Capítulo 21 – Enfoque Sobre las Tres Opciones.

Pronto la mente de Brendel se puso en marcha. Y Pensó que si tuviera cualquier habilidad de exploración disponible, como ‘Ojo de águila’ o ‘Precognición’ u otras habilidades relacionadas, sería capaz de persuadirlos. Revisando todas las opciones posibles, pronto una idea se le ocurrió.

[¡Por supuesto! ¡Eso podría funcionar!]

Se limpió nuevamente las palmas sudorosas de sus manos y se relajó.

“En este momento, el río Daggers se encuentra totalmente vacío. Y en caso de que me equivoque, creo que solo habrá un escudaron de no-muertos defendiendo el área ¿así que es mejor ir por esa área ¿no cree?”

La respuesta inicial de todos fue casi la misma.

“¿Qué, es eso cierto?”

“¿Como es eso posible?”

“¿Como sabes eso?”

Brendel levantó su mano para silenciarlos: “Bannett, ¿recuerdas que tus guardias encontraron una estatua medio rota en Pueblo verde?”

“Hablas sobre la estatua aterradora y demoniaca, que era pesada.” De repente, Bannett recordó un informe de Zeta y Ryan. Los cuales hallaron un pasadizo subterráneo en un santuario de ruinas, donde descubrieron rastros de lucha y posteriormente al ampliar el rango de búsqueda encontraron una estatua.

Brendel tomó la pequeña estatua negra de su bolsillo: “Eso a lo que te refieres, es una gárgola. Creo que incluso una persona como tú a oído hablar de ello. Es un poder militar creado por los magos de Galbu, y son capaces de controlarlas, usando esta cosa que tengo.”

Después de colocar el objeto rápidamente sobre su palma, alzo su brazo para que las personas presentes pudieran observar. Los jóvenes guardias que participaron en la búsqueda de Pueblo Verde rápidamente notarón que su silueta era similar a la de la estatua.

“Espera, ¿quieres decir que con eso, puedes controlar esa estatua?”

“¿Puede moverse?”

“Recuerdo que tenía alas, ¿puede volar?” El explorador, Zeta, le preguntó a Brendel, estaba detrás de su espalda.

“Sí, y puede volar tan rápido como un dragón. Su velocidad es similar a la de los jinetes dragones voladores de nuestro reino. Y también son grandes exploradores dentro del campo de batalla. Además, lo use para evitar a la mayoría de no-muertos, cuando la milicia y yo fuimos a Pueblo Verde.”

“Ayer, durante la mañana, descubrí que el ejército de Madara situado en el norte, no había podido avanzar más de su lugar. Y al menos tres unidades de su ejército se quedaron en Verbin, ya que no pudieron bloquear las costas del norte a tiempo. Por lo que actualmente el ejército no-muertos en frente de nosotros no han descubierto ese error todavía. “(TL: en caso de que alguien lo olvidara, una unidad en tamaño de ejército = 80 a 250 soldados según la wikipedia).

“Desafortunadamente, después de enviar a la gárgola, fue descubierta por los no-muertos y termino dañada. Por lo que cuando le ordene que regresara, solo pudo llegar hasta Pueblo Verde.”

Inmediatamente después de que Brendel terminara, Freya replico

“Entonces cuando dijiste que tenías algo que hacer, fue por ese motivo verdad? Ahora entiendo por qué siempre estuvimos alejados del peligro y quisiste que no dirigiéramos al Pueblo Verde con tus heridas. Si desde el principio querías reparar eso, nos hubieras dicho.”

Antes de que Brendel pudiera decir algo, la futura Diosa de la Guerra inclinó su cabeza.
“Lo siento, Brendel, también tengo la culpa. Estaba enojada contigo en ese momento, pero no pensé que todo fuera por nuestro bien.”

[Hah ……?]

Brendel sintió que era extremadamente un genio, por lograr inventar tal historia de la nada. E incluso fue capaz de que Freya pudiese hilar la historia desde el principio. Pero, al final no sabia si en verdad era un genio o Freya era estúpida.

Pronto, se sintió un poco avergonzado cuando vio la cara de disculpa de Freya.

Y gracias a su discurso, pronto todos creyeron la historia de Brendel. Dado que era la mejor en Bucce en cuanto a la milicia, y Marden tenía una buena impresión de ella, no tendría motivos para mentirles o sí?

Incluso Bannett se frotó la frente y preguntó: “¿Aun es capaz de moverse esa cosa?”

“No puedo asegurarlo. Pero hare mi mejor esfuerzo en intentarlo. Ya pude restablecer contacto con él, así que lo único que queda, es saber si puede o no recuperarse por si mismo.” Brendel mintió sin pestañear.

[Si pudiera mover esa cosa, no necesitaría perder el tiempo mintiéndoles, pff]

Una gárgola de nivel 23, sin importar si fuera un nigromante o Rothko tendrías problemas para luchar en contra de ella.

Bannett después de oír su respuesta, se enojó: “Eres realmente tan estúpido como un cerdo. ¿Cómo dejaste que el enemigo descubriera a la gárgola volando en el aire? Si tuviéramos a tal explorador volador, no estaríamos en esta difícil situación.”

“¿Tu talento particular se llama ‘Eludir responsabilidades’? Si no estuviera aquí, ¿te olvidarías de pelear tus propias batallas por ti mismo?” Brendel se burló de él.

“¡Hmph!”

“De acuerdo, es suficiente. Las batallas que tenemos por delante son nuestro deber.”

“Chico, creeré en lo que dijiste. Pero los no-muertos de Madara que tendremos enfrente estarán en alerta, y a comparación de ser solamente nosotros, también tendremos que llevar a la gente. ¿De verdad crees que podamos escapar?”, Preguntó Marden pensativamente.

“Esa será su responsabilidad, Capitán Marden.”

“Bien dicho.” El viejo veterano no pudo evitar mirar a Brendel pensativamente. Le había parecido extraño que Brendel pareciera saber cada una de sus preguntas, y respondiera de acuerdo a ellas.

Solo los Dioses sabían que Brendel entendía muy bien la personalidad de Marden.

Marden se puso de pie y dio sus órdenes: “¡Atención, los guardias Bucce se reunirán aquí y se prepararán para escapar de este asedio!”

“””¡Entendido!”””

Los guardias se levantaron juntos al mismo tiempo.

Marden miró hacia atrás y dijo: “Zeta, diles a los aldeanos que permitan que los hombres se unan con nosotros. Ahora es el momento en que los hombres de Aouine protejan su hogar y sus familias.”

Zeta lo miró perplejo. “¿Capitán?”

“¿Qué estás mirando? ¿Tienes miedo a la muerte? Déjame decirte jóven; este es el momento en el que cumplirás tu juramente, después de unirte al Ejercito. Atacaremos a la vanguardia de Madara antes del amanecer para romper el asedio, pero dudo que podamos sobrevivir. Sin embargo, eso está bien! Porque los aldeanos de Bucce cantarán sobre nuestras acciones heroicas y le dirán a todos en este mundo que no temimos a la muerte y que cumplimos con nuestra responsabilidad al final.”

El viejo veterano miró a todos con su expresión solemne:

“Mi antiguo comandante solía decirme esto: ‘Es deber de los guerrero proteger a los débiles’. Ahora les pasare esas palabras, y espero que recuerden, que es todo un honor defender al reino. Entonces, ¿están preparados? Bannett, quiero que guíes al resto de los aldeanos hacia el Rio Dagger. Solo necesitas hacer eso, entiendes?”

“Sí.” Bennet sintió como sus ojos se volvían pesados, pero asintió en respuesta.

“Muy bien.” Marden asintió con la cabeza: “Niño, y Freya, ustedes dos. Les pido como miembros de la milicia que se unan inmediatamente a los guardias de Bucce, ¿alguno de ustedes tiene alguna objeción?”

Freya negó de inmediato con la cabeza.

Pero Brendel asintió bajo la mirada atónita de todos: “Tengo una objeción.”
Marden se detuvo sorprendido.

“Habla”, miró a Brendel por un momento: “Si le temes a la muerte, entonces puedes salir corriendo de aquí ahora mismo. Los guardias de Bucce no usan a los cobardes chupa pollas.”

Murmullos de risas, se escucharon de inmediato entre la multitud, pero extrañamente Bannett guardó silencio. Brendel lo miró con asombro, y luego sus ojos se posaron en Romaine, y recordó lo que le había dicho antes.

“Nunca antes los he visto. Desde que soy capaz de recordar, solo mi tía ha estado allí. Incluso me dijo, pequeña Romaine, ¡recuerda retribuirme sobre mi amabilidad!”

“… ¿Entonces es por eso que quieres convertirte en una comerciante?”

“Si.”

“Es un pensamiento extraño.”

“Está bien que pienses de esa manera.”

Brendel sonrió en su corazón. Miró a Marden.

“Capitana Marden, desde el punto de vista de Bucce, la decisión que tomó está bien, pero ¿se olvidó de hacer una pregunta?”

“¿Qué pregunta?” Marden quedo una vez mas desconcertado, y miro con curiosidad al chico.

“Las tres aldeas en la región de Bucce actúan como defensa para la Fortaleza Riedon, y los guardias de Bucce siempre han tenido la responsabilidad de alertar a la Fortaleza Riedon de cualquier invasor. Si elige irse así, ¿qué pasará con la Fortaleza Riedon que no ha recibido ninguna noticia? No creo que todas las responsabilidades que se necesitan hacer se hayan hecho todavía.”

Las caras de todos cambiaron gradualmente al escuchar el discurso de Brendel. Él estaba en lo correcto. Si simplemente alejaran a los aldeanos de Bucce fuera del peligro, no estarían cumpliendo con las responsabilidades que les tocaba. Y además la línea defensiva de la Fortaleza Vermiere se vería comprometida si Madara lograra atravesar la Fortaleza Riedon.

Y si eso sucedía, toda la región de Grinoires podría ser tomada por el ejército de no-muertos de Madara algún día.

¿Pero qué podrían hacer justo ahora?

“¡Estamos haciendo lo mejor que podamos hacer, Maldición!”

“¡Si pudiéramos hacer mas cosas, bajo esta maldita situación!”

“Y sí nosotros no abandonamos a la Fortaleza Riedon, ¡pero fue la Fortaleza Riedon quien nos abandonó!”

Pronto Marden miró a Brendel. Debido a sus palabras, pensó que tenía una idea.

“En efecto. Conozco un camino que podría eludir el asedio y conducir directamente a la Fortaleza Riedon. Aunque la posibilidad es pequeña, es mejor que nada.” Cuando Brendel dijo eso, todo el aire de sus pulmones parecía haber sido expulsado. Y posteriormente exhalo profundamente.

Miro nuevamente a Romaine, quien había bajado la cabeza y estaba inquieta jugando con su bolso.

“¿Qué camino es ese?”

“El camino de la montaña Zevail”.

Marden respiró profundamente. A pesar de que había buscado varias rutas en su mente, evitó ese lugar inconscientemente. Quería recordarle y preguntarle a Brendel si sabía cuán peligroso era ese camino.

Ese camino estaba al sur del bosque de Beldor, pasando por el valle de pinos y el río, y conducía a los bosques salvajes de las fronteras de Aouine. Pero desde ‘El Año del Rugido’ (Año 350 de la primera Era), nadie había podido salir de ese lugar, después de entrar a ese sendero montañoso.

Incluso había rumores que decían que dragones, estaban viviendo en el valle.

Marden incluso pensó que había más esperanza de vivir atacando al ejército de Madara, que entrar en ese camino que los más seguro resultaría en una muerte segura. Pensó durante mucho tiempo, pero no pudo descartar la idea de que el camino fuera más peligroso que las otras rutas.

“Es una ruta del cual no es posible regresar, niño.” El veterano negó con la cabeza.

“No hay necesidad de cumplir con sus responsabilidades, solo con la idea de intentarlo es más que suficiente”, respondió Brendel.

“Pero no puedo enviar a mis soldados solamente a morir allí, eso sería irresponsable de mi parte. Un guerrero veterano, tiene honor y gloria en su muerte. Pero ellos son jóvenes.”

“Eso no es un problema.” Brendel respondió: “Iré.”

Hubo un completo silencio.

“¿Q-, Que dijiste?” Marden quedo completamente estupefacto.

“Iré.”

“¿Por qué …? ¡Las responsabilidades de los guardias de Bucce no tienen nada que ver contigo en absoluto! Chico, si quieres forzarte, ¿por qué no te unes a nosotros?” El veterano veterano no pudo evitar preguntar la razón.

“No, no me estoy forzando a mí mismo a nada.” Brendel miró a Romaine y le dio una pequeña sonrisa. “Tengo mis razones por las que necesito ir allí. Ahora bien, Pequeña Romaine, ¿estás dispuesta a venir conmigo?”

“Brendel?”

Romaine detuvo lo que estaba haciendo y levantó su cabeza sorprendida

Anuncios