Capítulo 155: El dios demonio de tres ojos Ansidesi


 

Los dos fueron recibidos con una escena de cadáveres esparcidos por todas partes tan pronto como entraron a la cueva. Estimando aproximadamente, había por lo menos un par de docenas.  A juzgar por sus ropas, había guardias, algunos nobles que habían ido de compras, e incluso algunos esclavos que habían sido encarcelados en las jaulas.

Muchas antorchas ardían a lo largo de las paredes, arrojando luz brillante por todos los alrededores. Parecía un lugar para mantener esclavos. Había muchas jaulas hechas de barras de hierro colocadas a los alrededores, así como también algunos equipos de tortura. Parecía que este era el lugar donde solían enseñarles una lección a los esclavos rebeldes.

Había una piedra negra erigida en el centro que había sido formada como un pedestal. Un cadáver estaba atado a unas barras de hierro en la parte superior del pedestal. También había una hendidura de unos tres metros de ancho y largo en medio de la piedra, con una espesa esencia de sangre saliendo e ella.

Más de diez guerreros zombis habían sido invocados y recogían los cadáveres del suelo, arrojándolos a la sangrienta piscina en medio del pedestal. Estos cuerpos enteros se hundían en la sangre con un chapoteo. La superficie comenzó a burbujear poco después y luego se calmó, con el nivel de líquido subiendo levemente después de eso.

La cantidad de sangre fresca dentro de la piscina aumento mientras los cadáveres eran arrojados dentro, en realidad estaba a punto de desbordarse. El nigromante, a quien Han Shuo había visto antes estaba de pie al lado del pedestal. Estaba sosteniendo el bastón hueso y había revelado su rostro. Su cuerpo estaba marchito y estaba mirando fijamente a la piscina de sangre sin expresión. No había signos de vida en sus pupilas grises.

Han Shuo y Emily inmediatamente se retiraron a un rincón e hicieron uso de una grieta para observar todo lo que estaba pasando. Emily coloco una barrera de aislamiento acústico alrededor de los dos y habló en voz baja: “Parece que el nigromante está preparando algún altar de ritual. Me pregunto ¿Que va a hacer?”

Han Shuo sacudió la cabeza y respondió con una expresión grave, “Quizás es debido a que se solo muy poco de la magia de la necromancia, pero no sé nada sobre el altar que el nigromante ha establecido. Parece que los nigromantes del nivel archimago han captado muchas magias más poderosas”.

Justo cuando Han Shuo y Emily conversaban en voz baja, el nigromante repentinamente agitó el bastón de hueso en su mano y murmuró un encantamiento. La piscina de sangre en el altar de repente empezó a agitarse, y el cadáver que estaba atado en la parte superior del altar de pronto tuvo su carne y piel arrancadas, convirtiéndose en un esqueleto blanco.

Otra magia de necromancia fue cantada mientras las almas aún no dispersadas de los recién muertos en el suelo parecían materializarse y condensarse en un humo gris, que se precipito hacia la piscina de sangre que rodeaba el altar. La piscina de sangre se transformó en un remolino mientras los huesos de los cadáveres que acababan de hundirse hasta el fondo se revelaban nuevamente, transformándose lentamente en un dios demonio de tres ojos con ocho picos en su cabeza y una cola con pinchos unida a su cintura.

El dios demonio de tres ojos estaba formado por los huesos blancos y sus tres ojos eran rojo, amarillo y azul, incrustados en su cabeza con la forma de triángulo. Un enorme golpe de una presencia maligna comenzó a emanar de él a medida que comenzaba a formarse, impregnando toda la zona con su presencia maligna. Era una especie de maldad que era salvajemente violenta y sanguinaria.

Incluso aunque estaban a bastante distancia, Han Shuo sintió un escalofrío en su corazón al fijar sus ojos en el dios demonio de tres ojos, sin apartarlos de él por un solo segundo y concentrando toda su atención en el movimiento del altar.

“¡Oh, mi dios! ¡Se ha conectado con el dios demonio de tres ojos Ansidesi a través del altar!” Emily lanzó una pequeña exclamación mientras sus ojos se llenaban de sorpresa.

Un dios era un ser de fuerza suprema a un nivel legendario de existencia. Tenían artes divinas que se extendían hasta los cielos, pero estaban limitados por las leyes de su plano de existencia y no podían revelar su cuerpo real en este mundo, pero a través de algunos rituales y médiums, algunas personas en este mundo podrían usar las artes místicas para contactar a los dioses.

Han Shuo siempre había sentido que ese dicho sin fundamento era bastante ridículo, y sentía que era algo imposible de existir realmente, pero ahora que la verdad apareció frente a su rostro, Han Shuo no tuvo más remedio que creerlo. El dios demonio de tres ojos Ansidesi había aparecido de quien sabía cuántos planos de existencia a través del ritual del nigromante, haciendo descender su conciencia sobre esos esqueletos. Han Shuo permaneció inmóvil allí por un momento, sus pensamientos se agitaron en un lio.

Una cadena de sonidos profundos y antiguos fue emitida de la boca de Ansidesi. Han Shuo y Emily estaban completamente desconcertados, ya que no tenían idea de lo que significaba esa serie de sonidos. Sin embargo, el marchito nigromante parecía ser capaz de comunicarse con él.

Sin embargo, el nigromante que se había agachado en el suelo y había enterrado su cabeza en su pecho en adoración, repentinamente levanto su cabeza con una mirada de miedo, entonces rápidamente cantó un encantamiento, liberando el hechizo “Reconocimiento de la Vida” y lo envió a través de los alrededores.

“¡Esto es malo!” Han Shuo sabía que las cosas se pondrían malas tan pronto como vio aparecer ese hechizo. De repente exhalo y planeo sacar a Emily de allí.

Fue una lástima que aun estuviera un poco lento. El hechizo de “Reconocimiento de vida” se iluminó de repente cuando se acercó a la posición de Han Shuo y Emily. El nigromante que estaba adorando en el suelo inmediatamente tuvo su rostro hundido  y su bastón de hueso de repente se agito, enviando decenas de guerreros zombis caminando hacia los dos.

“Hemos sido encontrados. ¡Tenemos que salir de aquí!” Emily gritó y repentinamente retrocedió, planeando sacar a Han Shuo de allí.

En ese momento, los afilados ojos de Han Shuo vieron que el cuerpo de Ansidesi, formado de huesos blancos, se estrelló contra la piscina de sangre con un ruido sordo cuando el nigromante perdió su concentración.

Parecería que un nigromante no podía perder su concentración ni siquiera por un segundo cuando usaba las artes místicas y la sangre y los huesos dentro de la piscina para comunicarse con el dios demonio de tres ojos. Cuando el nigromante cambió su atención hacia Han Shuo y Emily, la conciencia divina que había cruzado quién sabía cuántos planos de existencia fue incapaz de usar los huesos y la sangre para manifestarse.

“El dios demonio de tres ojos no puede ayudarlo, no necesitamos tenerle miedo”. El cuerpo de Han Shuo se detuvo frente a la entrada de la cueva mientras tiraba del cuerpo en retirada de Emily para detenerla también.

Cuando el movimiento de Emily fue retenido por Han Shuo, sus hermosos ojos se centraron en el altar cuando oyó esas palabras. También descubrió que Ansidesi había desaparecido dentro de la piscina sangrienta y una compostura tranquila se escribió sobre su rostro. “¿Quién eres tú y cómo te atreves a usar una ceremonia maligna para invocar a Ansidesi dentro de la Ciudad Valen?”

“Ustedes dos no debieron haber venido, de otra manera no los habría tenido que asesinar”. El arrugado nigromante habló con una voz extremadamente seca y agrietada, usando un hechizo de levitación para flotar hacia Han Shuo y Emily desde el altar.

Agito el bastón de hueso en su mano mientras soltaba un hechizo de necromancia de nivel adepto, “Cadena de Espectros”. Más de una decena de espectros se entrelazaron en una larga cadena de metal, que serpenteo hacia Han Shuo y Emily. Decenas de guerreros zombis también levantaron sus garrotes de madera y se apresuraron a atacar a Han Shuo y Emily.

Resoplando delicadamente, Emily sacó su bastón y en voz baja cantó un hechizo de magia oscura, formando la hoja de una parca de color negro tinta en medio del aire. Se agito hacia los guerreros zombis con una sacudida de su bastón, y los guerreros zombis fueron cortados limpiamente como papeles bajo la cosecha de la cuchilla. Ninguno fue capaz de acercarse a Han Shuo y Emily.

Mientras la “Cadena de los Espectros” se precipitaba por encima, el Filo Cazador de Demonios de Han Shuo repentinamente silbó de su mano mientras activaba el “Glacial Mystical Spellfire”. El Filo Cazador de Demonios envió una luz roja penetrante para el ojo, envuelta en un hechizo de fuego rojo mientras la temperatura del aire circundante se disparaba repentinamente. El Filo Cazador de Demonios quemo con el hechizo de fuego rojo cuando aterrizo rápidamente en la cadena.

La decena de espectros que formaban la cadena abrieron sus bocas para gritar con un aterrador horror bajo el abrasador calor del hechizo de fuego rojo del Filo Cazador de Demonios. Cuando el Filo Cazador de Demonios se hundió en la cadena, esta emitió sonidos agudos y chirriantes y emitió un humo gris. La decena de espectros volaron en pedazos mientras gritaban y gemían.

Tres lanzas de hueso de repente se formaron y se dispararon contra Han Shuo y Emily. Han Shuo utilizó su mente para controlar el Filo Cazador de Demonios y bloquear los dos que se dirigían hacia Emily. También cantó en voz baja y envió una lanza de hueso a través del aire, chocando con precisión en la otra lanza de hueso que estaba a punto de golpearlo.

“¡Eh, chico también eres un nigromante!” El arrugado nigromante de repente exclamo con asombro y miro a Han Shuo con gran sorpresa.

“Heh heh, en efecto, en efecto. Nosotros incluso nos unimos para derribar a Clark con Calvert antes. Esta es nuestra segunda reunión esta noche”. Han Shuo miró tranquilamente a este nigromante y dijo con una leve sonrisa.

Han Shuo había mantenido sus rasgos cubiertos con Calvert y sólo se quitó su máscara después de matar a Clark. Los dos habían estado bastante apartados cuando el nigromante atacó a Han Shuo, y por eso no había visto claramente a Han Shuo en lo profundo de la noche. Era obvio que tampoco había reconocido a Han Shuo en esta ocasión.

“¡Así que eras tú!” El nigromante grito ligeramente y rápidamente flotó hacia Han Shuo. Dijo siniestramente, “Como un compañero nigromante, me gustaría ver si tú verdaderamente entiendes los misterios de la necromancia”.

El nigromante hizo un movimiento después de que terminó de hablar, ¡parecía que iba a terminar con Han Shuo primero!

Anuncios