Capítulo 53: Los peligros de la Ciudad de Drol

“¡Libérenlos!”

Un llamado en voz alta de Felix abrió las cortinas para los ataque mágicos.

Repentinamente, todos los magos junto a Han Shuo y los otros comenzaron a cantar encantamientos mágicos. Una columna de afiladas cuchillas de viento, múltiples bolas enormes ardientes de fuego, varios pedazos de hielo afilados como picos, rayos aterrizando violentamente del cielo, e incluso las espadas largas de los estudiantes del departamento lanzaban el Corte Radiante, todos aparecieron bruscamente dirigiéndose a los jinetes de lobos que seguían en su carga.

Fanny y Gene también cantaron sus encantamientos, esqueletos y zombis salieron unos tras otros. Ellos corrieron al lado de los guerreros en el frente y cargaron contra los jinetes de lobos.

Los orcos en las espaldas de los lobos fueron cubiertos con magia en un instante y sufrieron golpes brutales. Bajo el aullido de las cuchillas de viento, múltiples lesiones aparecieron en los jinetes de lobos y en los enormes lobos que cabalgaban. Cuando las enormes bolas de fuego vinieron abajo, varios jinetes de lobos fueron completamente tragados por el fuego ardiente. Poco después, los trozos de hielo y los rayos también cayeron sobre diez o más jinetes de lobos vivos.

Sin embargo, había quinientos o más jinetes de lobos. Cuando esta ola de magia se estrelló, solo mato a unos treinta o cuarenta jinetes de lobos que iban muy al frente. El resto de los jinetes no mostraron señal alguna de miedo o cobardía al ver a sus compañeros morir. Ellos continuaron como un trueno hacia adelante con excitación, sin poner un ápice de cuidado en sus muertes.

Justo cuando los magos estaban por cantar la segunda ola de encantamientos mágicos, ballestas aparecieron sin el conocimiento de nadie en las manos de los jinetes de lobos que cargaban. Ellos levantaron sus ballestas y una nube de afiladas flechas voló como el viento, elevándose sobre la primera fila de guerreros pesadamente protegidos dirigiéndose a los magos y arqueros.

“¡Todo mundo cuidado!” La elfa arquera, Blanche, grito con una voz melodiosa, también dirigió a los arqueros para contraatacar.

Los magos habían estado cantando encantamientos, planeando atacar a los jinetes de lobos. Cuando ellos vieron las flechas afiladas dirigirse a su posición, inmediatamente cambiaron la dirección de sus ataques mágicos y liberaron la ola de ataques mágicos para estrellarse con las flechas en el aire, destruyéndolas antes de que pudieran golpear sus objetivos.

Sin embargo, no todas las flechas fueron destruidas por la magia. Diez o más afilados misiles aun cayeron, y la fuerza detrás de ellos inmediatamente atravesó a dos magos novatos de trueno matándolos. Tres o más magos, más o menos sufrieron alguna clase de heridas. En ese momento,  tres sacerdotes de repente comenzaron a cantar hechizos de curación, tomando el cuidado de los  magos heridos.

Debido a que esta ola de magia había sido usada para contraatacar las afiladas flechas, los jinetes de lobos no sufrieron mucho daño. Ellos continuaron incluso con una velocidad más fuerte. Los enormes lobos cargaron contra ellos con un aura extremadamente fiera. Los esqueletos y zombis, que llevaban el peso de los ataques iniciales, fueron desmolidos en segundos.

Bajo la carga de los enormes lobos, los guerreros esqueletos de nivel más bajo fueron bruscamente pisoteados en trocitos de huesos y no tuvieron ningún efecto. Los guerreros zombis permanecieron de pie ante la embestida por un breve momento, bajo los tajos de las espadas largas de los orcos, las cabezas de diez o más guerreros zombis fueron enviadas a volar simultáneamente, mientras caían en el suelo.

“Humph. ¡Las criaturas oscuras del departamento de necromancia en efecto son inútiles!” Al ver que las criaturas oscuras del departamento de necromancia no tuvieron mucho efecto, Irene y algunos de los estudiantes del departamento de luz comenzaron a mofarse de ellos.

Han Shuo agarro la daga en su mano, todo su ser estaba aún calmado y compuesto. Sus ojos miraron las figuras de los jinetes de lobos a la distancia, ignorando completamente las burlas de Irene y los estudiantes del departamento de luz.

Las ballestas en las manos de los jinetes de lobos dispararon de nuevo, y otra lluvia de flechas cayó. Los magos en la retaguardia usaron magia para defenderse. Un par de magos con más entrenamiento destruyeron las afiladas flechas que volaban hacia ellos y aun eran capaces de liberar continuamente magia para atacar a los jinetes de lobos que seguían hacia ellos.

Cinco flechas afiladas de repente se dispararon con un sonido silbante, con dirección a los estudiantes del departamento de necromancia. Las expresiones de Fanny y Gene cambiaron mientras ambos lanzaban flechas de hueso, destruyendo tres de ellas en el aire. Una de estas se había desviado de su curso y se dirigió a una esquina donde nadie estaba parado, mientras que la otra fue directo a Amy.

En ese momento, Amy entro en pánico y comenzó a cantar magia. Gene y Fanny también estaban un poco ansiosos y también comenzaron a cantar magia rápidamente, pero la velocidad en que todos estaban cantando era obviamente más lenta que la velocidad de la flecha afilada.

Una daga repentinamente dibujo una fría línea a través del aire y voló en el aire como un rayo. Unos ruidos secos sonaron mientras la flecha que volaba hacia Amy se rompió en varios pedazos. Al mismo tiempo, el cuerpo de Han Shuo de repente se retorció, deteniéndose frente a Amy atrapando la daga antes de que cayera al suelo.

“¡Gracias Bryan!” Amy sonrió ampliamente después de que la crisis había sido evitada y estaba llena de gratitud hacia Han Shuo.

“¡De nada!” Han Shuo asintió con una sonrisa leve, regresando nuevamente al lado de Fanny y Lisa con la daga en su mano, observando el entorno con un rostro lleno de calma.

Finalmente, después de pagar el precio de setenta jinetes de lobos heridos o muertos, los jinetes rompieron a través de las constantes olas de ataque mágicos y fueron directamente al combate cuerpo a cuerpo en contra de los guerreros de Drol. Una gran batalla de repente comenzó con cincuenta o sesenta guerreros armados hasta los dientes, llevando espadas pesadas y lanzas largas. Incluso hubo diez o más caballeros armados con lanzas, peleando con los jinetes de lobos en la parte posterior de sus corceles de batalla.

Los magos cantaban sus magias mientras volaban por el aire en chispas gloriosas, aterrizando sobre los jinetes en la retaguardia. La parte entera del sur de Drol se había hundido en el calor de la batalla en medio de los sonidos de explosiones violentas.

Han Shuo, Fanny, y los otros estaban situados detrás de los guerreros y continuaban cantando magias. Ronda tras ronda de lanzas de hueso y flechas de hueso volaban hacia los jinetes orcos que estaban cargando contra la línea defensiva de guerreros.

Felix, flotando en el aire, se convirtió en el objetivo principal de todas las ballestas de los jinetes orcos. Más de diez afiladas flechas iban volando hacia él, pero Felix no mostro rastros de pánico. Canto una magia avanzada de viento después un tornado de diez metros de alto se formó en el aire detrás de los jinetes de lobos. Los jinetes fueron tragados cuando el tornado los toco, y gritos espantosos y gemidos sonaron incesantemente.

Después de que el tornado apareció, Felix hizo un movimiento con el bastón mágico en su mano y más de diez cuchillas de viento salieron instantáneamente de su cuerpo, demoliendo los afilados pernos que volaban hacia él. Al mismo tiempo, un escudo mágico apareció y lo cubrió totalmente. Los pocos misiles afilados que finalmente pudieron pasar su magia fueron bloqueados por el escudo mágico. Felix no sufrió ningún daño en su cuerpo.

“¡Tan fuerte! ¡Ese es el verdadero poder de un mago!” Los estudiantes de luz estaban mirando las expresiones relajadas de Felix además de Han Shuo y todos ellos mostraban expresiones de adoración y culto mientras ellos suspiraban emocionados.

Justo cuando todo mundo estaba reflexionando sobre lo maravilloso que Feliz era, el previamente relajado Felix de repente dio un fuerte grito. “Oh dios, más jinetes de lobos han aparecido a la distancia. También  parece haber algunos orcos chamanes con ellos. ¡Vamos a retirarnos! ¡Todo mundo divídase y diríjase a la ciudad de Zajoski!”

Las palabras de Felix inmediatamente tuvieron un gran impacto en todo el mundo reunido. Han Shuo fue el primero en reaccionar mientras tomaba la pequeña mano de Fanny y dijo calmadamente, “¡Sígame, de prisa!”

Fanny se sorprendió y cuando vio la calmada expresión en el rostro de Han Shuo, las maldiciones que se habían formado en su boca se transformaron en, “Muy bien, pero ¿A dónde quieres ir?”

“A donde están guardados los corceles de batalla. Debemos apurarnos y debemos encontrar los corceles. Solo en las espaldas de los caballos tendremos una oportunidad de escapar a Zajoski, de otra manera será difícil garantizar nuestro escape de las garras de los jinetes de lobos”. La mente de Han Shuo estaba pensando rápidamente en ese momento y hablo con decisión y una sombría determinación.

Fanny reacciono inmediatamente del mismo modo cuando escucho las explicaciones de Han Shuo, llamando urgentemente. “Todos los estudiantes, síganme”.

Han Shuo sabía que Fanny estaba de acuerdo con su plan cuando la escucho llamar a los demás. Giro su cabeza para ver a Lisa que estaba mirando ávidamente la mano que había usado para sujetar la pequeña mano de Fanny. La expresión de Han Shuo se volvió irónica mientras al también extendía una mano para tomar la mano de Lisa.

El entonces no presto atención a cualquiera de sus expresiones y las arrastro hasta donde estaban guardados los corceles de batalla.

Anuncios