Capítulo 43: Renacer

Han Shuo fue como una bala todo el camino y de repente detecto que Gene aún no se había ido a la cama cuando regreso al campamento. En su lugar aún seguía sentado fuera de su tienda, aburrido hasta la muerte.

“Eh, Bryan. ¿Has visto a Fanny o Lisa?” Gene inmediatamente se levantó y pregunto cuando escucho las pisadas de Han Shuo.

Asintiendo, Han Shuo dijo suavemente, “Lo hice. La Maestra Fanny y Lisa regresaran en breve. Maestro Gene, ¿Por qué aún no se ha ido a dormir?”

“Oh, debido a que Clark repentinamente nos dejó por algunos negocios. Me pidió que le dieras sus disculpas a Fanny. Hah, ese Clark se fue sin dar alguna razón. Que desconcertante”.

Los pensamientos de Han Shuo se dispararon después de oír las palabras de Gene, e inmediatamente comprendió que Clark debe haberse ido abruptamente porque sabía que sería incapaz de explicar sus acciones para toparse con unas furiosas Fanny y Lisa en el estanque.

“Ya veo. Maestro Gene, todavía tengo que recoger algunas cosas de aquí cerca. Cuando la Maestra Fanny y Lisa regresen, por favor dígales que regresare al amanecer”. Han Shuo rápidamente se dirigió al sur después de que hablo, sin prestar atención a si Gene había accedido o no en pasar su mensaje. Se desvaneció sin dejar un rastro en un abrir y cerrar de ojos.

A pesar de que el cuerpo de Han Shuo no estaba rígido y seco de energía, aún estaba sintiendo los efectos del latigazo de la cola de la Pitón. Su cuerpo en verdad estaba herido, y sabía que Fanny y Lisa forzosamente lo regañarían por un tiempo cuando regresaran. De esa manera, el sería incapaz de usar su yuan mágico para reparar su cuerpo. Por lo tanto decidió evadir temporalmente esa situación y esperar hasta la mañana. Sus temperamentos se aplacarían en su mayoría para entonces, y no debería ser nada importante para ese entonces.

Había un enorme árbol al sur con una gruesa rama cubierta de ramitas y hojas a unos diez metros del suelo. Han Shuo se sentó en un estilo hindú y se concentró profundamente, integrando su yuan mágico para fortalecer repetidamente su cuerpo.

El tiempo voló sin saberlo, y los leves dolores en el cuerpo de Han Shuo se desvanecieron bajo la circulación del yuan mágico. Cada pulgada de su piel, carne, tendones y huesos en su cuerpo se sentían como si se llenaran con una fuerza creciente.

Han Shuo se hundió en el estado mental demoníaco pasivo cuando una débil franja de dolor comenzó a emanar de su mente y se extendió gradualmente a lo largo de su cuerpo. Un repentino ataque de dolor lo acompaño, una agonía diez veces más fuerte que el dolor más grande en su vida causo que Han Shuo inmediatamente gritara.

Sonidos explosivos salieron de su cuerpo acompañados de rugidos llenos de dolor. Tenues, hebras turbias de aire comenzaron a surgir de los poros de Han Shuo junto con esos sonidos, capas de ondas nadaban a lo largo de su cuerpo, como si alguien hubiera arrojado una roca al agua. Cuando sus poros terminaron de emitir ese aire turbio y el material dañino dentro de su cuerpo, una nube de niebla de esplendor negro levemente rodeo su cuerpo.

La situación de mantuvo quien sabe por cuánto tiempo. Han Shuo solo sintió que todo el dolor en su cuerpo de repente se desvaneció sin rastro, y se dejó caer de la rama de diez metros de alto con un sonido seco. Su cuerpo era aterradoramente ágil y hábil.

¡Éxito! Finalmente había roto con éxito a través del primer Reino “Solido” demoníaco. Desde ahora, su cuerpo había renacido. Ya fuera su fuerza, flexibilidad, o dureza, su cuerpo ahora superaba con creces a la gente ordinaria. Después de sobrepasar el más básico Reino “Solido”, el esfuerzo de Han Shuo en su entrenamiento futuro se reduciría a la mitad, pero sería el doble de efectivo.

Un pensamiento repentino lo golpeo y su yuan mágico circulo libremente, encontrándose sin obstrucciones. No solo podía viajar sin esfuerzos a través de sus cuatro extremidades, pecho, y estómago, pero el yuan mágico también podría circular hacia su cabeza. Han Shuo miro su piel desnuda y vio que ni una sola cicatriz permanecía en su cuerpo previamente cubierto de cicatrices. Su piel y carne eran limpias y flexibles, y podía claramente sentir que su altura había incrementado uno o dos centímetros cuando movió su cuerpo.

Levanto la cabeza para mirar el cielo y vio que aún era la noche profunda. Han Shuo estaba disfrutando de la alegría de la nueva vida en el momento que continuamente circulaba el yuan mágico por su cuerpo, con excitación saliendo de cada pulgada de cambio.

De pronto, la mente de Han Shuo corrió y recordó el bolso y la caja de jade que llevaba junto a él. La última vez que había usado el extraño objeto dentro de la caja de jade para meditar y entrenar su fuerza mental, casi había tenido toda su fuerza succionada en su lugar. Solo cuando el yuan mágico había fluido en su cerebro fue que el encontró una manera de salir del peligro y emerger con una gran recompensa en su lugar.

Ahora que había roto a través del Reino “Solido”, Han Shuo libremente podía desplegar el yuan mágico a su voluntad y a su comando fluiría a cualquier parte de su cuerpo, incluyendo la más difícil parte por llegar, su cerebro. Recordando la anterior recompensa que había ganado anteriormente, Han Shuo encontró difícil reprimir los deseos en su corazón. Inmediatamente se sentó, cruzando sus piernas, y saco la bolsa que siempre llevaba con él.

Cuando el abrió la caja, la bola que parecía como un globo ocular era aún extraña y siniestra como el recordaba. Cuando el concentro su fuerza mental y lentamente comenzó a fusionarse alrededor de la bola, la misma cosa que había ocurrido la última vez ocurrió de nuevo. La bola instantáneamente emitió un aura nebulosa de color verde claro, y la gota de sangre en su interior dio un pesado e incómodo sentimiento.

La fuerza mental de Han Shuo fue succionada como si una ballena tomara agua, y fluía rápidamente hacia la redonda bola dentro de la caja de jade. El dolor en la mente de Han Shuo incremento mientras su fuerza mental continuaba siendo desviada lejos.

Finalmente, justo cuando pensaba que su mente iba a explotar, sus pensamientos se movieron y el yuan mágico almacenado en su abdomen bajo de repente voló en su mente. Hubo un sonido de un fuerte rugido en su mente e incremento el dolor causando que gritara de dolor. Al mismo tiempo, su fuerza mental saliente regreso con la fuerza para nivelar montañas y secar océanos, instantáneamente lleno la mente de Han Shuo.

Han Shuo repentinamente cayo sin fuerzas al suelo y jadeaba pesadamente. Toda su mente se sentía mareada y pesada, y esa condición se mantuvo por un tiempo. Lentamente regreso a la normalidad y solo sintió que su fuerza mental en efecto había aumentado significativamente. Han Shuo miro involuntariamente a la bola redonda con alegría.

Repentinamente, Han Shuo miro que hebras de luz verde habían comenzado a ondularse a través de la bola. Estas hebras de luz se entretejían continuamente, como si una pluma trazara un dibujo. Una imagen se formó en medio después de un corto periodo — un extraño, castillo gris.

Brevemente revelado por las líneas verdes, de repente se desvaneció sin ningún rastro dejando únicamente una gota de rojo en el centro destellando continuamente mientras actualmente tomaba la forma de una flecha roja. Se congelo momentáneamente, apuntando al sur.

¿Qué significaba esto? ¿Qué significaba cuando la flecha apuntaba al sur?

Han Shuo quedo momentáneamente sin habla al mirar la mancha roja en el centro, perdido en sus pensamientos. Sus pensamientos se agitaron locamente y finalmente confirmo una cosa. La flecha roja dentro de la bola redonda había delineado una dirección, como un objetivo para viajar.

Vacilo y contemplo el cielo mientras su curiosidad había sido despertada por completo. Finalmente tomo la caja de jade y rápidamente se aventuró al sur, en la dirección que la caja de jade estaba apuntado.

A lo largo de todo el proceso, Han Shuo podía sentir que cuanto más viajaba al sur, más escuchaba los sonidos de grandes criaturas mágicas. Peligros abundaron a lo largo de su camino y él estaba bastante preocupado. Sus ojos en ocasiones se posaban en la bola redonda y notaba que la flecha continuamente cambiaba de dirección, como si señalara el camino correcto para Han Shuo.

El procedió de esta manera durante bastante tiempo cuando la flecha roja en la bola redonda finalmente desapareció. La gota de sangre roja reapareció, y la luz verde emitida de la bola se volvió fuerte. Fuertes pulsos mágicos viajaron fuera de la bola.

Han Shuo se detuvo, examino su entorno y se dio cuenta de que era una zona común llena de malas hierbas, arbustos y árboles de gran tamaño. Un enorme árbol desconocido con ramas retorcidas y entrelazadas estaba presente no muy lejos, y su extraña sombra, iluminada por la luz de la luna, parecía como una criatura monstruosa en el suelo.

Han Shuo concentro su atención y de repente noto algo extraño. En otras partes del Bosque Oscuro, sonidos de insectos podían escucharse sin importar lo tranquilo que fuera, pero al llegar a este lugar, Han Shuo se dio cuenta de que este lugar estaba casi desolado. No había un solo sonido de insectos o una pizca de vida por encontrar.

Extraño. Han Shuo sintió que la zona completa estaba llena con un aura extraña, oculta bajo un exterior ordinario. Esta aura se sentía familiar y amigable con Han Shuo, como si desde hace mucho hubiera estado aquí para algunas cosas, pero al pensar cuidadosamente, Han Shuo se dio cuenta de que no tenía idea de que estaba pasando.

Justo cuando Han Shuo estaba completamente perdido en lo profundo de sus pensamientos, la bola redonda dentro de la caja de jade de repente levito en el aire mientras la bola usaba la luz verde en su superficie para dibujar haces de líneas mágicas a través del aire. Han Shuo podía sentir los fuertes pulsos mágicos a través del aire, y mientras crecían más fuertes más luz verde salía de la bola.

Después de que Han Shuo lo noto, repentinamente se dio cuenta que el área bañada por la luz verde se sometió a cambios que hicieron que sus ojos se saltaran y su lengua se atara. Las malas hierbas y arbustos en el suelo desaparecieron repentinamente sin dejar rastro donde fuera que la luz verde tocara, se convertía en seca, gris y polvorienta tierra con pilas de crudos, blancos huesos apilados en ellas.

Los frondosos toscos, enormes árboles en el lado también sufrieron cambios misteriosos bajo la luz verde, cambiando a los esqueletos de monstruosas, criaturas muertas. Si la memoria de Han Shuo le servía bien, esos enormes esqueletos eran los legendarios huesos de dragón, el tipo más aterrador de criatura oscura.

Muerte. Un vacío, desierto desolado se transformó en una tierra eterna de muerte bajo los rayos de la luz verde.

Había un enorme castillo gris mitad flotando en el aire, mitad enterrado bajo tierra. Unos cuantos, picos afilados rodeaban el castillo mientras numerosas imágenes de criaturas oscuras fueron talladas en las paredes del castillo.

Han Shuo miro por un tiempo, totalmente atónito. Finalmente se dijo a sí mismo en su asombro. “¿Este… este es el legendario cementerio de la muerte?”

Anuncios