Capítulo 144: Un paso adelante

Era un dragón depravado. Han Shuo maldijo en voz baja y dio una orden. Las criaturas oscuras que recién había invocado salieron de su cobertura a ambos lados y miraban a los elfos oscuros, listos para hacer un movimiento en contra de los elfos oscuros junto con al dragón oscuro.

“¡Vamos, vamos!” El dragón oscuro miro a su alrededor mientras su cuerpo de más de diez metros de largo tomo vuelo con un estruendoso sonido, enviando lodo a volar por todas partes en el pantano.

La elfa oscura desnuda tenía el miedo escrito por todo su rostro mientras corría desesperadamente hacía en donde estaban escondidos Han Shuo y Dana. Sus grandes melones se balanceaban con ondulaciones tentadoras mientras sus delgadas piernas se agitaban furiosamente. Su atractivo solo aumento cuando el lodo adorno su cuerpo.

Cuando la elfa oscura finalmente llego a la zona que Han Shuo y los otros habían levantado, Han Shuo dio una orden a las criaturas oscuras. Más de diez guerreros zombis y esqueletos, así como algunos necrófagos, rompieron su ocultamiento y cargaron descaradamente hacia el lujurioso dragón oscuro.

Han Shuo grito al mismo tiempo y los trols del bosque prepararon sus armas. Apuntando hacia el dragón oscuro que trataba de elevarse al cielo, los trols del bosque cazadores arrojaron afiladas lanzas y jabalinas. Al mismo tiempo, los elfos oscuros cubrieron el cielo con una lluvia de flechas y magia de los elfos oscuros.

“Maldita sea, son ustedes las razas bajas de nuevo”. El dragón oscuro grito mientras abrió su boca y lanzo una llamarada como una turbina de jet con algo de lava mezclada en esta.

“Retrocedan y evadan”. Han Shuo rugió, mientras los trols del bosque rápidamente se escondían en la retaguardia mientras el viejo sacerdote gritaba también. La llamarada se encendió donde ellos acababan de estar, prendiendo fuego a las hierbas secas y al pasto que cubría los alrededores.

Ataques de toda clase de lanzas y jabalinas, así como flechas y magia de los elfos oscuros, aterrizaron en el resistente cuerpo del dragón oscuro. Estos no tuvieron efecto en absoluto. Los que apuntaban al cuello, ojos y cabeza del dragón fueron enviados a volar en otra dirección por una ola de las garras del dragón oscuro.

El enorme cuerpo del dragón oscuro se disparó a través del aire mientras llegaba a los guerreros zombis y esqueletos invocados por Han Shuo. Sus garras metálicas repentinamente golpearon hacia abajo, aplastando a los guerreros esqueletos hasta convertirlos en fragmentos de huesos. Los guerreros zombis no tuvieron más suerte, sus cuerpos cayeron en pedazos por otro golpe. En realidad solo eran buenos para ser carne de cañón.

La fuerza del dragón oscuro estaba dentro de las expectativas de Han Shuo. No sintió pánico cuando vio que las criaturas oscuras desaparecían en fragmentos y pedazos bajo los ataques del dragón oscuro. Envió una mirada significativa al viejo sacerdote desde lejos.

Los elfos oscuros continuaron atacando mientras sus arqueros, con arcos mágicos en la espalda, comenzaron a disparar flechas que parecían carámbanos de hielo. Además de eso, ellos también comenzaron a usar flechas explosivas, lo que causo una gran perturbación que enfureció aún más al dragón.

“¡Ustedes bajas y patéticas formas de vida todas van a morir antes que mi ira, lo digo yo el maravilloso Gilbert!” El dragón oscuro Gilbert rugió furiosamente y continuó volando de frente en contra de los carámbanos y las flechas explosivas. Mientras volaba cerca del suelo y agitaba el piso con sus garras, terminando con el resto de las criaturas oscuras que Han Shuo había invocado.

Los elfos oscuros, de acuerdo a las órdenes recibidas por la matriarca Dana, rápidamente esquivaron hacia la retaguardia después de disparar sus ataques, tratando de seguir manejando al dragón oscuro detrás de los trols del bosque. Fue una lástima que Han Shuo desde hacía tiempo les había dado instrucciones a estos para cuando los elfos oscuros hicieran su movimiento, todos los trols del bosque incluso olvidando el atacar al dragón oscuro corrieran hacia la retaguardia en retirada. Ellos incluso fueron más rápidos que los elfos oscuros al escapar hacia atrás.

“¡Derriben el muro de piedra!” Han Shuo rugió furiosamente en medio de los trols del bosque después de que ellos llegaron a un pequeño valle en una montaña, no muy lejos en la distancia.

El viejo sacerdote dio sus instrucciones y los trols del bosque rugieron a su orden. Más de diez trols del bosque que se encontraban en un punto en alto arrojaron rocas, bloqueando instantáneamente el valle de la montaña y bloqueando a los elfos oscuros.

Cuando Han Shuo escucho a escondidas las palabras anteriores de la matriarca de los elfos oscuros, supo que Dana desde hacía mucho había hecho preparaciones en el valle a su alrededor. Ella había preparado grandes cantidades de rocas y tenía la intención de evacuar a los elfos oscuros después de enfurecer al dragón oscuro, dejando a los trols del bosque para que se enfrentaran al dragón oscuro. Ellos entonces emergerían después de la batalla y erradicarían al bando sobreviviente. De esta manera, cualquiera de los dos, ya fuera el dragón oscuro o los trols del bosque, ninguno de ellos escaparía del agarre de los elfos oscuros.

Si el maravilloso plan de Dana se hubiera desarrollado de acuerdo a sus ideas, entonces Han Shuo y los trols del bosque probablemente no podrían dejar ese lugar con vida. Era algo bueno que los oídos de Han Shuo fueran extraordinarios y hubieran podido capturar cada detalle del cruel plan de Dana. Esto le permitió a los trols del bosque el estar un paso adelante y pudieron apurarse hasta el valle de la montaña antes de que Dana y los otros elfos oscuros pudieran reaccionar. Entonces ellos usaron las piedras que los elfos oscuros prepararon para sellar el valle.

“¿Qué significa esto?” Dana finalmente revelo su pánico mientras ella le gritaba a Han Shuo y al viejo sacerdote al otro lado del muro de piedra.

“No mucho, es solo que descubrí que este dragón oscuro es simplemente demasiado difícil de manejar. Estoy cancelando nuestro trato anterior, nosotros no intentamos seguir con esta batalla. Me asegurare de regresar los dos carros de oro y joyas después de que ustedes se encarguen del dragón oscuro, y también los compensare por sus pérdidas. ¡Mis más profundas disculpas!” Han Shuo se encogió de hombros y hablo con bastante sinceridad hacia Dana.

Dana nunca habría pensado que Han Shuo la engañaría en el momento más crucial. Aunque Han Shuo se estaba disculpando con un rostro sincero, sus ojos eran siniestros y fríos, obviamente llevándole una mala voluntad a ella. ¿Cómo podía ser Dana ser ciega a eso? Cuando ella pensó en lo que había planeado anteriormente, ella sintió crecer un frio en sus manos y pies mientras un enorme dolor de cabeza palpitaba en sus cienes. Estaba muy ansiosa y no sabía qué hacer.

“¡Bajas y cobardes formas de vida, reciban la rabia del poderoso Gilbert!” el dragón oscuro Gilbert rugió y roció veneno acido de su boca. Más de diez elfos oscuros no pudieron evadir a tiempo y emitieron gritos horribles después de haber sido cubiertos por el líquido acido.

“¡Al demonio con el!” Un guapo elfo rugió enojado mientras el arco largo exquisitamente tallado en sus manos repentinamente se expandió, como si succionara algo. Su cuerpo originalmente delgado parecía ser absorbido por el arco mientras el comenzaba a encogerse rápidamente.

“¡No!” Dana grito en voz alta, con una expresión un tanto frenética.

“¡Date prisa y da la orden, de lo contrario mi sacrificio habrá sido en vano!” El elfo oscuro aulló mientras su cuerpo se volvía delgado. Su vida fluyo hacia el extraño arco mientras este se iluminaba con una leve luz oscura, viéndose bastante malvado y extraño.

Han Shuo miro el arco con asombro, revelando una mirada muy curiosa. Después de que el arco absorbió la vida del elfo oscuro, una flecha apareció mágicamente en el arco, con una luz negra como la tinta rodeándola. Mientras el cuerpo del elfo oscuro se secaba, la flecha comenzó a emanar un aura peligrosa.

Incluso el arrogante dragón oscuro sintió el peligro en ese momento. Comenzó su carga, enviando una corriente de llamas ardientes. La parte trasera del valle montaña había sido bloqueado bajo las ordenes de Han Shuo, así que los elfos oscuros solo podían enfrentarse a los ataques del dragón oscuro al no tener una ruta para escapar.

Desde que las cosas habían llegado hasta este punto, Dana no tuvo otra opción disponible. Apretó sus dientes y dio una orden. Unos cuantos elfos oscuros se lanzaron a sí mismos frente al elfo con el arco sin ninguna vacilación, desplegando rápidamente toda clase de magias elficas para ayudarlo a defenderse en contra del ataque de Gilbert. En el lapso de un momento, más de diez elfos oscuros fueron engullidos por las llamas del dragón oscuro que iban mezcladas con lava y se convirtieron en cenizas en un pestañeo.

Un gemido horrible sonó en ese momento mientras la flecha finalmente se tragó la vida del elfo oscuro y salió disparada hacia el dragón oscuro. Increíblemente rápido, Gilbert no tuvo oportunidad de evadir la misteriosa flecha.

La extraña flecha formada de luz oscura bruscamente se transformó en una nube negra cuando se acercó a Gilbert, envolviéndolo completamente. Una cadena de crujidos exploto desde la nube de luz negra, entremezclada con los gritos de dolor de Gilbert. Parecía que el dragón oscuro estaba soportando una cantidad inhumana de dolor.

Pero como una criatura mágica de súper rango, el dragón oscuro todavía arrojo llamas y liquido venenoso cuando fue invadido por semejante dolor. Su cuerpo incluso aterrizo en medio de los elfos oscuros desde el aire, mientras la nube negra lo rodeaba, sus garras desgarraban a todos los elfos oscuros cercanos en pedazos.

Incluso más elfos oscuros murieron de una manera enfermiza bajo los ataques de las llamas y el líquido acido. Otro ciento de elfos oscuros pereció después de algunas respiraciones. Había menos de un ciento de los trecientos elfos oscuros originales.

Cuando la nube de luz negra desapareció y el cuerpo del dragón oscuro una vez más se revelo a sí mismo, Han Shuo descubrió sangre corriendo de múltiples lugares del dragón oscuro. Incluso la carne y piel de Gilbert estaba carbonizada y quemada. Sus movimientos no eran tan agiles como antes y sus ojos estaban lastimados. Se movía en los alrededores ciegamente como si realmente el no pudiera ver nada.

“Prepárense, vamos a ser cazadores de dragones muy pronto”. Han Shuo sonrió siniestramente hacia el viejo sacerdote y le dio esa orden.

Anuncios