Capítulo 138: Nosotros podemos estar juntos

“¡Lo lamento, fue debido a que nuestras precauciones defensivas no fueron suficientemente buenas, que usted fuera asaltado!” El Ministro de Finanzas Eevee hablo con una mirada de preocupación hacia Hahn.

Sacudiendo sus manos, el rostro de Hahn era grave mientras decía con seriedad, “No te disculpes Eevee, No te voy a responsabilizar. No investigues mas este asunto, yo mismo lo manejare”.

Eevee primero soltó un suspiro de alivio cuando Hahn dijo eso y entonces pregunto, “¿Por qué?”

“Honorable padre, desde que el abuelo Hahn ha hablado, no piense mucho sobre eso”. El rostro de Lawrence estaba un poco oscuro mientras le hablaba a Eevee.

“Mm. Lawrence, tampoco te preocupes. Se quien hizo esto”. Hahn lanzo una mirada a Lawrence y parecía saber algo mientras hablaba.

Lawrence asintió con su cabeza remotamente y miro hacia Han Shuo y Phoebe. Vacilo por un momento, y entonces le pregunto a Phoebe, “¿Acaso Cameron trato de forzarte a unirte a la alianza mercantil de su organización?”

“Si, pero ya le rechace”. Phoebe respondió.

“Muy bien, no te rindas a ningún costo, de lo contrario tu Gremio de Comerciantes Boozt enfrentara un peligro increíble”. Lawrence que contemplaba silenciosamente, le dio ese consejo a Phoebe.

Tomando su conversación, Han Shuo hizo sus observaciones. Parecía notar algo de la discusión de Lawrence y Hahn, pero desde que los dos no hablaron sobre algo tangible, él por lo tanto no indago más.

En cuanto a los otros asuntos, Han Shuo no estaba tan curioso sobre ellos. Desde que ese intento de asesinato tuvo lugar, era difícil que el banquete continuara. Han Shuo estiro perezosamente su cintura y le dijo a Phoebe, “Creo que el banquete ya ha finalizado. ¿Podemos irnos ahora?”

Rodando sus ojos hacia Han Shuo, Phoebe se inclinó ligeramente hacia Eevee y el viejo Hahn. Después, con una ligera sonrisa, dijo, “Nosotros aún tenemos asuntos que atender, así que será mejor que nos retiremos.

Eevee no podía mantenerlos muy bien ahora que semejantes asuntos ocurrieron. Suspiro y dijo débilmente, “Muy bien, ten cuidado en tu camino de regreso”.

“Bryan, recuerda lo que dije. Iré a buscarte mañana. ¡No desaparezcas por varios días como acostumbras!” Cuando vio que Phoebe y Han Shuo estaban a punto de retirarse, Lawrence de pronto le recordó a Han Shuo que no olvidara su cita.

Han Shuo asintió en entendimiento. Justo cuando él estaba a punto de irse, Hahn abrió su boca nuevamente, “Así que tú eres Bryan, heh heh. Te recordare”.

Sonriendo sin responder, Han Shuo y Phoebe dejaron el banquete junto a otros comerciantes que se retiraban con prisa. Todo mundo abordo sus carruajes y viajaron de regreso por sus rutas originales.

“¿Quién quiere matar al viejo Hahn? Incluso yo conozco los logros del Maestro Hahn para el Imperio. Muchos de los actuales oficiales en el ejército son hombres formados por el Maestro Hahn. Con su estatus, no deberían haber muchos dentro del Imperio que se atreverían a hacer un movimiento en su contra”. Las hermosas cejas de Phoebe se arrugaron después de entrar en el carruaje y hablo con una voz distante.

Para permanecer en alerta, los tres demonios originales habían sido depositados cerca y estaban continuamente manteniendo un ojo en los alrededores. Cuando Phoebe había anunciado sus pensamientos, Han Shuo pensó brevemente y dijo, “Nosotros ayudamos al viejo Hahn hoy, pero eso quizás nos traiga grandes problemas. Pero para su gremio comerciante, las ventajas de tener una buena relación con el viejo Hahn definitivamente superan las desventajas. Mm, sin embargo, este asunto no tiene que ver mucho conmigo es por eso que no tengo miedo de nada. Pero usted debería tener cuidado”.

Phoebe mostro sus dientes en una sonrisa, “No te preocupes, conozco mis límites”.

“Entonces no hablare más. ¿Puede ahora detallar los objetos que me prometió?” Han Shuo asintió y entonces se incorporó ligeramente, mirando fijamente a Phoebe mientras hacia su pregunta.

“Muy bien, muy bien, solo mírate. Encontré a alguien que evaluara profesionalmente la riqueza que obtuviste de esa fuente desconocida. Vale alrededor de cuarenta mil oros y pueden cubrir totalmente los extraños objetos que compraste. Además de eso, he preparado una gran cantidad de raciones para ti. Sin embargo, el anillo espacial de gran capacidad que querías tomara algo de tiempo. Temporalmente no hay suministros de ellos en el mercado”. El espíritu de Phoebe no había decaído después de correr en el ataque del banquete, mientras hablaba con bastante ligereza en ese momento.

Cuando Phoebe hablo sobre eso, Han Shuo finalmente respiro aliviado en su corazón y revelo una expresión de gran gratificación. Hablando con una risa, “Estoy tranquilo con usted al timón. Olvide lo referente al anillo espacial, Acabo de obtener uno con una capacidad de almacenamiento a un más grande”.

“Cuando regresemos al Gremio, puedes tomar lo que necesites. Ya había tomado el riesgo de reunir todo antes, aun cuando no sabía si tendrías suficientes monedas de oro para pagar. Tranquilízate, no habrá ningún problema”. Phoebe echo la cabeza hacia atrás orgullosa y dijo con suavidad.

Han Shuo estaba un poco tocado por las palabras de Phoebe. Sabía que Phoebe había tomado un riesgo al hacer eso basándose puramente en su amistad. Phoebe había incluso pensado en pagar por ella misma. Por este punto solamente, podía concluir que Phoebe era una amiga que valía la pena tener.

Justo cuando Han Shuo estaba sintiendo gratitud, Phoebe alargo la mano y pellizco la mejilla de Han Shuo. “También, me mentiste sobre que no sabías bailar. ¡En realidad estas muy bien practicado! Eres de lo peor”.

Con toda honestidad, Han Shuo no sabía cómo bailar de no haber sido por el banquete de esa ocasión. Aprendió en el acto y sobre este hizo su camino. Era debido a que su cerebro había sido desarrollado tanto, su habilidad para comprender las cosas era increíble. Esto era el porque Phoebe tenía la idea errónea de que Han Shuo había estado fingiendo que no sabía bailar.

“¡Soy inocente! Realmente no sabía cómo bailar antes, ¡usted es bastante buena como maestra!” Han Shuo se quejó con aire de agravio.

“¿Te, te gusto bailar conmigo?” Phoebe repentinamente bajo su cabeza y pregunto con suavidad, pareciendo un poco tímida.

Asintiendo, Han Shuo respondió descuidadamente, “Si, se sintió bastante bien”.

“Entonces, Quiero que me prometas que bailaras conmigo la siguiente ocasión, o yo no te ayudare en los asuntos del futuro”. El rostro de Phoebe se levantó mientras ella hablaba feliz.

“Muy bien, Se lo prometo. Mientras usted me ayude seriamente, le prometo cualquier cosa que desee. No tengo problemas en asesinar o encender hogueras para usted, por no mencionar el bailar”. Como habría muchos asuntos molestos con los que tendría que molestar a Phoebe en el futuro, Han Shuo accedió sin vacilar.

Ambos no se encontraron con ningún problema en su camino mientras regresaban en medio de una charla feliz. Cuando ellos llegaron al Gremio de Comerciantes Boozt, Phoebe saco los materiales que Han Shuo necesitaba, incluyendo algunos almacenes llenos de raciones y objetos de necesidad diaria, casi llenando el anillo espacial actual de Han Shuo.

“Guarde las otras monedas de oro por mí. Además, estos son otros materiales que necesito comprar, por favor continúe recogiéndolos por mí”. Los zombis elite de madera y los demonios yin, el necesitaba refinarlos a todos. Han Shuo por lo tanto preparo otra lista y se la entregó a Phoebe después de que se ocupó de todo lo que necesitaba su atención.

Mirando la lista que Han Shuo le entrego, Phoebe miro a Han Shuo con sorpresa, diciendo, “Raciones para cientos de personas y toda clase de materiales extraños, ¿qué es lo que planeas hacer?”

“Heh heh, no mucho, no mucho. Solo hágase cargo por mí y compensare la insuficiencia de oro en mi siguiente visita”. Han Shuo no explico mucho mientras pronuncio esa frase y dejo el Gremio de Comerciantes Boozt, regresando en soledad a la Academia.

Cuando Han Shuo regreso al departamento de necromancia, el exterior ya estaba de color negro. El helado viento del invierno aullaba a través de la noche y era tan helado que nadie quería aventurarse hacia afuera.

Sin embargo, había una figura de pie no demasiado lejos de la entrada de los dormitorios. Era tan helado que el pequeño rostro de la figura era rojo como una remolacha mientras seguía dando vueltas alrededor de una estatua de piedra no muy lejos del edificio.

“¿Que estás haciendo aquí?” Han Shuo no pudo evitar el preguntar cuando miro que la figura era Lisa.

“¡Estoy esperándote!” Los ojos de Lisa mostraron felicidad cuando vio a Han Shuo aparecer y rápidamente camino hacia Han Shuo, hablando con urgencia.

Con la frente arrugada, Han Shuo se quitó el abrigo de su cuerpo y cubrió a Lisa con él. Preguntando asombrado, “¿Por qué me esperas en una noche tan helada?”

Los movimientos de Han Shuo hicieron que Lisa estuviera encantada, pero entonces ella hablo con un rostro preocupado, “Mi madre está enferma y necesito hacer un viaje a casa. Quizás no regrese por un tiempo, así que quería decirte adiós”.

“Si es solo un adiós, tu pudiste decírmelo mañana. ¿Por qué debías esperar por mí en el medio de la noche” Han Shuo vacilo cuando vio que Lisa seguía temblando, entonces activo el “Mystical Glacial Spellfire”, así su mano derecha se balanceo ligeramente mientras ondas de calor salían de esta, calentando el cuerpo tembloroso de Lisa.

“Tu sueles desaparecer misteriosamente. Tenía miedo de que no pudiera verte porque me voy mañana, por eso te estaba esperando aquí. No sabía si ibas a regresar, pero al final lo hiciste”. Lisa respiro suavemente con comodidad cuando su cuerpo se calentó y entonces la hablo suavemente a Han Shuo.

“Eh, no tenías que salir fuera de tu camino para venir a decirme adiós”. Han Shuo sintió que el ambiente era un poco extraño y estuvo en silencio por un tiempo antes de responder.

Lisa permaneció en silencio por un rato, su mirada se centró en Han Shuo. Y repentinamente dijo, “Bryan, tú me dijiste que yo te gustaba. Ahora ya no eres un esclavo o un chico de los recados. Ven a casa conmigo, ¡vamos a estar juntos!”

Han Shuo fue enormemente asombrado por sus palabras mientras él la miraba, se quedó allí  atónito. No sabía que decir cuando miro a Lisa que estaba rígidamente de pie con una expresión solemne en su rostro.

Anuncios