Capítulo 57: Matando y robando

Una nube de polvo se formó a la distancia mientras pesadas pisadas sonaban en el corazón de todo mundo como un tambor sordo. Una fila de relucientes espadas largas fue la primera en verse, seguido de una por una de las apariciones de los cuerpos de fuertes orcos que abarcaban la cima de  los lobos gigantes.

Estos orcos jinetes de lobos obviamente ya habían pasado por varias rondas de saqueos. Las bolsas en los lobos gigantes bajo ellos estaban abultadas hasta sus costuras. Parecía que las tiendas de la ciudad de Drol seguramente habían sido allanadas hasta que no quedaba ni un solo guijarro.

Quizás era debido a que los jinetes de lobos llevaban demasiados botines de guerra, por lo que la velocidad de los lobos gigantes bajo ellos había sido obviamente afectada. Fue por eso que Beacher y los otros, que estaban huyendo rápidamente en sus corceles de batalla, habían sido capaces de llegar hasta ahí.

Detrás de una roca gigante, Han Shuo sujetaba una resistente y poderosa ballesta, con calma se concentró en el orco más robusto que estaba liderando al grupo. A su lado, Fanny también estaba sosteniendo una ballesta y constantemente cambiaba la dirección en que apuntaba, con una luz de resolución en sus ojos. Parecía que cuando enfrentaba la muerte, Fanny también sabía endurecer su corazón.

Las manos de Lisa estaban vacías, pero ella, junto a todos los demás estudiantes, tenían grandes rocas junto a ellos. Estas rocas habían sido apiladas apropiadamente por Han Shuo antes. Todo lo que ellas necesitaban era un fuerte empujón y serian enviadas a rodar, seguramente causarían estragos y devastación que serían más aterradores que los de las ballestas.

Acompañado por los aullidos de los lobos gigantes, una columna de más de diez jinetes de lobos era tan veloz como el viento y rápida como un rayo mientras finalmente aparecía en la entrada del pasaje. Sus velocidades eran ferozmente rápidas y ellos no esperaban que una emboscada caería sobre ellos. Todos balanceaban sus espadas largas y gritaban salvajemente, espoleando a los lobos gigantes cabalgando sobre ellos.

“Awoo awoo awoo”.

Algunos de los lobos al frente repentinamente tuvieron sus patas delanteras atoradas por los cables trampa y perdieron su balance. Emitieron aullidos desolados mientras cuatro jinetes de lobos, eran arrastrados por el momento, de repente volaron fuera de las espaldas de sus lobos gigantes.

Papapapa.

Los cuatro orcos agitaban sus brazos salvajemente mientras ellos incontrolablemente aterrizaron directamente dentro del pantano acido frente a ellos, aterrizando con sonidos pesados y resonantes.

Los cuatro orcos que habían aterrizado en el pantano acido, también emitieron gritos espantosos similares a los de sus lobos gigantes. Mientras gritaban como fantasmas y aullaban como lobos, era como si acido fuera vertido en sus fuertes cuerpos. Su carne, sangre, cabello, e incluso sus ropas fueron todo fue convertido en agua sanguinolenta, que fluía rápidamente dentro del pantano acido. Los cuatro orcos jinetes de lobos se habían convertido en cuatro enormes esqueletos dentro del lapso de un breve momento.

Esos cuatro orcos jinetes de lobos fueron los primeros en ser desafortunados. Otros tres jinetes de lobos más detrás de ellos fueron incapaces de detener su carga a tiempo y también volaron dentro del pantano acido. Convirtiéndose en tres esqueletos en un abrir y cerrar de ojos.

“Este pantano acido es digno en verdad de su título de necromancia avanzada. Maestra Fanny, ¡Es asombrosa! ¡Debe enseñarme esta magia cuando regresemos a la Academia!” Han Shuo dijo emocionado y con voz baja a Fanny después de mirar que ese pantano acido era tan malicioso.

Sin embargo, de repente se dio cuenta de que el rostro de Fanny estaba espantosamente blanco después de que el termino de hablar y noto que su mirada hacia el pantano acido no estaba nada bien. El uso su cuerpo para chocar con Fanny y pregunto de nuevo, “Maestra Fanny, ¿Está todo bien, pasa algo?”

Fanny bruscamente recobro sus sentidos después de chocar con Han Shuo y dijo con franqueza, “No, nada. Esta es la primera vez que he intentado lanzar esta magia de Pantano Acido aun cuando lo domine yo realmente no había pensado que esta magia seria así de perniciosa”.

Justo mientras Han Shuo y Fanny estaban hablando, los diez o más orcos jinetes de lobos se habían estrellado unos con otros en caos y confusión debido a que los del frente habían levantado bruscamente las riendas, deteniendo sus lobos gigantes, mientras que los jinetes de lobos en la parte de atrás no pudieron detener sus cargas. Algunos orcos cayeron de sus lobos gigantes debido al impacto.

Pero de esta manera, los cables trampa y el pantano acido perdieron su propósito. Los orcos intentaron recuperar su equilibrio y formación mientras gritaban con voces estruendosas y en medio de un pánico extremo.

“¡Maten!”

En este momento, Han Shuo repentinamente reunió su fuerza y rugió en voz alta.

Lisa y los otros ya habían afilado sus armas y estaban ansiosos de acción. Cuando ellos escucharon el grito de Han Shuo, también gritaron con una voz ronca mientras empujaban las rocas gigantes a un lado de ellos para que rodaran por la colina. Más de diez rocas aprovecharon el momento para tomar un ritmo imponente, elevándose hasta el cielo, alternativamente rodaron y cayeron en los orcos jinetes de lobos abajo, acompañados de ruidos enormes.

De repente, los orcos jinetes de lobos, que debían de ser los cazadores, se convirtieron en su lugar en las presas. Aquellas grandes y rodantes rocas se convirtieron en armas homicidas que tomaban y cosechaban las vidas de los orcos. Los orcos ya estaban apretados como sardinas no tenían oportunidad de organizarse en su formación nuevamente. Enfrentando el descenso de las rocas gigantes, inmediatamente pagaron un enorme precio.

Cuatro rocas gigantes llovieron sobre ellos y aplastaron directamente a seis orcos, junto a sus lobos gigantes, convirtiéndolos en un desastre sangriento. El resto de las grandes rocas siguieron colina abajo cayendo por la pendiente con un impulso feroz. Cuando estas se estrellaron contra los jinetes de lobos, series de gritos agonizantes y lamentos sonaron.

Cuando esta ola de rocas gigantes finalizo, otros quince jinetes de lobos habían muerto inmediatamente. Otros diez o más habían sido atraídos hacia el caos y sufrieron lesiones de varias magnitudes. Mientras estos orcos gritaban con pánico y miedo, descubrieron que el camino de regreso también fue bloqueado por las enormes rocas. Muchas figuras de pronto se revelaron a sí mismas a los lados de las laderas en las colinas y fueron acompañados de maldiciones, descargas de pernos de ballestas y ataques mágicos.

“¡Orcos brutos y barbaros! ¡Mueran! ¡Todos ustedes!” En el otro lado, Irene, del departamento de luz, se había levantado al lado de la colina y maldijo en voz baja con una cara de disgusto. Comenzó a cantar magia de luz después de eso y comenzó a atacar a los orcos con Beacher. Parecía como si ellos finalmente habían encontrado un objetivo para ventilar sus frustraciones después de haber enfrentado esa persecución implacable por parte de los jinetes de lobos.

En ese momento, aun había unos treinta orcos jinetes de lobos que aún estaban vivos en el pasaje. Sin embargo, estos jinetes de lobos tenían que enfrentar varios ataques mágicos de los dos lados de las colinas. Manejando su ballesta, Han Shuo podía disparar calmadamente tan pronto como se concentraba en un orco. Mientras esos orcos fueran golpeados por los pernos de la ballesta de Han Shuo, ellos caerían en un corto periodo, incluso si ellos no sufrían un golpe en un órgano vital. Aun no se levantarían nuevamente.

“¿Eh? ¿Cómo es que los orcos que tú golpeas nunca se levantan nuevamente, incluso si ellos solo sufren disparos superficiales? ¿Los que yo golpeo, mientras que no los golpee en una parte crucial, sufren solo una molestia menor?” A un lado, Fanny frunció sus cejas y pregunto con confusión después de observar la situación.

“Heh heh, de hecho. Antes tome un tiempo para rociar un poco de polvo venenoso en el alijo de mis pernos de ballesta. ¡Ellos estarán absolutamente acabados si solo un poco cae sobre ellos!” Han Shuo disparo con precisión matando otro orco y explico ligeramente, como si nada fuera extraño.

Fanny se quedó quieta cuando escucho sus palabras, y entonces señalo con rabia a Han Shuo, diciendo viciosamente, “Tú, ciertamente tú eres un poco despreciable. ¿Dónde aprendiste tan malvados métodos? Nosotros no podemos usar flechas envenenadas incluso si dos países luchan entre si… esta es una regla no escrita en el Continente Profundo”.

Encogiéndose de hombros, Han Shuo dijo con algo de timidez, “¡Esta es una pelea entre la vida y la muerte! ¡Ser despreciable no tiene nada que ver con eso. Matarlos con el menor costo posible es el camino correcto, usted se adhiere muy obstinadamente a esas reglas e ideas obsoletas!”

“Si, Bryan tiene razón. Estos malditos orcos quemaron, asesinaron, saquearon, y atacaron la ciudad de Drol. Se aprovechan de nosotros cada invierno atacando a lo largo de las fronteras del Imperio. No hay necesidad de hablar de ninguna regla con ellos”. Aun lado, Lisa de repente intervino en ese momento, obviamente estando a favor de los métodos de Han Shuo.

“Hmph, ustedes dos mocosos ambos son de pensamiento ligero. No es de extrañar que se volvieran tan cercanos. Bryan, Lo dejare pasar en esta ocasión. Pero no puedes decirle a nadie lo que hiciste aquí una vez que regresemos al Imperio, y no puedes hacerlo de nuevo en el futuro. De lo contrario, si alguien lo averigua, seguramente enviarían a las fuerzas armadas para detenerte”. Fanny rodo sus ojos a ambos y de pronto los amonesto severamente.

Han Shuo entendió las buenas intenciones de Fanny. El polvo venenoso que se vendían en la ciudad de Drol era todo con el único propósito de ser usado contra las salvajes y violentas criaturas mágicas en el Bosque Oscuro. Normalmente, nadie se atrevería a usarlo contra enemigos como estos a plena luz del día.

Sin embargo, Han Shuo solo escucho los recordatorios de Fanny aun cuando estaba un poco desdeñoso internamente. Si llegaba a estar en la cuerda y su vida estuviera en peligro, ciertamente el lanzaría esa precaución a los vientos y usaría métodos incluso más despreciables.

Bajo el ataque de los pernos de las ballestas y varias magias, los orcos jinetes de lobos restantes solo podían usar sus ballestas para atacar a los emboscadores en los lados de las colinas. Sin embargo, Han Shuo y los otros habían aprovechado completamente la ventaja de su posición y números. Bajo las continuas embestidas de los ataques, los orcos jinetes de lobos cayeron uno por uno en charcos de sangre, obviamente tan muertos como los clavos en una puerta.

Cuando solo quedaban cinco jinetes de lobos, ellos finalmente comenzaron a tener miedo. Los lobos gigantes eran incapaces de escalar por las rocas gigantes, por lo que los orcos saltaron abajo de ellos, incluso abandonado todos los recursos en las bolsas de los cuerpos de los lobos. Comenzaron a retirarse sin tener cuidado de nada más.

“¡Oh no, se están escapando! ¡Si ellos escapan, seguro que habrán más jinetes de lobos que vendrán! ¡Todo el mundo, persíganlos!” La expresión facial de Han Shuo cambio drásticamente al ver esa situación y rápidamente grito en voz alta, pero su cuerpo permaneció donde estaba parado.

Todos entraron en pánico después de que Han Shuo hablo y se precipitaron por la ladera, persiguiendo frenéticamente a los orcos en fuga. Los tres guerreros, que habían estado escondidos, corrieron rápidamente, bajando la rocosa ladera como si ellos fueran en terreno plano. Ellos aceleraron después los orcos, con un grupo de magos siguiéndolos. Beacher iba a la cabeza junto a Gene, Bach, y algunos otros estudiantes de necromancia. Todos ellos levantaron sus bastones y salieron corriendo.

Justo cuando Fanny asomó tentativamente su cuerpo y estaba a punto de salir corriendo de atrás de una roca gigante, Han Shuo repentinamente se extendió y bruscamente rodeo la cintura de Fanny con su brazo en un abrazo. Preguntando en voz baja, “Es muy peligroso, ¿Por qué va a ir?”

La delegada cintura de Fanny de pronto fue envuelta por el brazo de Han Shuo, causando que todo su cuerpo se entumeciera. Giro su cabeza para mirar que los otros estudiantes de necromancia, que estaban a punto de salir, estaban mirándola de una extraña manera, particularmente Lisa, que parecía estar reprimiendo su ira.

Fanny quedo en blanco y se agito fuertemente cuando reacomodo su ingenio. Un rubor rojo fluyo por su rostro y ella comenzó a sacudirse ferozmente, diciendo enojada, “¿Que estas haciendo, date prisa y déjame ir? ¿Por qué me estas deteniendo?”

“Ellos no nos echaran de menos, ¿Y no tenemos otra cosa más importante por hacer en este momento?” Han Shuo soltó su agarre y rio entre dientes.

“¿Que podría ser más importante?” Fanny y los otros, todos preguntaron perplejos.

“¡Recoger el botín de guerra! ¡Los recursos en las bolsas de esos lobos gigantes están todos rebosantes de monedas de oro cuando los llevemos a una ciudad del Imperio!” Han Shuo rio alegremente mientras su cuerpo ya se había precipitado a bajar de la colina.

Fanny, Lisa y los otros estaban atónitos. Ellos perdieron sus vacilaciones cuando vieron que una pareja de inteligentes extraños también descendía rápidamente por la colina. Todos gritaron felices y corrieron hasta los jinetes de lobos caídos para recoger el botín de guerra, sin algún pensamiento sobre su conducta o comportamiento.

Anuncios