Capítulos patrocinados por Sega.

Libro 1 Capítulo 56: Liu Meng

En el segundo piso de la casa de té Mingxiang, en una habitación privada,

Después de sentarse en este lugar, Bai Yunfei, obviamente, todavía se sentía un poco incómodo delante de las dos chicas. Sosteniendo su taza con ambas manos, él bebió de ella sin parar y ni siquiera notó cuando se tomó las hojas de té.

Al verlo así, la sirvienta Xiao Ning no pudo evitar soltar una risa de “pfff”, pero cuando estuvo a punto de estallar en carcajadas, fue detenida por Liu Meng.

Al ver tal comportamiento de este joven delante de ella, Liu Meng estaba algo tentada a reír también. Volvió a llenar la taza de Bai Yunfei de té con suavidad y dijo: “Esta vez, de repente, me sentí enferma y hasta tropecé con algunos buenos para nada. Afortunadamente entró en acción y me salvó. Realmente no puedo serle lo suficientemente agradecida.”

Bai Yunfei bajó la taza de té de su mano, calmó su mente indescriptiblemente nerviosa un poco y dijo mientras agitaba sus manos: “No tienes que ser tan formal como ahora, señorita. Ayudar a la gente es la fuente de plac… Er, quiero decir, entrar en acción al ver la injusticia es lo que todo el mundo debe hacer. Además, me costó muy poco esfuerzo, así que no tienes que preocuparte demasiado por esto.”

“Pero no te tomó un poco de esfuerzo…” Liu Meng dijo con una risita: “En ese momento, había mucha gente, pero tú eras el único que se atrevía a entrar en acción para ayudarme. Ese segundo joven maestro Long, es un infame bueno para nada en esta ciudad. Confiando en la influencia de su familia, a menudo comete todo tipo de ultrajes. Esta vez salí sola para aliviar mi aburrimiento, pero no esperaba enredarme con él.”

“La familia Long es bastante poderosa en la Ciudad Cuiliu. Incluso la Escuela Sauce Verde tiene algo de miedo, pero esta vez has ofendido a ese segundo joven maestro por mi culpa. Realmente te he envuelto en esto…”

“En realidad, dado mi poder como cultivadora alma, no debería haberme asustado de esos buenos para nada, pero en ese momento, de repente me sentí enferma. El dolor era insoportable, así que estaba básicamente indefensa, y él fue capaz de intimidarme sólo por esto…”

Al principio, Bai Yunfei suspiró en su mente: “¡La escuela Sauce Verde está aquí!”

Pero al oír las últimas palabras, se quedó boquiabierto por un rato y dijo con asombro: “¿Oh? ¿Dijiste que eres también un cultivadora alma?

Liu Meng asintió sonriente: “Es un poco embarazoso, pero realmente soy un cultivadora almas… ¿Qué quieres decir con ‘también’? ¿Podría ser que también eres un cultivador?”

Al ver a Bai Yunfei asentir, por un lado, Xiao Ning no podía dejar de susurrar: “Whoa! ¡Resulta que eres un cultivador alma, señor! ¡No es de extrañar que fueras capaz de librarte tan fácilmente de esos sinvergüenzas!”

Al notar que la mirada en los ojos de Liu Meng parecía haber cambiado un poco, Bai Yunfei se volvió algo incómodo de nuevo: “Ha ha, esto tampoco significa nada. Soy un cultivador alma débil. Señorita, tú…”

“Soy Liu Meng. Puedes llamarme Meng’er directamente, señor.” Al oír a Bai Yunfei llamarla ‘señorita’ todo el tiempo, Liu Meng sonrió y dijo en voz baja. Esto podría o no ser una ilusión, pero Bai Yunfei pareció ver su rostro ligeramente enrojecido al decir estas palabras.

“¿Puedo saber tu nombre, señor?” Liu Meng continuó con otra pregunta después de hacer una pausa por un tiempo.

Bai Yunfei no esperaba que se le permitiera llamarla tan íntimamente, así que quedó un poco sorprendido por un corto período de tiempo. Sólo después de dos minutos dijo con bastante cautela: “Señorita… Er, Meng, Meng’er… Puedes llamarme Yunfei…”

“¿Yunfei? Ha, ha, suena lleno de libertad.”

Bai Yunfei bebió otro trago de té, como si eso pudiera diluir esa indescriptible sensación de nerviosismo en su corazón. Puso entonces la taza en el suelo, parecía pensar en algo y preguntó con curiosidad: “Muy bien, Meng, Meng’er… Ya que eres un cultivadora alma, ¿cómo te sentiste de repente débil antes?”

Para los cultivadores alma, incluso los de menor rango tenían cuerpos mucho más fuertes que los de la gente común, por lo que las enfermedades comunes simplemente no podían afectarlos, y esta fue la razón por la que Bai Yunfei hizo esa pregunta.

Justo después de su pregunta, delante de él, Liu Meng se quedó en silencio de repente. Después de un largo rato, suspiró suavemente y continuó:

“He estado sufriendo de un cuerpo débil y enfermedades desde que era pequeña, casi creciendo llena de frascos de medicina. No importa el método de tratamiento, no podían ser curadas e incluso llegaron a ser cada vez más graves. Todo mi cuerpo estaba a menudo sufriendo dolor extremo de repente, como si hubiera incontables espigas moviéndose hacia adelante y hacia atrás sin parar en mi cuerpo. Fue muy doloroso. El médico que me trató me dijo que no iba a vivir más de diez años…”

“Más tarde, cuando tenía ocho años, me encontré con una viajera de alto nivel. Ella me compadeció así que no sólo despertó mi soulforce, ella también me enseñó un método de cultivación, permitiéndome convertirme en una cultivadora alma. Luego continuó su viaje después de darme algunas recetas, diciendo que si las usaba y no dejaba de entrenar, mi cuerpo sería curado.”

“A medida que me hacía más poderosa, mi cuerpo también mejoraba. Ahora rara vez estoy enferma. Mientras pueda pasar a la etapa Alma Sprite, mi cuerpo estará templado por los elementos naturales y podré deshacerme de estas enfermedades para siempre…”

“Hoy, tomé mi medicina por la mañana pero de alguna manera todavía estaba enferma. En ese momento mi cuerpo entero sufrió dolor severo. Incluso mi mente estaba muy confundida, y también me encontré con esos sinvergüenzas. Si no hubieras entrado en acción para ayudarme, tal vez habría muerto por el dolor. Se puede decir que te debo por salvar mi vida…”

Bai Yunfei inclinó ligeramente su cuerpo hacia un lado. Al principio él se concentró en escuchar, pero cuando de repente dijo las palabras “te debo por salvar mi vida”, casi se ahogó con el té y dijo mientras sacudía la cabeza una y otra vez: “Er… Lo estás tomando demasiado en serio, Meng’er. Lo que hice no fue tan importante. No te salvé la vida. No necesitas…”

Por suerte, frenó a tiempo y tragó las palabras “pagarme personalmente”. Bai Yunfei se miró de nuevo un momento en su mente.

“No necesito qué?” Sin embargo, delante de él, Liu Meng preguntó por curiosidad.

“Er, nada, nada. No lo menciones de nuevo, Meng’er, de lo contrario me sentiré avergonzado…”

Por un lado, Xiao Ning no soportaba ver esto, así que interrumpió: “Señor Yunfei, como hombre, ¿cómo puedes parecer más tímido que mi señorita? ¿A dónde se fue el espíritu heroico que mostraste cuando trataste con esos tipos malos antes?”

“Cough cough cough!!” Escuchando esas palabras de Xiao Ning, Bai Yunfei estaba aún más avergonzado y tosía continuamente.

……

Cuando los tres salieron de la casa de té, ya estaba anocheciendo. Antes de despedirse, Liu Meng parecía recordar algo de repente y le preguntó a Bai Yunfei riendo: “Bien, Yunfei, mañana vamos a dar un paseo al monte Qingquan fuera de la ciudad juntos! Acabas de llegar a la Ciudad Cuiliu por lo que este es el momento adecuado para dar un paseo. He oído que el agua de manantial en esa montaña es clara y dulce y puede incluso curar enfermedades!”

“¿Oh? ¿Mañana? ¿Sólo los dos vamos a ir allí?” Por pura coincidencia, Bai Yunfei dejó escapar estas preguntas.

Justo después, se dio cuenta de que eran inapropiadas y casi se sentía como si se diera un par de bofetadas: ¡Había lanzado inesperadamente palabras tan audaces!

“Hey hey! ¡Señor Yunfei! Has ido demasiado lejos. ¡No esperaba que te atrevieses a coquetear con mi jovencita!” Por un lado, Xiao Ning dijo con fingida ira: “Además, me has dejado fuera directamente, ¿no? Pero tengo que cuidar de mi señorita todo el tiempo. ¡No puedo abandonarla ni siquiera por un momento!”

“Xiao Ning, usted sirvienta diabólica! ¿Qué cosas absurdas estás diciendo?” Liu Meng le dio a Xiao Ning una leve mirada, luego miró a Bai Yunfei con una sonrisa encantadora, su rostro ligeramente enrojecido.

“¡Bueno, ya está decidido! Yunfei, deberías regresar y descansar temprano. ¡Nos encontraremos mañana en la puerta este de la ciudad al amanecer!”

Cuando Bai Yunfei recuperó su compostura, las dos chicas ya habían desaparecido al final de la calle. Se quedó inmóvil durante largo rato y soltó un suspiro. Ahora no tenía más remedio que dar media vuelta y caminar hacia la taberna donde había reservado una habitación antes.

…………

En la taberna, Bai Yunfei estaba acostado en la cama con las manos detrás de la cabeza mirando el techo de una manera algo preocupada. Ni siquiera estaba de humor para cultivar. Su mente estaba recordando incesantemente las escenas después de que se había encontrado con Liu Meng hoy.

De repente, su expresión cambió y sus cejas se arrugaron. Parecía que había notado algo importante.

“Su identidad… Cuando estaba con Zhang Yang en ese momento, llamó a Zhang Zhenshan tío. ¿Cuál es la relación entre ella y la familia Zhang?” En este punto, las cejas de Bai Yunfei se arrugaron aún más fuertemente, “Ella debería haber sabido que Zhang Yang ya está muerto. Si hay una estrecha relación entre ellos, debería haber sabido ya que maté a Zhang Yang. Pero su comportamiento hoy…”

“¿Realmente se olvidó de mí? O… ¿fue sólo un acto? Eso no es cierto. Cuando estaba enferma, definitivamente no era un acto. Además, no me di cuenta de nada inusual en los alrededores.”

“Entonces… ¿estoy pensándolo demasiado? Tal vez no hay una estrecha relación entre ella y la familia Zhang. Recuerdo que en ese momento su actitud hacia Zhang Yang era bastante fría…”

Ahora Bai Yunfei no podía evitar recordar la escena cuando él y Liu Meng se habían encontrado por primera vez.

……

“Zhang Yang, detente… ¿Alguna vez he dicho que lo quería muerto?”

……

“No me parece que esta persona estaba fingiendo estar en trance. Además, aunque me ofendió, no hay necesidad de quitarle la vida tampoco…”

……

Ya le diste una patada. También está seriamente herido. Consideremos que ha sido castigado.

……

“Ha, ha, además, ya me compensó con tanghulu. Es sólo que lo derribaste…”

……

Mientras Bai Yunfei pensaba en lo que había sucedido, sus ojos se fueron atenuando poco a poco. Una sensación sin precedentes surgió en su interior lentamente, lo que aparentemente le impidió dudar de Liu Meng, lo que le impedía pensar en los aspectos negativos.

“Mañana… Paseo…” Bai Yunfei recordó las palabras pronunciadas por Liu Meng cuando se habían separado en ese momento: “Pero tengo que dejar este lugar. Aunque la familia Zhang no me ha encontrado todavía, si me quedo más tiempo, estaré en más peligro…”

“¡Bueno, ya está resuelto! Yunfei, deberías regresar y descansar temprano. Nos encontraremos en la puerta este de la ciudad al amanecer mañana.” Sus oídos parecían oír las suaves palabras de Liu Meng otra vez. Bai Yunfei frunció levemente el ceño, aparentemente teniendo una fiera lucha mental.

Finalmente…

“Vamos a divertirnos por un día. No debería haber ningún problema…”

Anuncios