Capítulo 68: Mineral de hierro negro otorgado por los dioses

El interior de la cueva era más estrecho de lo que Han Shuo había pensado. Los enanos tenían estaturas bajas y podían caminar con facilidad, pero Han Shuo lo encontró un poco incómodo. Incluso con la luz de lámparas de aceite a lo largo del camino, todavía era bastante sombrío dentro de la cueva.

Después de algunos minutos caminando, Han Shuo había comenzado a agachar su cuerpo. Cuanto más caminaba dentro, más oscuro y húmedo se volvía. Fragmentos rotos de piedra podían encontrarse por todo el suelo, y cuando Han Shuo descubrió que se estaba volviendo más difícil avanzar incluso agachado, fue cuando los tres enanos finalmente se detuvieron.

Los enanos llevaban palas y martillos metálicos en sus manos, exigiéndose al máximo mientras ellos extraían minerales. El sonido de golpes estallaba continuamente. Cuando ellos descubrieron que Han Shuo había entrado, involuntariamente todos ellos detuvieron sus movimientos y miraron a Han Shuo con miradas sospechosas.

“La cueva se volverá más y más espaciosa a medida que avancemos por esta coyuntura. A pesar de que hay más núcleos de hierro y cobre dentro, las rocas caen desde el techo cuando transportamos los minerales. Hubo un derrumbe hace unos días, y nosotros gastamos una enorme cantidad de esfuerzo para reabrir el camino”. Bennett se recostó un poco cansado en la dura pared de roca al explicar mientras miraba a Han Shuo.

Asintiendo, Han Shuo dijo “Muy bien, haz un poco de espacio para mí. Voy a invocar a los esqueletos guerreros y voy a enviarlos dentro para extraer los minerales”.

De acuerdo con las instrucciones de Han Shuo, los enanos despejaron el área, comenzando por aquellos más al interior de la cueva. Cuando ya no había enanos dentro de la cueva, Han Shuo comenzó el encantamiento de magia de necromancia. Siete esqueletos guerreros, en una fila, aparecieron dentro del pasaje, bloqueándolo completamente.

Han Shuo originalmente solo había sido capaz de controlar seis esqueletos guerreros, pero ahora que había meditado usando la bola redonda verde, su fuerza mental había mejorado nuevamente y ahora era capaz de manipular siete esqueletos guerreros simultáneamente.

“Pongan sus palas y martillos de hierro en el suelo. Voy a ordenarle a los esqueletos guerreros que usen sus herramientas y extraigan los minerales de dentro”. Después de que los siete esqueletos guerreros habían aparecido, Han Shuo miro y le hablo a los enanos que se habían retirado.

Los enanos vacilaron al oír las palabras de Han Shuo, y entonces arrojaron las herramientas de extracción de sus manos una por una ante la persuasión de Bennett. Han Shuo manipulo a los esqueletos guerreros, les ordeno soltar las dagas de hueso de sus manos, y tomar las herramientas del suelo en su lugar. Cada uno de ellos arqueo su cuerpo y lentamente entraron en las profundidades de la cueva minera.

Un “espectro” fue liberado y floto hacia las profundidades de la cueva junto con los esqueletos guerreros, de acuerdo a las instrucciones de Han Shuo. Con la ayuda de ese espectro, Han Shuo podía observar el ambiente alrededor del espectro. Con el espectro dirigiendo el camino, Han Shuo podía observar las vistas de las profundidades de la cueva como si estuviera en persona.

Era como los enanos habían dicho, los esqueletos guerreros tenían que agacharse y lentamente abrirse paso a través de una entrada extremadamente estrecha, después de lo cual el espacio se hacía cada vez más grande. Excepto que, no había instalaciones de luz en el interior. Así que, Han Shuo fue incapaz de ver claramente todos sus alrededores.

Mientras el “espectro” y los esqueletos guerreros cubrían una gran distancia, hasta el punto en que Han Shuo sentía que ya no era capaz de manipular a esas criaturas oscuras, emitió la misión de comenzar a extraer el mineral. De acuerdo con la visión intermedia del “espectro”, Han Shuo centro su concentración y manipulo a los siete esqueletos guerreros para comenzar a romper y golpear el mineral que los rodeaba.

Sonaron fuertes y ruidosos sonidos, que acompañaban los movimientos de los esqueletos guerreros. Después de un corto periodo, Han Shuo podía sentir claramente a través del “espectro” que debido a la excavación de los esqueletos guerreros, las rocas en la parte superior de la cueva minera habían comenzado a cambiar. Algunas enormes rocas en realidad cayeron después de un rato, aplastando directamente a un esqueleto guerrero volviéndolo una pila de fragmentos de huesos.

Enfocando su concentración, Han Shuo cerró sus ojos y se paró delante de los enanos, manipulando cuidadosamente a los esqueletos guerreros. Envió al “espectro” flotando a la parte superior de la cueva y observo las rocas flojas con sumo cuidado. Rápidamente enviaría a los esqueletos guerreros a que evadieran a un lado cuando las rocas cayeran.

Después de proceder así por un tiempo, otro esqueleto guerrero fue aplastado y directamente  convertido en pedazos por otra enorme roca. La fuerza mental de Han Shuo estaba severamente agotada y sintió una ola de vértigo en su mente. Comprendió inmediatamente que había agotado su fuerza mental y rápidamente ordeno a los cinco esqueletos guerreros restantes detener la extracción de minerales, recogiendo los fragmentos que ellos habían obtenido, comenzaron a retirarse.

Cuando los cinco esqueletos guerreros comenzaron a mover los minerales en el suelo uno por uno a través del paso estrecho, los enanos en el lado de Bennett aplaudieron y comenzaron a caminar por el pasaje sin esperar por las instrucciones de Han Shuo. Ellos tomaron los minerales de allí y los movieron con seguridad al lado de Han Shuo.

Después de que esto continúo durante unos minutos. Han Shuo sintió que su fuerza mental ya no podía sostener las  acciones continuas de los esqueletos guerreros e inmediatamente de manera decidida canto un encantamiento nuevamente, enviando al resto de esqueletos guerreros y al “espectro” de regreso a la otra dimensión.

En ese momento, la cueva que se abría frente a Han Shuo ya estaba llena de decenas de grandes y pequeños pedazos de mineral. Los enanos vitoreaban mientras ellos cayeron unos sobre otros para liberar el mineral de las rocas de los alrededores, colocando el mineral dentro de mochilas atrás de sus espaldas.

“Oh, querido amigo, debido a tu ayuda, nuestro botín de hoy es más grande que la cantidad de mineral que obtuvimos en una semana. Estos adorables minerales de hierro y cobre pueden ser usados para forjar hermosas armas después de que sean refinados. Que alegre acontecimiento”. Aunque Bennett estaba muy cansado debido a sus lesiones, ahora estaba con un estado de ánimo extraordinariamente bueno mientras contemplaba a sus compañeros golpeando el exceso de roca y recogiendo el mineral. Expreso emocionadamente su gratitud a Han Shuo.

Los otros enanos recogían el mineral con gran deleite, riendo entusiasmados mientras sacaban los odres que siempre llevaban con ellos, bebiendo alegremente cerveza la cual bajaba por sus gargantas, emitiendo fuertes sonidos de “glugging”.

“Oh, dios, ¿Qué es esto?, ¿qué es esto?” Un enano de pronto grito agudamente, atrayendo la atención de todos los otros enanos mientras estos se acercaban a ese enano.

Han Shuo también fue similarmente sorprendido y miro involuntariamente a ese enano, pero él ya estaba rodeado por los otros enanos, bloqueando completamente la visión de Han Shuo. Especulo para sí mismo, ¿que era ese asunto?

Justo cuando la mente de Han Shuo estaba sospechando, Bennett de repente perdió su compostura y rio salvajemente, incluso arrojando el odre de cerveza al aire mientras comenzaba a brincar. Gritos excesivamente exaltados y cargados salieron de su boca, “Hierro negro. Maldición, hierro negro. Estoy seguro de que es hierro negro. Oh mi dios, hay hierro negro dentro. ¡El jefe se va a volver loco cuando se entere de nuestro hallazgo!”

Los otros enanos también se ruborizaron al oír las palabras de Bennett mientras ellos bailaban salvajemente, levantando sus martillos para martillar furiosamente en las paredes a todos los lados. Los fuertes sonidos que levantaron le dieron a Han Shuo un susto.

Han Shuo soltó en privado un suspiro de alivio al escuchar las palabras de Bennett, entendiendo que esos enanos debieron haber obtenido un asombroso metal para estar así de locos por la excitación. Él también estaba muy feliz por dentro.

Después de un tiempo, Han Shuo pregunto a los enanos, que finalmente comenzaron a calmarse, “Bennett, ¿qué clase de mineral es este hierro negro? ¿Es muy precioso?”

Bennett asintió repetidamente como una pequeña gallina picoteando el arroz, diciendo emocionado, “Desde luego, excesivamente precioso. ¡Precioso al máximo! La densidad y dureza del hierro negro es la más alta entre todos los minerales, pero su peso es el más bajo entre todos los metales. También nunca se oxida, y puede cambiar de color a través de la adición de otros materiales. ¡Es el material supremo en la elaboración de armas, y un regalo que nos otorgan los dioses!”

Han Shuo estaba a punto de felicitarlos cuando algo repentinamente destello a través de su mente y un trozo de memorias fluyo en esta. De repente se dio cuenta que de acuerdo con las propiedades de ese hierro negro, y de acuerdo a las memorias de Chu Cang Lan, era en realidad un material precioso usado para forjar tesoros mágicos — Metal Místico.

“Que lastima que solo haya un pequeño pedazo. Parece que solo hay suficiente para forjar una daga pequeña”. Después de expresar su entusiasmo, Bennett miro el hierro negro en la mano del enano y dijo con un poco de pesar.

“Bennett, no te desanimes, Por fuerza debe haber más hierro negro dentro. Quizás podremos extraer una pieza más grande la próxima vez, ¡de esa manera podremos forjar el arma más afilada!” El enano Benson dijo.

“Querido amigo, muchas gracias por tu ayuda. Estamos dispuestos a compartir nuestra cueva minera contigo. ¿Puedes continuar ayudándonos? Nosotros estamos dispuestos a compartir el mineral que se extraiga”. Bennett giro su cara llena de deseo hacia Han Shuo y suplico después de escuchar las palabras de Benson.

“Estoy muy feliz de que confíes en mí, y también estoy dispuesto a ayudarte, pero hoy estoy muy cansado y necesito descansar una noche. Regresare mañana y continuare ayudando a extraer mineral, ¿de acuerdo?” Han Shuo se burló en privado y le respondió humildemente a Bennett.

“Por supuesto, por supuesto. Estaremos aquí mañana temprano con el jefe de la aldea. ¡Espero que puedas volver a ayudarnos!” Bennett se apresuró a responder.

Asintiendo, Han Shuo sonrió, “¡Entonces te veré mañana!”

Han Shuo no tomo ni una sola pieza de mineral después de decir eso y camino de una manera natural y sin restricciones a la boca de la cueva minera, dejando atrás a unos cuantos enanos muy entusiasmados que tomaban continuamente grandes tragos de cerveza.

Anuncios