Capítulo 58: La función de los esqueletos guerreros

“¡Almas de los soldados caídos, escuchen el llamado del heraldo oscuro y revelen su existencia!” Han Shuo de pronto comenzó a cantar un encantamiento mágico mientras corría a través del pasaje.

Un ordinario, esqueleto guerrero apareció en el pasaje después de que su encantamiento termino. Al mirar al esqueleto guerrero materializarse, Han Shuo inmediatamente concentro su fuerza mental y le dio una orden — saquéalos.

Este esqueleto guerrero no era ese que Han Shuo había refinado con yuan mágico. Su velocidad y fuerza palidecían en comparación al pequeño esqueleto. Sus huesos incluso crujían y se frotaban unos con otros cuando se movía.

El pequeño esqueleto con siete púas de hueso tan negro como la tinta había causado muchos disturbios en la Academia de Magia y Fuerza Babylon. Si alguien descubriera que él era el que había invocado al pequeño esqueleto, estaba destinado a causar una serie de problemas para él. Por lo tanto, Han Shuo no se atrevió a dejar que el pequeño esqueleto apareciera en ese momento.

“¡Todos dense prisa, de lo contrario todos los objetos serán tomados por alguien más!” Los que se quedaron atrás incluyendo a Irene del departamento de luz. Que cuando se dio cuenta que Han Shuo y los otros corrían hacia abajo, inmediatamente los llamo y los siguieron.

En el lado del departamento de necromancia, Fanny, Lisa, y los otros primero se detuvieron cuando miraron a Han Shuo invocar un guerrero esqueleto y entonces rápidamente recobraron su ingenio. Llevaban expresiones de alegría y también comenzaron a invocar esqueletos guerreros.

Más de diez esqueletos guerreros fueron abruptamente invocados por Fanny, Lisa, y los otros. Bajo los comandos de sus fuerzas mentales, todos los guerreros esqueletos extendieron sus huesudas manos y comenzaron a recoger las bolsas del suelo.

Los recursos dentro de las bolsas de los jinetes de lobos habían sido todos obtenidos de sus saqueos previos. Ahora que esos orcos jinetes de lobos estaban todos muertos, esas bolsas carecían de un dueño y naturalmente se volvieron un objeto libre para el que las tomara primero. En el lado de Han Shuo, los esqueletos guerreros que carecían de fuerza de batalla finalmente tenían un uso. A pesar de que su velocidad era lenta, una bolsa aun colgaba de las manos de cada esqueleto guerrero.

Como sus maestros, Han Shuo, Fanny, Lisa, y los otros naturalmente no se quedaron ociosos. Todos ellos tenían una bolsa en sus manos y Han Shuo incluso había agarrado cuatro bolsas, luciendo como el gato que se comió al canario.

Han Shuo y los otros habían salvado el ochenta por ciento del botín que los jinetes de lobos habían dejado atrás en el pasaje. Los otros extraños se las habían arreglado para tomar el otro veinte por ciento. Armas, armaduras, y medicinas de la ciudad de Drol eran objetos muy valiosos. Si eran llevados al Imperio y eran vendidos, ellos seguramente obtendrían altos precios y enormes recompensas.

Después de ordenar a los esqueletos guerreros que se formaran en filas ordenadas, Han Shuo miro a Fanny con una sonrisa, “Maestra Fanny, con estos objetos y nuestras ganancias del Bosque Oscuro, Pienso que las autoridades de la escuela miraran a nuestro departamento de necromancia con diferentes ojos cuando regresemos a la Academia”.

El estado de ánimo de Fanny era también excesivamente jubiloso en ese momento y desde hace mucho tiempo había olvidado la anterior insolencia de Han Shuo. Una expresión alegre era mostrada en su rostro y sus ojos lanzaron una mirada a Han Shuo, diciendo suavemente, “Quizás no. Muchas de estas cosas son de las tiendas de la ciudad de Drol. Aunque los dueños de estas tiendas están ahora huyendo o muertos, si el Imperio descubriera el origen de estos bienes, seguramente los confiscarían”.

Las preocupaciones de Fanny no eran algo sin una razón. Han Shuo pensó por un momento y de repente recordó al comerciante, Fabián, a quien había conocido en el Bosque Oscuro. Cuando ambos habían separado sus caminos, Fabián le había dejado una tarjeta a Han Shuo para que pudiera encontrarlo y hacer negocios. Fabián era un miembro del Gremio de Comerciantes Boozt y tendría una manera apropiada de deshacerse de los objetos si ellos lo encontraban.

Cuando sus pensamientos viajaban hasta este punto, Han Shuo le sonrió confiado a Fanny y dijo, “Maestra Fanny, no tiene que preocuparse. Siempre que regresemos de vuelta al imperio en una pieza, Tengo maneras de disponer de estos objetos, que no deben dejar ninguna huella detrás”.

Fanny miro con recelo a Han Shuo y sacudió su cabeza después, diciendo con emoción, “Bryan, me doy cuenta de que puedo ver a través de ti cada vez menos y menos. ¡Cuántos secretos tienes escondidos de nosotros…! ¿Cómo es que tienes los métodos para disponer de estos objetos?”

Riendo entre dientes, Han Shuo dijo, “Vamos a hablar de esos asuntos después. Pienso que nuestro primer curso de acción debe ser como salir de este lugar y rápidamente regresar al Imperio”.

Justo cuando Han Shuo y Fanny estaban charlando, Beacher y los otros, incluyendo a Gene, Bach, y esos del departamento de necromancia en el otro lado, habían regresado de la distancia que ellos habían viajado. Juzgando por las expresiones aliviadas de sus rostros, Han Shuo sabía que los orcos probablemente encontraron su juicio inminente.

En efecto, cuando Beacher y los otros se acercaron, el inmediatamente dijo orgulloso, “Todo mundo relájese, ninguno de esos orcos logro escapar. Nosotros finalmente podemos estar tranquilos por el momento”.

Estaba en mitad de sus palabras cuando de pronto miro alrededor con sorpresa y exclamo, “Eh, ¿Que está pasando?”

Aparte de los cadáveres de los orcos jinetes de lobos y de los lobos gigantes en el pasaje, todas las bolsas habían sido divididas entre la gente restante. Particularmente en el lado de Han Shuo y Fanny, una fila de esqueletos guerreros, cada uno sostenía una bolsa gigante, y eran especialmente llamativos.

Fanny estaba un poco incomoda, abrió su boca y no sabía que decir. Finalmente, en su agitación, no pudo evitar mirar a Han Shuo e indico que Han Shuo debía responder.

Caminando hacia adelante como si nada hubiera pasado, no había ningún rastro de torpeza en la cara de Han Shuo. Puso abajo dos de las bolsas en su cuerpo y llamo a los desconocidos mercenarios, guerreros y magos que acababan de regresar desde lejos. Sonrió amablemente y dijo, “Estos son todos los botines de la batalla, bravos peleadores vengan aquí y tomen algo. Todos irán en sus propios caminos separados pronto, pero justo ahora nosotros hemos repelidos a los orcos juntos, así que dejen que estos objetos sean un recuerdo de nuestra batalla”.

“¡Claro, está bien!”

Los diez o más aventureros, que habían regresado, todos aplaudieron simultáneamente y corrieron entusiasmados, tomando hábilmente los recursos de las bolsas.

Beacher y algunos de los otros estudiantes del departamento de luz habían estado a punto de unirse a sus filas cuando ellos miraron a Irene y los otros que también sostenían abultadas bolsas en sus manos. Ellos se detuvieron y comenzaron a caminar hacia Irene.

“Pequeño compañero, eres un gran amigo. Si tu alguna vez requieres los servicios de nuestra Compañía Mercenaria de Lobos de Batalla en el futuro, no dudes en hablar”.

“Heh heh, Estoy muy feliz de convertirme en tu amigo. Si necesitas alguna medicina en el futuro, solo ven y búscame”.

Estas personas todas charlaban y reían con el espíritu en alto cuando ellos tomaban los objetos mientras numerosas tarjetas con información de contacto hacían camino hasta las manos de Han Shuo.

“Maestra Fanny, ¿Por qué les estamos dando esos objetos a ellos? ¿Que está mal con Bryan?” Una estudiante de necromancia, Athena, estaba mirando a Han Shuo abrir bolsas con una mirada de dolor mientras preguntaba enfadada.

“Sus métodos son absolutamente correctos. Si acaparemos todos estos recursos nosotros, estas personas no ganarían nada de nada y seria seguro que reportarían este asunto al Imperio. Tal vez incluso podrían pensar en robarnos en su enojo. Entonces nosotros estaríamos en apuros”.

“Bryan ha sacado solo una pequeña porción en este momento para que ellos escojan lo que quieran. Hacer esto también los arrastra con nosotros y cerrara la boca de todos. Ellos no tienen anillos espaciales y no pueden invocar esqueletos guerreros como nosotros para tareas manuales, por lo que no pueden tomar mucho. Al final, nosotros aun tendremos la mayoría de los beneficios y el aun gano la amistad de esos aventureros. ¡El Bryan de ahora verdaderamente se está volviendo más y más fuerte!” Los bellos ojos de Fanny continuaban centrados en la figura de Han Shuo, que estaba hablando y riendo con los aventureros mientras ella explicaba a la perpleja Athena.

“¡Él se está volviendo más y más misterioso. Me pregunto dónde ha aprendido todos esos conocimientos aleatorios, y su conocimiento en realidad tiene un uso!” Lisa miro a  Han Shuo, recordando la forma secreta que él le dio para hacer crecer sus pechos y susurro con un toque de emoción.

“¡Esta bien, desde que todos han tomado su parte, vamos a dividirnos ahora. No voy a ser tímido si hay alguna manera en que necesite su ayuda en el futuro, jaja!” Han Shuo estaba charlando alegremente con un aire de familiaridad en el otro lado. Las cuatro bolsas en su cuerpo estaban básicamente vacías.

Estos mercenarios y aventureros se habían beneficiado más o menos y ganaron objetos que ellos necesitaban. Mientras miraban a Han Shuo, sintieron que se miraba increíblemente agradable a los ojos. Todos se fueron uno a uno después de finalmente intercambiar una ronda de bromas. Beacher y los otros también se fueron llevando su botín después de ir y agradecerle a Fanny.

Gene finalmente hablo con un pesar melancólico cuando solo quedaba Han Shuo y los otros en la zona, “Me hubiera quedado si hubiera sabido antes. Si no nos hubiéramos ido, entonces las bolsas en las manos de los del departamento de luz seguramente serian nuestras”.

Fanny no hizo ningún comentario para el arrepentimiento de Gene y de repente sintió en ese momento que aunque tenía unos cuantos años más con él, su inteligencia no parecía ni siquiera igualar a la de Han Shuo. Una oleada involuntaria de desprecio creció en su corazón.

“Cierto, ¿Que debemos hacer ahora?” Los ojos de Fanny miraron a Han Shuo y la pregunta salió naturalmente de su boca.

Levantando su cabeza para mirar el vasto Rio Nirolan, Han Shuo pensó por un momento y dijo modestamente, “Hay algunos árboles altos en la parte baja del cañón. Hay varias armas afiladas en nuestras bolsas y algunos montones de cuerda para tensar. Nosotros seremos capaces de construir rápidamente balsas de madera si derribamos algunos árboles. Seremos capaces de viajar en el Rio Nirolan con las balsas y llegar directamente a la Ciudad Balthazar”.

“Ya veo, ¿Entonces por qué no les dijiste a los otros?” Gene repentinamente pregunto al escuchar las palabras de Han Shuo.

“¿Qué negocio tengo yo si ellos quieren irse? Además, al irse ellos, seremos capaces de distraer la atención de los orcos de nosotros, disminuyendo nuestro peligro. ¿No es eso bueno?” Han Shuo sonrió y explico la realidad de los hechos.

Fanny, Gene, y los otros estaban todos atónitos por esas palabras y reflexionaron en privado que Han Shuo era en efecto diferente ahora. Cuando él había estado conversando y riendo felizmente con otros, había estado conspirando internamente contra ellos.

Gene, Bach, y Bella de pronto se miraron unos a otros, pensando en lo que ellos habían hecho con Han Shuo en el pasado. Un escalofrió se apodero simultáneamente de sus corazones.

Anuncios