Capítulo 356: Una manada de perros rabiosos


Los siete grandes duques tuvieron un especial cuidado para garantizar su propia seguridad. Prestaron atención a cada detalle para protegerse, particularmente en ese Valle Sakamimir.

Después dejar la tienda de Alec Ambridge, Han Shuo hizo un viaje para visitar al Duque Nehem Beige del Ducado Bisli. Originalmente tenía la intención de hacer un movimiento sobre ese tipo Nehem. Sin embargo, Han Shuo aún no se había acercado cuando sintió una presencia sagrada dentro de la tienda de ese último.

Han Shuo estaba muy familiarizado con esa presencia sagrada e inmediatamente entendió que un miembro de la Iglesia de la Luz estaba en esa tienda. Tampoco era un miembro ordinario, la intensidad de la presencia era un buen testimonio de la fuerza de esa persona. Lo más probable es que fuera Kosse de la Iglesia de la Luz.

Como resultado, Han Shuo no tocó a Nehem Beige. Se ocultó en lo profundo del subsuelo, usando solamente al demonio yin para espiar en esa área desde lejos. Solo cuando comenzó a amanecer vio a Kosse y su grupo saliendo silenciosamente de esa tienda a través del demonio yin.

Nehem Beige era un jinete cielo. De los siete grandes ducados, Ducado Bisli albergaba muchos Templos de Luz de la Iglesia de la Luz. Ese ducado guio las creencias de los civiles para que ofrecieran su fe y devoción al Dios de la Luz.

En ese momento, Han Shuo fue testigo de la cercana relación entre Nehem Beige y Kosse, lo que le hizo recordar la actitud amistosa entre el Ducado Bisli y la Iglesia de la Luz. Han Shuo tuvo la débil sensación de que ese Nehem Beige era un creyente de la Iglesia de la Luz. De lo contrario, no habría escatimado tanto esfuerzo para apoyar a la Iglesia de la Luz.

Después de que Kosse se fue, todavía había leves pulsos mágicos dentro de la tienda de Nehem Beige, además de dos presencias poderosas ocultas. El amanecer rompió, pero Nehem Beige y sus subordinados todavía estaban sumidos en discusiones incluso después de que Kosse se retiró. Han Shuo reflexionó un poco y decidió renunciar a lidiar con Nehem Beige.

Hoy en el Valle Sakamimir, los siete grandes ducados discutieron los asuntos relacionados con Ciudad Brettel. Después del asalto de la noche previa, Alec Ambridge se arrastró sobre su pierna izquierda rígida y vendada, y maldijo en voz alta a Benedict Sackville tan pronto como llegó, acusando a ese último de haberlo emboscado la noche anterior.

Benedict Sackville ya había sentido que había sido muy perjudicado el día anterior. Ahora que Alec Ambridge llevaba una acusación infundada contra él y lo ridiculizaba, Benedict ya no pudo reprimir el fuego de la ira en su vientre. Ninguno de los dos hombres estaba dispuesto a dejar pasar el tema y casi lucharon dentro de la tienda. Si no hubiera sido por los otros grandes duques que se acercaron para detenerlos, los dos podrían haber escalado las cosas a un conflicto. Incluso a pesar de que fueron forzados a separarse después, su furia no se disipó. Una luz feroz destellaba en sus ojos, nadie sabía qué clase de esquemas insidiosos estaban tramando el uno en contra del otro.

El Gran Duque Burt Zili del Ducado Boulet salto al primer plano en esa reunión, vociferando insatisfecho con la distribución actual de los beneficios. Insistió en tomar las cinco minas para el después de capturar la Ciudad Brettel. Burt Zili era persistente, pero los otros grandes duques también deseaban las minas, por lo que naturalmente no estaban dispuestos a aceptar. La discusión de ese día una vez más terminó en que cada uno de ellos saliendo por su propio camino.

“A este ritmo, los siete grandes ducados estarán en guerra incluso antes de que puedan lanzar el ataque a Ciudad Brettel. Estas personas nunca pueden unir sus manos a menos que estén acorraladas en una esquina. Solo porque el Imperio Lancelot llamó a sus puertas la última vez, aprendieron a trabajar juntos rápidamente”.

“Parece que todavía tienen que tomar en serio la amenaza de Ciudad Brettel. Estas personas solo saben pelear todo el día, ¿qué gran hazaña pueden lograr ellos realmente?” Volviendo a su propia tienda, Helen Tina se quejó con Firewind con su ceño fruncido.

“Solo déjalos preocuparse. Llegará el día en que la Ciudad Brettel realmente ataque, y aprenderán el significado del miedo”. Después de unirse a la discusión en la tienda con Helen Tina, Firewind había visto claramente las expresiones de los siete grandes duques. A pesar de que Firewind no tenía derecho a hablar, ella todavía despreciaba en su interior a los otros seis grandes duques a los que solo les importaba ganar fama y beneficios.

“Su Gracia, el Gran Duque Burt Zili del Ducado Boulet solicita una audiencia”, mientras Helen Tina y Firewind susurraban sus quejas una a otra, la voz de un guardia sonó.

“¿A qué viene este hombre a nuestro lugar? El olor en su cuerpo realmente me vuelve incomoda”. Firewind frunció el ceño y habló con Helen Tina cuando ella escuchó las palabras del guardia.

“Invítalo a entrar”, Helen Tina le dijo al guardia afuera antes de girar hacia a Firewind, “Esta persona siempre ha sido el enemigo jurado del Ducado Bisli. Esta vez, Nehem Beige del Ducado Bisli fue quien propuso unir fuerzas y atacar Ciudad Brettel. Tal como lo veo, este Burt Zili parece estar destruyendo deliberadamente la estabilidad de la alianza. No sé para qué ha venido este hombre a buscarme”.

Mientras Helen Tina y Firewind continuaban su conversación, el Gran Duque Burt Zili del Ducado Boulet entró con una ligera sonrisa en su rostro. Burt Zili era un viejo invocador. Sin embargo, corrían rumores de que había firmado un contrato con el Dios Maligno. Su invocación podía invocar incluso monstruos del infierno.

El cuerpo de Burt Zili parecía emanar un aura aterradoramente siniestra. Incluso cuando sonreía amablemente, otras personas aún sentían que su rostro sonriente era cruel. El fénix de fuego era una criatura sagrada de súper rango, por lo que estaba extremadamente molesta por el olor que salía del cuerpo de Burt Zili. Por lo tanto, el fénix de fuego instintivamente mantenía una distancia entre ellos al verlo entrar.

“Gran Duque Burt, ¿qué negocio tienes conmigo?” El territorio de Helen Tina estaba muy lejos del Ducado Boulet de Burt Zili, por lo que no había un conflicto real entre ellos. Sin embargo, a Helen Tina le desagradaba ese siniestro gran duque. Además, su estado de ánimo últimamente no había sido muy bueno, naturalmente no le dio la cara.

“Heh heh, he venido para discutir el asunto de Ciudad Brettel con la Gran Duquesa Helen Tina. Dado que te has quedado en Ciudad Brettel por un período de tiempo, ¿qué sientes acerca de Ciudad Brettel y el señor de la ciudad?” Burt Zili expuso una sonrisa amable y le preguntó a Helen Tina de manera amistosa.

Su rostro se enfrió cada vez más, Helen Tina dijo, “Gran Duque Burt, ¿has venido especialmente a burlarte de mí?”

“¡No, no!” Burt Zili agitó rápidamente sus manos, señalando que Helen Tina no debería malinterpretarlo. Él después explicó, “Como dice el refrán, conoce a tu enemigo y conócete a ti mismo, y cien victorias saldrán de cien batallas. Entre nosotros los siete grandes ducados, la Gran Duquesa Helen Tina debe ser la más familiarizada con Ciudad Brettel. Quiero escuchar tu punto de vista sobre Ciudad Brettel y ese señor de la ciudad”.

Soltando un resoplido, Helen Tina dijo con un rostro serio, “No estoy muy familiarizada con Ciudad Brettel, pero sé que el señor de la ciudad Bryan no es una persona ordinaria. Tú realmente no has visto a lo que te enfrentas. Él solo repelió al grupo del Arzobispo Rojo Kosse y varios Templarios de la Iglesia de la Luz. Esta persona es despiadada sin medidas. Una vez que pone sus ojos en algo, no dudará en ir por ello, usando cualquier medio, justo o sucio. Ya sea que lo creas o no, esta persona está lejos de ser fácil de manejar. Si la alianza sigue perdiendo el tiempo de esta manera, simplemente le daremos tiempo a Ciudad Brettel para que se prepare”.

“¡Heh heh, parece que su persona es muy de mi gusto, interesante, interesante!”. Burt Zili dijo con una risa malvada, antes de fijar sus ojos en Helen Tina, preguntando, “Gran Duquesa Helen Tina, ¿Qué tienes preparado para lidiar con Ciudad Brettel en esta ocasión? ¿Estás interesada en formar una alianza secreta?”

“No estoy interesada en este momento, lo siento”. Helen Tina rechazo cortésmente, su respuesta no fue ni cálida ni fría.

Asintiendo con su cabeza, Burt Zili se carcajeó de forma escalofriante sin ninguna otra oferta y dijo, “Puedes intentar pensar eso. Estoy muy interesado en cooperar contigo. Muy bien, te he molestado lo suficiente por hoy. Mis disculpas”.

“¡Mm, no te despediré!” Helen Tina dijo.

Esperando a que Burt Zili se retirara, Helen Tina dijo con una sensación de cautela punzando en ella, “Realmente inexplicable. ¿Esta persona hizo un viaje aquí solo para preguntar por el señor de la ciudad, Bryan? Se siente como si estuviera un poco fuera de sí”.

“Ignorarlo. Me di cuenta de que cuando estuvo dentro de la tienda, todo mi cuerpo se sintió incómodo. Realmente quería quemarlo hasta la muerte”. Firewind le dijo a Helen Tina frunciendo el ceño.

Después de dejar el lugar de Helen Tina, Burt Zili regresó directamente a su propia tienda, dentro de la cual estaba una persona con quien Han Shuo estaba muy familiarizado. Esa persona estaba holgazaneando en medio de una gran cama cubierta de pieles de visón de mar, al ver entrar a Burt, preguntó, “¿Cómo te fue?”.

“Esa pequeña chiquilla realmente parece no saber nada. Pero no es problema, esto no afecta nuestro plan. Wolf, ¿realmente crees que esa persona puede traernos beneficios?” Burt Zili lanzo una mirada hacia Wolf en su propia cama y preguntó.

El gran magus nigromante Wolf de la Iglesia de la Calamidad se había convertido en un joven apuesto y elegante después de haber sido rejuvenecido por el bastón esquelético de Han Shuo. Su piel ahora era más bella que la de cualquier mujer. Con las afiladas garras resultado de su fusión con el viejo demonio sobrenatural habiendo desaparecido sin dejar rastro, sus manos se volvieron esbeltas y bonitas.

Wolf lentamente se sentó en la gran cama de visón marino, diciendo con una sonrisa condescendiente, “Viejo amigo, el poder de ese Bryan está más allá de lo que te puedes imaginar. Él también tiene el bastón esquelético. Los superiores han pasado la orden, no podemos dejar que nada le pase a él sin importar qué. Lo que tenemos que hacer es hacer todo lo posible por apoyarlo”.

“El Papa solo piensa muy alto en él como el dueño del bastón esquelético. Solo deberíamos tomar su bastón esquelético mágico, será más conveniente y menos problemático de esa manera”. Burt Zili frunció el ceño pensando antes de decirle a Wolf.

El gran magus nigromante Wolf, que había vivido durante quién sabe cuántos años, sacudió su cabeza y explicó con una sonrisa, “No es tan fácil. Kosse dirigió personalmente a trescientos Templarios, pero aun así no pudo atraparlo, y sus dos intentos resultaron en el retirándose con heridas graves. ¿Crees que nosotros podremos atraparlo tan fácilmente?”

“Sin mencionar que ahora es un archimago nigromante. Oh, no, su fuerza mental debe haber excedido el nivel de un archimago. El bastón esquelético está relacionado con el secreto de la tierra santa. Lo que nosotros queremos es reclutarlo en nuestra iglesia por cualquier medio. Por otro lado, puedo garantizar que tener una relación con él será extremadamente beneficioso para nosotros”.

“Muy bien, entonces. Tus decisiones siempre han sido correctas todos estos años. Actuaré de acuerdo con el plan. ¡Solo espero que no nos decepcione!” Burt Zili respondió.

Han Shuo había seguido al demonio yin allí mientras Burt Zili y el gran magus nigromante Wolf conversaban en la tienda. Su conciencia pudo descubrir claramente la presencia maligna del cuerpo de Wolf dentro de la tienda.

Burt Zili del Ducado Boulet había estado peleando con el Ducado Bisli de Nehem Beige que adoraba a la Iglesia de la Luz por muchos años. Eso nunca se había resuelto. Han Shuo inicialmente no había entendido lo que estaba ocurriendo. Ahora que sintió la presencia de Wolf dentro de la tienda, instantáneamente entendió.

Parecía que el gran duque Nehem Beige del Ducado Bisli era miembro de la Iglesia de la Luz, mientras que el gran duque Burt Zili del Ducado Boulet pertenecía a la Iglesia de la Calamidad. Esos eran los dos grupos más religiosos en el Continente. Evidentemente, parecía que sus muchos años de lucha abierta y lucha encubierta no se limitaban a algunas batallas a pequeña escala. ¡Ellos en realidad habían estado manipulando secretamente la gran batalla entre los ducados!

La apariencia previa de Wolf había sido rejuvenecida gracias al poder del bastón esquelético. De la conversación de ese momento, Han Shuo entendió que Wolf parecía estar muy preocupado por él y quería protegerlo tanto como fuera posible. A partir de eso, Han Shuo entendió que la razón debía ser por el bastón esquelético.

Al no tener forma de acercarse y escuchar su conversación, Han Shuo no sabía qué conspiración estaban cocinando los dos miembros más antiguos de la Iglesia de la Calamidad dentro de la tienda. Sin embargo, al descubrir que Burt Zili pertenecía a la Iglesia de la Calamidad, Han Shuo descartó la posibilidad de que el primero quisiera lastimarlo. Sin embargo, él tampoco tenía la intención de revelarse a sí mismo para hablar con ellos. Han Shuo una vez más se retiró en silencio.

Después de dejar el área, Han Shuo eligió al Gran Duque Argi Gilles del Ducado Etman para ser su próximo objetivo. Al igual que las otras áreas, la tienda de Argi Gilles también estaba bajo una estricta protección. Han Shuo se tomó un momento para descubrir que tanto el cielo como el suelo estaban aislados por barreras mágicas. Entendió que no había muchas posibilidades de matar a ese tipo con un solo golpe.

“¡Carajo!, los siete grandes duques realmente le temen a la muerte. Parece que no tienen la más mínima confianza en sí mismos, trayendo a muchos expertos a una reunión”. Han Shuo maldijo en voz baja.

Sin embargo, dado que ya había ido de todos modos, no podía retirarse con las manos vacías. Han Shuo reflexionó un momento y soltó el demonio yin para inspeccionar la zona. De pronto, descubrió que a excepción de la propia tienda de Argi Gilles, que estaba estrictamente protegida, las tiendas de algunos generales de alto rango estaban sin protección.

La crueldad surgió en su corazón, Han Shuo decidió dejar en paz a Argi Gilles y cambió sus ojos hacia sus subordinados. Por lo general solo había unos pocos guardias caminando dentro y fuera de las tiendas de esas personas. Naturalmente, su protección no podía ser tan estricta como la de Argi Gilles. El zombi élite de tierra utilizó su habilidad de viajar bajo tierra para colarse en las tiendas de esas personas. Han Shuo fácilmente fue capaz de ocultar su presencia en el reino demoníaco separado, asesinando silenciosamente a los seis subordinados de alto rango de Argi Gilles.

Después dejar las tiendas de Argi Gilles, Han Shuo continuó hacia la tienda del Gran Duque Randy Allard. Usando el mismo método que con Argi, una vez más asesinó a sus cuatro generales superiores antes de partir en silencio. Dando un pequeño rodeo, nuevamente fue a la tienda de Alec Ambridge y se hizo cargo de tres generales de la misma forma.

Benedict Sackville del Ducado también fue emboscado en esa noche. La tienda se vio envuelta por una explosión masiva. El propio Benedict Sackville escapó solo a tiempo para mantener su vida, pero su cabello y sus cejas fueron quemadas limpiamente.

Durante la noche, aparte de Helen Tina del Ducado Helon, Burt Zili del Ducado Boulet y Nehem Beige del Ducado Bisli, las tropas de los otros cuatro encontraron algún tipo de gran incidente. El Valle Sakamimir, el lugar originalmente de reunión para discutir un acto de alianza contra Ciudad Brettel, repentinamente cambió por completo de naturaleza.

Los cuatro ducados atacados sospecharon de algunos de los otros ducados que antes tenían rencor con ellos. En la tienda, los ánimos corrían en alto mientras los hombres se enfurecían unos con otros. Entre ellos, Benedict Sackville era el que tenía la mente más clara, pero había llegado a la conclusión de que Alec Ambridge fue quien lo atacó la otra anoche. Alec Ambridge también creía que la masacre de sus generales tenía algo que ver con Benedict.

Esta vez, los dos lanzaron toda cara al viento y estallaron en una pelea justo en el Valle Sakamimir. El resto de los grandes duques tenían rostros oscuros, mirándose resentidamente en completo silencio mientras constantemente pensaban en una forma de vengarse. Los otros dos ducados atacados también alimentaban vientres llenos de resentimiento, culpando a los dos ducados que antes eran sus enemigos.

Los ducados de Helon, Boulet y Bisli, que habían pasado la noche a salvo, se convirtieron en los primeros objetos de sospecha. La temblorosa alianza ya había cambiado secretamente de naturaleza. Durante el día, los siete grandes ducados investigaron las raíces del problema para establecer responsabilidades. Por la noche, cada grupo enviaba a sus asesinos a matarse unos con otros. No fue pacífico en absoluto.

Han Shuo no hizo ni un movimiento durante tres días seguidos. Los siete grandes ducados se enfrentaban cada día con un nuevo odio acumulándose sobre los viejos mientras hombres encapuchados acechaban por todas partes, figuras borrosas brillaban en el cielo y en el suelo. En las áreas donde los siete grandes ducados habían establecido su campamento, uno escucharía algunos gritos trágicos haciendo eco de vez en cuando, mientras otra persona era asesinada.

Han Shuo inicialmente se había preparado para hacer algunos asesinatos de elección más, pero descubrió que básicamente ya no tenía ninguna posibilidad de hacerlo. Había demasiados hombres negros encapuchados por la noche y un yin demonio no era suficiente para evitar que su cubierta fuera volada. Simplemente no sabía quién venía de qué ducado, y la situación gradualmente fue arrojada al caos de todas maneras.

“¡Los siete grandes duques son en efecto una manada de perros rabiosos!” Han Shuo no pudo evitar exclamar cuando descubrió que él no tenía nada que hacer.

Anuncios