y sólo podían realizar este viaje de más de un mes a pie.

Todo el mundo había considerado este punto, y todos habían traído algunas monedas de plata antes de salir. Compraron una pila grande de bollos al vapor en una pequeña tienda al pie de la montaña, usando las pieles empaquetadas como bolsos y comieron en el camino. Los campesinos que caminaban tramos largos no eran nada extraños, y no tenían ningún trabajo de granja para sostenerlos de todos modos. Si por casualidad tuvieran un destino inmortal, se transformarían de peces en dragones, y si no, volverían a reanudar sus vidas.

Yang Chen ya había recuperado su habitual disposición amistosa. Con su objetivo establecido, no se volvió irascible. Ni uno con opiniones fuertes, a los ojos de sus camaradas, Yang Chen parecía haberse convertido en la misma persona, educada y amable, siempre sonriente, pero también capaz de hacer que los demás hicieran las cosas según sus sugerencias. Nadie sintió que algo era extraño, era sólo que lo que Yang Chen decía parecía muy razonable.

Casualmente encontrando un pretexto, Yang Chen dejó el grupo y salió solo. Los demás no sentían que algo fuera extraño, prácticamente todo el mundo supuso que quería volver a ver si podía tener otra oportunidad, pero nadie dijo nada, y sólo lo dejaron irse.

Yang Chen naturalmente no regresó a la Gran Secta del Cielo como todo el mundo pensó, sino que más bien dio la vuelta y entró en las montañas. Con una hoja de madera en la mano y sus diez mil años de experiencia, Yang Chen podría encontrar comida y bebida. La razón por la que  evitó a todos, fue porque quería empezar a forjar su cuerpo.

Tal forja era completamente diferente del cultivo, que no circulaba qi en el cuerpo mediante las artes de refinación de qi, sino más bien utilizar las habilidades marciales externas para practicar estilos de artes marciales, volviendo su cuerpo más poderoso. En cuanto a las artes internas, no practicaba ninguna de ellas.

Para los discípulos cultivadores, las artes marciales parecían métodos absolutamente inferiores. Mientras uno entrenase con qi para construir una base, de forma natural tendría un poder espiritual para nutrir el cuerpo, cien veces más eficiente que las artes externas. Además, la práctica de artes marciales parecía una completa pérdida de tiempo para los cultivadores. Si uno tuviera tiempo, sería más rentable considerar refinar píldoras o excavar algunas piedras espirituales.

Yang Chen no era un idiota, con diez mil años de experiencia en el cultivo, sabía mejor que nadie cuán grande era la diferencia al cultivar con un cuerpo fuerte en comparación con un cuerpo débil. Tal vez la diferencia no sería demasiado visible en unos pocos siglos, pero la brecha era terriblemente clara al ascender de verdad.

La fundación era muy importante para cultivar, y además de las raíces espirituales más básicas del cultivo, la fundación se refería un físico aún más robusto. Significaba un desarrollo aún más poderoso.

Construir eficientemente el cuerpo era el primer paso. Incluso el camino del cultivo no era sólo sobre el estudio de los métodos de cultivo, ignorando el cuerpo. El poder espiritual podría fortalecer el cuerpo después de alcanzar cierto nivel, pero el fortalecimiento de un erudito débil y un cuerpo robusto todavía tenía resultados diferentes.

Al mismo tiempo, un cultivador de habilidades de guerrero y uno que pasa todo el día meditando también tenía diferencias bastante considerables en las peleas entre cultivadores. El objetivo de Yang Chen era usar artes marciales externas para refinar sus músculos y huesos antes de comenzar a cultivar.

Había otra razón para cultivar solamente las artes externas, y no las artes internas. Eso era que el método de mejora de raíz espiritual del viejo diablo Yi sólo se podía utilizar antes de cultivar. Básicamente no había manera de lidiar con las restricciones del método de cultivo.

Además de las artes marciales, también estaban correr, saltar, y una serie de otros métodos para mejorar la flexibilidad del cuerpo y la velocidad. En el camino de vuelta a la aldea, Yang Chen estaba saltando en lugar de correr, y confió en su cuchillo para encontrar toda su comida.

Durante más de diez días, los recuerdos de Yang Chen regresaron con cada vez mayor claridad. Todo desde el momento de su juventud regresó una vez más a su mente. Mientras forjaba su cuerpo y corría, Yang Chen pronto alcanzó una montaña ordinaria.

Esta montaña no estaba muy lejos, pero muy pocas personas venían aquí. La montaña era estéril, con casi ni una mota de qi espiritual. Había un pequeño templo en la montaña, desde hacía mucho tiempo en ruinas, con las paredes del templo a medio cavado.

Yang Chen se paró frente a este templo, cuidadosamente asegurándose de que este era realmente ese templo en la montaña de sus recuerdos. Entonces sonrió, abrió las puertas del templo medio podridas y entró.

Originalmente había murales en las paredes, pero ya habían sido erosionados por el viento y la lluvia hasta que fueron extremadamente manchadas y rayadas. Después de que Yang Chen entró en el templo, a pesar de que la imagen del dios en la tableta espiritual desde hace mucho tiempo que se volvió ilegible, dejando sólo bultos de arcilla detrás, todavía primero pagó sus respetos. El dios de la montaña puede ser menor, el templo puede estar arruinado, pero todavía era un oficial celestial.

Después de presentar sus respetos, Yang Chen se volvió hacia el área detrás de la tableta espiritual y un viejo algarrobo, midiendo la distancia para verificar su ubicación, y comenzó a cavar. Después de excavar cerca de dos metros de profundidad, se encontró con un objeto sólido.

Yang Chen exultó, cavando poco a poco a lo largo de los bordes de ese objeto, exponiendo un cofre de metal cuadrado. El cofre había estado enterrado en el suelo durante años, pero no mostró ningún signo de corrosión, sólo oscuramente nada especial.

Levantando el cofre, pesaba al menos cincuenta kilos. Si no fuera porque Yang Chen recientemente estaba mejorando su fuerza y tenía un físico robusto desde su infancia, realmente no podría haberla levantado.

Este cofre era algo que el viejo maestro Yang, el abuelo de Yang Xi, había dejado atrás en su juventud en caso de que su familia se encontrara con algún desastre en el futuro, podrían usarlo como capital para reconstruir. Sólo que ahora esta capital estaba en las manos de Yang Chen.  (N/T: Para los que no recuerdan a Yang Xi, es quien inculpa a Yang Chen de haber robado la fruta a la Gran Secta del Cielo… es decir, uno de los malos)

Ahora, Yang Chen tomaría esta capital para llevar a sus padres lejos de la aldea Yang. Cuando Yang Xi había inculpado a Yang Chen, incluso había utilizado a los padres de Yang Chen como rehenes, dejando a Yang Chen sin opción que resignarse y aceptarlo. En esta vida, Yang Chen no planeó darle a Yang Xi esa oportunidad.

En este momento, el viejo maestro Yang probablemente no le había dicho a Yang Xi sobre esto todavía, para ventaja de Yang Chen. Primero llenó la tierra que había cavado, luego trasplantó un árbol pequeño cerca, Yang Chen llevó el cofre a una arboleda junto a la carretera, donde encontró un lugar para enterrarlo de nuevo. Asegurándose de que no había pistas en ninguna parte, Yang Chen siguió el camino de regreso a casa.

Corriendo durante todo el camino, la velocidad de Yang Chen no fue más lenta que la de sus compañeros caminando. Cuando regresaron a la aldea, Yang Chen también acaba de llegar.

Un mes de templado eficiente hizo a Yang Chen parecer un poco más duro que cuando se fue. A pesar de tener apenas dieciséis, él podría compararse a los adultos.

La noticia de que los nietos del viejo maestro Yang, Yang Xi y Yang Lan, habían sido elegidos por la Gran Secta del Cielo causó gran conmoción en el pueblo. Casi todo el condado se sorprendió, e incluso el magistrado del condado se acercó para felicitarlo. Durante un tiempo, la aldea Yang se movía como si tuviera un festival majestuoso.

En medio de la bulliciosa escena de la familia entera del maestro Yang, el triste desempeño de Yang Chen parecía totalmente intrascendente.

La familia de Yang Chen era nombrada Yang, pero no tenían ninguna relación de sangre con el viejo maestro.

La familia de tres arrendó un carruaje en la capital del condado, no trayendo muchas cosas, y muy rápidamente dejó el territorio del  condado.

Yang Chen despidió el carruaje cerca de la capital del siguiente condado, luego alquiló otro carro en el nuevo pueblo, cambiando en aproximadamente seis lugares en el camino a la segunda ubicación. Finalmente Yang Chen compró un carruaje, y después de más de un día en el camino, la familia se apresuró cerca de donde Yang Chen había enterrado el cofre.

Descansando durante unas horas en un lugar adecuado, otra caja apareció en silencio en el equipaje de la familia Yang, y además se colocó dentro de otro cofre, visible para nadie.

Poco después, cambiando de dirección, viajaron por aproximadamente dos meses, corriendo hacia donde Yang Chen quería acomodar a sus padres. Afortunadamente viajaron por caminos oficiales todo el tiempo, y como la familia no parecía rica, no fueron acosadas por ladrones, llegando con seguridad a su destino. Con todos estos arreglos, sería imposible que alguien pudiera encontrar a los padres de Yang Chen de nuevo más tarde.

De hecho, este camino ya los había sacado del estado de Chen de donde procedía la familia Yang, y entró en las fronteras del estado de Zhao. Para dos viejos agricultores dóciles como los padres de Yang Chen, dejar el estado de Chen era prácticamente imposible. Pero Yang Chen parecía haber planeado como si pudiera ver el futuro, y llegaron sin ningún peligro en el camino.

El capital del viejo maestro Yang era sustancial. Además de más de seiscientos tael de oro y más de un centenar de tael de plata, el resto era inesperadamente piedras espirituales de menor calidad. Las varias decenas de piedras espirituales equivalían a varias decenas de miles de tael de oro.

Yang Chen no era el menos modesto, compró casas, terrenos y criados en un lugar un tanto remoto pero verde, consiguiendo a sus padres una gran casa solariega, varios cientos de campos de tierra cultivable, docenas de criados y más de cien familias arrendatarias. Los dos campesinos que nunca antes habían disfrutado de un día fácil, se convirtieron repentinamente a la clase de gente que habían admirado toda su vida, a quien otros debían saludar como señor y señora, realmente no se atrevían a creerlo. (N/T: Ok, esto fue rápido y raro… pero la novela arregla su ritmo rápidamente)

Este era un lugar remoto, y además de los agricultores que vivían aquí, era raro ver a otras personas. Incluso la guerra no influiría en este lugar. Este era un lugar que Yang Chen había escogido cuidadosamente, y naturalmente lo había pensado completamente.

Con todo dispuesto a su satisfacción, Yang Chen no tenía prisa en irse, sino que más bien acompañó a sus padres durante medio año. En este medio año, Yang Chen había sido cada vez más diligente en su formación, añadiendo la comida excelente, parecía más robusto y de un tamaño más grande. Su cuerpo entero apretado con los músculos, no parecía que tenía sólo dieciséis años.

Con la cosecha de una temporada, la vida en la mansión también había dado un paso en el camino correcto. Yang Chen dijo adiós a sus padres, y dejó este nuevo hogar. Ya habían pasado nueve meses desde su renacimiento.

……

Sobre la mesa de un ejecutor a más de mil li (N/T: Un Li son 500 metros) de distancia yacían veinte tael de oro, y frente al verdugo, se sentó Yang Chen.

“¿Quieres decir que quieres convertirte en un ejecutor y si te ayudo, esto es mío?” El viejo ni siquiera se atrevía a creer lo que sus ojos veían y lo que sus oídos escuchaban, ¿Acaso tenía tanta suerte?

Ser ejecutor no era un trabajo admirable, de hecho, en la jerarquía actual, los ejecutores eran detestados por los dioses y rechazados por los fantasmas, inferiores incluso a los mendigos. Nadie les mostraría ningún respeto en la calle. Para comenzar, porque mataron demasiado, ofenderían al Cielo, según la leyenda caerían decimoctava capa del Infierno después de la muerte. El viejo ejecutor absolutamente no se atrevía a creer que alguien realmente gastaría tanto oro en una solicitud como esa.

“Tengo un destino malo, el adivino dijo que si no mato a suficientes personas, voy a atraer la muerte a casa de mis familiares, por lo tanto, quiero pedir prestado el estatus de ejecutor para matar a algunas personas y neutralizar mi suerte. Yang Chen escupió alguna justificación sin sentido: “Sólo quiero hacerlo durante medio año, me iré después de medio año, y tú haces lo que debes hacer”.

Tomando su lugar para matar por medio año, reduciendo su pecado de matar, y también recibiendo veinte tael de oro. Incluso al quitar los sobornos, todavía dejaba un beneficio considerable. Si el viejo ejecutor no lo aceptaba, sería un idiota.

Enfermándose, retirándose y luego recomendando un aprendiz; el viejo ejecutor solo necesitaba  medio día para arreglar todo. La musculosa estructura de Yang Chen dejaba a otras personas sin ninguna duda de si él estaba calificado para asumir el pesado deber de un ejecutor.

Nadie sabía por qué Yang Chen querría ser un ejecutor  mundano. Sólo el propio Yang Chen sabía que había una vez una rebelión armada en la corte celestial del mundo inmortal, algo que pasó mucho tiempo antes de que Yang Chen ascendiera. Pero Yang Chen también se dio cuenta de que sucedió más o menos después de su nacimiento, en ese momento el cielo en el mundo mundano se volvió rojo sangre durante un día y una noche, poco después de que el mundo estaba en rebelión, varias dinastías cambiaron.

Según lo que Yang Chen sabía, después de la rebelión en la corte celestial, varios miles de inmortales, grandes y pequeños, fueron decapitados en el Escenario de Ejecución Inmortal. Y en cuanto al Escenario de Ejecución Inmortal, una herramienta mágica poseída exclusivamente por la corte celestial, para evitar que los expertos que la operan se convirtieran en una amenaza para el mundo inmortal, siempre fue operada por una persona del mundo mundano. En cuanto a los candidatos que operarían el Escenario de Ejecución Inmortal, fueron elegidos naturalmente entre los ejecutores del mundo mundano.

Si Yang Chen pudiera entrar en el Escenario de Ejecución Inmortal, entonces podría asesinar  honestamente inmortales para practicar el método diabólico. Matar a un inmortal era aún más beneficioso que matar a diez mil mortales. Puesto que él no llevaría el nombre de un practicante demoniaco pero podría todavía reponer sus raíces espirituales de cultivo, pensando en ello, esto era simplemente un deber asignado por el cielo, acomodándole para ejecutar inmortales.

Yang Chen rápidamente entró en la situación, el día después de que todo estaba terminado, tenía un convicto para decapitar. Esta fue la primera vez que Yang Chen mató en el área de ejecución, y también fue la primera vez que intentó el método del viejo diablo Yi. Incluso si el viejo lo dijo en la puerta de la muerte, no había manera de estar seguro si era verdad. Pero Yang Chen lo intentaría de todos modos. Ejecutor, no había otra opción para un asesinato autoritario y justo.

“Por cada deuda hay un deudor, tú y yo no tenemos rencores del pasado, ni odio reciente, este es mi lugar de deber, ejecutando órdenes, perdóname!” Yang Chen tenía el pecho desnudo, la cabeza envuelta con un paño de seda rojo sangre. Alzando la mano y agarrando la placa de la sentencia de muerte pegada en la ropa del convicto arrodillado, la arrojó al suelo. Levantó la espada del ejecutor en su mano derecha.

Junto con los movimientos de Yang Chen, los espectadores dentro y fuera del área de ejecución inmediatamente abrieron sus ojos de par en par, su respiración se detuvo. Hace mucho tiempo que se preparó un vino fuerte al lado y Yang Chen alzó el tazón, primero bebiendo un bocado grande, luego llenando su boca de nuevo y rociándola sobre la hoja del verdugo. Una vez realizado todo, Yang Chen miró al convicto con ojos brillantes, repentinamente emitiendo un espíritu asesino, como si de repente se hubiera convertido en una persona diferente. La espada del verdugo se elevó y cayó bruscamente.

La multitud sólo vio un brillante destello de luz de cuchilla, ni siquiera se atrevieron a estar seguros de que Yang Chen ya lo había hecho. Pero Yang Chen parecía haber vuelto a ser ese joven amistoso, inesperadamente ya sosteniendo un nuevo paño de seda y comenzando a limpiar la hoja. Todo el mundo lo miraba fijamente. La cabeza del condenado todavía estaba bien en su cuello, sin moverse en absoluto, ¿qué estaba pasando?

Justo cuando todos estaban desconcertados, de repente apareció en el cuello un rastro de sangre. La herida creció rápidamente, convirtiéndose en una línea roja. Poco después, con un golpe, la cabeza se cayó del cuerpo, exponiendo un corte del tamaño de un tazón, la sangre caliente saliendo como agua de manantial, disparada en el aire. El sonido duró cinco o seis respiraciones antes de perder su fuerza. En este momento, el cuerpo del condenado que había estado arrodillado hasta ahora, cayó al suelo.

Allí como un estallido de ruido, seguido inmediatamente por resonantes aplausos.

Yang Chen respiró profundamente, ya inconscientemente recordaba algo del método en su mente, e inmediatamente comenzó a circularlo. Un aura invisible estalló del cadáver en el cuerpo de Yang Chen, convirtiéndose en una corriente caliente, finalmente pasando por los cuatro miembros de Yang Chen y cientos de huesos.

<Anterior                                                                                                    Siguiente>

 

Anuncios