Capítulo 66: Regreso al territorio de Jiang Han

Sin importar el propósito del otro al venir, o sus intenciones, estos pocos movimientos sirvieron para ganar la mayor cantidad de buena voluntad de Guo Jin.

Esto también hizo que las líneas de defensa de Guo Jin se desmoronaran un poco.

“¿Quién hubiera pensado que sólo un poco más de una década después de Guo Shun, el profesor Guo, había ido a viajar por los cielos, la familia Guo se marchitaría y caería. Ciertamente es verdad que el dios del destino hace estúpida a la gente, y que el camino de los cielos es injusto.”

Jiang Chen suspiró ligeramente.

Cuando Guo Jin oyó estas palabras, sus hombros temblaron en la derrota mientras las lágrimas incontrolables salían de sus ojos negros.

“Señor…”

“Guo Jin, vamos al grano. Soy el joven duque de Jiang Han, Jiang Chen.

“¿Jiang Chen? ¿Eres el Jiang Chen que pereció durante los Ritos del Culto Divino?” Guo Jin se puso en pie y se rascó la cabeza de inmediato. “Me equivoqué, tal vez debería haber dicho el Jiang Chen que reprendió a los varios funcionarios influyentes y nobles en la mansión del Altísimo Dragón?”

“Haha.” Jiang Chen rió con ganas. “Ya sean buenas o malas, las has nombrado todas. Yo soy ese Jiang Chen.”

Al conocer la identidad del otro, el corazón de Guo Jin se suavizó mientras que sus defensas fueron disipadas. Sin embargo, no sabía qué decir en el calor de aquel momento.

Cuando vio a Jiang Chen quemar incienso para rendirle sus respetos a los antepasados Guo, Guo Jin habló con voz vacilante: “Joven duque Jiang, toda la capital y el reino dicen que mi padre es un desertor. ¿Por qué… le paga sus respetos?”

“Un hombre sabio no cree en rumores. O existen motivos ocultos en algunas cosas, o la mente es lenta. Tu padre volvió de una sangrienta batalla y trajo de vuelta inteligencia importante, prestando un servicio excepcional. He oído esto hace mucho tiempo de la Princesa Gouyu. Esta es también la razón por la que he venido a encontrarte hoy.”

Guo Jin nunca había escuchado tal evaluación de otros antes. Primero se sorprendió al oír las palabras de Jiang Chen, y de inmediato estalló en sollozos amargos, arrojándose sobre la mesa conmemorativa de su padre.

“Padre, ¿has oído eso? El joven duque Jiang habló con audacia para defender la justicia y dice que usted es un individuo meritorio del reino, reconociendo sus esfuerzos. ¿Puede su espíritu en el cielo escuchar estas palabras?”

Cuando sus palabras se detuvieron, las lágrimas ya se agitaban en los ojos de Guo Jin.

Era evidente que comentarios como “desertor” y “vergüenza del reino” habían hecho que Guo Jin cargara con mucho dolor que no le pertenecía desde que era pequeño.

Trabajó y entrenó, pero se encontró con una pared sin importar a dónde fuera.

Donde quiera que fuera, otros responderían inmediatamente cuando oyeran hablar de sus antecedentes familiares. ¿Eres el hijo de esa vergüenza del reino?

Guo Jin vivió su infancia y juventud con esta infamia sobre sus hombros.

La censura y el desprecio de la gente común le hacían cada vez más aislado, cada vez más deprimido. Aparte de una madre de la que dependía mutuamente, la espada en su mano era casi lo único que quedaba en su vida.

Aun así –

El odio y el desprecio de la gente común no le llevaron a menospreciarse. Él se negó a ceder. ¡Él iba a probar al mundo, usando la espada en su mano, que su familia de Guo no era absolutamente la vergüenza del reino!

Sólo, hasta ahora, Guo Jin nunca había podido encontrar la oportunidad de liberarse de la miseria.

¡Ni una sola familia noble de poder estaba dispuesta a darle la oportunidad de probarse a sí mismo!

Jiang Chen estaba profundamente afectado por el abatimiento de Guo Jin, como si lo hubiera experimentado él mismo. Ser tratado injustamente por otros, menospreciado por otros, oprimido por otros – no era realmente fácil vivir con ese trato desde que era pequeño.

Él le dio una ligera palmadita en el hombro de Guo Jin, “Para resumir la larga historia, mi familia Jiang está compitiendo por la posición de duque de primer rango esta vez. Se me ha encargado la misión de reclutar guardias personales para las Pruebas del Dragón Oculto”.

“¿Tú… te has fijado en mí?” El feroz cuerpo de Guo Jin tembló ligeramente mientras levantaba la cabeza, enviando miradas de incredulidad.

En todos estos años, había sufrido el desprecio de todo el mundo y se encontró con obstáculos infranqueables, ofreciendo sus servicios a otros en vano. Había pensado que sólo su espada lo acompañaría en esta vida, y se había preparado para convertirse en un practicante independiente de primera clase vagando por el mundo exterior.

Sin embargo, el destino era realmente asombroso. Alguien le había extendido inesperadamente una rama de olivo cuando estaba en el punto más bajo de su vida.

“Te elijo no sólo por ti, sino también por la lealtad de tu clan familiar Guo.”

Guo Jin se ahogó y le resultó difícil hablar cuando escuchó esas palabras. A pesar de que sabía que Jiang Chen podría estar hablando estas palabras para comprar popularidad, todavía estaba tan conmovido en el momento que casi se desmoronó en ese instante.

Se dice que “una amable palabra se recuerda por mucho tiempo”, y las palabras de Jiang Chen de “lealtad del clan familiar Guo” pasaron a tocar precisamente la parte más débil y delicada del corazón de Guo Jin. También era el área que más necesitaba calidez.

“Joven duque, basado solo en esas palabras, yo, Guo Jin, estoy dispuesto a comprometer mi vida a seguirte eternamente, en la vida y en la muerte!”

Guo Jin no era bueno en declaraciones heroicas, pero una voz extremadamente resuelta en el fondo de su corazón le dijo que debía hacerlo, que debía hacerlo.

Jiang Chen nunca estuvo preocupado por ese asunto.

Inmediatamente ordenó a la madre de Guo Jin que se trasladara a la mansión de Jiang Han y pidió a los alquimistas del Salón de Curación que la cuidaran personalmente. Al mismo tiempo, ordenó a Guo Jin bloquear las puertas principales de su casa y hacer que los vecinos pasaran un mensaje a la familia Zhou.

“Si la familia de Zhou desea crear problemas, entonces que lo hagan en mi mansión de Jiang Han. Si sienten que todavía no es lo suficientemente satisfactorio hacer problemas ahí, entonces pueden ir al patio del palacio y hacer un escándalo a la princesa Gouyu!”

Jiang Chen dejó estas palabras antes de que él se fuera.

Desde que la princesa Gouyu había recomendado a Guo Jin, entonces a Jiang Chen naturalmente no le importó pedir prestado un poco de esfuerzo a la Princesa Gouyu.

En cualquier caso, la familia real le debía esto a la familia Guo.

El padre de Guo Jin había sido originalmente el seguidor personal del hermano mayor de la princesa Gouyu, Jun Oriental. En ese momento, Jun Oriental era el exaltado príncipe heredero.

Jun Oriental deseaba realizar una hazaña militar durante una escaramuza con un reino enemigo una vez, pero cayó víctima de una emboscada enemiga. Sólo el padre de Guo Jin salió de la sangrienta batalla y envió una pieza de inteligencia importante a la capital, muriendo de agotamiento después.

El actual rey, Lu Oriental, sólo se hizo heredero debido a que el príncipe heredero accidentalmente murió en batalla.

Cuando Lu Oriental se hizo el príncipe heredero, había incluso un rumor dentro del reino de que la muerte del anterior príncipe heredero Jun Oriental era muy probable porque alguien tenía relaciones traidoras con un país extranjero, traicionando al ex príncipe heredero. Cuando Lu Oriental fue inicialmente hecho príncipe heredero, sus cimientos eran temblorosos y por lo tanto era cauteloso y prudente. Con el fin de rechazar las circunstancias sospechosas, incluso ignoró a la familia Guo que había devuelto importantes informaciones al borde de la muerte. Ni siquiera publicó lo que había sucedido entre bastidores.

Con el tiempo, los rumores de que el padre de Guo Jin era un desertor comenzaron a circular. (N/T: Baia Baia)

A causa del amor y amabilidad de su respetado maestro marcial, Guo Shun, la princesa Guoyu había apelado varias veces a Lu Oriental para reparar las calumnias al padre de Guo Jin y rehabilitar su honor.

Lu Oriental no se dejó influir por sus discursos.

Desde su perspectiva, la inacción era mejor que actuar. Lu Oriental también no estaba dispuesto a ir a la batalla y reabrir los asuntos de hace muchos años para una familia como la familia Guo que se había marchitado y había caído.

La pena fue que al hacerlo, Guo Jin fue el que sufrió.

La princesa Gouyu albergaba un gran remordimiento y arrepentimiento en su corazón, pero no pudo ayudar abiertamente a la familia Guo debido a Lu Oriental. Sólo podía prestar atención en secreto a Guo Jin. Había viajado a menudo para entrenarse en los últimos años y había olvidado prestar atención con el paso del tiempo.

De esta manera, el espacio de Guo Jin para la supervivencia se hizo aún más estrecho y por lo tanto había caído en sus circunstancias actuales.

La princesa Gouyu estaba avergonzada e inquieta, pero no podía actuar. Ella sólo podía confiar el asunto a Jiang Chen y recomendar a Guo Jin a él, enmendar sus faltas anteriores a través de un buen servicio.

Excepto, que Guo Jin no tenía manera de conocer los acontecimientos y giros sobre este asunto.

Uno tenía que dárselo, Guo Jin era de hecho un tipo diferente cuando se trataba de entrenamiento. Aunque tenía las técnicas de artes marciales y los métodos de la herencia de su familia, su potencial era asombroso.

Con el actual nivel económico de la familia Guo, Guo Jin no tenía absolutamente ninguna medicina espiritual complementando su entrenamiento. Por supuesto, no había pastillas disponibles para él.

Sin embargo, había alcanzado los seis meridianos de qi verdadero basado puramente en su propia gran fuerza de voluntad.

Uno tenía que saber, incluso muchos de esos nobles hijos y discípulos, con el favor de decenas de miles centrados en ellos solos, no podrían llegar a seis meridianos!

“Aunque es muy cruel decirlo, pero uno tiene que admitir que a veces el nacimiento puede realmente decidir el destino…” Jiang Chen sintió aún más agudamente la verdad de esta dura realidad a través de Guo Jin.

Alto potencial y gran fuerza de voluntad, era tan insustancial como el reflejo de una flor en un espejo o la luna en el agua, si uno no se jactó de un nacimiento ilustre o las maneras de convertirse en cabeza y hombros por encima de otros.

Fuera de los ocho lugares para los guardias personales, el primero había sido Guo Jin. Añadiendo a eso los dos sobrinos que Qiao Baishi recomendó, ya había llenado tres posiciones.

Los cinco restantes probablemente requerirían un viaje de regreso al territorio de Jiang Han.

La misión estaba presionada por el tiempo y Jiang Chen no era el tipo de arrastrar los talones. Después de tomar en Guo Jin y explicándole la situación, se dirigieron a la frontera sur en la tarde de ese día con una tripulación de subordinados.

Después de la experiencia de ser emboscado por la mansión del Altísimo Dragón la última vez, en esta ocasión la familia real y la familia Jiang Han pusieron un énfasis anormal en este viaje y enviaron todo tipo de guardias ocultos a lo largo del trayecto para explorar el camino.

Bajo tales arreglos, la mansión del Altísimo Dragón no tenía donde insertar ni siquiera una aguja si tuvieran el deseo de hacer algunos movimientos. No podían hacer nada a menos que quisieran caer con el clan de la familia Oriental en este mismo momento.

Alentando a sus caballos, la tripulación de Jiang Chen alcanzó con éxito la frontera sur después de tres días.

La región meridional era drásticamente diferente de la capital. Se impregnaba con la espesa atmósfera de la frontera sur. Los tonos únicos colorearon la región, ya sea en términos de atmósfera, sensibilidades humanas o estilo geográfico.

Muchos recuerdos de la frontera sur se conservaron en los recuerdos de su pasado.

Al menos tenía una comprensión clara de las relaciones del clan de la familia Jiang.

La comitiva de bienvenida de la familia fuera del Ciudad River Wave era bastante escasa, sin mucha gente.

“De hecho, el trato al regreso de un joven duque es diferente al del retorno del duque real”. Un rastro de una sonrisa contemplativa se filtró en el rostro de Jiang Chen.

Jiang Chen también sabía que nadie podía ser culpado por esto. El anterior Jiang Chen había cometido pecados fabulosamente absurdos cuando estaba en el territorio de Jiang Han, y las cosas ridículas que había hecho una vez que había viajado a la capital habían regresado a casa.

Las cosas extraordinarias que había hecho recientemente, no habían tenido tiempo de regresar a casa.

Por lo tanto, era normal recibir el tratamiento frío a su regreso.

“Tercer tío, Xiaoyu.” Jiang Chen saludó calurosamente a las dos primeras personas en el frente mientras saltaba de su caballo.

En todo el clan de la familia Jiang, eran probablemente la minoría extrema que podía tolerar la existencia fantásticamente tonta de la anterior Jiang Chen.

El hombre de mediana edad Jiang Tong era el tercer tío de Jiang Chen. Su personalidad era honesta, sincera y contenida. Cumplió escrupulosamente con su deber y era el hermano menor en el que Jiang Feng confiaba más.

El joven delgado y frágil junto a él era el hijo de Jiang Tong, Jiang Yu.

“Chen’er, has estado en la capital durante los últimos dos, tres años. Tú has crecido mucho.” Jiang Tong palmeó el hombro de Jiang Chen mientras una sensación de felicidad exudaba de sus ojos.

“¡Hermano, estás de vuelta!” Jiang Yu era más joven que Jiang Chen por un año o dos, y habían estado cerca desde pequeños. Aunque eran primos, siempre había llamado a Jiang Chen “hermano”.

Jiang Chen sonrió, “He vuelto con una misión esta vez. Hablemos de ello cuando volvamos.”

Aunque una pequeña cantidad de gente había venido y era evidente que los otros en la familia deliberadamente no habían venido con el fin de poner en aires, Jiang Chen no se enojó por esto.

Jiang Tong estaba un poco sorprendido al oír las palabras de Jiang Chen. Parece que Chen’er ha crecido más maduro en sus años en la capital.

Si era el anterior Jiang Chen, al ver que los miembros de su familia no le estaban dando la cara, lo más probable sería que estuviese maldiciendo furiosamente ahora.

De hecho, era el mayordomo personal de Jiang Chen, Jiang Zheng, cuya cara se oscureció al ver esta escena. Parecía listo para entrar en erupción unas cuantas veces, pero finalmente se controló al final.

Ciudad River Wave era la ciudad más grande y próspera en el territorio de Jiang Han, y también la ubicación principal del ducado de Jiang Han. El control de la familia Jiang sobre el territorio de Jiang Han se irradió por todo el territorio, con la Ciudad River Wave como núcleo.

Comparado con la capital, el nivel de la prosperidad de la ciudad River Wave palidecía un poco en comparación. Pero como la ciudad más grande en la frontera sur, tenía su propio sabor geográfico único.

Jiang Chen viajó lenta y suavemente en la parte trasera de su caballo, viendo las flores a lo largo del camino, riendo y charlando con el dúo padre-hijo Jiang Tong. Sin embargo, no dijo una sola palabra sobre la misión.

Volvieron a la mansión de Jiang Han después de un corto tiempo.

Pero, ¿Quién habría pensado que las puertas de la mansión Jiang Han estarían llenas de ruido y emoción en este momento?

Anuncios