Capítulo 146: Lo protegeré por ti

“¡Como puedes hacer eso, no puedes hacer eso!” Las fuertes quejas de Gilbert viajaron en la lejanía.

“Muy bien, muy bien. Vamos a hablar sobre eso después. Descansa primero”. Han Shuo sacudió a Gilbert con excusas al azar y silenciosamente pensó sobre el pulso mental que sintió antes.

Cuando el selló el contrato con Gilbert antes, una maravillosa conexión se formó entre ambos. De acuerdo al poder del contrato, Han Shuo era capaz de localizar la posición de Gilbert incluso con sus ojos cerrados. Además de eso, Han Shuo supo que con el poder de maestro y sirviente, él podía absolutamente dictar la vida o la muerte del dragón lascivo.

Mientras Gilbert se quejaba y gimoteaba, el pequeño esqueleto regreso hasta Han Shuo con el extraño arco en su mano. Cuando el pequeño dragón lascivo Gilbert vio al pequeño esqueleto aparecer con el arco, reconoció la presencia e instintivamente se ocultó detrás de Han Shuo con pánico.

Desde que el arco había aparecido, esto significaba que el elfo oscuro que lo había estado empuñando estaba acabado. Han Shuo tomo el arco del pequeño esqueleto y lo sostuvo en su mano, sintiéndolo. No descubrió nada fuera de lo común sobre este en absoluto. Lo observo de cerca y descubrió que el arco entero emitía un color marrón oscuro como la corteza antigua de un árbol, lleno de complejos, extraños y misteriosos patrones.

“Enlace, la matriarca de los elfos oscuros Dana y un tercio de los elfos oscuros escaparon exitosamente”. El viejo sacerdote reporto lo que el jefe de los trols del bosque había dicho poniéndose a su lado y hablando respetuosamente.

Asintiendo, Han Shuo primero guardo el extraño arco en su anillo espacial y dijo, “Los elfos oscuros están muy familiarizados con el mundo subterráneo. Son los maestros de este lugar y no es extraño que ellos sean capaces de usar el terreno para escapar. Con el fin de prevenir que los elfos oscuros regresen y busquen venganza, debemos dejar el mundo subterráneo lo más rápido que podamos. De lo contrario, tendremos grandes problemas una vez que Dana reúna a los otros clanes de elfos oscuros para atacarnos”.

“Maestro, ¿regresaras al mundo de arriba? Oh, eso es maravilloso. Yo nunca he dejado el mundo subterráneo. Finalmente podre ver cómo es que luce el mundo exterior”. Gilbert parecía muy emocionado al escuchar que Han Shuo y los otros iban a regresar al mundo de arriba y festejo en voz alta.

Mirando a Gilbert extrañamente, Han Shuo pregunto con el ceño fruncido, “¿Tu siempre has vivido en el mundo subterráneo? ¿Entonces cómo es que te volviste el enemigo de los elfos oscuros?”

“Eh, no hay mucho que hacer. Yo escape de la Ciudad Subterránea de los Dragones Oscuros y entonces me perdí. Quería ir por encima de la superficie y me encontré con los hombres lagartos. Me trataron como a un invitado de honor y aceptaron llevarme fuera del mundo subterráneo, y prometieron ayudarme a encontrar bellezas y tesoros. Así que a cambio entonces los ayude a destruir los hogares de los elfos oscuros”.

“Pero cuando fui a destruir su aldea, Descubrí que las elfas oscuras era muy bellas. Fue una lástima que esas chicas que iban corriendo hacia mí en realidad me atacaron. Escape al pantano cuando fui herido y tú conoces el resto de la historia desde allí”. Gilbert miro inocentemente a Han Shuo mientras le detallaba lo que le había ocurrido.

Aunque esas palabras eran confusas, fuera de orden y no explicaban muchos detalles vitales, Han Shuo más o menos entendió lo que Gilbert quiso decir. Él era muy perezoso para indagar más y por eso asintió y pregunto, “¿Son serias tus heridas?”

“¡Muy serias!” El pequeño dragón lascivo rasco su cabeza y dijo despiadadamente. Hizo una pausa y dijo, “Pero soy capaz de recuperarme lentamente después de algún tiempo. Fue sobre todo esa extraña flecha la que me hizo sentir más dolor. ¡En realidad no sé porque una forma de vida tan débil y frágil pudo disparar semejante flecha tan poderosa!”

Han Shuo golpeo la parte posterior de la cabeza de Gilbert y dijo, “Idiota, ¿no viste que el elfo oscuro murió inmediatamente después de disparar esa flecha? Esa era una flecha maligna que consumía la vida a su paso. Por supuesto que sería poderosa. No creas que eres realmente algo solo porque tienes un gran cuerpo”.

Gilbert grito con dolor y sobo la cabeza que Han Shuo acababa de golpear, murmurando, “Ya estoy lastimado. Incluso aunque seas mi maestro, ¡aun así no puedes intimidarme!”

Pensando por un momento, Han Shuo saco la esencia de la sangre de Medusa y se la dio al pequeño dragón lascivo. “Esta es la esencia de la sangre de Medusa, tiene un efecto milagroso en las heridas y será definitivamente buena para tus heridas. Tómala y úsala con moderación, no la desperdicies”.

“Oh, maravilloso maestro, Yo te saludo”. Gilbert temporalmente no podía ver nada debido a que sus ojos habían sido heridos, pero cuando el escucho que era la esencia de la sangre de Medusa que podía curar sus heridas, agito sus manos mientras adulaba a Han Shuo, finalmente poniendo sus garras en el pequeño frasco con la sangre de Medusa”.

“Trae mi camilla y lleven a este dragón oscuro ciego. Necesitamos dejar el mundo subterráneo lo antes posible. De lo contrario, nosotros tendremos increíbles problemas cuando Dana reúna a los otros clanes de elfos oscuros”.

El viejo sacerdote también entendía el peligro que corrían en su situación actual. Dio sus instrucciones al jefe de los trols del bosque a la distancia y dos carruajes fueron llevados por ellos. El mas cómodo y espacioso llevaba al pequeño esqueleto y aquel hecho crudamente llevaba al pequeño dragón lascivo Gilbert. Han Shuo camino al frente, dirigiendo al camino.

Era algo bueno que Han Shuo hubiera tomado nota silenciosamente del camino hasta allí. Con la memoria y cerebro actuales de Han Shuo, era completamente capaz de recordar los complicados y sinuosos caminos en su mente. No se encontraron con ninguna dificultad en su camino de regreso bajo la guía de Han Shuo. Cuando ellos llegaron al pasaje de la entrada una vez más y comenzaron a caminar hacia las espaciosas y entretejidas cavernas, el viejo sacerdote estaba increíblemente sorprendido.

“Enlace, nosotros solo hemos caminado por esta área una vez, ¿aun así tú ya recuerdas el camino completo?” El viejo sacerdote no pudo evitar el preguntar con curiosidad después de aguantar sus dudas un tiempo.

“Oh, todo esto se lleva a cabo bajo la guía del poderoso Datara y no tiene nada que ver conmigo”. Han Shuo respondió descuidadamente.

El dio una orden y el pequeño esqueleto saco la cabeza de su carruaje, sacudiendo su pequeña mano hacia el viejo sacerdote y saludando a Han Shuo. El viejo sacerdote se quedó perplejo y no supo el significado del movimiento del saludo del pequeño esqueleto, y de nuevo le devolvió al pequeño esqueleto una ronda de cumplidos.

A mitad del camino, muchas pisadas dispersas y al azar resonaron en los oídos de Han Shuo. Su corazón se estremeció mientras apuraba a los trols del bosque hacia el frente, deseando que estos dejaran el mundo subterráneo lo más rápido posible.

Sus afilados ojos vieron algunas extrañas criaturas con el cuerpo de hombre y la cabeza de lagarto al final de la caverna. Recordó la conversación entre Gilbert y los elfos oscuros, he inmediatamente entendió que esas criaturas probablemente eran los hombres lagartos bajo tierra. Sin embargo, lo que él no entendía era porque los hombres lagarto estaban allí.

“Algunos hombres lagartos están aquí, ¿tú sabes que está ocurriendo?” Han Shuo chasqueo sus dedos y algunos trols guerreros llevaron el carro que llevaba a Gilbert hacia Han Shuo, permitiéndole hacer su pregunta.

“Oh, son realmente los hombres lagarto. No pensé que ellos seguirían su palabra. Ellos prometieron que me sacarían del mundo subterráneo, pero yo corrí hasta la trampa de los elfos oscuros después y me retire al pantano. ¡Pensar que ellos aun estarían esperando por mí!” Gilbert festejo y salió de su camilla.

Quizás fue debido a los efectos de la sangre de Medusa, pero los ojos de Gilbert, que previamente tenían sangre saliendo de estos, habían vuelto a la normalidad. Aunque el aún estaba cubierto de heridas, la sangre dejo se fluir de sus lesiones.

El pequeño dragón lascivo repentinamente rugió con una voz resonante, “Formas de vida inferiores, ¿están aquí para ofrecerme tributo?”

Los hombres lagarto al final de la cueva de repente vitorearon cuando escucharon la voz de Gilbert. Docenas de hombres lagarto aparecieron de ambos lados de la caverna, con algunos de ellos levantando un cofre para ponerlo respetuosamente bajo los pies de Gilbert. Un anciano de los hombres lagarto avanzo al frente con un bastón, “Poderoso y noble dragón oscuro, nosotros escuchamos que usted castigo a los malvados elfos oscuros por nosotros. Este cofre del tesoro es lo que te prometimos, por favor acéptelo”.

Gilbert se acercó y levanto la tapa para ver que estaba lleno de todo tipo de brillantes y radiantes cristales. Él estuvo inmediatamente muy emocionado mientras preguntaba, “¿Que hay acerca de las bellezas que me prometieron?”

El viejo hombre lagarto chasqueo sus dedos y tres curvilíneas hembras lagarto caminaron frente a Gilbert. Una de ellas usaba una lengua común poco practicada para decir tímidamente, “Honorable y noble dragón oscuro, nosotras las tres hermanas te serviremos bien, por favor llévanos contigo”.

“Ah jajaja”. Han Shuo rio ruidosamente mientras miraba la sonrisa congelada en el rostro del pequeño dragón. No pudo evitar el reírse burlonamente.

“Olvídenlo, aceptare los cristales, pero toma a las tres damas lagarto. No las necesito”. Gilbert recogió el cofre de cristales y evito las atenciones de las tres bellezas de los lagartos Inmediatamente hablándole a Han Shuo y quiso retirarse inmediatamente.

Cuando Gilbert se acercó, Han Shuo saco su mano como un rayo y tomo la caja de hermosos cristales de Gilbert y la guardo en su anillo espacial, ignorando las quejas de Gilbert. “Lo tuyo es mío, lo protegeré por ti. Heh heh.”

Los trols del bosque entonces caminaron hacia el mundo exterior gracias a la asombrosa memoria de Han Shuo.

Anuncios