Capítulo 48: El encanto de las monedas de oro

Después de alejarse de Fabián, el camino de Han Shuo lo llevo a las afueras del Bosque Oscuro. Tomo los caminos que su grupo había tomado antes.

Durante su viaje, Han Shuo continúo practicando su magia. Habiendo pasado por la forja del “Reino Solido”, era como si Han Shuo hubiera renacido. Ahora su entrenamiento mágico había dado fruto, el yuan mágico podía viajar a través de todas las partes de su cuerpo de acuerdo a su voluntad.

Había nueve niveles en el mundo de la magia demoniaca, y Han Shuo había llegado al “Reino de los Pasajes Abiertos”. El entrenamiento para los reinos “Pasajes Abiertos” y “Solido” difería ligeramente. Este era un reino que principalmente se centraba en la expansión de los meridianos del cuerpo, aumentando enormemente la anchura y durabilidad de los meridianos. En cada instancia del entrenamiento, el proceso de los “pasajes abiertos” llenaba su cuerpo de una terrible agonía, como si hubiera insectos mordiendo y roendo dentro de sus meridianos.

Los primeros tres niveles de la magia demoniaca sólido, pasajes abiertos y espíritu moldeado eran los reinos más fundamentales. El entrenamiento incrementaría su dificultad mientras uno progresara, pero con la experiencia de entrenar en el “Reino Solido”, Han Shuo ya entendía que la agonía y la tortura inhumana acompañaban su entrenamiento mágico. El dolor inhumano del reino “pasajes abiertos” también estaba dentro de sus expectativas. Usaba el yuan mágico para repetidamente expandir sus meridianos sin renunciar por un segundo, basándose puramente en una voluntad indomable.

Después de doce días de entrenamiento y viajes, Han Shuo todavía no había encontrado a Fanny y los otros a lo largo del camino. Finalmente salió del Bosque Oscuro solo y regreso a la ciudad de Drol nuevamente cuando cayó el atardecer.

Comparado con un mes antes, Han Shuo había manejado las pruebas del Bosque Oscuro, desde entonces su fuerza, mentalidad y apariencia habían sufrido cambios drásticos. Han Shuo tenía ahora más de 170 cm, y aunque su cuerpo no era demasiado muscular, el ya no era delgado y flacucho.

Después del bautismo con sangre fresca, Han Shuo había aumentado significativamente su valor y conocimiento. Su aura entera también estaba sufriendo cambios misteriosos. Estaba cambiando lentamente bajo circunstancias que incluso el propio Han Shuo no era consiente.

Al anochecer, la ciudad de Drol estaba encerrada en una feliz y despreocupada atmosfera. Muchos aventureros habían regresado del Bosque Oscuro. Algunos llevaban expresiones de tristeza, habiendo perdido compañeros, mientras otros tenían sonrisas de satisfacción en sus rostros debido a que obtuvieron generosas recompensas, y ellos planeaban una noche completa de depravación dentro de la ciudad de Drol.

Cuando llego el atardecer, Han Shuo llego primero al lugar donde Gene y los otros habían prestado y mantenido sus corceles de batalla. Observo el lugar desde la distancia noto que esos corceles de batalla en los que ellos habían gastado dinero para alquilarlos aún estaban presentes. Entendió inmediatamente que Fanny y todos los demás probablemente no habían regresado aun a Drol.

Aunque ellos habían gastado dinero en los corceles de batalla, los maestros y alumnos de necromancia solo tenían derecho a usarlos. Cuando regresaran a Zajoski, ellos deberían regresar los corceles a los guardias de Zajoski en las precisas condiciones que los habían recibido. Desde que los corceles de batalla aun seguían hay, eso significaba que Fanny y los otros definitivamente no se habían ido.

Han Shuo naturalmente sabía que viajando con tanta prisa, regresaría mucho más rápido que el grupo lento y pesado de Fanny. Quizás Fanny y los otros habían sido retrasados por criaturas mágicas a lo largo del camino, así que estaba dentro de sus expectativas que Fanny y compañía no regresaran aun.

Se dirigió al pequeño hotel en donde todos se habían quedado previamente, camino al mostrador principal, y dijo con una sonrisa, “Necesito una habitación”.

El dueño que estaba comiendo una fruta con sus ojos casi cerrados. Levanto su cabeza para echar una mirada a Han Shuo y dijo perezosamente, “Oh, eres tú. Dame diez monedas de bronce. Ese almacén siempre está vacío… puedes ir allí ahora”.

La última vez  que Han Shuo había ido con los otros, Gene específicamente había rentado el almacén para Han Shuo, y Han Shuo había sido despreciado por el dueño debido a esto. Por tanto, cuando el dueño vio que era Han Shuo, naturalmente asumió que con su estatus, podía únicamente rentar el almacén.

Él no se enojó, sino que sonrió y saco la bolsa de dinero en su cintura. El tintineo y dejo caer una moneda de oro de ella, dejándola sobre la mesa redonda de madera. Miro de reojo al dueño y dijo, “No quiero quedarme en el almacén”.

El dueño que había estado holgazaneando de repente se sentó, tomando la moneda de oro de la mesa redonda. Una sonrisa profesional rápidamente se formó en su rostro y levanto su voz, “Desde luego, desde luego. Como podría el almacén valer una moneda de oro. Querido pequeño compañero, dime en qué clase de habitación quieres quedarte. Una moneda de oro será más que suficiente”.

Su tratamiento era drásticamente diferente de la última vez con la presencia de una moneda de oro. Han Shuo sonrió débilmente y asintió, “Quiero la habitación en la que la maestra estuvo la última vez. Arregle eso para mí”.

“No hay problema, no es un problema en absoluto. Esta es la llave. Una moneda de oro es suficiente para un máximo de cinco noches hay. ¿Tiene algún otro deseo, joven?” El dueño pregunto con una expresión tonta. La cara del dueño estaba envuelta con sonrisas mientras sacaba alegremente una llave de un cajón detrás de él y se la entregó a Han Shuo.

“¡Nada más, solo vuelve a tus propios negocios!” Han Shuo camino directamente hacia la habitación que Fanny había ocupado antes, después de recibir la llave, pensando que el dinero tenía el mismo poder milagroso sin importar el mundo donde estuviera. Al parecer para ganar un pie en este mundo, las monedas de oro eran un objeto requerido.

Han Shuo descargo sus pertenencias después de llegar a la habitación donde Fanny se había quedado antes, tomando tranquilamente un baño caliente en la bañera. Recordando el placentero asunto que había tenido hay la última vez, Han Shuo sintió que una explosión de llamas brotaba de él y la parte baja de su cuerpo tenia ciertos signos incontrolables y fuertes.

Maldiciendo en tono bajo, Han Shuo se puso de pie desnudo y tomo una toalla de un lado para secar su cuerpo. Justo cuando él estaba a punto de dejar el baño, dio un vistazo a su atlético y escultural cuerpo en un amplio espejo que había estado a un lado.

El cuerpo de Han Shuo en el espejo mostraba abultados músculos por todo su cuerpo y una figura delgada. El sol había vuelto su piel de color cobre en ese momento, se miraba excesivamente saludable y lleno de energía masculina, una diferencia marcada de su previo aspecto.

Apretó los músculos de su pecho con satisfacción. Estos no eran ni muy grandes, ni muy pequeños, y formo algunas poses frente al espejo. Han Shuo señalo su reflejo en el espejo con un poco de narcisismo, riendo mientras se felicitaba, “¡Pequeño compañero, Te vez bien eh!”

Han Shuo fue con un vendedor de ropa después de que dejo el hotel y gasto una moneda de oro para comprar ropa interior suave y de alta calidad, vistiéndola dentro de su uniforme de chico de los recados que la Academia le había dado.

Después fue con un vendedor de armas y gasto diez monedas de oro para comprar una daga de alta calidad, cuatro monedas de oro por quince afiladas agujas de acero que escondió en las piernas de sus pantalones y otras seis monedas de oro para comprar una ballesta miniatura para esconderla en su manga, armándose completamente.

Luego de eso, Han Shuo fue con el farmacéutico y saco cuarenta monedas de oro para comprar unas pocas soluciones y polvos. Aparte de algunos suministros medicinales simples, tranquilizantes y afrodisiacos psicodélicos fueron también parte de la mezcla, así como un bote de veneno.

Estos objetos estaban prohibidos dentro de la Ciudad Imperial de Zajoski. Incluso si Han Shuo tenía el dinero, no tenía los medios para conseguirlos, pero en la ciudad de Drol, el comercio abierto estaba permitido porque los aventureros los necesitaban. Desde que Han Shuo había venido aquí con dinero en su mano y ahora entendía la importancia de la fuerza, naturalmente compro algunos en caso de que los necesitara después.

Después de que compro todos esos objetos, Han Shuo finalmente suspiro y pensó que era bueno tener dinero. Sintió que incluso su columna estaba más derecha de lo normal después de salir del farmacéutico. Todo se volvió mucho más fácil cuando había monedas en su monedero.

En su camino al hotel, el estómago de Han Shuo se agito mientras miraba los hoteles adornados con coloridas luces. Siguió las necesidades de su cuerpo y entro en uno de los hoteles.

El ambiente era ruidoso y ensordecedor dentro del hotel y las luces de neón destellaban al azar en el techo. Aventureros y comerciantes habían formado pequeños grupos y se habían congregado en las mesas y sillas dentro de la sala, platicando ruidosamente sobre sus aventuras.

Las caras de estas personas estaban enrojecidas y ellos llevaban copas de vino en sus manos, borrachos llamaban y hablaban sin reservas. Delicadezas fueron puestas por todas partes en la mesa y algunos camareros y camareras continuamente rondaban a la multitud, sirviendo fragantes vinos y platillos.

Han Shuo se dirigió hacia la única mesa vacía en la esquina de la sala y se sentó. Un tímido camarero joven camino adelante de Han Shuo para después preguntar cortésmente, “Disculpe, ¿Que le gustaría?”

“Buen vino, buenas carnes, dame algo de los dos”. Han Shuo saco una moneda de oro y la coloco en la charola para servir del camarero con su pulgar, ordenando ruidosamente cuando abrió su boca.

Cuando el sirviente miro la moneda de oro llegar, sus ojos inmediatamente brillaron y al instante se inclinó incluso con más respeto. Guardo la moneda sin ningún cambio en su expresión y sonrió con una voz gentil, “Si señor, por favor espere un momento, se los traeré en seguida”.

Uno debía disfrutar cuando se tenía la riqueza para gastar. Han Shuo se reclino perezosamente contra su silla y observo a los varios aventureros y comerciantes en el salón con sus ojos entrecerrados. Algunos de ellos posiblemente recién habían llegado del Bosque Oscuro, o estaban a punto de entrar en el Bosque Oscuro. Algunos de ellos acababan de escapar del peligro, mientras otros estaban planeando dirigirse a peligros desconocidos. Todos ellos estaban liberando sus energías con grandes olas, disfrutando la depravación de la ciudad de Drol para llenar el contenido de sus corazones.

Después de un rato, el tímido sirviente coloco una botella de un vino purpura claro, tres grandes platos de carne, y dos tazones de frutas en la mesa de Han Shuo”.

“Este es Leylan Purpura, el más renombrado vino en la ciudad de Drol. Los aventureros aman beber esto, espero que este satisfecho con él”. El camarero señalo la botella de vino purpura y la introdujo después de colocar todo en la mesa. Luego se inclinó y se retiró.

Han Shuo no pudo esperar y agarro un trozo de carne y comenzó a devorarlo. Aunque esto no sabía tan bien como uno de los que el preparaba, aún estaba bueno. Retorció la tapa de la botella de vino y trago un gran trago del Leylan Purpura. La delicada dulzura también avivaba un cierto fuego en él, y un regusto suave fue dejado en su boca después de haber viajado a su estómago, Trayendo otro tipo de gozo a Han Shuo.

“En realidad un buen vino”, Han Shuo elogio. Cuando levanto su cabeza y miro a su alrededor, repentinamente miro dos figuras conocidas entrar por la puerta — Claude e Irene.

Claude e Irene revisaron el área, buscando un asiento vacío. Ambos revisaban cuando sus miradas aterrizaron en Han Shuo, después de lo cual comenzaron a caminar hacia Han Shuo por pura coincidencia.

Anuncios