Capítulo 45: Haciendo un movimiento cuando él debe hacer uno

Después de emerger del cementerio de la muerte, Han Shuo regreso a lo largo de su camino original, pero el cielo se había iluminado completamente a medio camino en su viaje de regreso. Cuando regreso a los terrenos de acampada originales, según el camino en su memoria, encontró que los estudiantes de necromancia hacia mucho que se habían ido.

Justo cuando Han Shuo estaba a punto de maldecirlos en voz alta, de repente se dio cuenta de la apariencia de los alrededores. Descubrió que las cenizas en el área de la hoguera no lucían como si fueran de anoche, pero lucían más como si hubieran estado hay por días.

El área de la tienda de Han Shuo había estado llena con muchos recursos, pero ahora no quedaba nada. Solo unas pocas rocas se amontonaban en una formación triangular.

Su interés despertó, Han Shuo rápidamente camino a la zona de la tienda. Saco su daga y cuidadosamente volteo a través del centro de las rocas, recuperando un pedazo de papel amarillo después de un tiempo.

“Bryan, en el segundo día de tu partida, encontramos rastros de dos Monstruos Come Hombres cerca. Estábamos preocupados de que los Monstruos Come Hombres estuvieran buscando venganza y decidimos no esperarte. Cuando veas esta nota, regresa a la academia por el camino original. Quizás nos encontremos a medio camino. Espero que estés sano y salvo, Fanny”.

Fanny había dejado la nota. Han Shuo sacudió su cabeza después de leerlo y silenciosamente dijo, “¡Oh no!”. Después de leer la nota, Han Shuo descubrió que había pasado un periodo de tiempo desconocido cuando él estaba practicando magia, y no solamente un día.

Al parecer los dos Monstruos Come Hombres habían aparecido y causaron que Fanny y los otros entraran en pánico. Añadiendo que ella ya estaba en lo profundo del territorio sur del Bosque Oscuro y sin la protección de Clark, ellos no tuvieron otra opción que resignarse y volver sobre su camino original.

Actualmente, La condición de esclavo de Han Shuo aún estaba sin resolverse, y la mujer que quería aún estaba dentro de la Academia de Magia y Fuerza Babylon, junto con algunos tomos de magia de necromancia que el aun quería aprender. Él era incapaz de dejar la Academia en un futuro cercano.

Con los seis palos mágicos, Han Shuo podía ir y venir del cementerio de la muerte en su tiempo libre. Absolutamente podía usar la matriz de transportación para volver el cementerio su territorio personal después de regresar a la Academia. La porción sur entera del Bosque Oscuro seria su campo de entrenamiento en el futuro. Ya se tratara del entrenamiento de su yuan mágico o algún hechizo mágico, la mitad de la cantidad le daría el doble de efectividad en un lugar así.

Meditando por un tiempo, Han Shuo siguió las instrucciones dejadas por la nota de Fanny y siguió el camino original, moviéndose rápidamente hacia las afueras del Bosque Oscuro.

Aunque viajo sin descanso por un día, Han Shuo en realidad no se sentía nada cansado. Moviéndose por los sinuosos y accidentados caminos del Bosque Oscuro, La velocidad de Han Shuo era tan rápida como el rayo, como una criatura mágica que cazaba su presa.

Se acercó a un área de pequeñas rocas y arbustos al azar alrededor del atardecer. Esta era una zona donde habían acampado antes. Los sonidos de choques metálicos viajaban desde lejos.

Han Shuo se sobresaltó, pensando ‘¿Podría ser que Fanny y todos los demás estaban bajo el ataque de los Monstruos Come Hombres?’ Cuando pensó esto, Su velocidad aumento y voló bruscamente hacia la zona de rocas y arbustos.

A lo largo del camino, muchos trols del bosque con piel verde reluciente, cuerpos enormes, rostros con muecas, empuñando cuchillos o garrotes con picos atacaban repetidamente a Han Shuo. El fácilmente los evadió a todos ellos.

Los trols del bosque eran la raza dentro del Bosque Oscuro que eran los enemigos mortales de los elfos. Los elfos los trataban como los merodeadores del bosque y continuamente los atacaban.

Dentro del Bosque Oscuro, los trols del bosque eran ladrones aún más aterradores que los Monstruos Come Hombres. No solo se adherían a un estricto código de conducta, sino que además se dividían a sí mismos de acuerdo con los métodos que empleaba la humanidad, había guerreros, cazadores e incluso sacerdotes que podían usar algunas magias simples.

Se decía que los trols del bosque habían evolucionado de las plantas y árboles. Tenían una inteligencia alta, similar a los humanos, y disfrutaban de algunas ventajas únicas dentro del Bosque Oscuro. Ellos aprovecharon estas ventajas para saquear a las otras razas, incluyendo las cargas de algunos comerciantes viajeros. Eran bandidos y ladrones infames como los Monstruos Come Hombres.

Han Shuo escuchó atentamente los sonidos de la batalla y rápidamente se lanzó en la dirección de dónde venían. A lo largo del camino, algunos trols del bosque lanzaron largas lanzas, y ellas volaron hacia la espina de Han Shuo con sonidos silbantes. Los cinco sentidos de Han Shuo eran extremadamente sensibles mientras corría. Mientras sus oídos se movían, cambio la dirección de su cuerpo unas cuantas veces y fácilmente evadió las lanzas que habían tirado.

Varios trols del bosque guerreros que sostenían grandes hachas afiladas gritaron fuertemente mientras se precipitaban hacia Han Shuo, pero antes de que lo alcanzaran, Han Shuo ya los había pasado ágilmente y siguió al centro de la acción.

Después de algunos diez segundos de un extremadamente rápido sprint, Han Shuo había llegado finalmente al centro del combate. Miro a cerca de diez personas sosteniendo espadas largas, defendiéndose de los ataques de los trols del bosque. Sus ropas claramente significaban que eran parte de una banda de mercenarios. Todos ellos parecía que habían recibido algún tipo de lesiones.

Había unos diez trols del bosque rodeándolos. Los trols guerreros manejaban el combate cuerpo a cuerpo en el frente, mientras cerca de diez trols cazadores lanzaban continuamente largas lanzas, Al final cinco trols sacerdotes lanzaban simples magias de curación continuamente y fuego del alma para realzar la durabilidad del cuerpo, curando las heridas de los guerreros y cazadores mientras incrementaba su vitalidad.

A juzgar por esta escena, la batalla había estado sucediendo por un tiempo. La fuerza de batalla de la banda de aproximadamente diez humanos también era extraordinaria, pero era una lástima que los trols del bosque tuvieran la fuerza en sus números, y ellos tenían peleadores de distancia en la forma de trols cazadores, así como los trols sacerdotes de tipo curación. La combinación de estos tres se enfrentaba contra solo guerreros de la banda de mercenarios. Añadiendo a esto la ventaja en fuerza de los trols del bosque, era obvio que tenían la ventaja absoluta.

Un bajo, y fornido gordo, con la cara cubierta de grasa, estaba detrás de los mercenarios. Sus pequeños ojos como frijoles amarillos se movían rápidamente mientras maldecía en voz alta. Parecía estar buscando la manera de salir.

Así que no era Fanny y los otros… Parece que esto no tiene que ver nada conmigo. Han Shuo pensó inmediatamente mientras ponía los eventos en un cuadro de su mente. No tenía pensamientos de unirse a la pelea y ayudar, estaba por intentar pasar de esas personas y continuar su camino para salir del Bosque Oscuro.

Sin embargo, aunque Han Shuo no tenía la intención de intentar darles una mano, estos trols del bosque no parecían querer dejarlo ir. Una pareja particularmente fuerte y fiera de trols del bosque guerreros, que estaban en el frente, ya habían levantado sus enormes hachas y se dirigían hacia Han Shuo. Unas cuantas lanzas afiladas en vuelo también los acompañaban.

“¡Lo siento, solo estaba de paso y me iré inmediatamente. Continúen robándoles, no tiene nada que ver conmigo!”

Han Shuo no quería que surgieran nuevas complicaciones, así que cuando el vio a los trols guerreros, grito en voz alta y trato de evadirlos.

“Humanos son los seres más diabólicos y malvados de todas las razas. Mátenlo”. De pie al lado de los trols sacerdotes de la retaguardia, el trol del bosque líder de esta operación grito con dureza con el lenguaje común (lenguaje de los humanos) del continente.

Los trols guerreros se habían detenido brevemente al escuchar las palabras de Han Shuo, pero perdieron sus dudas al escuchar las palabras del líder y llegaron corriendo con sus hachas levantadas.

¡Maldición! ¡Ellos están buscando sus muertes! Han Shuo también fue molestado un poco. Acababa de evadir los lanzamientos de las lanzas largas cuando los altos y voluminosos trols guerreros se precipitaron con sus hachas de batalla. Ellos obviamente estaban pensando en hacerse cargo de el junto a los demás.

Envolviendo con su mano la lanza larga a su lado, Han Shuo tiro de ella y la agarro en su mano. No espero a que los trols del bosque guerreros se acercaran a el antes de que saltara hacia arriba. La lanza en su mano fue muy rápida era como un rayo que atravesaba el aire. La lanza primero perforo a través del pecho de un trol guerrero y también golpeo al guerrero que estaba junto a él.

Los dos trols guerreros solo tuvieron tiempo de emitir dos lamentos espantosos antes de morir instantáneamente cuando la lanza los empalo. Han Shuo al azar tomo una de las hachas de batalla que llevaba uno de ellos y grito en voz alta, “No pueden culparme si vienen buscando su propia muerte”.

Después del asunto con los Monstruos Come Hombres de la última vez, Han Shuo ya no era tímido ni perdía el tiempo dudando cuando se trataba de matar. También de alguna manera se sentía vagamente excitado.

Han Shuo sabía que la piedad y las suplicas eran absolutamente inútiles con estos bandidos y ladrones. Solo fríos y crueles métodos serían capaces de sacudirlos y asustarlos. Entre más tímido y cobarde tú fueras, ellos más actuarían sin reserva. Por tanto, Han Shuo había actuado extremadamente cruel justo ahora, usando directamente esos asesinatos violentos para enfrentarlos.

En efecto, después que Han Shuo hubiera mostrado sus brutales métodos, expresiones de pánico aparecieron en la reluciente piel verde de otros cuatro trols del bosque que habían seguido la carga de sus hermanos. Retrocedieron unos cuantos pasos por su cobardía. Incluso el líder de los trols del bosque lo miraba con algo de horror, y una expresión de aprensión apareció en su rostro.

“¡Valiente guerrero, por favor rescátame!”

En este momento, el gordo chaparro, que los mercenarios llevaron a sus espaldas para su protección, repentinamente grito con entusiasmo. Miro a Han Shuo con una expresión fervorosa, como si Han Shuo fuera su salvador.

“¡No me interesa!” Han Shuo respondió con decisión. El levanto el hacha de batalla con un resoplido frio y se preparó para irse.

El gordo chaparro inmediatamente perdió su calma y grito salvajemente al ver que Han Shuo estaba a punto de irse. “Valiente guerrero, estoy dispuesto a pagarle una rica recompensa si me salvas. ¡Prometo que estarás satisfecho!”

Han Shuo ya había dado algunos pasos hacia adelante cuando escucho esas palabras. De repente se detuvo y se giró con una débil sonrisa, mirando al gordo. Él dijo, “Noble señor, ¿Que tan grande es la recompensa que me darás?”

El gordo estaba momentáneamente aturdido, luego vacilo. Apretó sus dientes y estampo su pie, gritando en voz alta. “¡Cincuenta de oro!”

“¡Lo siento, por favor busque a alguien más!” Han Shuo pensó que si hubiera sido antes, el probablemente podría haber sido tentado con los cincuenta oros. Ahora que había entrado en el Bosque Oscuro y descubrió que sus habilidades eran absolutamente suficientes para que el atrapara Lobos Cuchilla de Viento por sí mismo, el ya no sentía que cincuenta oros eran suficientes para que tomara el riesgo.

El gordo se puso ansioso viendo que Han Shuo estaba a punto de irse. Grito nuevamente. “¡Setenta a lo mucho!”

Han Shuo continuo caminando hacia adelante sin siquiera ver atrás.

“¡80! ¡100! ¡120! ¡150! ¡200! ¡¡200!!”

La figura en movimiento abruptamente se detuvo, Han Shuo repentinamente miro atrás y corrió rápidamente de regreso. Dijo, “Muy bien, 200 entonces. Me comeré la perdida y lo contare como hacer un amigo”.

“Oh mi palabra. ¡Doscientos oros! Me estas robando justo como ellos lo hacen. Doscientos de oro son suficientes para más de diez esclavos. Maldición, ¡sácame de aquí!” El gordo grito con una mirada de dolor en su rostro.

Anuncios