Capítulo 115: El Demonio Han Shuo

“¿Quiénes son?” Trunks primero soltó un suspiro de alivio cuando vio que Han Shuo había llegado con seguridad, después miro a esos extraños con un ojo frio.

“No te molestes con quienes somos. Dejen atrás el núcleo de la Medusa, la sangre y también el Fruto de Dagmar. Así podrán conservar sus vidas e irse”. Uno de los magos adeptos sostenía un bastón mágico en sus manos y dijo con un rostro siniestro.

“León, no podemos dejarlos irse tan fácilmente. Heh heh, mira, tres hermosas chicas vienen corriendo. Nosotros no hemos tenido chicas por un largo tiempo. Esas tres chicas deben quedarse atrás para nuestro disfrute también”. Otro caballero mayor, ferozmente parecido a un gorila, llevaba un espadón tan largo como su cuerpo sobre su hombro, mientras miraba con una sonrisa lasciva.

“Ángelo, tus palabras tienen algo de sentido. Yo no vi a las tres preciosuras hasta ahora. Jajá, dejen a las tres bellas damas y todas sus pertenecías. La fuerza lo es todo dentro del Bosque Oscuro, ustedes pueden largarse ahora si quieren vivir”. El mago adepto León también miro a Nia, Aphrodite, y Angélica corriendo desde la distancia con gran interés y hablo con una alegría centellante.

Había más de diez personas en ese grupo, con no solo magos y espadachines, sino también con arqueros, sacerdotes y ladrones. Todos estos estaban bien experimentados y poseían una fuerza fuera de lo común.

“¿Que, para su disfrute?” Han Shuo había caminado desde la distancia en ese momento. Estaba sumido en una presencia peligrosa que no se molestó en reprimir. Al haber sido quemado, Han Shuo parecía bastante sombrío y horroroso. Todos se sintieron un poco sorprendidos y temerosos mientras él se acercaba, paso a paso.

“¿Han, estas bien?” Trunks no pudo evitar inmediatamente preguntarle cuando miro la apariencia desordenada de Han Shuo.

“Esta cosa fea es una monstruosidad. Se aferra aun a la vida y no ha muerto todavía. ¡Hermanos, vamos a derribarlo primero!” Ángelo grito con un rostro frio y hablo directamente.

Gordon, Aphrodite, y los otros finalmente habían llegado. Han Shuo no dijo ninguna otra palabra mientras su cuerpo se disparaba rápidamente hacia la dirección de Ángelo.

Una tenue niebla negra demoniaca exudaba lentamente del cuerpo de Han Shuo. Su deseo de matar y su ira alcanzaron alturas inimaginables, lo que causo anormalidades en el la mentalidad inestable de Han Shuo dentro del reino de espíritu moldeado. El qi demoniaco negro se filtró debido a los efectos del yuan mágico cuando Han Shuo se hundió en su estupor. Había solo emociones violentas de sed de sangre y destrucción dentro de su corazón mientras sus ojos se volvían aterradoramente de un blanco espantoso sin ninguna pupila negra en ellos.

“Este, este chico es un poco extraño. Todo mundo tenga cuidado”. La actual apariencia demoniaca de Han Shuo le dio a Ángelo miedo y este último grito inmediatamente.

Aunque Trunks y los otros no podían ver la expresión de Han Shuo desde donde estaban parados, ellos podían sentir que algo no estaba bien con Han Shuo en ese momento. Hebras de qi negro demoniaco que se intercalaban con una aterradora presencia maligna que surgían del cuerpo de Han Shuo. Esta clase de presencia hacia que uno sintiera terror desde las profundidades de sus corazones.

“¡Vamos y ayudemos a Han a matar a estas personas que quisieron tomar ventaja de él cuándo estaba en problemas!” Gordon rugió y tomo la iniciativa al correr. Cuando todos los que estaban atrás de él miraron a Gordon hacer su movimiento le siguieron sin durar ni un poco.

Solo Angélica se quedó parada allí, un poco perdida en lo que ella debería de hacer. Hablo con Nia, quien estaba buscando un gran árbol para cubrirse, “Hey, hermana Nia, ¿debo ayudar?”

“¡Solo protégete! Es muy peligroso ahora mismo”. Nia respondió con impaciencia al ya haber colocado una flecha en la cuerda de su arco y estar apuntando hacia un arquero humano a la distancia.

Un lamento parecido a un grito desolado se impregno en los alrededores en el lapso de un instante, como si fuera el grito desesperado de un demonio que residía en las profundidades del infierno. Los corazones de todos temblaron y sus pieles se pusieron tensas, al estar completamente impactados por ese extraño grito chillón desgarra almas. Ellos miraron alrededor frenéticamente y trataron de identificar la fuente del sonido.

“¡El sonido viene de ese chico!” Ángelo estaba horrorizado mientras las venas de su frente saltaban, gritando mientras miraba el rápido acercamiento de Han Shuo.

Todos finalmente notaron que la fuente del sonido, mientras el grito de advertencia sonó, era el Filo Cazador de Demonios que estaba volando cerca de Han Shuo. Un grueso qi demoniaco estaba brotando de la hoja del Filo Cazador de Demonios y rodeaba el cuerpo de Han Shuo. El qi negro demoniaco que circulaba a su alrededor bailaba como un demonio que podía tragarse todo, causando que los otros sintieran un impacto visual excesivamente maligno.

“¡Mátenlo, mátenlo primero!” Ángelo ahora estaba verdaderamente en un pánico interno. Una extraordinaria sensación de incomodidad se elevó de su corazón mientras el comenzaba a gritar.

Todos podían ver las peculiaridades de Han Shuo ahora, incluso Trunks, bautizado en incontables batallas, sintió un escalofrió interno cuando miro la condición actual de Han Shuo. El no podía entender que le ocurría a Han Shuo. Los enemigos estaban aún más aterrados y solo podían pensar en destruir ese peligro desconocido.

De repente, varios ataques mágicos violentos y pernos de ballesta volaron a través del aire, disparándose hacia Han Shuo. Incluso Trunks habría tenido dificultades al lidiar con esos feroces ataques.

Sin embargo, el actual Han Shuo desenfrenado emitió un rugido en voz baja, como el de una bestia salvaje, y se empujó con ambos pies, su cuerpo pareció realmente volar algunos pies por el aire esquivando completamente los ataques, lanzándose directamente hacia Ángelo. En el área de donde Han Shuo se había empujado, varios pernos de ballesta y ataques mágicos de los enemigos aterrizaron en un par de pisadas hundidas.

“¡Maldita sea!” Ángelo frunció el ceño y de pronto descubrió que el terriblemente aterrador Han Shuo se dirigía directamente hacia él. Solo estaba el mago adepto León junto a él y este último no servía para nada. El solo pudo alzar su espadón y tomar una buena postura, listo para darle un golpe doloroso a Han Shuo.

El Filo Cazador de Demonios, que había estado orbitando a Han Shuo, salió mágicamente con un silbido perforador de almas, dirigiéndose directamente hacia Ángelo, como un demonio hacia su comida. Con su corazón helado, Ángelo repentinamente ejerció fuerza mientras un aura de color verde oscuro emergía del espadón en su mano, formando una cruz y golpeando el Filo Cazador de Demonios que estaba descendiendo del aire.

Un choque metálico sonó abruptamente desde donde el Filo Cazador de Demonios y el arma de Ángelo hicieron contacto. Después de una ronda de aullidos, una grieta realmente apareció en el Filo Cazador de Demonios mientras se balanceaba hacia un lado. Ángelo estaba golpeado con un shock, el cuerpo de Han Shuo descendió del aire y se estrelló contra Ángelo con un ruidoso estallido.

Un grito penetrante fue emitido de la boca de Ángelo mientras hacia un doloroso sonido de una persona que había sido arrogantemente dominadora. Han Shuo descendió como si un demonio lo estuviera poseyendo y se colocó sobre el cuerpo de Ángelo, el Filo Cazador de Demonios rasgo el cuerpo de Ángelo.

Ángelo se defendió, con golpes entremezclados con aura de pelea. Sin embargo, Han Shuo no tuvo reacción cuando los ataques golpearon su cuerpo, y solo respondió con ataques incluso más feroces. Sus palmas parecían haberse convertido en armas afiladas cuando arranco las orejas de Ángelo y hundió su nariz en sus mejillas. La carne dentro de los ojos de Ángelo se convirtió en un desastre sangriento, sus ojos ya habían explotado en plasma y estaban escurriendo en un lio pegajoso. Grandes hileras de carne y piel del pecho de Ángelo fueron arrancadas bajo los locos desgarros de Han Shuo. La escena hizo que el cuello cabelludo de todos se entumeciera.

“¡Sálvenme, sálvenme!” En ese momento, las facciones de Ángelo habían sido borradas y el parecía aún más aterrador que Han Shuo. Solo su boca quedaba y esta era capaz de gritar por ayuda con una voz desesperada.

Habiéndose hundido en el estupor demoniaco, solo las urgencias de sed de sangre y destrucción permanecían en su corazón. No había más de la usual placidez y moderación que normalmente podía ser encontrada. Él estaba un poco irritado por los gritos de Ángelo y lanzo un golpe a la boca de este. El sonido de dientes rompiéndose salió mientras Ángelo gemía débilmente escupiendo pedazos de dientes.

“Oh, mi dios. ¡¿Como pudimos enfurecer a un loco como este?!” León, no muy lejos de allí, estaba observando la brutal tortura de Han Shuo. Un helado miedo estaba en su corazón mientras su cuerpo temblaba y dio un grito involuntario.

Golpe tras golpe de los puños de Han Shuo aterrizaron en las mejillas y cuello de Ángelo. Él había estado gimiendo continuamente antes, pero su pecho ahora estaba hacia arriba y sus mejillas estaban contra el suelo. Esta postura indicaba notablemente que su cuello ya había sido roto y Ángelo hacia mucho había perdido su aliento.

“¿Que le ocurre a Han? ¿Por qué está siendo tan brutal?” Aphrodite y los otros estaban a punto de atacar al otro bando cuando ellos fueron asustados por ese sin sentido, incluso olvidaron levantar sus manos en contra de sus enemigos y solo podían estar de pie tontamente, observando como continuaba la violencia de Han Shuo.

“¡Angélica, quédate donde estas y no te acerques!” Nia vio que Angélica estaba curiosa y quería acercarse a revisar las cosas, y por eso le grito para prevenir que ella se acercara. No estaba dispuesta a dejar que Angélica mirara semejante escena sangrienta.

“¡No dejen que escapen! Aunque está un poco fuera de sí en este momento, todavía debemos ayudarlo”. A pesar de que había asesinado a una buena cantidad de gente, La actual violencia de Han Shuo también hizo que su cuello cabelludo se entumeciera. Sin embargo, Trunks era alguien que había resistido fuertes vientos y grandes olas también por tanto entendía lo que debía hacerse en ese momento.

Trunks se precipito con su mantícora, un aura de color blanco lechoso salía de su espada larga e inmediatamente asesino al ladrón y al arquero. Su aura blanca lechosa representaba su identidad como un maestro de la espada, y la aparición de la mantícora indicaba la identidad de Trunks.

Fue solo hasta entonces que las personas finalmente se dieron cuenta de que se habían enredado con Trunks del Bosque Oscuro, y por ello León maldijo y dijo con dolor, “Maldita sea, ¿Por qué tuvimos tan mala suerte? No basto solo con que conociéramos a un loco, ahora nos encontramos con este notable heraldo de la mala suerte”.

“¡Maldita sea, ¿por qué tenía que ser Trunks?! ¡Todo mundo corra!” Otro espadachín también grito con cierto temor.

El grupo de más de diez, que contenía espadachines mayores y magos adeptos, además de toda clase de profesiones, en realidad tenía la fuerza más que suficiente para derrotarlos. Incluso con Trunks en el otro bando, el grupo de Han Shuo no tenía la confianza total de derrotarlos, pero el otro bando estaba abrumado por la reputación de Trunks y las reacciones indignantes de Han Shuo, por lo tanto tomaron la decisión de retirarse.

“Ustedes quédense aquí, Yo los voy a perseguir”. Viendo que Aphrodite y los otros estaban tratando de seguirlos, Trunks de repente grito en voz alta.

Su voz acababa de sonar y ni siquiera tuvo el tiempo para disminuir cuando el enloquecido Han Shuo de pronto dejo el cadáver de Ángelo y salió disparado sujetando el Filo Cazador de Demonios, dirigiéndose hacia León, que escapaba hacia la seguridad, con la velocidad del rayo.

“Ese demonio nos está alcanzando. León, ¿cómo es que decidiste atacarlos? ¡Tú nos has condenado a todos!” Uno de los espadachines giro su cabeza para mirar a Han Shuo aparecer y se quejó amargamente de León.

“Todo mundo divídanse. Aunque no puedo decir que tan fuerte es ese demonio, el absolutamente no es más débil que ese Trunks dado que pudo matar a Ángelo justo como lo hizo. Es mejor que esperen no encontrarse con él, o serán torturados hasta la muerte”. León inmediatamente cambio la dirección después de dar esas órdenes.

Todos habían presenciado la brutalidad de Han Shuo en aquel momento y no necesitaban ser recordados por León. Todos ellos de repente cambiaron sus direcciones y formaron grupos de dos a tres, dividiéndose en varias direcciones para escapar de las premisas. Aunque habían escuchado del poder de Trunks, ellos sabían que Trunks nunca había asesinado a alguien tan brutalmente. Por lo tanto, estos preferían encontrarse con Trunks y no querían enfrentarse al desconocido, pero mucho más brutal, el demoniaco Han Shuo.

Sonido de viento circulando se escuchó cuando Han Shuo apareció sin detenerse. Finalmente se encontró con dos espadachines oficiales y un mago adepto de trueno frente al rio.

Cuando los tres miraron que la persona que los había alcanzado era Han Shuo, todos ellos mostraron expresiones de miedo. Sus cuerpos temblaron incontrolablemente, y cuando ellos miraron que Han Shuo se acercaba rápidamente, el mago adepto finalmente rugió, “Maldita sea, vamos a pelear con él o nosotros seremos torturados hasta la muerte”.

Después de que el mago adepto de trueno hablo, recito una cadena de encantamientos y cinco rayos que parecían dragones, aparecieron en el aire, serpenteando hacia Han Shuo. Los dos espadachines oficiales sujetaron sus espadas largas mientras estaban nerviosos debido al miedo.

No fue hasta que Han Shuo se apresuró hasta el frente de dos de estos ataques logrando evadir los otros tres rayos, pero fue resulto bastante carbonizado por el par que lo impacto, los dos espadachines y el mago se regocijaron. Los espadachines intentaron asesinar a Han Shuo después de que el mago lo golpeo.

Era una lástima que no tuvieron la manera de saber que tan fuerte y resistente era el cuerpo de Han Shuo. Aunque su cuerpo tenía lesiones después de recibir los dos rayos, no sentía dolor por su estado mental enfurecido. Se estrelló contra los espadachines y el mago, dando inmediatamente lugar a una lucha entre la vida y la muerte.

Después de tomar unas respiraciones, recibió dos rayos de luz de las espadas de los espadachines basado puramente en una voluntad indomable. Asesino al mago adepto de trueno, quien había calculado mal la fuerza corporal de Han Shuo y uso el último trozo de su yuan mágico para herir gravemente al otro espadachín. Su cuerpo finalmente perdió toda su fuerza y cayo apáticamente.

“¡Esta acabado, ayúdame a matarlo apúrate!” El espadachín oficial gravemente herido estaba recostado sobre un charco de su sangre y le grito al otro.

Anuncios