Capítulo 154: ¿Por qué molestarse tanto?

Dentro del lapso de unos pocos meses, de los dos hijos de Bob Ascher, uno desapareció misteriosamente y el otro fue asesinado en las calles. Esto fue simplemente un enorme choque para él, particularmente debido a que Clark había sido el hijo que más valoraba y en quien puso la mayor esperanza. Para que fuera asesinado por otros en la Ciudad Valen lo hizo volverse completamente loco.

Esa noche en la Ciudad Valen estaba destinada a ser un tiempo caótico. Toda la Legión Gryphon había sido convocada y estaban llevando a cabo una búsqueda estilo alfombra por todas las personas sospechosas. Debido a la rabia explosiva de su jefe, todos los soldados ordinarios dentro de la Legión tenían por igual mal humor. Cualquier rostro desconocido o comerciante sería golpeado viciosamente si daba la menor señal de no cooperar.

Los cascos de metal galopaban por las calles mientras los ciudadanos, durmiendo profundamente en medio de la noche, fueron despertados rudamente. Incluso el símbolo de la Legión Gryphon, una tropa de grifos, se elevó a través de los cielos nocturnos de la Ciudad Valen en patrulla. Todos estaban como si estuvieran enfrentando un gran enemigo, y todos pensaban que el Imperio Kasi había invadido en la noche.

Los grifos en el cielo eran puntos negros mientras sus extraños gritos reverberaban a través de los tímpanos de la gente. Volaron desde el lado oeste de la ciudad hacia el sur. Después volaron desde el sur hacia el norte. Ellos aterrizarían y buscarían con los soldados en el suelo cada vez que miraban algo fuera de lo ordinario.

“Entonces esos son grifos.  Son verdaderamente grandes”. Han Shuo estaba detrás de un gran árbol cerca de la casa de comercio de esclavos de Bob Ascher y murmuró para sí mismo mientras inspeccionaba los grifos.

“Así es, los grifos son una especie voladora muy feroz. Un solo grifo por sí mismo puede desgarrar criaturas mágicas ordinarias. El Rey valora tanto al viejo Bob y no se atreve a hacer un movimiento a pesar de que sabe que quiere rebelarse en gran parte debido a esta Legión Gryphon”. Emily resopló ligeramente y se estremeció un poco mientras hablaba.

El agua que se había acumulado en las calles ya se había congelado en espesas capas de hielo en esta dura noche de invierno. Estalactitas de las orillas de los techos, brillaban fríamente mientras el severo viento frío llegaba aullando. Como una maga, tenía sentido que Emily se encontrara helada.

Aspirando su aliento, Han Shuo apretó la suave y pequeña mano de Emily mientras circulaba su yuan mágico. La mano derecha de Han Shuo era como un pequeño horno mientras le traía calor a Emily.

“Tú eres un nigromante y también tienes una rara técnica de artes marciales, pero ¿por qué puedes usar la magia de fuego, y desplegarla tan hábilmente? Es como si pudieras ajustar la temperatura de acuerdo a tus deseos. ¿Cómo lo haces?” Los encantadores ojos de Emily brillaron mientras los fijaba en Han Shuo, haciendo un puchero mientras lo amonestaba.

“Esta es en realidad una de las técnicas que estoy entrenando, no necesitas estar así de sorprendida”. Han Shuo se encogió de hombros y le respondió honestamente a Emily.

Era una lástima que Emily obviamente no tuviera ninguna explicación de Han Shuo. Sin embargo ella no siguió preguntando, pero sólo habló con una sonrisa, “Muy bien, muy bien. Un día descubriré todos tus secretos. Um, tus misterios son como un veneno para mí. Cuanto más quiero saber sobre ti, más misterioso te encuentro”.

Heh, no seas una chica loca. Vamos, vamos”. Han Shuo estiró la mano con una sonrisa y le dio unas palmaditas a Emily en su redondo trasero, instándole a seguir adelante.

Los dos no habían llevado a Chester con ellos en esa ocasión. Cuando se acercaron a la casa de comercio de esclavos donde Lisa había sido subastada la última vez, Han Shuo libero una oscura neblina mágica y rodeó la estructura, envolviéndola con oscuridad.

“Heh heh, ahora tu comprensión de la magia de la necromancia no es mala en absoluto”. Emily se echó a reír en voz baja. Desplegó el hechizo de levitación de archimago y su cuerpo voló lentamente por el aire, aterrizando sobre una pared de cinco metros de altura. Abrió su boca nuevamente, “Enredé la cuerda en el interior, puedes subir usándola”.

“¿Por qué tomas tantos problemas?” Han Shuo sonrió y de repente saltó hacia arriba, su velocidad fue mucho más rápida que el hechizo de levitación de Emily mientras repentinamente se encontraba de pie junto a Emily.

El cuerpo de Emily se puso tenso mientras miraba a Han Shuo como si hubiera visto un fantasma a plena luz del día. Una extraña luz bailó en sus hermosos ojos mientras se lanzaba hacia los brazos de Han Shuo, usando todas sus fuerzas para golpear el pecho de Han Shuo. Ella le gritó, aparentemente enojada y feliz. “¡Tu villano! Llegaste al reino archimago hace mucho tiempo, pero aun así me estabas mintiendo. ¡Voy a golpearte hasta la muerte! ¡Tú imbécil, idiota!”

Han Shuo oyó algunos ruidos que viajaban desde la distancia y no se atrevió a permanecer en una posición alta por temor a atraer la atención. De repente, agarró a Emily y voló hacia abajo, escondiéndose en un rincón de la casa de comercio de esclavos, sujetando su pequeña mano después, explicando con una sonrisa irónica: “No te mentí, este es un método similar al hechizo de levitación y es una de las técnicas que estoy entrenando. No tiene nada que ver con la magia. Piensa cuidadosamente, ¿acaso antes notaste algún impulso mágico en mí?”

Emily se sobresaltó después de escuchar las palabras de Han Shuo y sus largas cejas se agitaron en confusión. Ella miró a Han Shuo en estado de shock después y preguntó con incredulidad: “¿Qué tipo de técnica de artes marciales estas entrenando? De acuerdo a mi conocimiento, incluso el espadachín o paladín más fuerte solo puede volar durante cortos períodos de tiempo usando su aura de pelea. Esa técnica no era volar en absoluto, así que ¿cómo pudiste hacerlo?”.

“Te dije antes que la técnica que estoy entrenando es bastante increíble y no estoy en libertad de discutir mucho contigo”. Han Shuo realmente no podía explicar mucho acerca de la magia demoníaca, así que solamente podía decirle eso a Emily.

“Muy bien, muy bien. De todas maneras sabía que no conseguiría mucho de ti. Vamos. Vamos a ver si podemos obtener algo útil de la casa de comercio de esclavos, mientras aún hay un caos dentro de la Ciudad Valen”. Emily hizo una mueca y rodó sus ojos hacia Han Shuo, tirando de él hacia la casa comercial con la que estaba familiarizada.

Emily debió haber investigado a fondo la casa comercial antes. Estaba muy familiarizada con los edificios y floto a través del aire, sin hacer un solo sonido. Una delgada, magia oscura la rodeaba, ocultando completamente sus movimientos.

Han Shuo estaba bastante familiarizado con operaciones encubiertas como esa. No solo no hizo un solo sonido, sino que uso sus extraordinarios sentidos para señalar continuamente el camino para Emily, ayudando a los dos a evadir muchos guardias que patrullaban a lo largo del camino.

Los dos hicieron su camino pasando dos grandes edificios de subastas después de un corto tiempo y se dirigían a las tres casas situadas en la parte posterior.

“Esta casa comercial usualmente tiene parte de la Legión Gryphon estacionada aquí. Será muy difícil para nosotros escapar una vez que descubran rastros de nosotros. Hoy sin embargo, los soldados dentro se han desplegado debido a la muerte de Clark y estarán buscando por toda la Ciudad Valen. Este es el momento perfecto para nosotros”. Emily le explicó a Han Shuo mientras caminaban.

Han Shuo se volvió muy serio cuando empezaron a hablar de negocios. Escuchó a Emily mientras observaba en silencio los alrededores. De pronto, un olor extraño entró en su nariz. El olor de sangre se mezclaba con ese aroma. Han Shuo sintió que era ligeramente penetrante mientras lo tomaba lentamente el aroma.

Arrugo su nariz, extendió su mano y agarro a Emily, diciendo en voz baja, “Aquí hay un olor a sangre, algo está mal”.

“No lo huelo”. Emily tomó una profunda inhalación y dijo con sorpresa. Entonces pensó un poco y pareció recordar lo milagroso de Han Shuo: “Ve si puedes encontrar la fuente del olor a sangre”.

Asintiendo, Han Shuo dijo en voz baja, “Sígueme”.

Tomando la pequeña mano de Emily, Han Shuo siguió su nariz en busca del origen del olor a sangre. Pasó por dos casas y llegó al lado de un estanque. Había una montaña artificial junto a él, con varias cuevas profundas y ligeramente espeluznantes dentro de ella. Los oídos de Han Shuo probaron su valor mientras caminaba dentro de una de las cuevas con Emily.

Un chirrido repentinamente sonó mientras la pared de piedra originalmente sólida de repente se separó cuando un guardia salió de dentro, cubierto de sangre y llevando una expresión de miedo. Una lanza de hueso apareció en medio del aire después que dio sólo unos pasos, corriendo hacia el guardia por detrás. Dos guerreros zombis salieron y arrastraron el cuerpo del guardia dentro.

Han Shuo y Emily recibieron una buena ojeada de la escena que acababa de ocurrir. Han Shuo se sorprendió, después dijo: “Quizá el nigromante que vi hoy está dentro de esta cueva”.

“Hay una alta posibilidad para eso, pero el dueño de la casa de comercio de esclavos es Bob Ascher, y el nigromante es uno de los asesinos de Clark, ¿que estaría haciendo aquí?” Emily estaba todavía un poco perpleja mientras conversaba en voz baja con Han Shuo.

“El lugar más peligroso es también el más seguro. Ahora hay un enemigo detrás de cada arbusto y árbol. La casa comercial es el lugar de negocios de Bob Ascher y en realidad retiro el mayor número de soldados. ¿Quién habría pensado que el nigromante aparecería aquí? El hecho de que un soldado fue asesinado ahora es suficiente para probar que este nigromante tampoco es un invitado. Esto significa que es muy probable que tenga el deseo de esconderse aquí”. Han Shuo contempló y después habló lentamente.

“Mm, lo que dices tiene mucho sentido. ¿Deberíamos ir a ver qué pasa?” Emily le hizo un cumplido y después le pregunto a Han Shuo sus opiniones.

“Desde luego, también tengo curiosidad sobre ese nigromante. Probablemente sólo seria capaz de escapar si me enfrentara a él solo, pero contigo a mi lado, no tenemos nada que temer”. Han Shuo dijo y luego hizo una pausa, poniendo atención en los disturbios en el interior. Después de un rato hablo nuevamente, “Muy bien, las pisadas de los guerreros zombis se han perdido en la distancia. Podemos entrar y echar un vistazo”.

Anuncios