Capítulo 159: Retirándose con la belleza


Desde que aprendió la identidad de Lawrence, Han Shuo había estado pensando cómo interactuar con él. De la situación actual, Lawrence estaba obviamente planeando involucrarse en la lucha de los príncipes. Era por el misterio que envolvía su identidad lo que hacía que su situación no fuera tan optimista.

Si Lawrence realmente pudiera heredar el trono, a Han Shuo no le importaría estar más cerca de él e incluso estaría dispuesto a pelear por él, pero si Lawrence no tuviera esta clase de fuerza con él, pondría a Han Shuo en una posición desventajosa si se asociaba con él.

Por lo tanto, aunque era muy consciente de la identidad de Lawrence, Han Shuo fingió que no la sabía y llegó a la residencia con su expresión habitual.

El asesino, Lucky, fue quien recibió a Han Shuo, Después de su experiencia asesinando a Clark, el viejo asesino había aceptado completamente a Han Shuo y su expresión ya no era tan remota. Cuando paso a Han Shuo, Lucky dijo: “No está aquí ahora, pero volverá en cualquier momento. Puedes esperar aquí si no tienes prisa”.

Asintiendo, Han Shuo miró a Lucky con una leve sonrisa, “No te preocupes, esperaré un rato. Oh, cierto. Tú fuiste tras Calvert después, pero ¿lo conseguiste?

“Desde luego, no solo a él, sino que maté a su hijo también”. El viejo asesino mostraba un rastro de orgullo en sus ojos. Parecía que estaba muy orgulloso de sus habilidades.

Han Shuo parloteo al azar cuando de repente recordó a Lisa y le preguntó, “Oh cierto, ¿Lisa no está presente en este momento? Me gustaría hablar con ella”.

“La Señorita Lisa está en otra parte. Por favor, ven conmigo, te llevare con ella”. Lucky respondió y llevó a Han Shuo a través de un jardín, llegando a un edificio en la parte trasera de la tranquila propiedad. Entonces le hablo en voz baja a Han Shuo, “las emociones de la Señorita Lisa se han calmado debido a que Calvert y su hijo han sido asesinados, pero es mejor si tú no le recuerdas a su familia”.

Han Shuo asintió en entendimiento y no dijo mucho.

Se acercó al edificio y toco ligeramente.

“¿Es el primo Lawrence?” Lisa preguntó por la puerta mientras su voz aún parecía un poco melancólica.

“¡Soy yo!” Han Shuo respondió.

“Oh, Bryan, has venido a verme”. Han Shuo podía escuchar la felicidad esperada en la voz de Lisa mientras sus pasos se acercaban rápidamente. Lisa abrió la puerta y apareció en un pijama de algodón frente a Han Shuo.

Aunque las facciones de Lisa no habían cambiado desde el evento que cambio su vida y su comportamiento ingenuo y lindo siguió siendo tan juvenil como siempre, una preocupación constante nublaba sus ojos claros. Su comportamiento era tal que evocaba sentimientos de protección, una marcada diferencia con su anterior comportamiento obstinado y testarudo.

Sin embargo, esta débil Lisa parecía muy agradable a los ojos de Han Shuo. Cerró la puerta después de entrar y resopló ligeramente, pretendiendo tener frío, “¡El clima afuera es bastante frío!”

“¡Gracias por matar a ese viejo perro Calvert!” Lisa tiró de la manga de Han Shuo, llevándolo dentro con ella mientras le agradecía.

Un brasero ardía en su interior mientras se extendía calor por toda la casa. Lisa añadió unos cuantos palos de leña seca al brasero y tomo asiento en una suave silla de cuero.

“Fue uno de los hombres de tu primo el que mató a Calvert, así que deberías darle las gracias. Solo hice un desastre con algunas cosas”. Han Shuo encontró un asiento y sirvió una taza de agua caliente para él.

“Si no fuera por tu distracción, el hombre de mi primo no lo habría logrado tan fácilmente”. Lisa había cambiado un poco de la de antes. Ella guardó silencio un poco después de hablar, después miró un poco temerosa a Han Shuo “Gastaste tantas monedas de oro para comprarme de la casa de comercio. De acuerdo a las reglas de la esclavitud, te pertenezco”.

Sobresaltado por el susto, Han Shuo inmediatamente dijo en seriamente: “Lisa, debes saber que te compré puramente para salvarte y no tuve otros pensamientos. Además, no fueron tantas monedas de oro. Somos amigos después de todo, ¡no lo malinterpretes!”

Lisa sacudió su cabeza desoladamente, pareciendo un poco frenética mientras miraba a Han Shuo, “¿No me quieres porque ahora me desprecias?”

“No, en absoluto. Somos amigos y eso es lo que debía hacer, Tienes tu propia libertad personal. No quiero que te sientas culpable por esas mil monedas de oro”. Han Shuo se apresuró a decir.

Lisa estuvo en silencio nuevamente después de hablar. “Debido a Bob Ascher, mi familiar está completamente aniquilada. Mi estatus como esclava también se confirmó. Me compraste delante de tanta gente en la casa de comercio, eso también es una verdad irrefutable”.

“Entonces puedo devolverte tu libertad y levantar el estatus de esclava”. Han Shuo pensó y le dijo a Lisa.

Han Shuo escucho los ruidos de pasos fuera de la puerta, y Lawrence entró con una leve sonrisa después de un rato. Preguntó cuándo vio a Han Shuo y a Lisa en una conversación, “¿Sobre qué están charlando?”

“Estoy diciendo que voy a disolver el estatus de Lisa como esclava”. Han Shuo respondió mientras miraba a Lawrence.

“Dame tu tarjeta de cristal, te transferiré las mil monedas de oro. Entonces me habrás vendido Lisa a través de procedimientos legales. Déjame el resto para a mí”. Lawrence parecía haber pensado ya en el asunto y respondió inmediatamente cuando Han Shuo habló.

“No hace falta, Lisa es mi amiga, puedo entregártela ahora. No puedo aceptar las mil monedas de oro”. Mil monedas de oro no eran nada a los ojos de Han Shuo, y realmente había tenido la mentalidad de salvar a Lisa en ese momento.

Lawrence no insistió en negarse después de Han Shuo hablo, más bien asintió con una sonrisa a Han Shuo. Lawrence dijo fríamente: “Muy bien, yo me encargaré de su estatus. Sin embargo, esta la Ciudad Valen y es el territorio de Bob Ascher. Voy a llevar a Lisa de regreso al Imperio en los siguientes dos días. Bob Ascher estará impotente incluso si quiere hacer algo”.

Como el tercer príncipe, la relación de Lawrence con el rey estaba muy cercana. Naturalmente, no tendría ninguna dificultad para manejar tales asuntos. La Ciudad Valen estaba en un alboroto en este momento, y realmente existia un cierto peligro para la vida de Lisa si ella permanecía allí. Sería algo bueno que la llevara lo más lejos posible.

“Lisa, tengo algunas cosas que discutir con Bryan por separado. ¡Nos retiraremos primero!” Lawrence le lanzo una mirada a Han Shuo y salió. Han Shuo entonces se puso de pie y lo siguió.

Ambos caminaron hacia una montaña artificial al lado del patio delantero y Lawrence miró profundamente a Han Shuo, preguntándole, “Bryan, ¿por qué has venido con la señora Emily a la Ciudad Valen en esta ocasión?

Eso tenía que ver con los secretos del Manto Oscuro, y así Han Shuo naturalmente no podía decir mucho. Sacudió su cabeza en disculpa, “Lo siento, le prometí a la Señora Emily que las palabras sobre eso no viajarían”.

Suspirando ligeramente, Lawrence dijo sinceramente, “Tienes un nacimiento limpio y aunque alguna vez tuviste la condición de esclavo, eso no importa. Sin embargo, Emily es diferente, y su estatus actual es el de la nuera del viejo Hahn. Caminar demasiado cerca con ella afectará tu futuro”.

“Creo que entiendo a lo que te refieres, pero sé lo que estoy haciendo. No tienes que preocuparte por mí. Cierto, si has venido a la Ciudad Valen para salvar a Lisa y matar a Clark, entonces terminaste aquí. ¿Te vas a ir pronto?” Lawrence tenía buenas intenciones, pero la relación entre Han Shuo y Emily ya había sido cimentada. Han Shuo tenía sus propios pensamientos y planes, naturalmente no cambiaría nada debido a las palabras de advertencia de Lawrence.

“Aparte de eso, también prometí a alguien que acabaría con Bob Ascher. Quizás, ¿tú puedas ayudarme?” Lawrence de repente habló mientras miraba a Han Shuo.

“Jaja, debes estar bromeando. Me estás invitando a luchar en contra del jefe de la Legión Gryphon. Eso es demasiado cómico. Sé cuánto peso y no tendré ningún efecto contra alguien del nivel del viejo Bob”. Los ojos de Han Shuo brillaron, pero seguía jugando al tonto.

Lawrence miró fijamente a Han Shuo y estaba a punto de decir algo cuando la llamada en voz baja de Lucky de repente viajo hasta él, “¡Hemos sido comprometidos! Creo que tenemos que retirarnos inmediatamente, Bob Ascher están en camino”.

Lawrence se sobresaltó y su rostro cambió ligeramente. “Bryan, por favor toma a Lisa hasta el camino en el patio de la parte trasera. Necesitamos hacer algunos preparativos”.

El tiempo era esencial y así Han Shuo no dijo mucho. Inmediatamente asintió decididamente y de repente se movió, atravesando la puerta de la habitación de Lisa como un relámpago.

No esperó a que Lisa dijera nada mientras tomaba un abrigo de cuero de la pared y la envolvió con el. Sujeto a Lisa y saltó por la ventana, corriendo hacia el camino en el patio trasero.

Los rápidos cascos sonaban a la distancia y se acercaban rápidamente. Han Shuo sabía que la Legión Gryphon debió haber enviado a muchos hombres en esa ocasión. No sabía si Lawrence y los demás podrían manejarlo. La Legión Gryphon de Bob Ascher borró el cielo en la Ciudad Valen. Incluso un príncipe sólo se enfrentaría a la muerte si peleaba con Bob Ascher.

Anuncios