Capítulo 163: Convocación en un pequeño hotel


Han Shuo levantó la ventana ligeramente hacia arriba, revelando una larga y estrecha grieta y aprovechó esa abertura para mirar hacia afuera.

La empleadora de Candice, Belinda, estaba llevando un velo facial y revelaba sólo un par de ojos de color zafiro. Una expresión extraña estaba en ellos mientras parecía estar buscando algo. Miró hacia adelante y hacia atrás al llegar frente a Han Shuo y la habitación de Emily.

Candice y los demás miembros del grupo corrieron frenéticamente detrás de Belinda. Candice estaba en alta alerta mientras mantenía una mano en la espada mágica atada a su espalda, mirando cuidadosamente alrededor, mortalmente asustada de que algo le pasara a Belinda.

Candice soltó suspiro de alivio cuando los otros miembros rodearon a Belinda en el centro. Ella le habló a la Belinda que todavía estaba mirando alrededor amonestándola, “Señorita Belinda, por favor díganos antes de caminar por los alrededores la próxima vez. Hemos sido contratados para garantizar su seguridad, pero no restringiremos su libertad de movimiento. ¡No tiene por qué huir así tan de repente!”

Las facciones de Belinda estaban ocultas detrás de su velo facial, como su media luna, sus delgadas cejas estaban bien unidas. Sus hermosos ojos se arremolinaron mientras ella parecía bastante confundida. Belinda sólo volvió en sí misma después de que Candice hubiera hablado con disgusto, hablando con disculpa usando una voz gentil, “lo siento, sólo creí ver a un conocido y por eso me apresuré. Resulta que estaba equivocada”.

Candice también estaba bastante perpleja al oír estas palabras y dijo con un tono extraño. “No había nadie aquí. ¿Por qué dice que había una figura aquí? Eso es muy extraño”.

“Ah, podría ser porque tengo mucho sueño y mis ojos están viendo cosas. Lo siento mucho”. Los brillantes ojos de Belinda recorrían la habitación de Han Shuo y Emily mientras ella le respondía descuidadamente a Candice.

Más pisadas frenéticas sonaban desde atrás mientras una mujer de mediana edad un poco gordita entró en la vista sonriendo alegremente. Sostenía un libro en la mano y hacía una reverencia cortés mientras caminaba delante de la gente, para luego decir en disculpa, “Honorables invitados, deben estar aquí para buscar alojamiento. Justo ahora estaba absorta y verdaderamente me disculpo. Por favor vengan conmigo a registrarse en el mostrador”.

“Pensar que nadie estaba en la parte delantera de este hotel. Esto es realmente un tanto preocupante. Además, los alrededores externos no parecen tan buenos. ¿Deberíamos cambiar a otro hotel, Señorita Belinda? A Candice no parecía gustarle ese hotel y planteó esa sugerencia con una expresión agria.

Envuelta en un velo, los ojos claros de Belinda examinaron el entorno y dijo, “No hay necesidad, vamos a quedarnos aquí. Creo que este lugar está bien”.

“Entonces está bien”. Candice tuvo que seguir los deseos de su empleadora y respondió con cierta decepción.

“Perdone, ¿qué clase de personas viven en las habitaciones de este pasillo?” Belinda parecía hacerle una pregunta descuidada a la rechoncha dueña del hotel.

“Disculpas, no estamos en libertad de decirlo. Esto es por la privacidad de nuestros huéspedes, ¡lo siento!” La dueña del hotel se apegado a sus principios. Aunque ella claramente quería que Candice y ellos permanecieran allí, ella no estaba dispuesta a ceder en una cuestión de integridad.

Asintiendo, Belinda no continuó su línea de preguntas. Dijo suavemente, “Eso también está bien. ¿Hay alguna habitación libre alrededor del pasillo? Si es así, me quedaré aquí”.

Los ojos de la mujer de mediana edad se iluminaron mientras ella rápidamente ojeo el libro en su mano, después señalo una habitación que no estaba lejos de Han Shuo y Emily, diciendo apresuradamente: “Esa habitación está vacía, pero no es la mejor del hotel. Si a la honorable señora no le importa, inmediatamente puede tomar residencia en ella”.

“No hay problema, entonces será esa habitación. Candice, tú manejaras el resto”. Belinda dijo suavemente mientras sus claros ojos lanzaban una mirada furtiva hacia la habitación de Han Shuo y Emily, caminando hacia el frente de su habitación.

La dueña del hotel sabía que Belinda era la maestra de ese grupo, así que ella muy rápidamente pescó un juego de llaves cuando Belinda comenzó a moverse. La dueña abrió la puerta y dejó a Belinda entrar cuando llegó a la puerta.

“Chicos ustedes entren primero y protegen a la señorita. Yo me encargaré de los trámites y arreglare habitaciones para nosotros alrededor de la Señorita Belinda”. Candice dio órdenes al resto de la banda mercenaria Battlefire después de ver entrar la cabeza de Belinda, antes de seguir a la regordeta y regocijada dueña de regreso a la recepción.

Han Shuo sólo cerró la brecha en la ventana cuando esos de la banda mercenaria Battlefire siguieron a Belinda dentro de la habitación. Le dijo en voz baja a Emily, “las anormalidades en el bastón de hueso blanco deben tener algo que ver con Belinda. La identidad de esa persona es muy sospechosa”.

Emily también había visto algo de lo que había sucedido y asintió inmediatamente cuando oyó las palabras de Han Shuo. Dijo con gravedad, “Parece que Belinda tiene algo que ver con el nigromante que mataste. Desde que tomaste todas las memorias de su alma, ¿tienes alguna impresión de esa Belinda?”

Arrugando su ceño y pensando profundamente, Han Shuo sacudió la cabeza firmemente al final, “No, Belinda nunca ha aparecido en ninguno de los recuerdos de Clarendon. Realmente no entiendo porque pudo percibir el bastón de hueso blanco”.

“¿Cómo obtuvo Clarendon el bastón de hueso blanco? Emily se sobresaltó y acerco su pregunta desde otra perspectiva.

“Le fue otorgado por los altos mandos de la Iglesia de la Calamidad después de que Clarendon completó un cierto número de misiones. Solo supo cómo usar el bastón de hueso blanco, pero no de donde venia”. Han Shuo respondió después de reflexionar con los ojos cerrados por un tiempo.

“Parece que Belinda es de la Iglesia de la Calamidad. Podría estar aquí por la desaparición de Clarendon. Tenemos que tener cuidado”. Emily pensó un momento y concluyó con gravedad.

Belinda era la actual empleadora de Candice. Si ella era de la Iglesia de la Calamidad, entonces era desconocido porque le pidió a Candice que la protegiera en este viaje a la Ciudad Valen. Han Shuo no podía entender ese punto, pero dado que Belinda podía percibir el bastón de hueso blanco, eso significaba que su trasfondo no era simple. Consideró la situación en silencio mientras pensaba en la maldad de la Iglesia de la Calamidad.

“Belinda debe tener sospechas de las habitaciones de este pasillo. Creo que deberíamos dejar temporalmente este lugar y cambiar a otra habitación para observarla”. Han Shuo le sugirió a Emily después de pensar un poco.

Asintiendo, Emily dijo con confianza, “No hay problema, la dueña del hotel es una de los nuestros. Podemos cambiar a cualquier habitación que queramos”.

No era de extrañar que Emily hubiera elegido quedarse en ese hotel en la Ciudad Valen. ¡Resulto que la dueña era parte del Manto Oscuro! Parecía que la red de inteligencia del Manto Oscuro en efecto era bastante vasta.

Aprovechando el tiempo antes de que Candice regresara y el hecho de que Belinda había ido a su habitación con los miembros de la banda mercenaria Battlefire, Han Shuo y Emily se escaparon en silencio de su habitación por otra salida. Entraron en un gran vestíbulo en el piso de arriba y se apoyaron en contra de la ventana, pudiendo ver el patio delantero desde su posición ventajosa.

Emily debe haber activado algún mecanismo mientras la dueña del hotel alegremente apareció en el vestíbulo después de un corto tiempo. Todavía llevaba una sonrisa profesional y se inclinó ligeramente delante de Emily, “Señora Emily, ¿qué órdenes tiene?”

“Hermana Elaine, arregla una nueva habitación para nosotros, idealmente a cierta distancia de Belinda, pero que también seamos capaces de observarlos. Emily también respondió amablemente con una pequeña sonrisa.

La mujer de mediana edad llamada Elaine estaba un poco sorprendida por las palabras de Emily. Pensó por un momento, “Tres personas también entraron y pidieron una habitación que pudiera usarse para observar a la Señorita Belinda”.

Su mente conecto los puntos, Han Shuo pensó en los tres que habían estado siguiendo a Candice. Preguntó involuntariamente, “¿Dónde están ahora, les diste la habitación apropiada?”

“No te preocupes, a propósito mantuve las habitaciones que pueden observar la habitación de Belinda. Supe que algo estaba mal con esa mujer cuando su mirada a su habitación estaba un poco apagada”. Elaine le echó una mirada a Han Shuo y mostró una mirada de “no te preocupes, tengo todo bajo control” en su rostro mientras explicaba con una sonrisa.

“La hermana Elaine ha obtenido muchos logros para nuestra organización a través de los años. Aunque no conoce magias ofensivas, ella es muy hábil al observar a la gente. Es por eso que me quedo aquí cuando estoy en la Ciudad Valen”. Emily también rodó sus ojos hacia Han Shuo y sonrió ligeramente.

“Suficiente, Señora Emily, no me elogie así. Iré a arreglar nuevas habitaciones para usted de inmediato. También mantendré un ojo en aquellos que acaban de llegar y le informaré inmediatamente cualquier acontecimiento”. Elaine se deslizo hacia afuera respondiendo alegremente.

“Muy bien, también debemos hacer nuestros preparativos. Debemos mantener un ojo en esa chica. Investigar sus antecedentes puede conducir a enormes beneficios para nosotros”. Dijo Emily.

Anuncios