Capítulo 396: La Feroz Batalla

Los exploradores nunca deben tener miedo de las aventuras, pero definitivamente no tomarán una aventura imprudentemente. Los demonios no son tan horribles porque también pueden ser asesinados. Y tienen una gran debilidad: no pueden sobrevivir sin la Niebla roja. Leaves usó una vez los pernos de ballesta para matar a un diablo acorralado. Nightingale consiguió matar al enemigo en circunstancias muy desfavorables. Lightning secretamente se animó a sí misma y ella creyó que también podía hacerlo.

“Primero debemos informar esto a Su Alteza,” dijo Leaves apresuradamente. “Comparando con nosotros, tanto Nightingale como Ashes tienen mucha más experiencia en la lucha contra los diablos.”

“Pero, puede que los diablos ya se hayan ido para cuando lleguen aquí.” Lightning revisó el cartucho de la pistola para asegurarse de que estuviera lleno de balas y dijo: “Dejando que enemigos tan peligrosos vaguen por la frontera, nos enfrentaremos a riesgos mucho más serios.”

“Yo… puedo quedarme y vigilarlos.”

“¿Qué pasa si salen de tu área de control”, insistió la niña y continuó,”y si tratas de detenerlos, terminarás exponiéndote a tí mismo. Las tres de nosotras podemos trabajar juntas.”

Leaves guardo silencio. Parecía haber sido persuadida.

“¡Goo, Goo!” Maggie se paró en el hombro de Lightning y ondeó sus alas.

“De acuerdo”, acaricio el cuello a la paloma y le dijo: “Nos encargaremos de los diablos.”

“¿Qué acabas de decir?” Preguntó Leaves.

Lightning gritó y dijo: “Ella dijo que quiere romperle la cabeza al enemigo con sus garras y golpear la carne hasta convertirla en un pastel de carne con sus alas. Finalmente, la tostará en el fuego para saber cómo sabe.”

“¡Ella acaba de decir ‘Goo’ dos veces!” Dijo la última cuestionando.

“Es básicamente lo que significa.” La pequeña niña asintió con la cabeza.

“Un excelente explorador no sólo es extraordinariamente valiente, sino que también tiene la capacidad de dirigir a todo el equipo, ayudándoles a relajarse cuando estén nerviosos y los mantiene alertas cuando están demasiado relajados. Haré todo lo que pueda para seguir sus palabras, padre.”

Lightning agitó su muñeca y el cartucho quedo ensamblado. Tratando de no parecer nerviosa, fingió estar tranquila y dijo: “¿Qué tan lejos están de aquí?”

“A unos trescientos metros de nuestra derecha.” Contestó Leaves.

“Podríamos ver a los enemigos si no estuviera bloqueado por el bosque.” Ella estaba pensando que definitivamente tenía la ventaja de hacer el primer disparo, y la pistola obviamente superaba a las Piedra Mágica debido a su largo alcance. “Puedes atrapar a los diablos con vides, ¿verdad? Como la última vez en la Tierra Bárbara.”

“Creo que debería poder atraparlos por un corto periodo de tiempo.”

“OK. Podemos atacar desde el cielo.” Lightning dijo: “Es la última dirección que notarán los enemigos. Sólo se centrarán temporalmente en las vides. Podemos terminar esta pelea en segundos.”

“Yo… entiendo.” Leaves tembló un poco. Quizás porque había demasiados recuerdos horribles relacionados cuando Leaves se encontraba en la Asociación de Cooperación de Brujas. Pero Lightning no tenía tiempo de preocuparse por ello en esos momentos. Probablemente perdería el valor si siguiera esperando. Después de todo, ella y Maggie eran las que lucharían contra los diablos. Pero Leaves se escondería en el bosque. No la lastimarían por mucho que los diablos atacaran las vides.

“¡Empecemos!” Lightning voló directo al cielo.

“Goo!” La paloma la siguió.

El bosque se parecía solo a manchas verdes y blancas. La niña se puso las gafas que le regaló Su Alteza y enseguida se sintió más valiente.

“Están por allí.” Maggie se transformó en un halcón de cola gris y encontró los objetivos justo después de unos segundos de búsqueda: con su ojo de halcón, nunca perdería un conejo corriendo por la nieve.

Lightning respiró hondo. Thunder y Su Alteza aparecieron en su mente. Agitó la cabeza y despejo su mente. Con las manos agarrando la empuñadura de la pistola, dijo: “Yo me ocupo del lado izquierdo y tú del lado derecho. Cuando estemos a mitad de camino, te conviertes en el pájaro gigante.”

“Déjamelo a mí. Goo!”

“¡Vamos!” La niña gritó y luego comenzó a zambullirse. Con el viento frío rugiendo a través de sus mejillas, le dolían las orejas. Ella movió su cabeza un poco hacia la bufanda. Pensando en el método de disparo que aprendió del Nightingale, apuntó hacia adelante con el Revolver. El alcance efectivo de la bala era de unos 100 metros, estaba claro que ella debía acercarse lo más posible para asegurarse de que el objetivo fuera alcanzado. Asumiendo que la información de Leaves era correcta, los guantes de hierro de los demonios debían estar incrustados con una piedra mágica eléctrica. Su alcance mágico era de unos cinco metros, casi como el de las brujas. Pero la mejor opción era dispararles a una distancia de siete u ocho metros.

Las figuras de los enemigos se hicieron más claras. Y pudo ver sus horribles sombreros y sus máscaras escarlatas. De repente, un diablo se detuvo para mirar hacia arriba y rugió hacia ellas. “Estamos… expuestas?” El corazón de Lightning se hundió. “¿Por qué el enemigo actúa como si pudiera percibirlas?” Al mismo tiempo, innumerables vides se alzaron alrededor de los demonios. Agarraron las piernas del enemigo y continuaron subiendo. Finalmente, los enemigos fueron totalmente entrelazados por las vides.

Un destello blanco brilló del cuerpo de Maggie y se convirtió en un enorme monstruo instantáneamente, se lanzó y grito al mismo tiempo para mostrar su fuerza.

“Lo que sea”. Lightning apretó los dientes y decidió acelerar de nuevo. Cuando estaba a unos cincuenta metros de los enemigos, tomaron un giro repentino y se precipitaron a la espalda de los enemigos como estrellas fugaces: sólo podía golpear la cabeza de los enemigos si disparaba directamente hacia abajo, mientras que podía expandir el área de tiro si disparaba horizontalmente. Y Nightingale también había repetido muchas veces que debía disparar contra la parte más ancha del cuerpo del enemigo.

El demonio luchó por levantar su mano derecha entrelazada por las vides. Una luz deslumbrante salió de sus guantes de hierro. Casi al mismo tiempo, que Lighting presionó el gatillo. Un enorme boom de repente atravesó el cielo sobre el bosque.

Como ella esperaba, el rango de ataque de la Piedra Mágica era realmente limitado. La luz de arco azul y blanca sólo apareció durante un tiempo muy corto. Con el sonido de los disparos, la neblina de sangre estalló en la parte trasera del demonio; las balas no sólo atravesaron su cuerpo, sino que también rompieron la botella de gas en su espalda.

Sin embargo, Maggie no tuvo tanta suerte. Otro demonio golpeó su cuerpo con su rayo. Salieron chispas de su cuerpo y sus poderosos gritos se volvieron terribles. Se acurrucó sus alas y luego cayó pesadamente sobre el diablo, levantando grandes copos de nieve. Cuando tocaron el suelo, Lightning sintió la tierra temblar. Probablemente fue debido al severo impacto, la botella de gas del demonio fue aplastada y la niebla roja estaba desbordando por debajo del pájaro gigante. La niña estaba muy ansiosa y preocupada, mirando eso.

Leaves reaccionó inmediatamente. Docenas de vides se juntaron en el cuerpo de Maggie y la alejaron del demonio. El pájaro gigante rodó en la nieve dos veces, y se quedó quieto con su cara en el suelo.

Lightning corrió hacia ella. Ella sostuvo su cabeza gigante, sacudiéndola y dijo: “¡Despierta, Maggie! ¿Estás bien?”

“Goo… No me puedo mover”, Maggie abrió los ojos. Se transformó de nuevo en su forma humana con su poder mágico desvanecido y dijo, “¿qué acaba de pasar?”

Lightning revisó cada parte de su cuerpo, sintiéndose relajada después de confirmar su seguridad y dijo: “Me alegro de que estés bien”.

Parecía que en su forma de monstruo gigante, Maggie no sería herida por la niebla de sangre y podía soportar más daños con su cuerpo gigante. El guante eléctrico la dejó inconsciente por un momento, y había un demonio justo debajo de ella como cojín cuando cayó. Fue un ataque aterrador, pero apenas resultó herida. Eso podía ser lo mejor de lo peor.

“Ambos están muertos.” Leaves movió la mitad de su cuerpo del tronco, examinando a los dos diablos sin vida y dijo:”¿Qué hacemos ahora?”.

“Llevemos los cuerpos de vuelta”, dijo Lightning, “Su Alteza debería saber qué hacer con ellos.”

Anuncios