Capítulo 19 – El que se opone

Brendel y la milicia siguieron caminando a lado de Bannett y sus jinetes, mientras transportaban la comida y la medicina al campamento de los guardias, situado en la región boscosa de Beldor. Atravesaron el bosque montañoso y se detuvieron al fin en un campamento en el valle. Al principio ocurrió un alboroto en el campamento cuando observaron que los jóvenes del tercer escuadrón de milicianos estaban caminando hacia ellos.

Pensaron que el tercer escuadrón de milicianos había perecido en la batalla de aquella fatídica noche y aceptaron la situación de mala gana, como lo verdaderamente ocurrido, por lo que se sorprendieron al ver que había regresado vivos.

Los refugiados se llenaron de alegría. A pesar de que no todas las personas eran de Bucce, y algunos provenían de Verbin o del pueblo Verde, la conmovedora escena los afectó a todos. Era la primera buena noticia que recibían durante los últimos dos días.

Era una buena señal y creyeron que eso podía significar que tendrían un futuro favorable. Gracias a la comida y la medicina que llevaron al campamento, las personas que habían tenido frío y hambre pudieron comer algo caliente, y los heridos recibieron tratamiento. Después de comer tal comida y ver a las personas recibiendo tratamiento, la mayoría pensó que todavía tenían esperanza, e incluso se olvidaron un poco de la trágica batalla que tuvieron.

Marden dio una orden y encendieron las hogueras. Era un soldado veterano que habia sobrevivido a la Guerra de Noviembre era valiente y resistente, por lo que nunca sería sometido por los no-muertos vivientes de Madara. No tenía miedo de que las fuerzas no-muertas los descubrieran e incluso dijo que él iba a la batalla sin obligación, debido a que no había cobardes en Aouine.

Dado que no había mucha gente que estuviera entrenada, decidió que por lo menos, los haría sentir cómodos.

Dado que Freya perdió a sus parientes, fue tratada como una heroína en él campamento. Al principio de todo ello, Brendel se encontraba preocupado de que pudiera estar deprimida, pero descubrió que sus preocupaciones eran innecesarias.

“¡Freya, es todo gracias a ti y a tu milicia!”

“Freya, no estés triste. Todavía nos tienes a nosotros, ¿verdad? Todos en el pueblo te apoyan. Eres una chica fuerte, ¡y todas las personas lo saben!

“Freya, ¿estás bien? Ven aquí y deja que la tía Aakash te mire. ¡Tienes que ser más cuidadosa! “Una mujer regordeta de mediana edad separó a la multitud de gente a su alrededor como si hubiese partido el mar en dos. A pesar de que su voz era fuerte y era un poco rudimentaria, su preocupación era genuina.

Separó el flequillo de Freya, le limpio la cara y miró con atención a la chica.

“Tía Aakash, estoy bien”.

“¿Estás segura? No guardes todo en tu corazón, ¿entiendes?”

“De verdad estoy bien. Gracias a todos.” Freya miró a la multitud de gente que la rodeaba y sus ojos se empañaron interfiriendo así con su visión. Lo habían pasado mal durante los dos últimos dos días. A pesar de que sus ojos estaban manchados de sangra y tenían ojeras debajo de ellos, se dio cuenta de que su preocupación era genuina.

Brendel se mantuvo lejos y observó la escena. Pronto una calidez se extendió en su corazón.

La cálida hoguera en el campamento, junto con el cariño conmovedor y el aroma de la comida impregnado en el aire, parecía haber dispersado las sombrías tinieblas en sus corazones. Incluso si solo durara por un momento, no pudo evitar sentirse tocado por eso.

Era un momento hermoso.

[Esto que estoy viendo, es la verdadera relación que las personas deberían tener.]
Poco a poco, caminó hacia a un boulde blanco escarpado, se apoyó contra él y miró fijamente a las estrellas en el cielo. Su brillantes de vez en cuando, las hacia parecer diamantes esparcidos sobre una cortina púrpura oscura.

“¿Por qué no vas hacia allá?” De repente vio a Romaine sentada en un lugar más alto y preguntó.

Ella estaba abrazando una bolsa que estaba encima de sus piernas. Sus pies colgaban de un lado a otro en el aire.

“No, nos llevamos bien”, dijo ella.

“¿Por qué?”

“Para ello, mi tía y yo somos personas extrañas. Además, ¿qué chica de una familia normal querría ser una comerciante? Es normal que no me traten bien.”

Brendel replicó dentro de su mente.

[Woah, ¿realmente sabes lo que sucede a tu alrededor?]

Pronto se dio cuenta de que no tenía alguna impresión de su tía. Ella siempre viajaba y raras veces estaba en su casa. Solo regresaba de vez en cuando para llevarle algunos artículos extraños a Romaine que pudieran gustarle.
[Romaine podría haber adoptado su personalidad única debido a que siempre a estado sola.]

“Háblame de tus padres. No creo que hayamos hablado de ellos antes, ¿no?”, Preguntó.

“Nunca los he visto. Desde que tengo memoria, mi Tía ha estado conmigo. Incluso me dijo: ‘¡Pequeña Romaine, recuerda retribuirme mi amabilidad!’.”

La joven comerciante se rio y miró a la luna con luces brillantes.

Brendel la miró distraídamente.

“… ¿Entonces es por eso que quieres convertirte en una comerciante?”

“Si.”

“Acaso es una extraña forma de pensar.”

“Está bien, que pienses así.”

Charlaron por un rato antes de que Brendel viese a Freya escapando de la multitud. A pesar de ser una chica afable, ingenua y sencilla, una vez que asumía el cargo de capitán del tercer escuadrón de milicianos, mostraba un poco de carácter de la futura Diosa de la Guerra.

Además, antes le habia prometido a Brendel que lo dejaría ver al Capitán Marden.

Aunque no sabía lo que el joven quería, como Irene, ella había empezado a confiar en él absolutamente, debido a que fue capaz de ayudarlos cuando más lo necesitaban.
Freya no intentaba depender de él, pero tenía curiosidad.

Por otro lado, el plan de Brendel era este:

Había reunido a la milicia y los guardias de Bucce por casualidad, y sabía qué clase de problemas iba tener Marden a continuación. Por lo que ahora, necesitaba crear una bifurcación dentro de la historia, para que escaparan con éxito de las tropas de no-muertos de Madara.

Aunque los pensamientos de Brendel era mantearse a salvo, rápidamente hizo a un lado ese pesamiento. Si lo hacía, ¿cómo sería capaz de darle la cara a Freya, Romaine, little Fenix y todos los demás en el escuadrón miliciano?

Su corazón había estado en confusión desde que vio llorando al futura Diosa de la Guerra en el Pueblo Verde. Había experimentado bastantes derrotas en el juego en su mundo anterior, por lo que quería vivir sin remordimientos su nueva vida.

Brendel reflexionó sobre eso y decidió continuar su caminó por un nuevo sendero, nunca antes visto en la historia del juego.

*****************

Naturalmente, Romaine no quiso dejar su lado, por lo que los tres viajaron por el valle y finalmente encontraron al anciano. Como esperaba, Bannett también estaba allí, pero Brendel lo ignoró y miró directamente al veterano soldado.

Brendel contó los años en su mente desde que no había visto a Marden.

[El tiempo del juego era 8 veces más rápido en el VRMMORPG … Significa que no lo he visto durante al menos treinta años en el juego.] (TL: 30/8 = 3.75 años en tiempo real).

En el juego, Marden era una persona infeliz en sus últimos años de vida, pero finalmente falleció en paz. Su único consuelo fue el no ver el momento final de Aouine, cuando cayó completamente en ruinas.

Muchos jugadores tenían una fuerte relación con él. Si los jugadores tenían una reputación extremadamente alta, él les enseñaría habilidades ocultas que incluían exploración, esgrima y movimientos de sombras. Y lo más importante, enseñaba la primera habilidad avanzada de la profesión guerrera: ‘Rugido Valiente’.

El viejo no se veía diferente al de sus recuerdos en el juego. Solo parecía ser un poco más joven, y la resolución en su rostro era más fuerte de lo que era en el futuro.

Brendel había pasado tiempo con él y conocía bien su carácter. Era tranquilo y valiente, pero tenía un temperamento ardiente y odiaba a la gente que le daba vueltas al asunto. Delante de él, lo mejor era expresarse abiertamente para así obtener una mejor impresión.

Pero todavía tenía un pequeño margen en su corazón mientras hablara con Marden.

¿Qué pasaría si la personalidad de esa persona que esta frente a él en ese mundo fuera diferente a la del juego? A pesar de que creía que Marden debería tener el mismo carácter en ese mundo, después de las cosas surrealistas que le habían sucedido, no estaba muy seguro de ello.

Al observar al joven sumido en sus pensamientos, las cejas de Marden se movieron, y frunció su ceño. Justo como Brendel había predicho, el primero en objetar fue el joven vice-capitán de los guardias, Bannett.

“¿Cuáles son tus razones para decir que perderemos las próximas batallas?”

Brendel miró en silencio a Marden, y el anciano habló: “Joven, estoy agradecido por su lealtad al reino. Pero también me gustaría oir sus razones por lo que afirma que perderemos.”

Brendel suspiró internamente con alivio. Estaba demasiado preocupado por el temperamento del anciano, por lo que una vez que hablo libremente con él, se lleno de confianza para convencerlo: “Tengo una pregunta, ¿conoce el numero de guerreros no-muertos de Madara frente a nosotros?”

Los jóvenes presentes en el área guardaron silencio.

Marden guardo silencio también, solo le hizo una señal a Bannett, quien respondió: “Por lo ocurrido en la batalla de esta tarde, los no-muerto que continúan persiguiéndonos deberían ser los mismos del ejercito que nos atacó. Aunque también hubo una fuerza adicional que se unió a ellos, eso lo note debido a sus banderas. Así que los más probable es que esten actuando por separado. Por lo que lamentablemente, no conocemos exactamente cuántos guerreros de Madara hay.”

Brendel lo miró con asombro, ya que no esperaba que realmente tuvieran alguna habilidad. Por lo que le impresionó que pudiera llegar a esa conclusión solo con observar el caótico campo de batalla.

“No es extraño no saber los detalles exactos sobre ellos ya que no entiendes el reino de Madara.” Dijo Brendel: “Ese reino nunca ha sido unificado como uno en realidad. Antes de la Era de las Runas y las Espadas, un grupo de chamanes de la sombra que fueron exiliados se convirtieron en los primeros señores oscuros de la región de Madara, que posteriormente se convirtió en un paraíso para los piratas y las criaturas no- muertas … “

“¿De qué estás hablando?”

“Escúchalo, Bannett. Se paciente.”

“Hmph”.

Brendel sonrió, sabía que ya había captado la atención de Marden. Era un verdadero veterano, e independientemente de su temperamento, ya había obtenido información útil de él.

“Al mismo tiempo, ese reino tuvo una fuerza poderosa capaz de conquistar otras tierras. Los señores oscuros lucharon repetidamente unos contra otros y atacaron las tierras circundantes sin previo aviso. Kirrlutz, Aouine y Osor e incluso la región de Baamrin sufrieron por ellos. Los señores oscuros poseían muchas divisiones de soldados de élite debido a sus frecuentes guerras. A pesar de que sus formaciones eran un desastre, sus fuerzas de lucha no podían ser ignoradas. Las dos fuerzas que vieron hoy probablemente sean muy diferentes. Por lo que me gustaría escuchar detalles sobre lo que sucedió en sus batallas, y a partir de ahí, podría proporcionar información que podría ser de utilidad.”

“¡Brendel!” Bannett se levantó enojado. “Eres un mentiroso, ¿cómo sabes sobre las fuerzas de Madara, sé que tienes conocimientos, pero esto…”

Quería seguir hablando, pero la mirada gélida de Brendel lo detuvo. Las palabras de Bretton habían sido calladas, no podía creer que fuera silenciado solo por la expresión de Brendel.

El Brendel que él conocía no era tan dominante y era solo alguien que tenía un poco de talento a sus ojos.

“Escucha atentamente, Bannett. No estoy aquí para discutir contigo.” Brendel enfatizó cada palabra. “No espero que sepas que tan crítica es la situación en la que estamos, pero haré que tomes la responsabilidad de tus acciones por el tiempo perdido.”

Bretton quedó momentáneamente aturdido antes de enfurecerse y prepararse para luchar.

“Dile lo que encontramos, Bannett.” Marden los interrumpió. Su frente estaba profundamente arrugada.

Anuncios