Capítulo 142: La sugerencia para matar al dragón

El invierno había llegado. El helado viento aullaba ferozmente mientras grandes copos de nieve flotaban en el aire como gansos descendiendo, causando incluso que los residentes a largo plazo del Bosque Oscuro, los trols del bosque, temblaban de frio y se sintieran congelados. Era algo bueno que Han Shuo hubiera traído suficientes raciones y ropas gruesas para la excursión de esa ocasión, de lo contrario ese cruel invierno hubiera sido un desastre para los trols del bosque.

Han Shuo y los trols del bosque se aventuraron más profundamente en el Bosque Oscuro durante los dos siguientes días. Su progresión en esa ocasión no los llevo directamente a las profundidades en el sur. Ellos viraron hacia el oeste desde el inicio.

Durante los últimos días, Han Shuo también hizo que algunos trols del bosque construyeran un carruaje crudo para sí mismo y practico silenciosamente el “Arte de los Nueve Cielos Demoniacos”. Ese arte necesitaba infundir los meridianos en las manos y piernas con yuan mágico, y luego circular el yuan mágico según una ruta particular antes de poder volar por el aire.

Después de experimentar el entrenamiento básico del reino sólido, pasajes abiertos y espíritu moldeado, ahora que había alcanzado el reino del verdadero demonio, la velocidad de Han Shuo al practicar el “Arte de los Nueve Cielos Demoniacos” era mucho más rápida que cuando él inicio el entrenamiento del “Glacial Mystical Spellfire”. Debido a que los meridianos ya habían sido abiertos y reforzados, Han Shuo no sintió ni la más mínima obstrucción mientras el circulaba su yuan mágico de acuerdo al “Arte de los Nueve Cielos Demoniacos”.

Durante los últimos días, Han Shuo no continúo dentro del carruaje. Se alejó con excusas al azar y trato de volar en el aire con el “Arte de los Nueve Cielos Demoniacos”. Una vez que el entendió como desplegarla, necesito de un poco de practica para dominar sus habilidades para realmente volar. Han Shuo trato muchas veces y solo pudo flotar. Ya que el aun no era adepto en controlar su dirección, por lo que cayó de las alturas en múltiples ocasiones.

En ese día en particular, la ventisca dejo de devastar la tierra. Los trols del bosque también se detuvieron frente al valle de una montaña. Han Shuo estaba en la parte de atrás, aun tratando de dominar rápidamente el “Arte de los Nueve Cielos Demoniacos”. Cuando descubrió que los trols del bosque repentinamente se detuvieron, inmediatamente dejo de practicar y se apresuró a la parte delantera.

“Enlace, el valle de la montaña del frente debe ser donde viven los elfos. Dos de nuestros niños vieron una gran cantidad de elfos aparecer cerca de esa área hace mucho tiempo”. Cuando Han Shuo camino hacia el viejo sacerdote, este señalo al valle de la montaña cubierto por la nieve y le explico respetuosamente a Han Shuo.

Tomo una respiración profunda y entrecerró sus ojos, mirando a la distancia. era una lástima que debido a la cubierta de la nieve acumulada, los árboles y el suelo estaban cubiertos y así Han Shuo no podía distinguir nada en la distancia.

Una cadena de misteriosos encantamientos fue entonada en voz baja desde la boca de Han Shuo mientras una oleada de luz verde salió disparada delante de él, haciendo su camino hasta el valle de la montaña cubierto de nieve.

“Reconocimiento de Vida” era una magia oficial del departamento de necromancia, y era algo que Han Shuo recién había captado. “Reconocimiento de Vida” no tenía uso en el ataque, era como su nombre lo indicaba, un hechizo que buscaba la vida. Era útil en ambientes desconocidos y alrededores poco familiares.

Han Shuo estrecho sus ojos para sentir las cosas tan pronto como esa magia fue desplegada. No sintió ningún rastro de vida por donde el hechizo “Reconocimiento de Vida” volaba. Cuando la magia había rodeado el valle de la montaña, se desvaneció sin dejar rastro debido a la falta de fuerza mental.

“No hay señales de vida dentro del valle de la montaña. Sin embargo, todavía podemos echar un vistazo. Si los elfos viven allí, ellos deben haber dejado señales en los árboles. Sería mejor si pudiéramos descubrir las casas de los elfos”. Han Shuo pensó un poco e instruyo al viejo sacerdote.

Han Shuo entonces tomo la delantera con los trols del bosque guerreros, con los cazadores y sacerdotes avanzando en la retaguardia. Se movían lentamente hacia las profundidades del valle de la montaña. Mientras sus pies crujían bajo el camino cubierto de nieve, los trols del bosque guerreros agitaron las armas en sus manos y sacudieron la nieve de la cima de los árboles, pateando también vigorosamente la nieve que se había acumulado en el suelo, tratando de ver si había algunas pistas.

Un grito de asombro salió de un trol del bosque joven. Los oídos de Han Shuo captaron esa exclamación mientras su cuerpo destellaba como un rayo hacia esa localización, pero cuando se detuvo en la fuente del sonido, descubrió que el trol del bosque que había gritado, había desaparecido sin dejar rastro.

Con el ceño fruncido, Han Shuo presto atención a los sonidos de la perturbación en todos los alrededores y después rodeo la nieve acumulada unas cuantas veces. Finalmente se puso de pie en el desordenado y nevado suelo, repentinamente pisoteo con fuerza.

El cuerpo de Han Shuo de repente cayó con un sonido sordo y aterrizo en el terreno de una cueva oscura en el tiempo de una respiración. Los gritos asustados del trol del bosque joven aún estaban resonando desde una de las esquinas a no demasiada distancia. Eran bastante perturbadores para los oídos dentro de la negra oscuridad del agujero.

El cuerpo de Han Shuo ya se había ajustado a la oscuridad mientras sus ojos giraban en los alrededores, descubriendo que esa cueva en la que estaba continuaba hasta algún lugar por debajo del suelo. Miro cuidadosamente y descubrió que la entrada a esa cueva era bastante espaciosa. El suelo que conducía hacia abajo desde la entrada era un poco desordenado ya que había muchos rastros de pisadas.

¿Podría ser que los elfos que adoraban la bondad de la naturaleza y amaban el bosque, vivieran bajo tierra? Han Shuo estaba un tanto confundido. Activo el “Arte de los Nueve Cielos Demoniacos” después de ver los alrededores un poco atónito. Su cuerpo lentamente floto hacia arriba y golpeo hacia arriba por donde había caído del suelo, destruyendo la cubierta de nieve que estaba por encima.

El trol del bosque, que había caído accidentalmente hacia un momento, solo se había acostumbrado lentamente a la oscuridad después de moverse sorprendido por un tiempo. Sintió el camino a su alrededor y lentamente salió también.

Repentinamente un extraño silbido salió de las profundidades del suelo. Han Shuo dio un sobresalto de sorpresa mientras este volvía a liberar la magia de “Reconocimiento de Vida” y apunto hacia la fuente de los sonidos en las profundidades.

Cuando la magia de “Reconocimiento de Vida” fue liberada, Han Shuo descubrió inmensos rastros de vida y dio un gran sobresalto de miedo. Bruscamente se apresuró a salir de la cueva, echo su cabeza hacia atrás y silbo abruptamente.

Cuando el viejo sacerdote escucho el llamado de Han Shuo, fue a buscar a Han Shuo desde muy lejos. El trol del bosque, que había caído, también se había arrastrado hasta ese punto. Los trols del bosque guerreros que habían estado observando la situación en los alrededores se precipitaron con sus armas, retirando la nieve de la cueva y revelaron una profunda cueva que podía contener a tres o cuatro personas caminando unas al lado de otras.

Varias flechas silbaron ferozmente mientras estas fueron disparadas de la boca de la cueva, asustando a los trols del bosque que habían estado asomando sus cabezas para echar un vistazo. El rostro del viejo sacerdote se enfadó y estaba a punto de ordenar que atacaron a las criaturas dentro de la cueva, pero Han Shuo extendió una de sus manos y lo detuvo.

Los elfos amaban mucho a la naturaleza y por lo tanto naturalmente no vivirían en un lugar tan oscuro y sombrío. Han Shuo entendió eso y por lo tanto no había hecho que los trols del bosque inmediatamente hicieran su movimiento.

Varias figuras salieron disparadas de la boca de la cueva en un silbido. Sus oídos afilados, guapos y hermosos rasgos eran las marcas únicas de los elfos, pero esos elfos tenían la piel negra o de un purpura oscuro y tenían el cabello blanco, pareciendo bastante diferentes que los elfos normales.

“¡Son los elfos oscuros!” El viejo sacerdote inmediatamente exclamo cuando miro que esos extraños elfos aparecieron.

Han Shuo finalmente reacciono después del grito del viejo sacerdote. Su tribu también estaba compuesta de elfos, pero habían abandonado la paz, la naturaleza, y la adoración a la bondad de la naturaleza. En su lugar ellos adoraban a la reina de la noche, Rose. Vivieron en el sombrío mundo subterráneo por un largo periodo de tiempo y eso causo que sus pieles se volvieran negras y de un purpura oscuro.

Sus naturalezas eran malvadas mientras quemaban y saqueaban por todas partes. Su sociedad era matriarcal por lo que sus mujeres eran en su mayoría las que ocupaban las posiciones del poder. Dentro del mundo subterráneo, ellos eran como los trols del bosque, una raza malvada llena de villanía.

Después de que la primera pareja de elfos oscuros saliera, más de ellos salieron lentamente. Cuando aparecieron, primero resguardaron la entrada de la cueva mientras miraron de una manera hostil a Han Shuo y a los trols del bosque, sujetando sus armas con sus manos.

Han Shuo sacudió sus manos y le indico al viejo sacerdote que no hicieran ningún movimiento en ese momento, y que todo el mundo retrocediera lentamente y se reuniera detrás de ellos. Sin embargo, también hizo que todos blandieran sus armas en contra de los elfos oscuros, en caso de que estos repentinamente hicieran su movimiento.

Las hermosas elfas oscuras vestían trajes reveladores, mostrando unos cuerpos tentadores en todas ellas. A pesar de la temporada de invierno, aun así no parecían estar dispuestas a cubrir la piel de sus cuerpos. Aunque la piel purpura oscura era un poco extraña, tenía otra clase de fascinación que cautivaba los ojos.

Después de un tiempo, una dama hermosa de los elfos oscuros, que parecía bastante majestuosa y opulenta, salió de la cueva. Estaba vistiendo una chaqueta suave de cuero que revelaba sus bellas piernas con un aire de fantasía sobre ella.

Cuando la hermosa señora de los elfos oscuros salió de dentro de la cueva, miro de reojo a los trols del bosque en los alrededores y dio una risa tímida. Pregunto en la lengua común, “Así que son nuestros valientes amigos los trols del bosque. ¿Qué están haciendo aquí?”

El viejo sacerdote también sabía que habían ido a buscar a la gente equivocada en ese momento. Como el sabio de los trols del bosque, la experiencia del viejo sacerdote era bastante amplia. Naturalmente entendió que los elfos oscuros tampoco eran los de la luz. Resoplo ligeramente y respondió, “Nuestros niños recientemente descubrieron los rastros de un gran grupo de elfos. Debido a que nosotros los trols del bosque sostenemos un odio profundo en contra de los elfos, nosotros veníamos a destruirlos”.

La fantástica y hermosa señora tenía una actitud mucho más amistosa después de que esas palabras fueron dichas. Asintió dijo, “Nosotros también tenemos un profundo rencor con los que viven en la superficie. Ellos entran al mundo subterráneo de vez en cuando para atacarnos. El gran número de elfos que descubrieron ustedes debió haber venido a pelear con nosotros. Hehe, desde hace mucho tiempo hemos escuchado la valiente ferocidad de su tribu de trols del bosque en la superficie. Parece que tenemos un enemigo en común”.

El viejo sacerdote guardo silencio un poco después de hablar y se giró para preguntarle respetuosamente a Han Shuo, “Enlace, ¿qué debemos hacer ahora?”

Han Shuo realmente quería robar a los elfos oscuros, pero no sabía cuántos números tenían o cuan fuertes eran sus capacidades de combate. Por lo tanto, peso las cosas en privado.

La fascinante señora de los elfos oscuros estaba muy sorprendida por la pregunta que le hizo el viejo sacerdote a Han Shuo. Aunque llevaba una túnica oscura y llevaba su cuerpo entero cubierto, su cuerpo era notablemente más pequeño que el de los trols del bosque y era obvio que era de una raza diferente. Naturalmente hizo que la hermosa mujer se sorprendiera mucho al ver la actitud tan respetuosa del viejo sacerdote.

“Valiente amigo, nuestra familia está enfrentando los ataques de un dragón oscuro en este momento. Si usted está dispuesto a ayudarnos, nosotros podemos ofrecerle una carreta de oro y una carreta de joyas como agradecimiento. Si usted puede matar al dragón oscuro, todo les pertenecerá a ustedes”. La señora de los elfos oscuros de repente hablo cuando vio que Han Shuo permanecía de pie sin decir ninguna palabra.

Han Shuo se sobresaltó. No esperaba que esos elfos oscuros enfrentaban los ataques de un dragón oscuro en ese momento. Los dragones oscuros eran dragones malvados a quienes también les gustaba vivir bajo la superficie. Los elfos oscuros eran verdaderamente desafortunados al encontrarse con un dragón oscuro.

Frunciendo el ceño, Han Shuo pensó por un momento y sintió que la sugerencia de esa elfa oscura era un tanto tentadora. Aunque el dragón oscuro era probablemente increíblemente fuerte, con la combinación de ese grupo de elfos oscuros y los quinientos trols del bosque, debería existir una oportunidad de matarlo.

Había un extraordinario tesoro en cada dragón que hacía temblar a cualquiera. Por lo tanto, las recompensas al asesinar un dragón era una tentación que mucho no podían resistir.

“Vamos a ver primero como es el mundo subterráneo. Si la adición de nosotros significa que podemos matar a ese dragón oscuro, nosotros aceptamos su proposición”. Han Shuo pensó por un momento y abrió su boca para decir eso.

“Puedo prometer que con la ayuda de tus quinientos valientes amigos, ese dragón oscuro está muerto sin duda alguna. Mi nombre es Dana, eres bienvenido a unirte a nuestro mundo subterráneo”. La señora de los elfos oscuros dijo felizmente y después les dio palabras de instrucciones a los elfos oscuros.

Los elfos oscuros que acababan de salir corriendo volvieron a entrar en la cueva bajo las órdenes de Dana. Esta alzo sus nalgas sugerentemente y entro al final, agitando una mano hacia Han Shuo y al viejo sacerdote.

Yendo por detrás significaba que podían retroceder si algo salía mal. Por lo tanto, cuando vio que los elfos oscuros descendían primero y que Dana se había quedado atrás para cuidarlos, Han Shuo sintió que no debía haber peligro y asintió con la cabeza hacia el viejo sacerdote.

Han Shuo y el viejo sacerdote estaban al frente, el carruaje que llevaba al pequeño esqueleto estaba en el centro. Así quinientos trols del bosque se filtraron a través de la cueva y comenzaron a descender al mundo subterráneo donde vivían los elfos oscuros.

Cuanto más caminaban, más espaciosa era la cueva. Incluso había rocas rojizas crecían en las profundidades, y que emitían una débil luz que hacía que no estuviera tan oscuro en el interior.

Anuncios