Lunes, día de odio a la semana; pero no para quien tiene vacaciones! ♥

__________________________________________________________________________

Capítulo 69: Cosas que suceden siempre en un restaurante

Después de rescatar a Liu Meng, Bai Yunfei fue directamente a su posada.

En un cuarto de invitados, la bajó con suavidad sobre una cama, entonces preguntó de una manera profundamente preocupada “Meng’er, ¿Cómo te sientes? ¿Estás herida en cualquier parte?”

Liu Meng le sonrió, diciendo en voz baja, “Estoy bien. Usted no tiene que preocuparse, Yunfei. Me obligaron a tomar una droga, entonces todo mi cuerpo se volvió impotente. Pero no debería haber grandes problemas. Puedo sentir que me estoy recuperando. Creo que debería estar bien mañana por la mañana, a más tardar…”

“¿En serio? ¿Estás segura de esto?” Bai Yunfei miraba el color de su cara con cuidado. Después de pensar un rato, todavía dijo con preocupación: “Creo que debería ir a pedir ayuda a los Ancianos de la Escuela Sauce Verde, que vengan y le den un vistazo. Esto seguro los molestará un poco, pero sólo puedo dejar de preocuparme después de asegurarme de que estás bien”.

Sólo cuando quiso levantarse, sintió que Liu Meng sostuvo su mano izquierda. Levantó un poco la voz, diciendo: “En realidad no hay necesidad de eso, Yunfei. Oí de ellos que este fármaco sólo paraliza mi cuerpo por un tiempo, lo que debilita la mente, por lo que es imposible que canalice mi soulforce, y haciendo que todo mi cuerpo se torne impotente e inmóvil…”

Con su mano tirada por ella, Bai Yunfei parecía sentirse un poco incómodo. Se sentó en la cama de nuevo y dijo en voz baja: “Entonces… de acuerdo, pero si todavía no estás bien mañana por la mañana, te llevaré a la Escuela Sauce Verde para pedir ayuda”.

Liu Meng mostró una expresión sonriente. Su rostro se enrojeció ligeramente. Se quedó mirando Bai Yunfei durante mucho tiempo, y después dijo con ternura: “Gracias por salvarme, Yunfei. Yo sabía que… que definitivamente vendrías”.

Bai Yunfei alejó los ojos fuera cierta torpeza y tosió un poco, diciendo: “No digas eso, Meng’er. Después de todo, su objetivo era yo. Fue por mi culpa, por provocarles antes, que fuiste secuestrada.”

“Pero no los provocaste por mí?”

Después de decir esto, Liu Meng parecía darse cuenta de que sus palabras tenían otro significado y su cara enrojeció aún más. Ella inclinó la cabeza, sin atreverse a mirar a Bai Yunfei nuevamente.

La sirviente Xiao Ning había estado vigilando por un lado con los ojos bien abiertos todo el tiempo. Ahora, al ver tal atmósfera entre ellos dos, rodó sus ojos y no pudo evitar soltar una carcajada y luego, pretendiendo arrogancia, dijo como si ella fuese su maestro, “Déjenme decirles algo. Es evidente que ambos quieren lo mismo, así que ¿por qué siguen actuando como que no se entienden entre sí?”

“Cough cough cough!!” Bai Yunfei dio unas cuantas toses secas y luego se puso de pie, diciendo, “Meng’er, tu cuerpo está muy débil en este momento, por lo que debes ir a dormir temprano. Voy también voy a ir a tomar un descanso. Después de la pelea estoy bastante cansado. Si quieres hablar de algo, vamos a esperar hasta mañana”.

Luego salió de la habitación de una manera un tanto incómoda. Detrás de él, los sonidos de la hermosa risa Xiao Ning y Liu Meng reprendiéndola en voz baja sonaron.

Después de salir de la habitación, Bai Yunfei cerró la puerta. Cuando se dio la vuelta de nuevo, la expresión avergonzada en su cara ya había desaparecido y reemplazado por una de solemnidad!

Se puso de pie en silencio en la puerta durante varios segundos y dio un suspiro tan suave que era inaudible y luego bajó las escaleras, habló con el posadero, pagado por otra habitación y se encerró en ella en completo silencio.

…………

Al día siguiente, cuando Bai Yunfei vio Liu Meng nuevo, ella ya no se veía mal. Por otra parte, parecía muy feliz. Después de comer el desayuno Xiao Ning había comprado para ella, ella le sugirió que deberían ir a dar un paseo en la calles.

Hoy fue un poco nublado, pero el clima no estaba mal. A pesar de que no había sol, el aire era fresco y refrescante. Bai Yunfei siguió a las dos niñas, caminando sin rumbo por las calles.

“¿Qué pasa, Yunfei? Parece que ha estado preocupado desde la mañana. Es porque se lesionó ayer?” Escuchando la voz con profunda preocupación de Liu Meng, Bai Yunfei levantó la cabeza y vio una delicada cara bonita con los ojos brillantes llenos de dudas y la preocupación mirándolo sin parpadear.

Bai Yunfei movió sus ojos a un lado un poco y dijo de una manera aparentemente algo incómoda, “No, estoy bien. Me pregunto… si los hombres de la familia Long nos encontrarán ahora que vamos por las calles de esta manera…”

Liu Meng se sorprendió y luego dijo entre risas, “Usted no tiene que preocuparse. No dijo ayer ese Long Taogu que mientras lo derrotases no volvería a buscar problemas con usted? Además, los otros dos hombres fueron heridos por usted. No deberían haberse recuperado de esto de forma rápida”.

“¿Podemos creer lo que dijeron…?” Bai Yunfei esbozó una sonrisa forzada en el interior, pero su cara no mostraba signos de ella. Se despertó un poco y dijo: “Entonces, vamos a continuar paseando y comprando cosas que queremos comprar . Después de eso…”

“Después de eso, voy a tener algunas palabras que decirle, Yunfei…” Liu Meng cambió de repente el tema de conversación, diciendo con una cara ligeramente enrojecida.

Bai Yunfei detuvo sus palabras luego dijo dudosamente, “¿Qué palabras tienes que decirme?”

“Eso… te lo voy a decir en un momento!” Los ojos de Liu Meng se volvieron un poco evasivos. Ella dijo sonriendo: “Ahora vamos a continuar con nuestro recorrido. Me gusta mucho el ambiente de esta calle! Un rato después, cuando tengamos hambre, vamos a encontrar un lugar para comer!”

Después de decir esto, sin esperar a la reacción de Bai Yunfei, avanzó con Xiao Ning. Las dos chicas comenzaron a hablar acerca de las diversas tiendas comerciales en los lados de la calle en voz baja y con entusiasmo. Bai Yunfei frunció el ceño ligeramente de manera imperceptible . al final, dejó escapar un suspiro y no tenía más remedio que seguirlas.

……

En la parte oeste de la ciudad, en una calle concurrida de manera similar, un joven desgarbado vestido completamente de negro, con la cara llena de descontento fue caminando lentamente entre la multitud. Tenía el pelo corto hasta la oreja y un aspecto bastante guapo, pero parecía haber un aire siniestro en él.

“Tío Junior Yang es realmente molesto. Han sido ya unos cuantos días desde que se fue a la Ciudad Snowpeak, Por qué no ha regresado todavía?!” Al caminar, este joven murmuró descontento en voz baja, “Fue muy difícil salir de la Escuela, todavía estoy contando con él para que me llevara a algunos lugares más”.

“Pero, afortunadamente, fui lo suficientemente prudente al mantenerme en la Ciudad Sauce Jade, de lo contrario a diferencia del Tío Junior, yo no sería capaz de soportar quedarme con esos sombríos hombres vestidos de negro todo el día.” Él levantó la cabeza. La expresión infeliz en su rostro ya había disminuido mucho. sus ojos estaban barriendo la calle de ida y vuelta, “He He, realmente hay una gran cantidad de hermosas chicas jóvenes en esta Ciudad Sauce Jade. En los últimos días en esta ciudad, realmente casi muero de placer”.

Retiró sus ojos del cuerpo de una mujer seductora, el joven se frotó el estómago un poco y dijo para sí: “Vamos a buscar un lugar para comer primero. Después voy a ver si puedo encontrar una mujer que cumpla con mis fantasías, he he…”

……

Al mediodía, en el segundo piso de un restaurante muy lujoso, Bai Yunfei y las dos chicas estaban sentados en una mesa junto a una ventana. Había muchos platos atractivos dispuestos sobre la mesa. Las dos chicas estaban comiendo delicadamente pero Bai Yunfei se mantenía mirando a la calle en un trance. Nadie sabía lo que estaba pensando.

“¿Por qué no come, Yunfei? Estos platos no se adapta a su gusto?” La voz de Liu Meng sonó. Bai Yunfei retiró sus ojos y miró a esta joven que lo observaba con una expresión de profunda preocupación.

De alguna manera, él sólo hizo contacto visual con ella por un momento antes de mirar con expresión vacía los platos en la mesa, diciendo mientras agita ligeramente la cabeza, “No, sólo ahora estaba pensando en algunas cosas…”

“¿Sigue preocupado acerca de la familia Long? Pasamos toda la mañana caminando en las calles, pero no pasó nada? No lo piense demasiado…” Liu Meng mostró una sonrisa y cogió un trozo de pescado y lo puso en el tazón de Bai Yunfei, diciendo: “Rápido, disfrute de la comida, ¿de acuerdo? Verá, ni siquiera ha comido la mitad de su plato.”

Bai Yunfei asintió, luego, lentamente, se degustó la comida, pero cualquiera podía decir que no estaba prestando atención al comer.

“De acuerdo, Yunfei, siempre he querido hacerle una pregunta. Ayer, cuando luchó contra esos tres hombres de la familia Long… qué arma utilizó? ¿Por qué, por qué… se veía como un ladrillo?” La voz curiosa de Liu Meng sonó. resultó que ella y Xiao Ning ya había terminado de comer y estaban mirando Bai Yunfei con la barbilla apoyada en sus manos. al parecer, ella había hecho la pregunta porque repentinamente recordó algo.

Los palillos en mano de Bai Yunfei temblaron ligeramente. Un trozo de verdura que había recogido cayó de nuevo a su tazón. Retiró la mano y se puso los palillos en el recipiente. Después de dudar por un tiempo, dijo, “Sí, en realidad era sólo un ladrillo”.

“¿Qué?” Liu Meng exclamó en voz baja. Abrió sus hermosos ojos en gran manera, que lo miraban con una expresión de total incredulidad: “¿Cómo es eso posible? ¿De dónde, de dónde sacaste un… un ladrillo formidable como ese?  ¿Podría ser… que es un artículo alma, ¿verdad?”

“Sí, se puede decir así.” Bai Yunfei bajó la cabeza y respondió en voz baja.

“¿En serio? Eso es increíble! Nunca he oído hablar de este tipo de arma. Además… parece ser muy especial. Podría ser que lo hizo usted? ¿Podría ser que es un discípulo de la Escuela de Artesanía?” Liu Meng preguntó con voz quebradiza, su expresión todavía lleno de curiosidad.

Bai Yunfei mantuvo en silencio durante un rato y luego dijo: “No… Mi maestro me lo dio. También está esa lanza roja. Mi maestro me dio aquellas dos en el pasado…”

“Oh?” Liu Meng parpadeó, como si pensara en algo, y luego dijo con la sonrisa de los ojos, “Oh, ya sé. Su Maestro no le permite hablar de ello, ¿verdad? Um, entonces no voy a preguntar sobre eso nunca más…”

“En realidad…” Bai Yunfei frunció el ceño. Justo cuando quería decir algo, fue interrumpido por un clamor.

“Señor, el segundo piso está realmente lleno. Por favor, permanezca en el primer piso un momento…” Se escuchó la voz frustrada de un camarero, seguido de un ruido de pasos.

“Quiero un lugar al lado de una ventana en el segundo piso. Entonces, ¿qué si no está disponible? Sólo dígale a aquellas personas que se aparten!”

Junto con esta voz arrogante, un joven vestido completamente de negro fue arriba. Miró a su alrededor y luego inesperadamente señaló la mesa donde Bai Yunfei y las dos chicas estaban sentados, diciendo al camarero que habían subido con él, “Quiero ese lugar. Ve y diles que se vayan, yo pagaré su cuenta!”

Mientras hablaba, sus ojos se iluminaron de forma inesperada, mirando a Liu Meng. Después de estar en trance durante unos cuantos segundos, de repente, se rió en voz alta.

“Ja, ja !! ¿Quién habría pensado que me encontraría una hermosa chica en este lugar?! No está mal, no está mal, parece que soy muy afortunado hoy!” Al hablar de una manera desenfrenada, este joven levantó su pies y se dirigió hacia allí.

Liu Meng y Xiao Ning miraron este joven con expresiones de asombro, pero Bai Yunfei frunció el ceño ligeramente. Echó un vistazo sobre él y continuó manteniendo la cabeza baja, mirando la comida en la mesa, con los ojos brillando ligeramente.

“He he, niña, ¿estás dispuesta a ir a dar un paseo conmigo en la ciudad? Verá, el tipo silencioso a su lado, a primera vista, ya sé que es débil e impotente. No te preocupes más por él. Sólo tienes que venir conmigo!” La arrogancia y la franqueza de este joven fueron algo insoportable, pero dijo estas palabras como si fueran correctas y justas. parecía como si estuviera normalmente acostumbrado a ser así de arrogante.

Por ninguna razón, una sensación de agitación repente surgió en el corazón de Bai Yunfei. Ni siquiera él mismo sabía por qué estaba así. En un abrir y cerrar de ojos, la agitación se convirtió en furia, lo que obstruyó su mente, algo que era extremadamente insoportable para él.

De repente levantó la cabeza. Un toque raro de crueldad inesperadamente se había formado en su cara, y él se quedó mirando a este hombre joven con una expresión helada.

“Piérdete!”

Anuncios