Capítulo 12: Quinteto Dorado de Ratones Buscadores


“Bing-er, ¿qué tonterías estás diciendo? ¿Qué quieres decir con ‘ellos tienen miedo de que seamos más fuertes que ellos’? Somos una sola familia, así que debemos estar unidos y vivir en armonía”. La bella mujer miró a su hija.

Sin embargo, ella tenía miedo de que Yue Yang no sabría lo que era importante y contratara al Quinteto de Ratones Marioneta en un momento de imprudencia.

Acercándose, ella puso sus manos blancas como la nieve en los hombros de Yue Yang, “San-er, dejemos al Quinteto de Ratones Marioneta solo primero. Vamos a investigar cuidadosamente, nosotros podremos contratarlos cuando entendamos sus habilidades. Tío Zhong, por favor regrese con el Lord de Yue y de la gratitud por parte de la hija política de la Cuarta Rama y San-er por esta recompensa. Si San-er se vuelve famoso en el futuro, él definitivamente devolverá este acto de bondad. Él no dejará que el esfuerzo que Lord ha puesto para criarlo se desperdicie”.

Escuchando las palabras de la bella mujer, el sirviente, conocido como Tío Zhong, asintió con su cabeza y le aseguró que él haría lo que ella dijo. Entonces, él se inclinó respetuosamente mientras sacó una nota bancaria firmada y decorada con líneas plateadas.

Este dinero era la recompensa que los ancianos del Clan Yue para cada miembro que había contratado un grimorio con éxito.

Con esta nota firmada, Yue Yang podía ir a cualquier banco en la gran ciudad para retirar cien oros.

Cien oros, no era una cantidad pequeña de dinero.

Desde que se le ofrecido dinero, Yue Yang naturalmente lo acepto sin sentirse mal. Sin embargo, Yue Bing sintió que eso no era justo. Ella sabía que la cantidad oficial de la recompensa era cien oros, pero en realidad, cuando los miembros de la Primera y Segunda Rama contrataron con éxito un grimorio, recibieron al menos 150 oros, algunos incluso recibieron 200 oros. Incluso ella misma recibió 120 oros. Ahora que era el turno del Tercer Hermano, ¿por qué que él recibió la cantidad mínima de cien oros?

Esto, ¿no mostraba su desdén hacia él?

“Séptima Hermana, no te enfades. Recibir una recompensa de cien oros no es tan malo”. Yue Yang pensó que desde que él no era ese pobre chico en primer lugar, él debía estar agradecido de recibir una recompensa con su identidad falsa.

Con respecto al frío trato de la gente del Clan hacia esa hija en ley tan bondadosa y virtuosa, Yue Yang sintió que debía ir algún día al castillo y darle una lección a esa gente arrogante, una vez que hubiera alcanzado todas sus habilidades. Él debía vengar todos los agravios que esta hija en ley de la Cuarta Rama de la familia había recibido a través de los años, con el fin de devolverle el amor sin límites que ella le había mostrado todo este tiempo.

Aunque él en realidad no era el pobre chico, él sentía profundamente su amor por el lamentable chico.

Aunque no lo dijo en voz alta, Yue Yang ya estaba planeando vengar los agravios a la bella mujer.

Después de que el viejo sirviente, Tío Zhong, se fue, Yue Bing advirtió nuevamente a Yue Yang. Ella le dijo que no contratara al Quinteto de Ratones Marioneta bajo ninguna condición. Estos monstruos eran solo basura y sólo gastarían las limitadas páginas del Grimorio de Cobre.

Yue Yang asintió por fuera, pero en realidad estaba emocionado por dentro.

El Quinteto de Ratones Marioneta, una de las invenciones del Genio Fantasma Yue Gong, era probablemente el más sorprendente Monstruo Marioneta que ese genio había creado. ¿Cómo podrían ser basura? Por otra parte, el Quinteto de Ratones Marioneta podía unirse en uno solo y tomar sólo una página del Grimorio de Cobre. Sin embargo, nadie entendía esta habilidad oculta del Quinteto de Ratones Marioneta, así que solo podían separar estos ratones en cinco diferentes cuerpos. Separarlos en cinco diferentes cuerpos era en realidad la cosa más tonta que se podía hacer con este monstruo.

En realidad, este Quinteto de Ratones Marioneta tenía un nombre diferente.

Su nombre original era realmente “Quinteto Dorado de Ratones Buscadores”. Éste tenía la habilidad de buscar y descubrir cualquier tipo de minerales, bienes y artefactos, trucos y trampas, e incluso identificar diferentes tipos de campos de fuerza.

Por ejemplo, si había una mina de oro, estos serían capaces de detectarla dentro de un área de cien pies.

Otro ejemplo, si había un tesoro enterrado o armas divinas enterradas bajo tierra, también serían capaces de detectarlos…

Más importante, este Quinteto Dorado de Ratones Buscadores serían capaces de usar su habilidad en cualquier tipo de terreno y situación, mientras estuvieran dentro de los atributos de madera, agua, fuego, tierra y metal. No importaba si estaba dentro de ardiente lava fundida ni helada agua congelada, el Quinteto Dorado de Ratones Buscadores tenían maquinaria especial en sus cuerpos para contrarrestar estas situaciones. Al mismo tiempo, debido a que todos ellos eran monstruos marionetas de nivel uno, tenían cero poder de ataque y vitalidad. Por lo tanto, incluso en Peleas de Bestias Espirituales, ellos no serían atacados.

¡Se podría decir que estos cinco ratones eran un tesoro de valor incalculable para la identificación de objetos y caza de tesoros!

Por otro lado, incluso durante peleas de Bestias Espirituales, ellos podrían ser usados para encontrar trampas y barreras de campo de fuerza.

Si no hubieran sido tan sorprendentes, ¿Por qué el Genio Fantasma Yue Gong los amaría tanto?

Yue Yang suspiró. Las últimas generaciones no reconocieron tal tesoro y lo trataron como basura por cientos de años. Era realmente una broma triste.

Por supuesto, aunque Yue Yang sabía los secretos del Quinteto Dorado de Ratones Buscadores, él nunca lo diría. El sólo sonreía y asentía con su cabeza, y prometió a Yue Bing que no contrataría al Quinteto Dorado de Ratones Buscadores.

Yue Yang esperó hasta que la bella mujer y Yue Bing se fueran, y entonces rápidamente contrato al Quinteto Dorado de Ratones Buscadores. Con un destello de luz dorada, cinco lindos ratones, todos de diferentes colores, aparecieron en la cuarta página del Grimorio de Cobre. En medio, los cinco elementos, metal, madera, agua, fuego y tierra formaron un círculo y fluían juntos en perfecta armonía. En el perímetro de este círculo, la ilustración de cinco adorables ratones estaba hermosamente dibujada, sus colas conectadas juntas formando un círculo externo.

“Muy bien, vamos a ver si hay algún tesoro enterrado por aquí…” Cuando Yue Yang intentó invocar a los cinco ratones, descubrió que podía invocarlos juntos. Ellos no estaban limitados por el límite de una invocación al día.

Una luz dorada brilló y los cinco ratones marioneta aparecieron, todos con diferentes colores.

Entonces, todos los ratones se reunieron en un lugar específico del cuarto, chillando ruidosamente.

En un lugar vacío en la cuarta página del grimorio, una línea de palabras apareció mágicamente, “Oro Detectado, Cantidad: Poco. Artefacto de Piedra de Jade Detectado. Cantidad de poder contenido en el Artefacto: Enorme…”

Yue Yang estaba eufórico más allá de lo creíble.

Él siempre se había preguntado si el pobre chico que había cometido suicidio tenía valores escondidos, debido a que no había podido encontrar una sola pieza de oro en su habitación. El pobre chico no podría haberse ahogado junto a todos sus ahorros, ¿cierto? Sus ahorros deberían estar en alguna parte de esta casa, pero Yue Yang no sabía dónde el pobre chico había ocultado sus ahorros. Él no pudo encontrarlos incluso después de buscar por más de medio mes. Ahora todo estaría bien. Una vez en posesión del Quinteto Dorado de Ratones Buscadores, él sería capaz de encontrar los valores del pobre chico. Pero la cosa que hizo a Yue Yang aún más feliz era que estos ratones incluso tenían la habilidad de deducir la cantidad y dar una descripción general de los objetos que encontraban. Sus habilidades no eran tan simples como encontrar un tesoro escondido.

Con estos cinco pequeños monstruos, sus días de cazador de tesoros en el futuro serían una brisa.

Yue Yang desenterró un cofre de madera que estaba escondido bajo el lugar donde estaban mostrando los ratones. Abriendo el cofre, de hecho, encontró toda la ‘herencia’ del pobre chico.

Fue un total de 15 oros y 62 platas. También había unos pocos cientos de monedas de cobre dentro de una bolsa pequeña. Aparte de eso, había algunos juguetes del pobre chico y ropas de cuando era joven, y dos diarios dejados por sus padres. Había también un collar que lucía ordinario con un pendiente de jade de color negro.

Si no fuera por las habilidades de deducción que el Quinteto Dorado de Ratones Buscadores tenia. Yue Yang no habría creído que ese pendiente de jade de apariencia ordinaria era un artefacto que contenía una enorme cantidad de poder.

Incluso con la habilidad [Visión Divina] de Yue Yang, él aun no podía encontrar alguna información acerca de este collar.

“Esto, esto debe ser la herencia que los padres del pobre chico dejaron para él. Es una lástima que ellos murieran jóvenes y no lograran explicar sus poderes al pobre chico. El lamentable chico probablemente no sabía que este pendiente era un artefacto, tratándolo como basura y poniéndolo junto a sus viejos juguetes y ropas. Bien, ¡Ahora es mío!” Yue Yang se había estado preocupando de que no poseía nada que probara que él era el pobre chico. Ahora él lo podía probarlo con el pendiente de jade negro, así que inmediatamente lo puso en su cuello.

Quedándose el oro y los diarios, él dejó los juguetes y las ropas en la caja y los enterró en el suelo nuevamente.

Hojeando a través de los diarios de los padres del pobre chico, sólo encontró palabras mundanas acerca de cómo extrañaban a su hijo y las subidas y bajadas de sus vidas. Sin embargo, con la [Visión Divina] de Yue Yang, dedujo que estos dos diarios no eran tan simples.

Probablemente habían usado una poción para ocultar o un hechizo secreto para grabar una información importante.

Era una lástima que el nivel de la [Visión Divina] de Yue Yang fuera demasiado bajo para romper a través de lo oculto.

“Gracias, al par de antepasados. Apreciare los frutos de su labor.” El desvergonzado NEET sostuvo los dos libros en su abrazo. Él ya se había considerado a sí mismo como su propio hijo.

Tomando toda la riqueza del pobre chico, Yue Yang estaba especialmente de buen ánimo.

Incluso tuvo un sueño pacífico y dulce.

En el dulce sueño, la Diosa de la Espada a la que él extrañaba día y noche apareció misteriosamente, después de haber desaparecido por algunos cuantos días.

Anuncios