Capítulo 308: Arma divina contra arma divina


La mente de Han Shuo estaba en calma, su expresión era despiadada al observar al Caballero del Templo de alto rango de la Iglesia de la Luz acercándose lentamente sobre su caballo de guerra. Sujeto el Filo Cazador de Demonios en su mano derecha. Cuando el anillo espacial brilló, un bastón de hueso tricolor se materializó en su mano izquierda previamente vacía.

Han Shuo estaba a punto de cantar un hechizo de invocación de no muertos de alto nivel cuando vio que “Revelación”, en manos del Arzobispo Rojo Kosse, estalló con una vasta y brillante luz sagrada. Ese artefacto divino hojeó sus páginas rápidamente sin ningún viento, impactando incluso a su dueño.

El bastón tri color de hueso de material desconocido de pronto brilló con brillantes luces amarillas, azules y púrpuras al mismo tiempo, el poder oscuro y maligno circulaba alocadamente. Las luces de los tres colores convergieron antes de dispararse hacia la “Revelación” en la mano de Kosse.

Los sonidos continuos de aleteo se propagaron mientras “Revelación” se movía rápidamente. Un rayo de luz flotaba con cada página que giraba, cada luz formaba una palabra milagrosa y se unía en un rio de palabras que fluía frente a Kosse. Tan pronto como las palabras maravillosas entraron en contacto con la luz del bastón de hueso tricolor, el poder sagrado junto con el poder del mal, explotaron al mismo tiempo. El violento aire surgió y corrió en todas direcciones entre Han Shuo y Kosse.

El Caballero del Templo entrante que había desafiado a Han Shuo fue rechazado por ese poder aterrador, junto a los otros dos Caballeros. Helen Tina también se sintió abrumada por la presión sobre el lomo del fénix. Inmediatamente luchó para ir más alto en el aire, horrorizada mientras miraba hacia abajo hacia los sucesos de abajo.

La postura previamente refinada y dominante del Arzobispo Rojo Kosse desapareció sin dejar rastro. Se quedó allí temblando ligeramente, el sudor frío fluía por su cuerpo mientras miraba a Han Shuo, estupefacto. Podía sentir que el poder en todo su cuerpo se vertía locamente en la “Revelación” en su mano. Esa situación nunca había sucedido antes.

“Revelación” era un libro de escrituras de la Iglesia de la Luz que había quedado atrás después de que el maestro de Kosse había fallecido. Su suerte había sido excelente, y había recibido ese artefacto divino después de recibir el reconocimiento del Dios de la Luz luego de un bautismo en el Templo de la Luz. El artefacto había estado en sus manos durante solo tres años en ese momento, pero todo había ido suavemente para Kosse con su identidad como un gran magus de luz y viento. La situación siempre había sido favorable cada vez que había usado “Revelación” contra poderes malignos. Nunca se había encontrado con ese tipo de situación a la que se enfrentaba actualmente.

Han Shuo sostuvo el bastón esquelético, la fuerza mental en su totalidad también estaba siendo locamente atraída por el. El bastón de hueso estaba absorbiendo rápidamente su fuerza mental como una gran esponja. Cuando su fuerza mental se vertió en el bastón, parecía resonar con la fuerza mágica del propio bastón esquelético, formando finalmente una extraña luz tricolor que convergió hacia la “Revelación”.

Aunque él estaba en el rango de gran magus, Han Shuo todavía se sintió un poco aturdido cuando su fuerza mental era locamente absorbida por el bastón de hueso. Sin embargo, su mente era mucho más resuelta que la gente común, además de que su era cuerpo asombrosamente fuerte. Por eso no temblaba como Kosse con sudor frío fluyendo por todo su cuerpo.

Mientras los poderes malvados y sagrados se entrelazaban, el impacto aterrador barrió todos los obstáculos entre Han Shuo y Kosse. Las rocas se hicieron añicos dondequiera que pasara esa fuerza. La montaña calva se estremeció violentamente explotando donde quiera que llegaba ese impacto. Enormes sonidos retumbantes resonaron sin parar en el área entre las dos personas.

“Esa fuerza maligna es tan enorme que estoy seguro de que solo un artefacto del Dios Malvado de la Iglesia de la Calamidad puede poseer semejante poder. ¡Maten a este hereje ignorante!” El Caballero del Templo que había sido barrido por las fuerzas que rebotaban entre Han Shuo y Kosse gritó en voz alta. Después de ponerse de pie con mucho esfuerzo, estaba interiormente aterrorizado por el poder de Han Shuo al ver temblar el cuerpo de Kosse. Él de inmediato sugirió aprovechar esa oportunidad para matar a Han Shuo.

¿Cómo no sabían los Caballeros del Templo lo poderoso que era el Arzobispo Rojo Kosse? El artefacto divino “Revelación” en sus manos siempre había sido un precursor de la muerte de las fuerzas del mal durante muchos años. Él no había esperado que ese día, un lamentable hereje débil, como el que estaban enfrentando, pudiera medirse hasta con el Arzobispo Rojo Kosse. Tenía miedo del inmenso poder de Han Shuo, por lo que propuso la idea de matar a ese último.

Los dos Caballeros del Templo restantes observaban cómo la escena se desarrollaba frente a ellos mientras ellos estaban de pie al lado. Tan pronto como escucharon la propuesta de su hermano, ellos inmediatamente giraron sus caballos de guerra hacia Han Shuo sin decir una palabra más.

Los tres Caballeros del Templo evitaron cuidadosamente la parte central de la explosión aún retumbante, acercándose a Han Shuo por la parte trasera y por los dos lados. En la luz sagrada que destella de “Revelación”, ellos comenzaron a cantar alabanzas sobre la gloria del Dios de la Luz. Corrientes de aura de pelea, llenas de poder divino, surgieron de sus lanzas y se estrellaron en contra de Han Shuo.

Al ver el despreciable acto de la Iglesia de la Luz, Helen Tina, en lo alto, enroscó sus labios con un rastro de desprecio. Sin embargo, Han Shuo era su enemigo, mientras que la Iglesia de la Luz no era una entidad que una pequeña duquesa pudiera ofender. Ella simplemente se quedó allí silenciosamente y observó felizmente.

La fuerza mental de Han Shuo infundió el bastón de hueso a gran velocidad. Al enfrentar fríamente a Kosse en una difícil batalla, también tuvo que evitar que los tres Caballeros del Templo se acercaran rápidamente. No podía mover su cuerpo ni hacer uso de su fuerza mental. Sin embargo, su magia demoníaca aún estaba disponible. Una corriente de yuan mágico fluyó hacia el Filo Cazador de Demonios en su mano derecha bajo el control de su mente.

Después de haber absorbido recientemente una gran cantidad de almas, el Filo Cazador de Demonios ahora tenía un leve rastro de un terrorífico intento asesino que pertenecía a un arma incomparable. Al infundirse con el yuan mágico, era similar a una bestia mágica asesina que había captado el delicioso olor a sangre después de haber estado atrapada durante decenas de miles de años. El Filo Cazador de Demonios repentinamente se movió por su cuenta y dejó la mano de Han Shuo con un fuerte aullido.

Una densa masa de manchas parecidas a estrellas se reunió en nubes sangrientas. Un resentimiento sin fin surgió del Filo Cazador de Demonios, junto con una intención asesina tiránica, y formó una capa masiva de nubes rojo sangre. Las nubes sangrientas borraron la mitad del cielo sobre la montaña calva.

El espeso aroma de sangre parecía contener un ataque dirigido al alma. Los tres Caballeros del Templo no fueron los únicos en sentir que la situación había tomado un mal giro. Incluso Helen Tina, que de pronto había volado alto, también estaba rodeada por el aire vicioso y aterrador de un miedo sin fin. Su cabeza se mareó y su pecho se llenó de ganas de vomitar, una obsesión enloquecida gradualmente surgió en su corazón.

Helen Tina sabía que las cosas estaban muy mal. Ella apresuradamente cantó un encantamiento para formar una jaula mágica de fuego rojo, envolviéndola a ella y al fénix. Las alas del fénix eran como cintas de colores, chispas de fuego destellaban cada vez que aleteaban. La luz ardiente se disparó en todas las direcciones desde la llameante jaula mágica.

Ella finalmente logró reprimir la sensación nauseabunda de querer vomitar. Apuro al fénix a alejarse de Han Shuo, enojada y de alguna manera asustada mientras miraba la batalla de las dos armas sobre el valle de la montaña.

El intento asesino que se alzaba al cielo desde el Filo Cazador de Demonios incluso había formado un ataque en contra del alma. Su objetivo no era Helen Tina en el cielo, razón por la cual logró defenderse de él, aunque con algunas dificultades recurrió a la jaula mágica de fuego y al fuego purificador del fénix. Por otro lado, los tres Caballeros del Templo de la Iglesia de la Luz no estaban tan cómodos como ella.

El Filo Cazador de Demonios bailaba salvajemente sobre la cabeza de Han Shuo. El intento asesino de esa arma sin igual no era nada débil comparado con otros artefactos divinos. Con el Filo Cazador de Demonios como centro, capas sobre capas de gruesas nubes tiñeron todo el cielo de un rojo sangre sobre la montaña. Los tres Caballeros del Templo, que habían intentado aprovechar la oportunidad para atacar a Han Shuo, fueron sacudidos violentamente por el ataque al alma. Sus caballos de guerra soltaron gritos y cayeron al suelo. Los tres Caballeros saltaron con pasos tambaleantes, sus cuerpos temblaban. La sangre fluía de sus fosas nasales, fluía por sus cuellos y sus pechos como gusanos que se sacudían.

Los tres Caballeros del Templo temporalmente no sabían qué hacer frente a esa fuerza maligna desconocida. Esa fuerza maligna no era como la oscuridad silenciosa de la Iglesia de la Calamidad. Era una loca y furiosa sed de sangre con un deseo cruel y arrogante de destruirlo todo.

Los tres Caballeros del Templo tuvieron que levantar sus lanzas y cantar alabanzas en voz alta para obtener aún más fuerza santa mientras sufrían a través de la penetrante agonía del alma. Brillantes halos brillaron alrededor de sus cuerpos, constantemente resistiendo la fuerza que invadía su carne.

El Filo Cazador de Demonios había movilizado cada onza de su fuerza mortal de alma almacenada después de haber absorbido el noventa por ciento del yuan mágico de Han Shuo. Formó un campo magnético maligno que también poseía la capacidad de atacar al alma y comenzó a erosionar la esencia de cada ser viviente que quedaba envuelto en su interior.

“Revelación” ya estaba luchando contra la invasión del bastón tri color de hueso. Kosse no pudo evitar casi gruñir audiblemente cuando vio que el Filo Cazador de Demonios demostró semejante fuerza tan extraña y aterradora.

El Filo Cazador de Demonios giró en círculos alrededor de la cabeza de Han Shuo y lentamente juntó un rayo de luz sangrienta y se lanzó hacia Kosse. Kosse desesperadamente controló su fuerza mental para cantar un hechizo después de morderse la punta de la lengua. Una flor de sangre floreció en una de las páginas de “Revelación”. El artefacto divino inmediatamente dejó de girar sus páginas y fue retirado rápidamente por Kosse.

El bastón de hueso, que parecía estar luchando con su rival, también se adormeció de inmediato y dejó de absorber la fuerza mental de Han Shuo cuando Kosse rápidamente retiró “Revelación”. Solo el rayo de luz sangrienta del Filo Cazador de Demonios todavía se disparaba insistentemente hacia Kosse.

Anuncios