Capítulo 145: Capturando al lujurioso dragón

“¡Maten a ese maldito dragón oscuro!” La matriarca de los elfos oscuros ya no poseía su belleza y comportamiento anterior mientras gritaba con su pelo desparramado por todas partes.

Debido al desenfrenado ataque al azar del dragón oscuro, los elfos oscuros se dispersaron y esquivaron en todas las direcciones, corriendo ocasionalmente en los ataques venenosos o las flamas del dragón oscuro. A pesar de que Dana tenía la protección de los elfos oscuros, aun así parecía bastante desaliñada.

Bajo las instrucciones de Dana, los elfos oscuros restantes comenzaron a atacar al dragón oscuro que estaba casi ciego. Toda clase de flechas y magia golpearon el cuerpo del dragón oscuro, empeorando aún más sus heridas.

Como una criatura mágica de rango avanzado, la fuerza del dragón oscuro estaba más allá de duda. Incluso con trecientos elfos oscuros, si no hubiera sido por el elfo oscuro que sacrifico su vida para activar ese extraño arco, era probable que hubieran sido incapaces de hacer daño al dragón oscuro.

Pero hasta ahora, debido a que el dragón oscuro ya había sido herido gravemente hasta el punto en el que sus ojos no podrían ver más, su gran cuerpo de había convertido en un blanco viviente. Mientras las lesiones atormentaban su cuerpo, su velocidad se hizo más lenta y sus ataques ya no eran tan poderosos como antes.

Los elfos oscuros en la parte trasera fueron empujados hacia el muro de piedra que Han Shuo y los otros habían colocado atrás. Cuando Han Shuo miro que el dragón oscuro estaba a punto de morir mientras el observaba todo, inmediatamente asintió hacia el viejo sacerdote.

“Derriben el muro de piedra, vamos a entrar y limpiar”. Han Shuo rio siniestramente y dio instrucciones para el viejo sacerdote.

Los trols del bosque estaban listos después de que el viejo sacerdote les transmitió las instrucciones de Han Shuo e inmediatamente comenzaron a retirar las rocas a un lado. Los elfos oscuros desde hacía mucho habían hecho las preparaciones para limpiar después, excavando un pozo inclinado no demasiado alejado de las rocas. Los trols del bosque solo necesitaron ejercer un poco de fuerza para voltear los troncos que los elfos oscuros habían preparado. Las rocas rodaron por la pendiente y se precipitaron hacia el pozo.

Cuando todas las rocas en el valle de la montaña rodaron al profundo pozo, el pasaje finalmente fue abierto nuevamente. Han Shuo barrio la escena con una mirada helada y sacudió su mano, diciéndole a los trols del bosque que salieran a la carga.

Los trols del bosque cazadores en las filas traseras arrojaron lanzas y jabalinas con sus delgados brazos, y las armas silbaron mientras aterrizaban en contra de los elfos oscuros. Aunque los elfos oscuros se habían preparado para un ataque, ellos aun gritaron con múltiples aullidos de agonía a medida de que la multitud de lanzas y jabalinas llovían.

Decenas de elfos oscuros fueron clavados bajo la ola de ataques. La matriarca de los elfos oscuros estaba tan indignada que quiso saltar y luchar en contra de Han Shuo hasta la muerte.

“¡Matriarca, vamos a retirarnos!” Una elfa oscura grito en voz alta.

“¡Desvergonzados trols del bosque, resolveré esto con ustedes tarde o temprano!” La voz aguda de Dana resonó en voz alta. Entonces ella dio la vuelta, desolada y dio una orden, “¡Retirada, todo el mundo retírese!”

Los elfos oscuros, que no habían muerto aun, corrieron por sus vidas bajo las órdenes de Dana. Incluso Dana se retiró rápidamente bajo la cubierta de algunos expertos.

Si las raíces no eran removidas completamente, estas reaparecerían nuevamente cuando soplara el viento de la primavera. Desde que estallaron en plena hostilidad, Han Shuo naturalmente endureció su corazón y le hablo fríamente al sacerdote, “Tras ellos, extermínenlos a todos”.

El jefe de los trols del bosque dio una orden para atacar y los trols del bosque guerreros salieron aullando del valle de la montaña, dándole caza a los elfos oscuros restantes.

Han Shuo apunto a uno de los elfos oscuros y le dio al pequeño esqueleto la orden de asesinarlo. Empuñando la daga de hueso, el pequeño esqueleto fue rápido como un rayo mientras paso a las hordas de trols del bosque, acelerando hacia el elfo oscuro con el arco extraño.

Un elfo había gastado su vida anteriormente para activar el extraño arco y así disparar una flecha monstruosamente poderosa, cubriendo el cuerpo entero del dragón oscuro de heridas. Han Shuo estaba excesivamente curioso sobre ese extraño arco, así que mantuvo un ojo en este todo el tiempo.

Cuando el elfo oscuro, que había consumido su vida murió, el arco fue tomado por otro elfo oscuro. Han Shuo hizo que el pequeño esqueleto lo cazara debido a que el quería obtener el arco en las manos de ese elfo oscuro.

Gilbert rugió mientras su enorme cuerpo rodaba, creando sonidos de truenos mientras se tambaleaba en el suelo. Los trols del bosque rápidamente esquivaron al dragón cuando vieron que se estaba moviendo nuevamente.

Incluso al estar gravemente herido, la fuerza de una criatura mágica en un reino avanzado era aún aterradora. Los trols del bosque ya lo habían visto aterrorizar a los elfos oscuros, así que ellos estaban mortalmente asustados de la enorme fuerza del dragón oscuro hasta el punto de estar dispuestos a dejar su guardia, incluso en ese momento.

El cuerpo del dragón oscuro se estremeció mientras se movía lentamente hacia el pantano. Parecía que quería huir de regreso a su viejo nido a cualquier costo.

Viendo que el dragón oscuro quería escapar y echando un vistazo a los elfos oscuros que escapaban en todas direcciones, Han Shuo inmediatamente rugió hacia el viejo sacerdote, “Divide la mitad de nuestras fuerzas para que manejen al dragón oscuro y deja que el resto persiga  a los elfos oscuros. Aquellos que cazan a los elfos oscuros no deben alejarse mucho. Incluso si ellos no pueden asesinar a todos los elfos oscuros, ellos deben regresar en poco tiempo.

El viejo sacerdote hizo un gesto simple con su mano y la mitad de los trols del bosque, que habían estado listos para dar caza a los elfos oscuros automáticamente se dividieron para atacar al dragón oscuro.

Los trols del bosque tenían más del doble de números en comparación a los elfos oscuros. Una vez que los doscientos trols del bosque unieron sus fuerzas para atacar al dragón oscuro, este no pudo escapar luego de un segundo.

“¡Wah wah… eso duele, no me golpeen! ¡No me golpeen! ¡Me rindo!” El dragón oscuro Gilbert grito en voz alta mientras su enorme cuerpo lentamente comenzó a encogerse bajo luces negras circundantes.

Han Shuo se sobresaltó, no había esperado que el dragón oscuro en realidad podría pedir piedad. Él se hecho a reír mientras levantaba una mano para indicarle a los trols del bosque que cesaran sus ataques, con la intención de ver lo que el dragón oscuro quería.

Cuando los trols del bosque rodearon al dragón oscuro dejándolo en el centro, el cuerpo del dragón oscuro continuo encogiéndose bajo las luces negras, transformándose lentamente en una figura humanoide.

Un alto y delgado joven con la piel quemada, con humo saliendo de su cabeza y rastros de sangre alrededor de sus ojos apareció. Hizo una mueca y grito de dolor, pidiendo continuamente por piedad. “¡Me rindo, Me rindo!”

Echando un vistazo hacia el viejo sacerdote y con todas las armas apuntadas hacia el joven, Han Shuo agarro el Filo Cazador de Demonios y lentamente camino hacia el frente dirigiéndose hacia el joven. “No sirve de nada rendirse. Hay muchas cosas valiosas en ti, tu cristal de dragón, meridianos de dragón, cuernos de dragón y toda clase de tesoros invaluables. Puedo obtener todos estos al matarte, ¿crees que tu rendición tiene algún uso?”

El dragón oscuro Gilbert inmediatamente levanto ambas manos y grito, “¡No, no! Mi cosa más valiosa no está en mí. Yo puedo pertenecerte y formar un contrato de maestro y esclavo contigo, mientras tú me des bellezas y tesoros yo me mantendré a tu lado”.

Han Shuo inmediatamente hizo una pausa cuando esta sugerencia fue lanzada, y los pensamientos giraron locamente por su mente, pesando las posibilidades de esa sugerencia.

“No lo dudes, piensa en ello. Si yo me convierto en tu sirviente, puedo ayudarte a matar gente, quemar cosas, volar a todas partes y derribar a tus enemigos. Como mi maestro, tu solo necesitas darme tesoros y bellezas para disfrutar. Que buen negocio es ese”. El joven dragón oscuro grito en voz alta, como si estuviera mortalmente asustado de que Han Shuo no aceptara. El además agrego, “¡Yo puedo comprometerme si no tienes tesoros, pero debo tener bellezas para dormir, o no lo hare!”

Han Shuo no sabía si reír o llorar mientras el miraba al desvergonzado y cobarde dragón oscuro. Se quedó de pie allí, sin saber qué hacer. El viejo sacerdote de repente camino hacia Han Shuo y lo apuro, “Enlace, apúrate y acepta. El será absolutamente un sirviente leal si el forma un contrato contigo”.

“Dragón indecente, ¿por qué debes tener bellezas?” Han Shuo miro fijamente a Gilbert y le pregunto de forma entretenida. Este último estaba cubierto de quemaduras y sangre pareciendo que podría morir en cualquier momento, pero aun así rugía en voz alta por bellezas.

“No lo sé, Yo realmente no lo sé. Eso fue lo que mi papa me conto cuando nací. Nosotros los nobles dragones oscuros debemos tener un montón de tesoros y bellezas para ganar el respeto de los otros dragones oscuros. Las bellezas son nuestra meta”. Las manos negras de Gilbert seguían frotando sus ojos mientras respondía en voz alta.

“Eh, ¿esta es la primera vez que sales de tu casa?” Han Shuo lo miro fijamente y pregunto de nuevo.

“Tú, ¿cómo es que supiste que es mi primera vez lejos de casa?” Gilbert se sobresaltó mientras giro hacia la voz de Han Shuo.

Ese dragón lascivo era en realidad bastante tonto. Han Shuo contemplo en silencio y entonces abrió su boca, “Muy bien, Acepto tu petición. Tu y yo formaremos inmediatamente un contrato de maestro y sirviente, de lo contrario te matare inmediatamente”.

“Maestro, Soy tu sirviente ahora, ¿buscaras bellezas para mí?” El dragón lascivo Gilbert grito y le suplico a Han Shuo.

“¡Todavía no he encontrado ninguna para mí, tu espera en la fila!” Han Shuo dijo con indiferencia.

Anuncios