Capítulo 391: El secreto de Sigil

Después de que el invierno llegara, la nieve pareció disminuir considerablemente.

Mientras Roland tarareaba una melodía leía los tres documentos de su mesa.

Por separado eran, el plan de ensayo y producción del último tipo de munición, el anteproyecto para la última generación de armas pequeñas y el plan de construcción de la Torre del Hechicería.

Los dos documentos anteriores eran ideas que él había concebido durante mucho tiempo. Ahora que podía utilizar las habilidades de Agatha para congelar y controlar la temperatura, la producción de ácido nítrico de la ciudad se había multiplicado. También se había resuelto el problema relativo a la estabilidad de la producción en masa de nitroglicerina, por lo que se proporcionaron fundamentalmente todas las condiciones para la fabricación de propulsores de doble base.

Aunque Roland sabía que ese tipo de propulsor se podía crear disolviendo nitro almidón en la nitroglicerina, y que eventualmente se convertiría en una jalea viscosa que podría ser cortada en rodajas o granulada, todavía necesitaba de un alquimista para que pudiera probar y descubrir las proporciones de mezcla involucradas.

Afortunadamente, Kyle Sichi ya contaba con una vasta experiencia en la realización de experimentos cuantitativos y cualitativos. Si le relegaba esa tarea, los resultados deberían estar listos en una o dos semanas.

Como Roland ya estaba intentando producir un nuevo propulsor, naturalmente, el desarrollo de un nuevo tipo de arma ligera también estaba en la agenda.

En comparación con la pólvora negra, que requería el uso de un fusil de gran calibre, sólo se necesitaba una pequeña cantidad de un propulsor de doble base para lograr una letalidad equivalente. Por lo tanto, sobre la base de la potencia de fuego y la relación costo-rendimiento, era definitivamente mejor cambiar de rifles a armas automáticas de calibre ligero.

Por supuesto, los parámetros específicos debían ser determinados más adelante según los resultados del procesamiento de Anna.

Roland bebió un trago de té caliente y puso el tercer documento delante de él. Eso era lo que más le emocionaba en la actualidad.

En comparación con los otros planes, el contenido de ese documento parecía muy discordante. A petición de Agatha, él planeaba construir una torre de hechicería al lado de la Casa de Brujas y utilizarla para la investigación y fabricación de sigils.

Imaginó una torre mágica de altísima altura entre las masas de chimeneas y fábricas. Se sentía simplemente… demasiado fresco y elegante.

Roland empezó a reírse incontrolablemente.

Nightingale, que estaba en un lado ocupado royendo pescado seco, miró a Roland con desprecio. “¿Son los sigils tan interesantes? El reino de las brujas poseía muchos sigils, pero aún perdieron por los diablos.”

“Pero hay cosas muy interesantes dentro.” El príncipe sacó un grueso libro de un cajón. Era una colección sigil que fue traducida de las notas experimentales dejadas por la Sociedad de Investigación. Registró todas las fórmulas descubiertas por la Sociedad durante más de 200 años.

Para él, esa era un área completamente desconocida.

Después de que Agatha terminara la traducción, Roland pasó la mayor parte de sus noches leyendo el libro. Mientras leía sobre los usos y las listas compuestas de las piedras mágicas, sentía como si estuviera armando palabras claves. Probablemente, cuando el Alquimista en Jefe recibió por primera vez el libro de Química Elemental, tenía una emoción similar mientras estudiaba las diferentes fórmulas químicas.

“El conocimiento que es nuevo siempre parece especialmente atractivo, aunque sólo sea lo básico.”

“¿Por ejemplo?” Nightingale se inclinó hacia Roland.

“Así”. Roland señaló una frase en el libro. “Las antiguas brujas lo llamaban el Sigil de la comunicación. Se utilizaba para la comunicación a larga distancia y, al igual que el Sigil de trabajo, seguirá siendo eficaz incluso si está dividido en partes.” Cambió su dedo apuntando hacia abajo. “Los materiales son muy simples. Todo lo que necesitas es un pedazo de piedra ecualizadora y un pedazo de Piedra Calificadora.”

Según la descripción del libro, el alcance efectivo de ese sigil era de decenas de kilómetros. Aunque no podía compararse con los teléfonos móviles de épocas posteriores, que estaban soportados por muchas torres de señales y satélites, todavía podía ser suficiente como walkie-talkie.

“¿Lo es?” Nightingale miró a la página y luego tiró del dedo de Roland hacia la página de la derecha. “Sin embargo, está escrito aquí que las piedras de ecualizadoras vienen de diablos temibles, y las piedras de seguimiento se ven comúnmente en las torres de los Diablos. Así que ¿Cómo vas a obtener esas dos piedras mágicas?”

“No, ya tenemos los materiales”, dijo Roland con celo. “El pedazo de cristal rojo que Lightning encontró en las ruinas era una piedra de ecualizadora. En cuanto a la Piedra de seguimiento, es uno de los materiales compuestos del Sigil de Rastreo – Tilly ha traído algunos de esas, y simplemente tienen que ser desmontadas.”

“Aunque Agatha sea capaz de crearlo, sólo podrás obtener un Sigil de Comunicación.”

“Solo déjala probarlo. De todos modos, cuando peleemos contra los diablos en el futuro, adquiriremos más y más Piedras mágicas.” Era una lástima que, anteriormente, no existieran las condiciones para investigar nuevas aplicaciones del poder mágico. Ahora que Roland contaba con el apoyo técnico de Agatha, no iba a soltar esos recursos, que no costaban casi nada.

“Bien.” Nightingale se encogió de hombros. “En cuanto al Sigil de la Voluntad de Dios, ¿qué piedras mágicas necesita?”

“Esto… recuerdo haberlo visto en la última página.” Roland pasó a la última página del libro. “Por cierto, ¿cómo fue el resultado de tu prueba de habilidad de combate?”

Nightingale se estremeció por un momento y luego pronunció una sola palabra. “¡Secreto!”

Ella parecía frustrada por Anna.

“Lo encontré, aquí”. Roland hizo un mohín con los labios. “Las cuatro piedras mágicas requeridas están escritas como desconocidas… probablemente, por consideraciones de confidencialidad, la Sociedad de Investigación no las registró en forma escrita. Sin embargo, según Agatha, estas piedras mágicas provienen principalmente de los Diablos Mayores, y por lo tanto, incluso si fueran anotados, nadie podría obtenerlas.”

“Y sin embargo, exhibes abiertamente un objeto tan precioso en la sala.” Nightingale gimió. “Si las Trascendentes se enteraran, estarían tan enojados contigo que incluso volverían a la vida.”

“Porque no es nada precioso, probablemente… son más preciosas unas pocas docenas de kilogramos de TNT.” Roland se rió pero no respondió.

*******************

Esta vez, él esperó hasta que Agatha terminara su producción de ácido para el día antes de que él la llamara a la oficina.

“Mira la Torre del Hechicería que he diseñado para ti.” Roland levantó su dibujo. “El sótano es un almacén, y hay tres pisos sobre el suelo. Son, por separados, el laboratorio para aprendices, el laboratorio maestro y la oficina.”

“Espera… ¿por qué se llama la Torre del Hechicería?” Agatha frunció el ceño. “Todo lo que quiero es un laboratorio químico como el de Sir Kyle, excepto un poco más espacioso y brillante. Será muy difícil construir una torre como esa. En Taqila, las torres fueron construidas sólo porque el área de tierra de la ciudad era pequeña. Tienes mucho espacio libre aquí.”

“¡Eso no esta en demanda!” Gritó Roland en su corazón. “De todos modos, los problemas de la construcción no son difíciles de resolver. Aparte de las instalaciones que he mencionado, ¿tienes otras demandas?”

“No.” Agatha levantó las manos. “Si insistes.”

“Genial.” Roland colocó el bosquejo y empezó a hablar de la idea que pensó por la mañana. “¿Puedes terminar la producción del sigil sola?”

“No, no puedo.” Agatha agitó la cabeza. “Aunque los sigils son creados uniendo piedras mágicas, los materiales necesarios para transmitir el poder mágico son muy complicados. Y lo más importante, requiere la sangre de los diablos.”

El príncipe quedó atónito. “¿Qué?”

“No oíste mal. Y tiene que ser sangre fresca.” Dijo solemnemente. “Cuando la sociedad de investigación estaba descubriendo la naturaleza del poder mágico, llevó a cabo miles de experimentos y eventualmente probó que la carne y la sangre de brujas, diablos y bestias demoníacas son completamente diferentes en cuanto a naturaleza, y sus funciones también son notablemente diferentes.”

“La carne y la sangre de… ¿las brujas?” Roland recibió una conmoción cuando de repente se dio cuenta del significado de estas palabras. Preguntó impulsivamente, “¿Cuáles son sus funciones?”

“Para crear el Ejército de Castigo de Dios”, dijo Agatha estoicamente

Anuncios