Capítulo 98: El elfo arrogante

Han Shuo no tardó mucho en llegar al cementerio de la muerte, se dirigió rápidamente a la aldea de los enanos. Finalmente llego a la aldea cuando ya casi estaba oscureciendo.

Bennet y los enanos seguían siendo tan amistosos como siempre. Ellos sacaron su limitada comida fina para que Han Shuo la probara tan pronto como él llegara, llenaron la copa de Han Shuo con su licor de fruta especialmente elaborado.

“No has venido por algunos días Han, ¿Cómo has estado?” Bennett miro a Han Shuo y pregunto.

“Gracias por tu preocupación, he estado bastante bien. He venido a traerles las raciones que prometí”. Han Shuo saco la bolsa de las raciones mientras hablaba. Había algo de trigo y mucha leche y pan. También había una buena cantidad de carne curada.

“Oh, mi mágico amigo. Todo el mundo en nuestra aldea te agradecerán por tu gracia y generosidad”. Bennett grito suavemente cuando miro tanta comida aparecer en el suelo mientras el anillo espacial de Han Shuo brillaba. Esto lo movió más allá de su creencia ya que él había sentido que los últimos días habían sido una lucha difícil de atravesar.

Las enanas y los niños a la distancia dejaron en lo que estaban trabajando y convergieron en el área con gritos de alegría. Ellos se abrazaron unos a otros con lágrimas cálidas en sus ojos mientras celebraban.

Viendo que los enanos se habían vuelto así de agitados a causa de las raciones frente a ellos, Han Shuo entendió que sus vidas no debieron haber sido fáciles. Cada invierno debía de ser algún tipo sufrimiento para ellos, pero debido a la aparición de Han Shuo, ellos no tendrían que preocuparse por su vida día a día ese año.

El Jefe Calvin estaba trayendo a los otros jóvenes y fuertes enanos de la aldea, desde las forjas y estaba un poco sorprendido al ver los vitoreo entusiasmados que venían de esa dirección. Cuando se acercó y vio las pilas de raciones en el suelo, él le expreso muy seriamente su agradecimiento a Han Shuo.

“Anciano, esta es solo la primera entrega. Mi anillo espacial solo puede guardar este tanto. Creo que seré capaz de traer toda la comida que usted necesita en unos cuantos viajes más. No se preocupe anciano, Voy a traer el próximo lote de alimentos tan pronto como sea posible. Pienso que todos ustedes no tendrán que preocuparse sobre las raciones este invierno”. Han Shuo respondió humildemente y sonrió mientras le explicaba a Calvin.

Algunos ruidos sonaron fuera de la aldea en ese momento mientras los enanos que estaban de guardia traían algunos elfos con ellos. Estos elfos estaban vistiendo ropas con intrincados detalles, tenían flores y hierbas entretejidas en un círculo que decoraba sus cabezas. Llevaban arcos y puñales mágicos en sus manos, y todos los elfos y elfas eran igual de hermosos y guapos.

“Queridos amigos enanos, nosotros hemos traído hermosas joyas con nosotros, que son suficientes para intercambiar por las armas que ustedes han forjado. Usaremos esas armas para asustar a todos esos Monstruos Come Hombres que andan por los alrededores. ¿Están dispuestos a vendernos las armas?” El joven elfo del frente abrió su boca y hablo con gracia. El llevaba un arco verde en su espalda y un débil pulso mágico salía de ese arco. Al parecer ese arco era un arma mágica. Estoy volvió muy curioso a Han Shuo.

“Lo siento Benedict, creo que he sido lo suficientemente claro. Las armas que hemos forjado, absolutamente no serán vendidas a usted sin importar que tanto ofrezcan pagar. No estamos interesados”. Calvin sacudió su cabeza y rechazo al joven elfo de nombre Benedict con decisión.

Benedict estaba visiblemente molesto con esas palabras y dijo ansioso, “¿Por qué? Sé que solo hay algunos cien enanos en tu aldea, pero las armas que has forjado recientemente son más de cien. No serás capaz de usarlas todas. Si las armas de hierro negro forjadas por ti fueran imbuidas con nuestra magia elfa, entonces estas se volverían armas mágicas incluso más poderosas. ¿Por qué es que no estás dispuesto a comerciar con nosotros incluso cuando tú no tienes un uso para ellas? ¿Es que nuestro precio no es suficientemente alto?”

“Debido a que esas armas han sido forjadas para nuestro mejor amigo Han. Estos licores frutales también son para Han. Así que lo siento mucho Benedict, Creo que no podemos intercambiar esas armas contigo solo por algunas joyas”. Calvin expreso con resolución sus disculpas a Benedict, y entonces giro su cabeza para llamar a Bennett. “Bennett, lleva a los demás para traer las armas que forjamos. Vamos a dárselas todas a Han hoy”.

“¡Entiendo, jefe!” Bennett respondió con claridad, y luego llevo a unos cuantos enanos jóvenes a un viaje rápido hacia las forjas. Todos los enanos ignoraron la tentación de las joyas de esos elfos.

“Perdón, ¿es él el Han del que tú hablas? Los humanos son la raza más despreciable y malvada de todas las que hay dentro del Bosque Oscuro. ¿Tú en realidad elegiste confiar en un humano en vez de los enviados de la naturaleza? ¡Anciano Calvin, no puedes hacer esto!”

Cuando los elfos vieron que Calvin señalaba a Han Shuo y dirigía a Bennett y a los otros para darle las armas forjadas a Han Shuo, ellos inmediatamente comenzaron a quejarse con una cantidad infinita de sufrimiento.

“Han es diferente de otros humanos. Nosotros confiamos en él y nos ayudamos unos a otros. Así que en verdad lo siento Benedict, No pienso que sea capaz de intercambiar esas armas contigo”. Calvin no se dejó llevar por las quejas de Benedict y dijo tercamente.

La última vez que dejo la aldea enana, Han Shuo no había pensado para nada en usar las raciones para comerciar por las armas de los enanos. Excepto que, los enanos solo aceptarían las raciones de Han Shuo si celebraban ese intercambio. Quien iba a pensar que los elfos habían puesto sus ojos en el lote de armas forjadas por los enanos entremezcladas con el mineral de hierro negro solo un poco después. Lo que hizo que Han Shuo se sorprendiera era que los enanos ya habían rechazado repetidamente la sincera solicitud de negociación de Benedict y habían mantenido sólidamente las armas para Han Shuo.

“Anciano, usted puede hacer sus propias decisiones con esas armas. Yo no estaba deseando sus armas al regalarte estas raciones”. Han Shuo pensó y se explicó sinceramente ante Calvin.

Asintiendo, Calvin sonrió ligeramente, “Tu no necesitas explicarte Han. Nosotros conocemos tus buenas intenciones. Sin embargo, no podemos aceptar tus objetos sin alguna causa o razón. Las enseñanzas de nuestros ancestros nos han enseñado que todo tiene que ser ganado por el propio trabajo duro. Si nosotros aceptamos directamente tu regalo, eso sería una total violación a las enseñanzas dejadas por nuestros ancestros, y además traería una mala atmosfera a la aldea, así que creo que sabes a lo que me refiero”.

Mientras Han Shuo y Calvin estaban hablando, Bennett y la otra multitud de enanos ya habían traído más de diez armas. Había cuchillas, espadas, lanzas largas, mazos pesados, hachas de doble filo, y toda clase de armas. Las armas brillaban con un resplandor brillante. Los pesados mazos y las hachas de doble filo le daban a uno una sensación gruesa y sólida, mientras que las orillas de algunas de las cuchillas, espadas y lanzas largas parecían agudamente filosas.

Cuando Benedict y su sequito miraron esas armas, sus ojos brillaron de emoción. Sin embargo, justo mientras ellos se llenaban de emoción, Han Shuo suspiraba con resignación y decía, “Desde que el anciano ha hablado, entonces yo tengo que aceptar sin vacilaciones”.

Bajo la mirada codiciosa de Benedict y los otros elfos, estas diez o más armas forjadas por los enanos y mezcladas con hierro negro se dirigieron al interior del anillo espacial de Han Shuo, después de que este hablo.

“Este amigo humano, ¿Me pregunto si tus estas dispuesto a intercambiar las armas forjadas por los enanos con nosotros? Nos estamos preparando para una gran batalla dentro de poco y vamos a suprimir la presencia de los trols del bosque. Si nosotros tenemos estas armas y nuestros elfos ancianos las infunden con magia, estas se convertirán en asombrosas y poderosas armas mágicas. La fuerza de los expertos como nosotros incrementaran en gran medida. Nosotros usaremos estas joyas para intercambiar contigo, ¿qué piensas?” Un destello de decepción atravesó los ojos de Benedict cuando vio que las armas iban en camino a las manos de Han Shuo. Pensó por un momento, y entonces pareció que de pronto imagino que sería más fácil intercambiar con Han Shuo, así que inmediatamente le hablo con algo de entusiasmo.

“Los humanos son la raza más despreciable y malvada dentro del Bosque Oscuro. ¿Cómo se dignan los nobles elfos a negociar una transacción con nosotros, las razas más básicas y bajas?” Han Shuo sonrió extrañamente mientras miraba a Benedict y lanzo las últimas palabras de este de regreso a él.

“Con el fin de hacer que los aún más codiciosos y desvergonzados trols del bosque paguen el precio, nosotros los nobles elfos estamos dispuestos a hacer un compromiso y permitir que ustedes, los humanos negocien con nosotros”. Lo que sorprendió a Han Shuo fue que Benedict no pareció escuchar o entender para nada el fuerte sarcasmo que él había usado, y más bien este elfo exhibió su magnanimidad.

“¡Lo siento, no tengo interés de llevar a cabo ninguna clase de transacción con ustedes nobles elfos!” Han Shuo se sintió entre las lágrimas y las risas, ya que finalmente había experimentado la arrogancia de los elfos. No pudo evitar agitar su cabeza mientras lo rechazaba.

Han Shuo de repente oyó toda clase de ramas y hojas ser rotas poco después de haber hablado, como si muchas personas se aproximaran a ese lugar. Antes de que Benedict tuviera la posibilidad de responder, Han Shuo frunció el ceño y pregunto, “¿Hay algún otro sequito de elfos viniendo a tu lado?”

“No, solo nosotros. ¿Qué pasa?” Benedict pregunto, confundido.

Sus pensamientos se movieron, los tres demonios originales de pronto aparecieron y se desvanecieron en tres direcciones diferentes fuera de la aldea. Después de un corto tiempo, Han Shuo hizo uso de la visión de los demonios originales para observar una densa multitud de quinientos o seiscientos trols del bosque, dirigiéndose hacia ellos, en una formación de columnas masivas.

El líder de los trols del bosque con el que Han Shuo se había encontrado la última vez iba junto a otro trol del bosque más voluminoso e iba describiendo algo. Al parecer el estatus de ese otro trol del bosque era incluso más alto. Esto le hizo entender que habría grandes problemas en esa ocasión.

Anuncios