Capítulo 20 – El que convence

Bannett se sentó rígidamente y lanzó una mirada de desprecio a Brendel. Estaba seguro en su corazón de que Brendel se encontraba mintiendo. Habían entrenado juntos en el mismo grupo militar en Anchorite, y aunque no lo viera después de regresar a Bruglas, continuaba escuchando noticia de él, por lo que sabía sus antecedentes.

Su padre era un simple molinero, su madre tenía algo de sangre noble en ella, y su abuelo fue un caballero que sobrevivió en la guerra de noviembre. Pero, ¿qué tipo de experiencias extraordinarias tendría él?

Después de que Bannett fuera reclutado de entre los guardias, escucho que Brendel había decidido seguir los pasos de su padre. Lo único que no sabía era por qué había decidido ir a Bucce y quedarse un año en ese lugar.

[Es muy poco probable que él allá aprendido tanto sobre Madara en un año. Y si este bastardo estuviera mintiendo, tendría que enfrentar el escrutinio de Marden.]

Bannett miró de reojo a su capitán. A pesar de que el temperamento de ese viejo era increíblemente malo y era una persona testaruda, era extremadamente agudo. Cualquiera que intentara mentirle sería expuesto fácilmente.

Otro joven de los guardias retomó la conversación para detener el incómodo silencio después de que Bannett se sentara. Habló sobre los detalles de la batalla que tuvieron, con las pausas adicionales de los demás y frases añadidas demás en su descripción.

Bannett y Marden fueron las únicas dos personas que mantuvieron silencio.

Brendel notó que las cejas de Marden temblaban de vez en cuando, lo que mostraba su ansiedad en su corazón. Bannett, por otro lado, decidió simplemente mirar todo en silencio e ignorar a Brendel.

Brendel continuó escuchándolos y pronto se dio cuenta de con quien se habían enfrentado. El líder del ejército que seguía persiguiéndolos desde Bucce era muy probablemente Rothko. Quien era un brillante mago no-muerto en el juego y del cual su apodo era “Mago de Cadaveres”. Su habilidad era el de convertir fácilmente a los espíritus no muertos en nigromantes, por lo que su ejército era repuesto rápidamente. A pesar de que no tenía su ataque no era alto, era astuto, paciente y utilizó a su ejército como carne de cañón para agotar al enemigo y asestarles un golpe a su moral.

[En este momento, solo debería estar en un nivel de aprendiz. Por lo tanto, si lo comparo con Tarkus, él simplemente sería un líder de un ejército mediano.]

Brendel les preguntó brevemente si se habían encontrado cuando escaparón de Bucce.

No necesitaba adivinar la identidad del líder del segundo ejército. El que habia arrasado Pueblo Verde por completo había sido Kabias. El guerrero esqueleto no era famoso en la historia de Madara, pero era considerado como un veterano y definitivamente uno de los generales de Tarkus en esta batalla.

Un ejército de no-muertos sería de unos doscientos y al menos tendrían veinte nigromantes dentro de ellos. El ejército de Kabias, como una de las principales fuerzas enviadas como vanguardia, tenía al menos una quinta parte del ejército como mano izquierda de Tarkus. Sus grandes fuerzas definitivamente tenían más que soldados esqueleticos y nigromantes. Era muy probable que también tuvieran caballeros y guerreros oscuros en el ejército.

Brendel omitió muchos detalles a los Guardias. Citó leyendas y rumores para describir brevemente sus rangos, pero afirmar sus números ciertamente estaba fuera de discusión. A pesar de que sabía el futuro, tenía que tomar las cosas con cuidado.

“No estoy seguro de si ha oído hablar de este lugar llamado Ansel. Es la región principal de donde viven los magos no-muertos. Madara se divide en tres facciones. Una facción son los vampiros, y otra son los magos no muertos. Pero omitiré la descripción de esas dos facciones, ya que deberías haber oído hablar de ellas.”

“La última facción es una que también tiene una fuerza considerable. Esos señores oscuros de esa facción están conformados por caballeros santo que cometieron crímenes, nobles que fueron exiliados, piratas y vagabundos no-muertos. Que adoran la Biblia Negra, y son los gobernantes que creen en sobre Madara.”

“Todas esas historias son muy interesantes, pero son solo historias.” Uno de los guardias replicó.

“No, solo piénsalo. Si hubiera una persona que pudiera unificarlos, entonces Madara regresaría junto con la plaga de la oscuridad. En este momento, los eventos actuales coinciden con una cierta profecía.”

“Acabas de decir que ese reino nunca ha sido unificado.”

“Nunca se ha unificado en el pasado, pero su oportunidad de hacerlo se está acercando ante nuestros propios ojos.”

“¿Qué tiene que ver esta ‘unificación’ con nuestra situación?”

“Bueno, supongo que.. ¿ha oído hablar de la leyenda del Bastón de Mercurio?” Brendel de repente cambio a otro tema.

“Eso también se describe en la misma profecía, ¿verdad? Se dice que cuando alguien llegue a poseerlo, la oscuridad gobernara al mundo?”Alguien preguntó.
Brendel asintió.

“El nombre completo es ‘El Bastón de Mercurio de Loptr’. Loptr era un mago no-muerto, que casi unificó el reino de Madara. Afortunadamente, falló al final y su bastón desapareció, por lo que esta leyenda quedó atrás. Cuando alguien posea el bastón, se convertirá en el Rey de la Oscuridad. Y justo este año de primavera, alguien fue testigo de la aparición de él en Ansel.”

“Espera,” la expresión de Bannett cambió de repente. “¿El rumor de hace unos meses era real?”

“¿Hace pocos meses?”

“Espera, recuerdo haber oído sobre ello. Un comerciante nos informó de ello, diciendo que alguien había abierto una enorme usando un extraño Bastón.”

“‘La Puerta del Lamento’.” Brendel agregó detalles a la conversación horrorizada de los soldados, “Esa puerta lleva al tesoro de Loptr y su trono.”

El viejo capitán frunció el ceño: “Joven, aunque no entiendo las peleas entre esas personas poderosas, ¿quieres decir que ha habido un gran cambio en Madara? De hecho, esto es una noticia terrible, y al menos, significaría que Madara está completamente preparado para esta invasión. Aunque no sé cuáles sean sus objetivos, no solo nos invadirían en pequeña escala, ¿verdad? Lo que dijiste suena demasiado ridículo para ser cierto, pero eso no significa que no sea posible.”

Coloco sus manos llenas de cayos sobre sus rodillas, los suficientemente cerca como para desenvainar su espada en cualquier momento: “Bannett. ¿Conoces a este joven?”
Bannett se sorprendió. Si dijera que sospechaba de Brendel, aunque el capitán no lo golpearía inmediatamente con la espada, al menos lo amarraría y lo interrogaría.

Miró a Brendel sin esconder su desprecio en sus ojos. Pero pensó por un momento y no eligió hacer algo como eso: “Lo conozco y creo que nos está mintiendo. Pero si lo pienso racionalmente … No tiene ningún motivo para mentirnos.”

“¿Y si Madara lo ha Sobornado?”, Preguntó de nuevo Marden.

“También he pensado en eso, pero eso es poco probable teniendo en cuenta lo que él y el tercer escuadrón de milicianos han pasado. Si ese comandante de Madara hubiera preparado las cosas por adelantado, entonces creo que nuestra derrota sería justificable.”

“Muy bien, Bannett.” Marden le dio unas palmaditas en la espalda a su vice-capitán.

[¿Eh?]

No solo Marden, sino que incluso Brendel también miró diferente al joven vice-capitán. Parecía que ese tipo era capaz de pensar bien la situación. Tenía la impresión de que era demasiado orgulloso y cerrado de mente, por lo que no podría convertirse en un verdadero líder. Sin en cambio después de lo sucedido, tendría que replantear su opinión sobre él.

Si Bannett hubiese negado conocerlo o acusado de algo, Brendel tenía la confianza de que podría haber persuadido a Marden debido a su conocimiento del futuro. Sin embargo, eso podría haberlo llevado a una situación en la que podría exponerse a sí mismo como una persona diferente.

“Bien, entonces volveremos al tema real”, dijo Marden. “Chico, ¿crees que el objetivo de Madara es la Fortaleza Riedon?”

“En la región de Grinoires, la línea defensiva de Aouine es la Fortaleza Vermiere. La Fortaleza Riedon protege el flanco de esa línea defensiva, por lo que el objetivo de Madara solo puede ser la Fortaleza Riedon”. Brendel asintió.

Marden se frotó la nariz y maldijo: “¿Entonces las fuerzas de Madara que nos han estado oliendo el culo, son las fuerzas principales? Mierda, ¿por qué tenemos que enfrentarnos a este montón de problemas en este momento?

“No conozco los detalles exactos”, dijo Brendel mientras ocultaba todo el conocimiento que sabía: “Pero según sus descripciones, hay un mago no-muerto en el primer ejército que los persiguieron, y uno del ejército del Señor Oscuro que llegaron como refuerzos.”
“La formación del ejército del mago no-muerto está compuesta de nigromantes como líderes de pelotón. Es fácil reconocerlos. Creo que el tamaño es media compañía de cien a doscientos no-muertos. La formación del ejército del Señor Oscuro es más caótica, pero debería tener al menos el tamaño de dos compañías, según el tamaño que invadió Pueblo Verde.”

“Creo que sí, es correcto.” Marden asintió.

Lo que no sabía era que Brendel en realidad había reducido el número a la mitad. Ya que ese número aún sorprendió a todos. El tamaño del ejército de no-muertos superaba ampliamente en número a sus treinta guardias, que incluso resguardaban a un grupo de aldeanos débiles con ellos. ¿Cómo se suponía que iban a romper el asedio?

El viejo capitán también suspiró.

“Muy bien, Brendel. Dado que viniste a contarnos todo esto, ¿sería correcto pensar que tienes una solución? Puedes decirla ahora, si la situación es tal como has informado, entonces no tengo confianza para sacar a estos hombres de este asedio.”

Freya negó.

Pero Brendel asintió: “Sí.”

La mirada de todo el mundo se concentró repentinamente en él, e incluso Bannett lo miró con asombro e incredulidad.

Brendel se limpió el sudor de sus manos con su camisa y respiró hondo. Estaba un poco tenso. A pesar de que tenía un plan, tenía poca confianza de él. Recibir la atención de todos lo hizo sentirse presionado. Lo que estaba a punto de decir, llevaba el peso de muchas vidas consigo. Se preguntó si necesitaba ser más cuidadoso en su elección de palabras para convencerlos.

Se recordó a sí mismo que debía pensar con calma y no olvidar nada.

“Todos deberían viajar al norte y cruzar el Río Daggers”, dijo.

“¿El Río Daggers?”

“¿Dónde está ese lugar? ¿Por qué tenemos que ir allí?”

Brendel vaciló por un momento. ¿Cómo le explicaría que el ‘Caballero Pálido’ Ebdon y el “Fantasma No Muerto” Vlad llegarían dos días después, por la tarde antes de rodear esa área?

Anuncios