Capítulo 103: El Fruto de Dagmar

“Hola amigo, ¿eres un aventurero solitario dentro del Bosque Oscuro?” El espadachín grito con una voz amable cuando estaban bastante lejos de Han Shuo.

Han Shuo había descubierto desde hacía mucho tiempo a estos seis y había regresado al pequeño esqueleto otra vez a la otra dimensión ya que no deseaba revelar su condición como nigromante. Levanto su cabeza cuando escucho la otra voz y asintió hacia el espadachín. “Es correcto”.

La Arpía de pies cruzados paso silbando sobre sus cabezas, pero no se atrevió a continuar probando la paciencia de Han Shuo cuando miro a los seis aventureros junto a él. Ella voló a un punto ventajoso en las alturas para observar lo que ocurría desde el cielo.

Los seis aventureros eran un equipo formado de tres guerreros, dos magos, y un arquero. El arquero era una elfa, y los tres guerreros consistían en un espadachín mayor y dos espadachines oficiales. Además de ellos, había un mago oficial y una maga adepta.

Después de que Han Shuo había participado en la prueba dada por la Academia, ahora conocía algunas de las diferenciaciones entre los niveles y los símbolos usados por la Asociación de Magia y la Asociación de Caballeros.

Los magos tendrían un exquisito y pequeño bastón mágico bordado en el hombro de sus túnicas mágicas de acuerdo a su fuerza. Los magos principiantes poseerían la imagen de un bastón mágico, y cada nivel sucesivo añadiría otro bastón mágico. Los espadachines y los Caballeros tenían maneras similares para su diferenciación, con los espadachines usaban espadas como emblemas y los caballeros usaban corceles de batalla.

Las túnicas de los magos y los otros parecían haber sido verificadas por la Asociación de Magia y la Asociación de Caballeros, y por lo tanto, los emblemas representaban sus fuerzas y estaban adheridos a la ropa que ellos vestían. Han Shuo pudo determinar fácilmente sus fuerzas con solo una mirada.

Los seis no eran débiles, pero eran bastante débiles si ellos deseaban aventurarse a las profundidades del Bosque Oscuro. Esto era el por qué la Arpía se atrevió a seguirlos cuando descubrió a esos seis. Si alguno de ellos fuera un archimago que pudiera volar, entonces la Arpía habría corrido lo más lejos que pudiera y no se atrevería a buscar oportunidades para atacarlos.

“Me llamo Odysseus. Estos son mis acompañantes. Creo que has notado la perturbación de la Arpía antes. Siento mucho decirte que esa es la Arpía nos ha atacado antes y cambio de objetivo al descubrir que tu caminabas solo”.

“Como una criatura mágica de nivel tres, es verdaderamente difícil pelear con una Arpía desde que esta puede volar por el aire. Si no te importa, puedes caminar junto a nosotros. La Arpía no se atreverá a bajar y causarnos problemas si los siete estamos juntos”. El caballero mayor, Odysseus, hablo sinceramente con Han Shuo.

Sacudiendo su cabeza, Han Shuo se negó con una sonrisa, “Eso está bien. Creo que quieren ir más lejos dentro del Bosque Oscuro, pero a mí me gustaría regresar a la orilla. Nosotros no llevamos el mismo camino, así que no les daré problemas”.

“¿Cómo puede ser eso? Si tu continuas caminando solo, la Arpía nunca se rendirá contigo. Pienso que deberías permanecer con nosotros, ¡o estarás en grandes problemas o incluso morirás!” Dijo suavemente la maga adepta Aphrodite.

Los otros protestaron en acuerdo cuando ellos escucharon las palabras de Aphrodite, pero Han Shuo no estuvo de acuerdo en ir con ellos. Aunque los seis no eran débiles, solo las flechas de la arquera eran capaces de causarle problemas a la Arpía. Una vez que la Arpía fuera capaz de deslizarse por el aire, los espadachines no representarían una amenaza para ella y la magia no podría ser eficaz debido a la distancia.

Sin embargo, Han Shuo estaba armado con el Filo Cazador de Demonios y la ballesta, además de eso estaba el hecho de que el pequeño esqueleto podía volar en el aire usando sus púas de hueso, si la Arpía fuera tan inconsciente como para atreverse a atacarlo directamente, entonces dolorosos golpes de Han Shuo y el pequeño esqueleto le estarían esperando a ella. Por lo tanto, Han Shuo no estaba temeroso de la Arpía. Por eso había rechazado la invitación de los seis aventureros y decidió marcharse solo.

“Heh heh, gracias por su preocupación, pero no creo que le será fácil a la Arpía atraparme”. Han Shuo respondió con una sonrisa y agarro los dos pescados que había cocinado. No les respondió más a los seis jóvenes aventureros y regreso el solo por la dirección en la que ellos habían venido.

Los seis jóvenes aventureros se sorprendieron al ver a Han Shuo retirarse tranquilamente. El espadachín mayor Odysseus abrió su boca para decir, “Observemos a la distancia. Si verdaderamente tiene un método para lidiar con la Arpía, entonces decidiremos irnos. De lo contrario lo ayudaremos, para evitar que sea devorado”.

“Capitán, esa persona ya nos ha rechazado, ¿tenemos que hacer esto?” el espadachín oficial Gordon no estaba dispuesto a hacerlo, mientras hablaba con un tono sombrío.

“El objetivo original de la Arpía éramos nosotros y solo le dimos problemas a otros debido a que empezamos a dirigirnos en esta dirección. Creo que debemos tomar la responsabilidad”. Odysseus reprendió a Gordon y dirigió a los otros para que fueran con él, siguiendo por detrás a Han Shuo.

Después de caminar por unos cinco minutos, la Arpía que estaba dando vueltas sobre Han Shuo finalmente realizo otro movimiento. Se sumergió desde lo alto del cielo y una vez más subió hasta las nubes con un chirrido silbante cuando ella casi aterrizaba en su cabeza, hostigando a Han Shuo con una paciencia extrema.

Sin embargo, Han Shuo era incluso más paciente que ella. Aunque sus dos manos parecían vacías, el Filo Cazador de Demonios ya estaba listo para hacer erupción en el aire en cualquier momento, y su ballesta ya estaba preparada para disparar dentro de su anillo espacial. Tan pronto como la Arpía se atreviera a entrar dentro de su rango, a Han Shuo no le preocupaba matar a esa criatura mágica de nivel tres con un disparo.

En cuanto a los seis aventureros que lo seguían a la distancia, Han Shuo podía ver todo claramente. No le puso mucha atención a su amabilidad y continúo caminando hacia el cementerio de la muerte con un paso relajado.

La Arpía finalmente no pudo contenerse a sí misma después de probar repetidamente y una vez más se precipito directamente hacia Han Shuo con sus afiladas garras curveadas, acercándose rápidamente al cráneo de Han Shuo.

Un hedor repugnante asalto sus fosas nasales de este e inmediatamente se movió alrededor de Han Shuo. La mayoría de las personas estarían temporalmente desorientadas y mareadas después de recoger un olor tan desagradable, pero el cuerpo de Han Shuo había sido entrenado hasta un nivel desconocido de indomabilidad por eso no se vio afectado en absoluto. El fingía balancearse de acuerdo a las intenciones de la Arpía, como si fuera a caer al suelo en cualquier momento.

“¡Oh no! Él ha sido desorientado por el hedor del cuerpo de la Arpía, ¡él está en peligro! ¡Debemos ir a salvarlo!” La maga adepta Aphrodite de repente grito mientras los seis aventureros ya no se preocupaban por esconderse y salieron de los arbustos. La arquera disparo frenéticamente flechas hacia la Arpía.

En ese momento, la Arpía, que había tenido miedo de comprometerse en un descenso completo, finalmente pareció pensar que el momento finalmente era el correcto. Ella mantuvo la distancia de siete u ocho metros del suelo cuando repentinamente se disparó como un rayo hacia Han Shuo, un par de garras de hierro se lanzaban sobre la cabeza de Han Shuo, mientras parecía querer separar los huesos de Han Shuo.

Una sonrisa helada floreció de las esquinas de su boca, el cuerpo de Han Shuo se balanceo aún más y se endureció justo antes de que las garras de hierro de la Arpía aterrizaran en su cabeza. Rápidamente evadió hacia atrás para que las garras, que habían estado a punto de alcanzar la cabeza de Han Shuo, aterrizaran en el aire vacío.

Justo cuando la Arpía estaba a punto de gritar e iba a tratar de hacer otro movimiento, el Filo Cazador de Demonios, entremezclado con una luz roja, repentinamente corto a través del aire y trajo consigo una feroz y ardiente fuerza que inundo el cuerpo de la Arpía.

Una llamada desolada, sonó mientras la Arpía batía sus alas, vacilando en un intento apresurado por dejar el suelo. La ballesta ya había aparecido en la mano de Han Shuo en ese momento y disparo sin piedad después de apuntar al delgado cuello de la Arpía.

La luz roja brotaba de su cuerpo, y la Arpía grito en un continuo dolor. Ella era absolutamente incapaz de estabilizar su cuerpo en ese momento y naturalmente no noto un ataque aún más letal acercándose. El perno de ballesta atravesó fuertemente su cuello y envió su cuerpo a volar hacia atrás. Su cuello mantenía la posición de mirar hacia el cielo mientras ella caía al suelo.

“¡Oh, mi dios, el derribo a la Arpía!” El espadachín Andrew llego rápidamente después de cerrar la distancia y de pronto descubrió que el cuerpo de la Arpía había caído al suelo. Exclamo con sorpresa y encontró difícil de creer lo que veía.

Los otros aventureros, que habían planeado recitar encantamientos o disparar para derribar a la Arpía, también detuvieron los movimientos de sus manos y miraron a la Arpía aletear débilmente en la distancia, sus rostros también estaban llenos de asombro.

Bajo los pensamientos de Han Shuo, el Filo Cazador de Demonios había usado las llamas mágicas del “Mystical Glacial Spellfire” después de enterrarse en el cuerpo de la Arpía comenzó a incinerar sus órganos internos. No apareció humo, pero el cuerpo de la Arpía rápidamente se convirtió en un desastre carbonizado y la espesa esencia nauseabunda voló en la lejanía.

De pie y sacudiéndose el polvo de su cuerpo, Han Shuo camino hacia la Arpía completamente frita, conteniendo la respiración, saco el Filo Cazador de Demonios. Extrayendo el núcleo de nivel tres del cuerpo de la criatura mágica, además corto sus dos garras y las guardo dentro de su anillo espacial.

Una criatura de nivel tres no era en realidad nada fácil de tratar, de lo contrario los seis aventureros no habrían tenido semejante dolor de cabeza. La Arpía siempre había confiado en el abrumador hedor dentro de su cuerpo y su posición ventajosa desde lo alto del aire para tener éxito en cada acecho.

Era una lástima que sus dos ventajas fueron completamente inefectivas en contra de Han Shuo, y esta finalmente se volvió el objetivo de Han Shuo para que este tomara la ventaja. Sumado a esto el filo sin igual de su Filo Cazador de Demonios y el hecho de que este podría golpear de acuerdo a los deseos de Han Shuo, fue lo que causo que muriera tan rápida y terriblemente.

“Hola amigo, de hecho tu eres bastante fuerte. Parece que nuestras preocupaciones eran de hecho exageradas”. Odysseus había finalmente llegado hasta Han Shuo desde la distancia y se enfrentó a este último alegremente.

Aunque esas personas no habían sido de ninguna ayuda, Han Shuo había ganado el entendimiento de sus conversaciones y métodos a través de los demonios originales. Sintió que esas personas eran bastante decentes, y ahora que su capitán Odysseus hablo de esa manera, Han Shuo asintió con una sonrisa leve, “Yo solo tuve suerte, mi verdadera fuerza no está ni cerca de tu nivel”.

“Heh heh, tu eres muy humilde”. Odysseus obviamente no creía las palabras de Han Shuo mientras respondía amablemente.

“Capitán, desde que él no está en peligro, creo que nosotros deberíamos seguir a las profundidades de la parte sur del Bosque Oscuro y debemos continuar buscando el “Fruto de Dagmar””. Gordon camino desde la distancia y se acero a Odysseus.

“¡Ai, me pregunto si el ‘Fruto de Dagmar’ que estamos buscando realmente existe. Una fruta que parece un cerebro humano, Yo nunca he escuchado algo como eso!” La maga adepta Aphrodite suspiro.

Han Shuo estaba a punto de despedirse cuando escucho las palabras de Aphrodite y no se retiró de inmediato. El miro confundido a Aphrodite y le pregunto, “¿Qué clase de objeto es el ‘Fruto de Dagmar’? ¿Por qué tiene la forma de un cerebro humano? Eso es realmente algo increíble, ¿me puedes decir más sobre eso?”

“He escuchado todo sobre el ‘Fruto de Dagmar’ de nuestro capitán Odysseus. Él sabe más sobre este”. Aphrodite le sonrió de una manera amistosa a Han Shuo y señalo a Odysseus.

Odysseus sonrió ligeramente, “¿También te interesa el ‘Fruto de Dagmar’? Heh heh, la leyenda dice que ese Dagmar fue un demonio que disfrutaba comer cerebros humanos. Es posible que se produzca una fruta muy extraña en el lugar donde él fue enterrado. La fruta es del tamaño de un puño y tiene venas de color marrón oscuro sobre ella. Luce muy similar a un cerebro humano”.

“Se dice que el ‘Fruto de Dagmar’ tiene propiedades mágicas. Las personas ordinarias se volverán confusas ante su presencia y se convertirán en locos si ellos la comen, pero se dice que si el ‘Fruto de Dagmar’ es aplastado por un farmacéutico, puede convertirse en una medicina muy preciosa. Recientemente recibí la solicitud de alguien y he decidido probar mi suerte dentro del Bosque Oscuro para ver su puedo encontrar el ‘Fruto de Dagmar”.

Han Shuo se sintió repentinamente alegre después de oír las palabras de Odysseus. En las memorias de Chu Cang Lan, había una fruta llamada “Fruto Cerebral Divino”. Tenía el efecto de forzar la expansión del cerebro humano. Podía convertir a una persona ordinaria en un desquiciado, pero para un practicante demoniaco en la etapa del “espíritu moldeado” como Han Shuo si este consumiera de ese “Fruto Cerebral Divino”, entonces él podría aprovechar los efectos para aumentar su nivel de entrenamiento.

Han Shuo para empezar no había contemplado esa dirección porque había pensado que era imposible que existiera el “Fruto Cerebral Divino” en ese mundo, pero la descripción de Odysseus del “Fruto de Dagmar” era exactamente la misma que la forma del “Fruto Cerebral Divino”-

Él era incapaz de resistir la tentación de ganar una fruta que pudiera mejorar en gran medida su actual nivel de entrenamiento. Han Shuo no pensó mas en ello cuando pregunto directamente después de que Odysseus termino su explicación, “Si no te importa, ¿podría ir a buscar este ‘Fruto de Dagmar’ contigo?”

Odysseus y los otros cinco aventureros de repente se miraron entre ellos después de que Han Shuo hablo. Todos ellos se sintieron extremadamente sorprendidos, ya que no habían pensado que Han Shuo les haría semejante propuesta.

Anuncios