Capítulo 305: Escondíendose


Los siete grandes ducados incluían el Ducado Helon gobernado por Helen Tina, el Ducado Bavenden gobernado por Alec Ambridge, el Ducado Boulet gobernado por Burt Zili, el Ducado Bonton gobernado por Randy Allard, el Ducado Narsen gobernado por Benedict Sackville, el Ducado Etman gobernado por Argi Gilles y el Ducado Bisli gobernado por Nehem Beige.

El tamaño combinado de los siete grandes ducados no era mucho más pequeño que el Imperio Lancelot, pero los siete grandes ducados luchaban durante todo el año y nunca paraban a detenerse. Esa batalla se estaba llevando a cabo justo fuera del Ducado Helon, los participantes actuales eran los ducados Helon, Narsen, Etman y Bonton.

El Gran duque Benedict del Ducado Narsen estaba en la flor de su vida. Él codiciaba mucho la belleza de Helen Tina, de ahí su cooperación con el Ducado Helon contra la invasión de los ducados Etman y Bonton para ganarse el corazón de la belleza.

Benedict deseaba a Helen por su belleza, así como por su ducado. Sin embargo, Helen siempre había mantenido una actitud tibia hacia sus agresivos avances. Eso le hacía cosquillas en el corazón, haciéndolo aún más ansioso por complacerla. Benedict a menudo aceptaba la invitación de Helen para liderar personalmente al ejército del Ducado Narsen en las escaramuzas.

Helen lucía una túnica mágica de color rojo brillante, con un misterioso diseño mágico en su pecho alto y prominente y su largo cabello rojo volaba elegantemente en los vientos sobre la montaña. Helen lucía como una deslumbrante diosa de fuego mientras cabalgaba sobre la espalda del fénix de plumas rojas.

En el acantilado debajo de ella estaba el gran duque Benedict del Ducado Narsen en un limpio y exquisito atuendo formal. Estaba de pie al lado de un lujoso carruaje con una sonrisa tranquila y segura en su rostro. Sus ojos observaban a los soldados de los ducados Etman y Bonton avanzando hacia las profundidades de las montañas.

Han Shuo llegó en el cielo sobre el valle de la montaña. Echando un vistazo a la furiosa batalla, recordó que la riqueza de Troda estaba enterrada allí y momentáneamente estaba abandonada.

Ese lugar era completamente diferente del valle de la montaña con la mina de mithril del Valle del Sol. La montaña se formaba exclusivamente a partir de los depósitos de un tipo de roca muy duradera. El querido de la tierra, el zombi élite de tierra, podía moverse sin obstáculos dentro de un suelo blando, pero no podía hacerlo a voluntad dentro de esa montaña de roca sólida.

Si el zombi élite de metal fuera refinado en el lugar extremo de metal, su habilidad para destruir piedras y taladrar a través de montañas le permitiría entrar fácilmente. Desafortunadamente, el zombi élite de metal era actualmente inalcanzable, dado que la localización del lugar extremo de metal aún era desconocida. Han Shuo solo podía ver impotente la gran batalla que ocurría en la montaña mientras intentaba pensar en otra forma.  Han Shuo estaba en el cielo, su visión escaneo todo el valle de la montaña. Frunció el ceño, preguntándose si debería aprovechar esa oportunidad para entrar. La riqueza de Troda estaba oculta en el lugar debajo del carruaje donde estaba parado Benedict. Troda no había puesto toda su riqueza en el anillo espacial, probablemente porque tenía miedo de que alguien lo asesinara en un intento de apoderarse de su anillo.

Troda también había sido todo un jugador. Tenía tres amantes y dos hijos en el Ducado Helon. Él ya había hecho los arreglos apropiados para su amante más confiable. Una vez que se enterara de su muerte, la riqueza enterrada en esa montaña se convertiría en el pilar de apoyo para esa amante y sus hijos.

Por lo tanto, Han Shuo necesitaba limpiar rápidamente las cuatrocientas mil monedas de oro por el valor del tesoro antes de que la noticia llegara a sus oídos.

Mientras Han Shuo miraba embelesado la escena que se desarrollaba debajo e intentaba pensar en una forma, Helen Tina de pronto descubrió su mirada. Ella frunció el ceño y un bastón mágico incrustado con una enorme piedra de fuego apareció abruptamente en su mano.

Ese bastón mágico tenía la capacidad de aumentar la efectividad de la magia de fuego. Helen lo levantó y lo señaló hacia Han Shuo. Un fuego ardiente se combinó en cinco bolas de fuego del tamaño de un humano, volando directamente hacia él.

“¡Mujer odiosa!” Han Shuo maldijo suavemente. Los dedos en su mano izquierda bailaron hábilmente, disparando rayos de una tenue llama púrpura. Los rayos se entrelazaron en una red glacial, envolviendo firmemente las cinco enormes bolas de fuego.

Sonidos crepitantes y un humo débil instantáneamente aparecieron cuando la red mágica, tejida por el fuego mágico púrpura del Mystical Glacial Spellfire, hizo contacto con las cinco bolas de fuego. El aire frio instantáneamente apagó los elementos de fuego dentro de las bolas de fuego. Los restos del fuego brillaban lentamente mientras descendían, forzando a Helen a ponerse la capucha de su bata mágica.

“¿Quién es?” Viendo sus bolas de fuego fácilmente destruidas, Helen Tina retiró su actitud desdeñosa, preguntando con cautela. Ella solo había podido ver un punto negro en el cielo antes de haber desatado sus bolas de fuego.

Han Shuo no le hizo caso a Helen Tina y resopló antes de volar hacia la parte posterior de la montaña. Tenía la intención de apartarse temporalmente de esa área problemática y pensar en otro método más adelante. En la parte posterior de la montaña, vio a los soldados de Helon transportar enormes equipos de guerra a la cima. Han Shuo tenía la intención de matar a un soldado y cambiarse de ropa con el fin de entrar en la refriega.

Helen Tina comenzó a entrar en pánico al ver a Han Shuo volando hacia la parte trasera sin decir una palabra, dejando solo un resoplido detrás. Ella miro hacia abajo y le gritó a Benedict, “Cuida los asuntos aquí. Los cañones mágicos se están entregando en la parte posterior de la montaña, pero ha aparecido un personaje peligroso. Necesito echar un vistazo de inmediato”.

Helen Tina dio unas palmaditas en el fénix de fuego sin esperar a que Benedict Sackville respondiera. La criatura mágica de súper rango tenía brillantes plumas rojas ardientes que se balanceaban cuando el fénix batía sus alas y voló hacia arriba llevando a la mujer de túnica roja brillante hacia la parte posterior de la montaña como un cometa de llamas ardientes.

Los cañones mágicos contenían un extraño tipo de elemento mágico que parecía repeler los anillos espaciales. Como resultado, esos cañones no podían transportarse con un anillo espacial y solo podrían empujarse lentamente con fuerza física.

Helen Tina había diseñado la estrategia para esa gran batalla durante mucho tiempo, el golpe mortal era precisamente el bombardeo de cañones mágicos desde la enorme altitud de esa montaña. Ella había estado planeando eso por demasiado tiempo, gastando una enorme cantidad de esfuerzo para atraer dos grandes ducados a ese mismo lugar. Ella absolutamente no permitiría que nadie destruyera su plan. Por lo tanto, ella hizo todo lo posible para detener a Han Shuo cuando lo vio volar hacia atrás.

Han Shuo aún tenía que aplicar su plan cuando una silueta roja voló rápidamente. En el cielo, cinco serpientes de llamas enormes pero esbeltas y vívidas retorcieron sus cuerpos de aproximadamente siete metros de largo antes de dispararse hacia Han Shuo desde cinco direcciones diferentes.

La magia de fuego “Danza Enloquecida de Serpientes de Fuego” solo se podía lanzar cuando un mago de fuego ya había avanzado al rango de archimago. Con el anillo que Helen Tina llevaba en la mano izquierda que aumentaba la fuerza mental y la piedra de fuego en su bastón mágico, podía soltar cinco serpientes de llamas en lugar de las tres que habitualmente un archimago ordinario podía invocar.

Las cinco serpientes de llamas bailaron en el cielo, la temperatura extremadamente alta creaba sonidos crepitantes en el aire. El fuego era tan violento que parecía que solo necesitaría un poco de tiempo para quemar a Han Shuo.

Han Shuo estaba sorprendió. Originalmente había menospreciado a Helen Tina, pensando que ella era solo una mujer con una ambición salvaje que solo sabía hacer planes y usar su belleza para obtener poder. Él no había esperado que ella tuviera una fuerza real. Esa terrorífica fuerza, junto con su extraordinaria belleza, sorprendió enormemente a Han Shuo.

Huesos blancos como la nieve salieron disparados como flores en plena floración, volviéndose tan suaves como hilos de seda. Manipulándolos rápidamente, Han Shuo los tejió en un enorme escudo de huesos blancos. Una neblina oscura comenzó a envolver el cielo, la oscuridad interminable borraba la deslumbrante luz del sol cuando el escudo de hueso se materializó frente a Helen Tina.

El halo rojo ardiente de las cinco serpientes de llamas no era suficiente para combatir la masiva oscuridad que dominaba el cielo. A medida que la luz del sol disminuía y moría, las serpientes perdieron su objetivo y se giraron para enredar el escudo de hueso blanco en su lugar, quemándolo hasta dejarlo crujiente. Helen Tina de repente ya no podía sentir la presencia de Han Shuo.

La niebla oscura desapareció tan rápido como llegó, dispersándose con solo una brisa. Cuando la luz del sol volvió a extenderse brillantemente sobre la colina, Han Shuo ya había desaparecido del aire sin dejar rastros, dejando atrás solo el escudo de hueso quemado, aislado de su suministro de energía mágica. El escudo se rompió en pequeñas piezas de color negro tinta que llovieron en el suelo.

Poniéndose un par de guantes blancos como la nieve con bordados plateados, Helen Tina rápidamente atrapó un trozo de hueso que caía. Ella se sorprendió al mirar la pieza negra en su mano, sus ojos vigilaban mientras miraba a su alrededor y murmuraba, “Resulta que es un infame nigromante. ¿Quién es esta persona?”

Murmurando para sí misma por un momento, Helen Tina todavía no tenía ni una pista. Ella naturalmente pensó que Han Shuo se había aprovechado de la niebla oscura para escapar. Se giró para mirar a los soldados que empujaban los cañones y ordenó, “Dense prisa, muevan todos esos cañones hacia la cima de la montaña”.

Los soldados con el torso desnudo estaban trabajando duramente, gritando, “¡Sí!” al escuchar la orden. Todo el mundo echo un vistazo a la diosa de sus corazones y se sintieron llenos de una energía inexplicable, su fuerza de repente alcanzó su punto máximo.

En una enorme roca, un soldado descansaba ligeramente sobre el carruaje que contenía los cañones. Un rastro de ridículo que brillaba en sus ojos, miró a Helen Tina en el cielo como una bestia viciosa acechando en la oscuridad mirando a su presa. Él susurró con una sonrisa, “Ducado Helon, Helen Tina. Has saqueado la Ciudad Brettel para engordarte, ahora es hora de que la gente te desangre”.

Anuncios