Capítulo 119: Enlace, ¡no puede ser tan cruel!

La atada Emily de pronto beso la mejilla izquierda de Han Shuo cuando este se acercó, dejando una marca roja.

“Oh heh heh, has caído bajo mi maldición. Si yo muero, tu serás maldito hasta que tu cuerpo se pudra y mueras.” Emily inmediatamente miro a Han Shuo tranquilamente después de besarlo, entregando estas líneas alegremente.

Un extraño pulso de energía fluyo a través de Han Shuo desde el punto que Emily había besado. Justo cuando Han Shuo quiso investigar la localización de esa energía, descubrió repentinamente que la extraña energía ya se había desvanecido sin dejar rastros.

Esta maldición era una de las magias oscuras más extrañas y misteriosas. Muchas leyendas e historias fueron transmitidas a través de las eras y todas hablaban de lo aterrador y misterioso del poder de esta maldición. Han Shuo pudo sentirla claramente cuando ese extraño pedazo de energía fluyo en su cuerpo, y entendió que la archimaga Emily no lo había hecho al azar.

Mirando a la enormemente orgullosa Emily, el rostro de Han Shuo era siniestro con varias expresiones fugaces que se abrieron paso a través de su rostro. Parecía estar vacilando entre si debería o no deshacerse de ella. Con la protección del yuan mágico, Han Shuo sintió que esta clase de maldición no sería capaz de causarle ningún problema, pero él tampoco se atrevía a correr el riesgo.

“Han, es mejor que no saltes en la oscuridad. Las maldiciones de la magia oscura son las magias más misteriosas. A menudo pueden lograr cosas aterradoras. Podemos permitir temporalmente que esta perra viva, y entonces matarla cuando encontremos una manera de romper la maldición”. Trunks ofreció esa sugerencia cuando miro que Han Shuo fruncía el ceño en contemplación.

Asintiendo, Han Shuo rio extrañamente, su mirada poco amistosa patrullo sobre el bien redondeado, encantador y maduro cuerpo de Emily. El cuerpo de Emily era bastante curvilíneo, particularmente su par de pesados y bien formados pechos. Estos parecían que iban a hacer explotar sus ropas en cualquier momento. Sus sexis labios eran de un rojo brillante y un rastro de una sonrisa desenfadada curvaba estos labios, llenos de una lujuria desnuda para los cuerpos de los hombres.

Bajo la extraña mirada de Han Shuo, Emily rio entre dientes y se balanceo con forcejeos dentro de la red. Las ramas duraderas alrededor de su cuerpo, hacían que sus curvas lucieran aún más maravillosas, exudando una enorme fuerza de atracción.

“Mm, no está mal, no está mal. No dejare que mueras. Aún hay muchas maneras de que me ayudes a levantar lentamente esta maldición”. Han Shuo miro fijamente a Emily por algunos profundos momentos y le dijo al viejo sacerdote, “Pienso que nuestros fuertes trols del bosque guerreros disfrutarían de esta hermosa y madura mujer humana juntos”.

El rostro arrogante y risueño de Emily inmediatamente perdió el color tan pronto como el hablo y esta grito, “¡No puedes hacer eso!”

“Heh heh, ¿Por qué no puedo? Tengo a los trols del bosque que serán cuidadosos cuando te violen. ¡No te preocupes, ellos no te mataran!” Riendo maliciosamente ante la aterrada Emily, era el turno de Han Shuo para patear su relajación.

Emily estaba asustada y el pánico la golpeo, sus horrorizados ojos miraban a los extremadamente feos, pero ferozmente construidos trols del bosque. Ella no se atrevió a decir nada más.

“Enlace, por favor no nos haga hacer eso. Esta humana es tan condenadamente fea, los chicos tendrán pesadillas después de tenerla. Todos nosotros somos seguidores del gran Datara. Enlace, ¡no puede ser tan cruel!” En ese momento, el viejo sacerdote de repente se arrodillo ante Han Shuo y le rogo a este con una mirada de dolor en su rostro.

“Tu viejo perro ciego, ¡cómo te atreves a mancillar mi belleza! ¡Voy a matarte desagradable lombriz vieja!” Antes de que Han Shuo tuviera oportunidad de reaccionar, la previamente golpeada por el pánico Emily inmediatamente lucho con fuerza dentro de la red y miro ferozmente al viejo sacerdote, maldiciendo en voz alta.

Han Shuo estaba involuntariamente aturdido. ¿Quién podría haber pensado que Emily podría ser tan fea a los ojos de los trols del bosque? Al parecer era una cruel tortura para estos el regalarles a Emily. Esto hizo que Han Shuo no supiera si reír o llorar.

“Han, creo que deberías volver a asuntos más serios”. Trunks miro a Han Shuo con una sonrisa leve y le dijo.

Asintiendo, Han Shuo dijo, “Recuperen los botines de guerra para la tribu. Detengan la boca de esta mujer y también llévenla. Cuídenla bien, pero no la toquen por ahora”.

El viejo sacerdote inmediatamente llevo las instrucciones a los trols del bosque cuando escucho que no necesitarían someterse a tan cruel tortura. Les dijo que recogieran todos los botines de guerra de los alrededores de acuerdo a las órdenes de Han Shuo. El pequeño esqueleto estaba de guardia junto a Emily, dispuesto a darle un fuerte golpe a esta en cualquier momento.

Lanzándole una mirada significante a Trunks, Han Shuo y Trunks dejaron el área, con Han Shuo evadiendo a los trols del bosque y se detuvieron cuando encontraron un lugar tranquilo. El comenzó a explicarle todo a Trunks.

Desde luego, Han Shuo retuvo todo sobre el cementerio de la muerte y el refinamiento del pequeño esqueleto. Solo recogió las cosas que podía decirle a Trunks.

Trunks hizo una pausa durante un largo tiempo después de que Han Shuo le había explicado todo eso y miro a Han Shuo con confusión. “Esto quiere decir que ¿Eres un nigromante?”

Asintiendo, Han Shuo sonrió, “Desde luego, Soy un auténtico nigromante. Excepto, que el pequeño esqueleto que he invocado es un poco extraño, lo que llevo a los trols del bosque a tomarlo erróneamente como su gran dios Datara. A pesar de que estos trols del bosque son irritantes y codiciosos, desde que ellos han aceptado mis órdenes, en lugar de dejar que cometan maldades a su voluntad, ¿por qué no controlar los objetivos que ellos deben saquear? Es por eso que los mantengo a mi alrededor”.

“Si puedes usarlos apropiadamente, estos trols del bosque serán de gran ayuda. Yo no había pensado que tú también serias un nigromante. Hah, hay un montón de cosas mágicas sobre ti. ¿Cuánto más me estas escondiendo?”

“Eh, no resta mucho. Todo mundo tiene sus propios secretos. Tu tampoco has mencionado tus propios asuntos”.

“De acuerdo, entonces no preguntare más. Continua haciendo tus propias cosas, Yo necesito continuar entrenando en las profundidades del Bosque Oscuro. Recuerda lo que me has prometido. Te tendré para ayudarme cuando llegue el momento”.

“Si, creo que tendremos muchas oportunidades de encontrarnos en el futuro. Cuando termine de manejar todos los asuntos que tengo a mano, También iré más profundo en el Bosque Oscuro para más entrenamiento. Pienso que encontrare la manera de localizarte entonces”.

Los dos se trataban verdaderamente como amigos en ese momento, pero todos tenían sus propios secretos. La base actual de Han Shuo estaba en el cementerio de la muerte, y también tenía más magia de necromancia por estudiar. En adición, necesitaba reportarse a la organización Imperial Manto Oscuro y preparar las raciones de los enanos. Temporalmente no podía ir directamente a las profundidades del Bosque Oscuro para entrenar.

No había demasiada melancolía o tristeza con la partida de Trunks. Cuando Han Shuo recogió la ubicación de los demonios originales y el pequeño esqueleto, se dirigió hacia los trols del bosque, finalmente se reencontró con los trols del bosque y estaba regresando a la tribu.

Los trols del bosque habían enviado cinco o seis cientos de trols en esa ocasión. Todos ellos habían llevado bolsillos especialmente para los saqueos. Todos se movilizaron y llevaron los botines de guerra a la tribu de los trols del bosque.

El Gremio McGrady había estado enviando sedas y satines resplandecientes, suaves y confortables alfombras, y algunos otros artículos que los nobles disfrutaban. Aparte de estos, había también carros de batalla tan grandes como carruajes y algunos objetos que se usaban para atacar ciudades.

Los lujosos objetos eran fáciles de manejar y vender, pero los carros de batalla y las otras armas de asedio serian una fuente de grandes problemas si se llevaban al Imperio, pero no al ejército.

Han Shuo había aprendido de Phoebe que el Gremio McGrady conducía mucho contrabando. De esa manera, parecía que esos artículos probablemente no estaban siendo suministrados al ejército del Imperio. Parecía que el Gremio McGrady en efecto tenía una verdadera audacia desenfrenada.

Los objetos lujosos estaban usualmente almacenados dentro de los anillos espaciales de los comerciantes muertos. Los carros de batalla y las armas de asedio no podían ser almacenados dentro de los anillos espaciales, esto fue por qué fueron transportados por los dragones de tierra. Ellos tomaron la cuenta del inventario de regreso a la tribu de los trols del bosque y descubrieron que el número de objetos lujosos llenaban dos almacenes de los trols del bosque, y hubo otros tres almacenes destinados a los carros de batalla y a las armas de asedio.

Mirando los cinco almacenes llenos de recursos, Han Shuo no estaba seguro de cómo manejar eso. El anillo espacial en su mano ya estaba lleno de gemas y oro de los trols del bosque. No tenía la manera de guardar más objetos. Han Shuo sonrió tristemente mientras miraba los montículos y montones de recursos dentro de los almacenes de los trols del bosque.

“Cierto, ¿cómo es que manejan usualmente los objetos que ustedes saquean?” Los trols del bosque era una raza con una alta inteligencia que entendía los placeres de la vida. Por lo tanto, Han Shuo pregunto después sobre sus métodos anteriores mientras miraba los objetos.

“Alguien hará un viaje para comerciar alimentos, armas y artículos de primera necesidad por estos objetos. Cosas que no tienen ningún uso para nosotros son de gran demanda para los demás. Esto es suficiente para que comerciemos por comida y artículos de necesidad para el invierno. Muchas gracias por el favor del gran Datara. Fue el gran Datara quien no condujo por el camino correcto”. El viejo sacerdote le explico a Han Shuo.

Asintiendo, Han Shuo pensó privadamente que esto era en efecto el caso. Los comerciantes que trataban con los trols del bosque debieron haber ganado su confianza y les llevaban comida, raciones, y los objetos de necesidad, además de las armas necesarias para ir a comerciar por esos objetos invaluables.

Objetos como comida, raciones, y objetos de necesidad no eran caros dentro del Imperio. Si estos fueran transportados aquí y usados para intercambiarse con los objetos de valor que los trols del bosque habían saqueado, entonces estos comerciantes seguramente serían capaces de obtener un margen de ganancia enorme. De esa manera no era de extrañar que aun con la presencia del peligro en todo el Bosque Oscuro, todavía existían tantos comerciantes que se arremolinaban en el Bosque Oscuro sin prestar atención a sus vidas.

El Bosque Oscuro estaría extremadamente frio cuando el invierno llegara, y muchas criaturas mágicas no se aventurarían entonces. Debido a que los caminos estarían sellados, los comerciantes y aventureros no podrían aventurarse fácilmente tampoco. Por lo tanto, todas las tribus tenían prisa y preparaban las raciones y comida que necesitaban para soportar el invierno, de lo contrario ellos estarían en una mala posición cuando el invierno azotara. Esto fue por lo que los enanos estaban preocupados y por lo que los trols del bosque estaban robando y saqueando en todas las direcciones.

“Todos ustedes, temporalmente no salgan a saquear durante algún tiempo. El gran Datara y yo miraremos los alrededores y les notificaremos cuando encontremos un mejor objetivo. Cuando regrese la próxima vez, les traeré una porción de raciones y objetos de necesidad para su uso. Estén tranquilos”. Han Shuo le dijo al viejo sacerdote después de pensar por un tiempo.

El viejo sacerdote estaba asombrado pero asintió con su cabeza en entendimiento, como si pensara que la orden de Han Shuo era algo desconcertante. Sin embargo, el viejo sacerdote estaba acostumbrado a seguir órdenes y no preguntar mucho.

“Enlace, ¿qué quiere que hagamos con la mujer fea?” El viejo sacerdote asintió y planteo la difícil pregunta sobre cómo tratar con Emily.

Han Shuo también sintió un pequeño dolor de cabeza cuando se planteó esa pregunta. Reflexiono en silencio y después dijo, “La llevare conmigo”.

No fue hasta que estuvieron a unos cuantos kilómetros del lugar de los trols del bosque y junto a un estanque que Han Shuo finalmente aflojo las restricciones que cubrían los ojos y la boca de Emily. Dos guerreros zombis habían estado cargando a la atrapada Emily a lo largo del camino, con Han Shuo ignorando completamente los gruñidos y gemidos. No había otra manera de que pudiera salir del territorio de la tribu de los trols del bosque, así que Han Shuo tuvo que proceder de esa manera.

Cuando había llegado a las orillas del agua, Emily comenzó a maldecir a Han Shuo cuando la cubierta sobre sus ojos y las restricciones en su boca fueron liberadas. Han Shuo ignoro las maldiciones de Emily y se deshizo de su camisa, revelando un cuerpo perfectamente definido.

Contrario a las expectativas de Han Shuo, varios rastros de pánico se mostraron en los ojos de Emily cuando ella miro que Han Shuo se quitó su ropa sin decir otra palabra. Ella hablo rápidamente, “¿Qué…, que quieres hacer?”

Han Shuo solo deseaba tomar una ducha dentro del estanque, pero un plan se formó en su mente cuando vio el pánico en los ojos de Emily. Inmediatamente se rio extrañamente entre dientes mientras se acercaba a Emily, mirando lascivamente por completo su maduro cuerpo. Preguntándole en cambio, “¿Qué es lo que quieres que haga? ¡Jajaja!”

Anuncios