Capítulo 67: Compartiendo los secretos de los enanos

Han Shuo permaneció dentro del cementerio de la muerte durante el siguiente par de días, estudiando el libro de “Magias Fundamentales de la Necromancia” en una mano, mientras miraba a la “Cueva del Demonio Original”.

Utilizando la bola redonda verde, que muy probablemente se originó en el cementerio de la muerte, Han Shuo podría recibir un gran aumento en su fuerza mental mientras experimentaba un alto grado de agonía y dolor en su mente.

Excepto que, con el uso creciente de la bola redonda verde, Han Shuo podía sentir que su fuerza mental ya no estaba creciendo a la misma velocidad de antes. Parecía como si esta bola redonda verde no podría ayudarlo continuamente. Mientras el número de veces que la usara incrementara, los beneficios que Han Shuo recibiría disminuirían continuamente.

Un día, Han Shuo medito durante un tiempo y dejo el cementerio de la muerte después de infundir la “Cueva del Demonio Original” con su sangre y su yuan mágico.

Después de investigar las proximidades en las que conoció a los enanos la última vez, Han Shuo finalmente encontró rastros de los enanos. Siguió los pasos de los enanos mientras mantenía su compostura. Después de caminar por un tiempo, finalmente descubrió que las huellas de estos se habían detenido frente a la entrada de una cueva bastante oculta.

Había arbustos exuberantes cerca de la entrada de la cueva, y los alrededores obviamente habían sido arreglados. Si no fuera por un enano moviendo a un lado un gran parche con hojas, Han Shuo no sería capaz de descubrir que una cueva estaba ahí.

Después de observar la entrada de la cueva por un tiempo, Han Shuo noto que varios enanos habían aparecido nuevamente. Estaban sosteniendo palas y martillos de hierro mientras entraban en la cueva. Después de un corto tiempo, el enano que le había dado a Han Shuo el odre de cerveza, Bennett, fue ayudado a salir de la cueva por dos enanos. Parecía haberse lesionado.

Un suave sonido vino de lejos. Los oídos de Han Shuo eran afilados y podía decir inmediatamente que eran criaturas mágicas que probablemente se aproximaban. Se agacho en la rama de un gran árbol y espero por un tiempo. Poco después, miro a dos Lobos Cuchilla de Viento que lentamente se aproximaban a la distancia.

Sus pensamientos se movieron, Han Shuo corto una de las ramas secas del gran árbol y la lanzo hacia los arbustos junto a la entrada de la cueva. El sonido de la rama seca cayendo al suelo obviamente atrajo la atención de los Lobos Cuchilla de Viento. Los dos se movieron de acuerdo al ruido alzándose suavemente, mientras ellos cambiaban rápidamente su dirección, dirigiéndose hacia la entrada de la cueva de los enanos.

Cuando Bennett y los otros dos enanos miraron alrededor de su entorno después de escuchar el movimiento, los dos Lobos Cuchilla de Viento aparecieron en su rango de visión.

“Oh, maldita sea. Son Lobos Cuchilla de Viento. ¡Vamos a apresurarnos y regresemos a la cueva!” El lastimando Bennett lanzo una queja involuntaria al ver a los dos Lobos Cuchilla de Viento aparecer y decidió regresar a la cueva.

“Bennett, está demasiado lleno dentro. Si esos dos Lobos Cuchilla de Viento nos siguen al interior de la cueva, entonces los que están dentro estarán en peligro”. Uno de los enanos sacudió el martillo en su mano mientras escuchaba las palabras de Bennett.

Bennett pensó por un momento después de oír sus palabras, “Mm, entonces debemos matar a esos dos malditos Lobos Cuchilla de Viento en la puerta”.

“De ninguna manera, es imposible hacerlo para nosotros tres. Pienso que debemos dejar que los enanos dentro de la cueva dejen de minar y unan fuerzas con nosotros para matar a estos dos Lobos Cuchilla de Viento”. Dijo el otro enano.

Justo en ese momento, Han Shuo de repente salto del gran árbol y arqueo su cuerpo en el suelo, corriendo como un rayo. Después de revelarse a sí mismo en el matorral lejano, velozmente se precipito hacia los dos Lobos Cuchilla de Viento. La daga en su mano era como un rayo de luz helada mientras se disparaba hacia uno de los Lobos Cuchilla de Viento. Han Shuo siguió muy de cerca con la velocidad de un guepardo, preparándose para derribar al otro Lobo Cuchilla de Viento con sus manos desnudas.

Los dos Lobos Cuchilla de Viento habían estado mirando a los tres enanos tan ferozmente como dos tigres y tenían sus espaldas hacia Han Shuo. La espalda de uno de ellos ya había recibido un golpe del feroz ataque de la daga de Han Shuo. El otro Lobo Cuchilla de Viento se dio la vuelta y envió una cuchilla de viento silbante hacia Han Shuo. Mientras realizaba su carrera a alta velocidad, Han Shuo de pronto cambio la dirección y mágicamente esquivo el ataque de la cuchilla de viento, y su cuerpo ya se había lanzado hacia el frente del Lobo Cuchilla De Viento.

El Lobo se dio cuenta de que la cuchilla de viento no dio ninguna impresión de debilitarlo mientras levantaba sus afiladas garras, lanzándose hacia Han Shuo cuando miro que el enemigo estaba a la mano. Un perno de ballesta de la manga izquierda se disparó primero hacia la garra del Lobo Cuchilla de Viento, con Han Shuo golpeando también hacia abajo sobre su cabeza usando un puño entremezclado con el aire glacial del “Mystical Glacial Spellfire”.

Con un grito estridente, el Lobo Cuchilla de Viento cayo rígido en el suelo, como un bloque de carne congelada, mientras aire helado emanaba de su cuerpo.

En el otro lado, los enanos repentinamente lanzaron las afiladas hachas en sus manos, apuntando hacia el otro Lobo Cuchilla de Viento. Sin embargo, la fuerza de esos dos enanos era visiblemente inferior a Han Shuo. Las hachas lanzadas no estaban viajando demasiado rápido, y el Lobo Cuchilla de Viento lastimado en realidad pudo evadirlas.

Sin embargo, aunque pudo esquivar las hachas de los dos enanos, no pudo evadir el perno de ballesta de Han Shuo. El Lobo Cuchilla de Viento finalmente no pudo escapar y cayó apáticamente.

“¡Oh, Valiente amigo, salvaste a Bennett de nuevo! ¿Cómo podremos agradecértelo?” El lastimado Bennett grito involuntariamente al ver a Han Shuo despachar a los dos Lobos Cuchilla de Viento, llamándolo en voz alta.

Después de liberar a los Lobos Cuchilla de Viento de sus núcleos mágicos y pieles de una manera ya practicada. Han Shuo sacudió su mano y sonrió, “¡No deberías agradecerme, estos dos Lobos Cuchilla de Viento eran mi presa desde el inicio! ¡No solo no los ayude, sino que tus dos amigos fueron quienes me ayudaron con sus hachas!”

“Eres demasiado educado. Eh, ¿no quieres los cuerpos?” Uno de los enanos pregunto con asombro al ver a Han Shuo tomar solamente los núcleos mágicos y las pieles, mostrando un completo desinterés en los cuerpos.

“Si, yo solo necesito los núcleos y las pieles de los Lobos Cuchilla de Viento. De esta forma, puedo venderlos por un buen precio”.

“Entonces, querido amigo, ¿podrías darnos los cuerpos?”

“Desde luego, ¿pero, para que los quieren? Estos no valen mucho”.

“Los cuerpos de los Lobos Cuchilla de Viento pueden ser usados para preparar comida”. Bennett miro extrañamente a Han Shuo y explico. “¡Para nosotros, la carne de los Lobos Cuchilla de Viento es una delicadeza muy suculenta!”

Han Shuo también había comido carne de Lobo Cuchilla de Viento antes, pero la había encontrado seca y difícil de masticar. No parecía ser un tipo delicioso de carne… quien habría pensado que los enanos podrían estar interesados. Han Shuo pensó que era raro escuchar las palabras de Bennett, pero los enanos no eran humanos, quizás sus hábitos eran diferentes de los hábitos humanos, pensó Han Shuo.

“Cierto, ¿qué estás haciendo aquí?” pregunto Han Shuo.

“Esta es una cueva minera que nosotros descubrimos. Hay algunos minerales de cobre y hierro dentro. Sin embargo, a menudo se colapsa y grandes rocas se estrellan de arriba hacia abajo. El proceso de minado ha sido extremadamente difícil y peligroso, un montón de miembros de la tribu han sido lastimados. Uno fue aplastado hasta la muerte ayer. Yo fui también golpeado accidentalmente justo ahora y por eso tuve que salir”. Bennett parecía estar amigablemente dispuesto hacia Han Shuo mientras dejaba escapar el secreto que los enanos estaban ocultando sin vacilar.

Los otros dos enanos querían detener a Bennett, pero se dieron cuenta de que Bennett ya había terminado antes de que tuvieran oportunidad de hablar. Ellos soplaron sus barbas y miraron a Bennett, como si amonestaran su indiscreta boca.

“Así que ese es el caso. Si no te importa, puedo ayudarte con la mina. Pienso que con mi ayuda, muchos de los peligros disminuirían para ustedes chicos”. Los pensamientos de corrieron Han Shuo mientras él lo proponía con una sonrisa.

“No, ¡es muy peligroso adentro! ¡Tú podrías ser aplastado por las rocas si vas dentro. Si te encuentras en un colapso muy extendido, no serás capaz de salir de ahí y estarás atrapado hasta tu muerte!” Bennett ofreció una advertencia de buena fe.

“No te preocupes, no voy a tomar acciones por mí mismo. Soy un nigromante y puedo invocar criaturas de necromancia. No habrá ningún problema si las criaturas de necromancia extraen los minerales para ti”. Han Shuo sonrió.

“Ya veo, entonces déjame ir y discutir con ellos para ver si están de acuerdo”. Bennett pensó por un momento, respondió, y camino de regreso a la cueva con los dos enanos que lo ayudaban a caminar.

Después de un rato, uno de los enanos salió y le dijo educadamente a Han Shuo, “¡Noble amigo, nosotros estamos dispuestos a compartir los secretos de esta cueva contigo. Por favor entra y cava en esta cueva junto a nosotros!”

La felicidad hizo su camino en su corazón, Han Shuo dijo humildemente, “Gracias por su confianza, Estoy muy feliz de trabajar junto a ustedes”.

Después de que hablo, el enano arrastro los cuerpos de los Lobos Cuchilla de Viento dentro de la cueva y junto a Han Shuo, cubrió la cueva con hojas de árboles, finalmente camino dentro de la cueva junto a Han Shuo.

Anuncios