Capítulo 393: Barcos nuevos entrando al agua

Una multitud de gente rodeó el muelle temporal junto al río Redwater.

Todos sabían que en el cobertizo de madera se estaban construyendo extraños botes con armazones parecidos a una enorme bañera. Los botes estaban siendo construidos con cemento gris – un material que no era diferente a la roca después de su fraguado. Si lo colocaran en el agua, no habría rastro de ella excepto una salpicadura.

Los artesanos que trabajaban allí le dieron un nombre propio: Barco Bañera.

Hoy sería cuando los dos primeros barcos entrarían al agua.

La multitud estaba compuesta por tres clases de personas. Un tipo era el de los civiles que acababan de llegar a Ciudad Fronteriza y tenían curiosidad por el suceso o lo sentían inconcebible, así que vinieron a verlo con gran escepticismo. Y otro gran número de ellos eran pescadores y marineros del Territorio Oriental y Meridional. La otra clase eran los lugareños que estaban acostumbrados a los diversos “milagros” de Su Alteza. Habían oído hablar del Littletown anteriormente y se reunieron allí en la nieve a la deriva para ver a Su Alteza.

Cacusim fue uno de los primeros.

Cuando Cacusim vio por primera vez el aviso sobre la prueba de nuevos barcos y la nueva orden de reclutamiento de Su Alteza, dijo que iría a ver los barcos entrar en el agua sin importar qué. Vader no tuvo otra opción que pedirle a Su Excelencia Carter un permiso y acompañar a Cacusim. Teniendo en cuenta que Cacusim no estaba familiarizado con esa área, y que el suelo estaba cubierto de espesa nieve, Vader estaba preocupado de que fuera solo a un lugar lleno de gente. Si cayera en una situación por la multitud, podría significar una lesión incurable.

“Me estás subestimando, niño.” El anciano agitó la mano, sugiriendo a Vader que no lo siguiera. “He pasado por vientos y olas. Aunque me estoy haciendo viejo, mi condición física no es mucho peor que la tuya.”

“Claro, claro”, dijo Vader descuidadamente. “Ya he pedido permiso, así que cualquier rechazo es demasiado tarde. No lo entiendo del todo, ¿por qué tienes que venir y ver esa cosa entrar en el agua? Es sólo un barco.”

“Pero dijiste que estaba hecho de piedra gris.” Cacusim agitó la cabeza. “¿Hemos entrado en un momento en que una piedra del tamaño de una bañera pueda flotar en el agua?”

Es culpa mía. Pensó Vader. No debí haber mencionado el aviso en la plaza. Tal vez Su Alteza sólo alardeaba. Probablemente es un barco de madera con algunas partes hechas de ese… cemento.

“Eso es aún más improbable.” El viejo insistió. “Piénsalo, ¿cuándo se construyó este cobertizo de madera?”

“Hace… más o menos un mes.”

“Eso es correcto. Fue antes de que te reclutaran como policía. Cuando nos mudamos a la Ciudad Interior aquí, el lugar aún estaba vacío.” Su barba tembló. “Se tardó un mes en construir el cobertizo, así que significa que la construcción del primer barco sólo tomó medio mes.”

“¿No es eso normal?” Vader estaba desconcertado.

“¡Por supuesto que no!” Cacusim exclamó:”¡En el nombre del Dios del Mar! Nunca he visto un barco que pudiera construirse en medio mes. No es cuestión de tamaño -para cualquier tipo de velero, el procesamiento de quillas solo llevaría más de un mes, porque hay que esperar hasta que la madera esté totalmente seca para luego curvarla con vapor. Ese es un proceso muy complicado que no puede completarse en poco tiempo.”

Vader quedo muy sorprendido. “¿Por qué estás tan familiarizado con la construcción naval?”

“Una vez fui capitán, niño.” El viejo suspiró. “Cuando era joven, navegaba con muchas mercancías por la Región del Mar, el puerto de Clearwater, y llegué hasta el reino de las islas Durmientes y los Fiordos. Entonces ocurrió algo… y ahora estoy aquí.”

“Nunca me habías dicho nada de eso”. Dijo Vader con los ojos bien abiertos.

“Nunca me lo preguntaste, niño.” Cacusim se encogió de hombros.

“Muy bien.” Vader centró su atención en el astillero. “Así que lo que realmente te intriga es la técnica que usó Su Alteza para construir un velero en medio mes.”

“Cualquier capitán sería curioso.” Cacusim tocó su barba. “Si Su Alteza no miente, ¿sabes lo que eso significaría? Uno o dos años después, su flota navegaría por todos los ríos del reino de Graycastle.”

El corazón de Vader tembló. “No tienes intención de…”

Cacusim sonrió: “No siempre puedo comer tu avena.”

“Su Alteza nunca miente.” Alguien de repente dijo. “Además, eso no es un velero.”

Vader se giró para descubrir que el orador era un hombre joven. A juzgar por su acento, parecía ser un residente local de la región occidental. “¿No es un velero?”

“No. Puede viajar sin viento y a una velocidad más rápida que cualquier barco de vela.” El joven continuó con orgullo: “¿Han visto las máquinas de vapor en las minas? Pueden fácilmente sacar una canasta de mineral del agujero de la mina. Esos botes de cemento son impulsados por esas máquinas de vapor, y según Su Alteza, ¡son botes a vapor!”

“¿Viajas sin velas?” Cacusim dijo incrédulo: “Chico, eso es una tontería. Si un barco no tiene velas, solo se puede remar. Ese barco nunca podrá viajar más rápido que un velero. Además, todavía no están en el agua. no lo has visto, ¿cómo pueden estar seguro de que puede moverse en el agua?”

“Claro que lo he visto”, dijo el joven. “Deben ser recién llegados de otros territorios, así que es normal si no entienden. En el verano, modifiqué un barco a vapor para una caravana a través del estrecho. Pero el barco seguía siendo de madera y no tan duradero como los de cemento.”

Vader tenía la intención de discutir más, pero los ojos del joven se iluminaron de repente. Señalando al astillero, ese hombre dijo: “Mira hacia allá. ¡Su Alteza está aquí!”

Saludos y aplausos brotaron de la muchedumbre mientras todos levantaron sus manos para saludar al Señor.

El príncipe Roland subió a la plataforma provisional de madera al lado del astillero, pronunció unas palabras de felicitación y luego anunció la entrada del agua de los nuevos barcos.

Con cantos rítmicos, los trabajadores abrieron el cobertizo de madera hacia el río Redwater. Un barco con un casco gris de 40 metros de largo se deslizó por el dique del río, recogiendo nieve y se sumergió en el agua helada.

Vader sintió como su corazón le saltaba a la garganta. Pensó que esa cosa se hundiría directamente en el fondo del río, pero para su sorpresa, después de que la mitad trasera entrara en el agua, el frente se levantó y salpicó la nieve.

La multitud volvió a aplaudir.

“Caramba, realmente flota.” Cacusim se congeló en shock. “¿Pero está hecho de piedra?”

Vader tenía la misma pregunta: la superficie del barco de la bañera parecía tan lisa, como si estuviera hecha de tablas de granito finamente pulidas y unidas entre sí sin costuras. El casco del barco parecía una pieza entera. La cabina del barco era poco profunda y no tenía cubiertas, por lo que no había lugares para que la tripulación durmiera. Además, el fondo del barco era demasiado plano para que se fijaran los mástiles. Como su apodo lo indica, esta cosa se parecía a una bañera.

De cualquier manera, Su Alteza había conseguido producir el barco en medio mes.

Vader miró a Cacusim y encontró sus ojos brillando de emoción.

“Quiero postularme para ser él capitán”, dijo el viejo.

Anuncios