Capítulo 358: ¡Todos ustedes están acabados!


Ferrodias y sus acompañantes originalmente habían ignorado la existencia de Han Shuo. A sus ojos, semejante joven no merecía temor de ningún tipo y, por lo tanto no merecía ninguna atención. Sin embargo, solo cuando Han Shuo habló, Ferrodias finalmente se dignó a tomar nota de él.

“¿Quién eres tú?” Ferrodias frunció sus cejas y miró a Han Shuo con disgusto antes de decir, “Bien, independientemente de quién seas, desde que estás aquí, ¡digamos que estás sin suerte!”

Con una agitada de su mano, Ferrodias le hizo señas a un caballero a su lado, “¡Mátalo!”

Desde la espalda de Ferrodias, un caballero de repente salió corriendo, cargando directamente hacia Han Shuo, que todavía estaba de pie junto a la fuente termal.

Helen y el fénix habían sido encarcelados dentro de una habilidad mágica, y eran el objetivo del bombardeo de una docena o más de arqueros. Además, los tres ex miembros de la guardia personal de Helen Tina también apuntaban sus armas a las dos personas dentro de la barrera. Como una criatura mágica de súper rango, el fénix podía ser capaz de crear problemas incluso sin usar ataques mágicos.

Pero el frágil cuerpo de Helen apenas podía resistir en contra de tantos ataques. El fénix no se atrevió a verdaderamente ejercer bajo esas circunstancias. Esa vacilación momentánea fue un error fatal, mientras una flecha mágica atravesó el cuerpo del fénix. El fénix cayó con un grito ahogado, débil y sin ningún rastro de poder. Cuando el fénix sintió que sus poderes se desvanecían gradualmente, miró el sereno rostro de Han Shuo antes de tirar de la orilla del vestido de Helen Tina, diciendo, “¡Esto es malo, las puntas de las flechas están envenenadas!”

Helen Tina originalmente estaba llena con desesperación. Pero cuando ella escuchó el sonido de la voz de Han Shuo, la esperanza volvió a encenderse en su pecho. Mientras sus pensamientos tomaban un giro rápido, ella le gritó a Han Shuo, “¡Bryan, ayúdame a matarlos!”

Han Shuo solo se sorprendió momentáneamente por el sonido poco familiar de la linda y coqueta voz de Helen Tina, que usualmente estaba reservada para sus seres amados. Lanzo una rápida mirada hacia Helen Tina antes de que una sonrisa se dibujara en sus labios. Él bromeó, “Querida, descansa tranquila, todavía me debes tantas monedas de oro, ¿cómo dejaría que otros te capturen?”

Habiéndole hablado así, Helen Tina no pudo evitar sonrojarse mientras secretamente suspiraba en su corazón. Ella nunca hubiera pensado que, para sobrevivir, en realidad tendría que ceder ante ese demonio. Pero en realidad, cuando Han Shuo se burló de ella con la palabra “Querida”, esta dejó una leve ondulación en su corazón. Aunque Helen Tina sabía que Han Shuo solo se estaba burlando de ella, sin saber por qué, su corazón todavía tuvo una sensación algo inusual. Además, sus mejillas sonrojadas aparentemente no eran solo una pretensión, lo que la hacía sentirse extremadamente incómoda y sin idea de cómo responder.

En cuanto a ese caballero mayor que se abalanza sobre un caballo de guerra, Han Shuo nunca lo miró de principio a fin. Solo cuando llegó justo frente a él, Han Shuo soltó casualmente una larga llama púrpura parecida a una serpiente, que se extendió violentamente a través del caballero de alto rango y su caballo de guerra.

Todo lo que todo el mundo vio fue al caballero mayor corriendo hacia Han Shuo con su caballo de guerra antes de repentinamente encenderse en llamas púrpuras. Cuando el caballero y el caballo de guerra se enfrentaron a un escalofriante frío, estos frenaron gradualmente hasta detenerse antes de congelarse a una velocidad visible a simple vista.

Han Shuo controló la llama para que el caballero mayor y el caballo de guerra estuvieran al alcance de su mano antes de congelarlos en una brillante escultura de hielo. Después, Han Shuo casualmente usó una mano para inclinar la escultura de hielo del hombre y el caballo, causando que su carne congelada cayera y se partiera con un fuerte golpe.

Viendo que su subordinado de alto rango un caballero mayor murió trágicamente de una manera tan extraña, Ferrodias lanzo otra mirada hacia Han Shuo. Su mirada ahora se había transformado en una mirada digna y solemne, continuando de una manera imponente, “¿Quién en la tierra eres? Las cosas que están ocurriendo en el Ducado Helon no están relacionadas contigo, así que mientras te vayas, no investigaré más profundamente”.

Ferrodias se había vuelto aprensivo después de que Han Shuo mostró su destreza. De principio a fin, Han Shuo parecía como si apenas usara algo de su fuerza. Aunque parecía como si estuviera dando una caminata tranquilamente por su propio patio, todavía asesinando a uno de los caballeros mayores de Ferrodias de una manera tan trágica. Por lo tanto, Ferrodias inmediatamente sintió que Han Shuo era de alguna forma enigmático.

“¿No tienes tus ojos y tus oídos abiertos? ¿No escuchaste las palabras que acabo de decir? Su Gran Duquesa Helen es mi mujer, así que adivinen, ¿me iré solamente así?” Han Shuo le dio una reprimenda a Ferrodias con desagrado, mirando a Helen Tina mientras él hablaba. Obviamente no pensaba mucho en Ferrodias.

“¡Humph, ya que estás buscando la muerte, entonces no puedes culparnos!” Ferrodias entendió que Han Shuo estaba determinado a intervenir. Entonces, después de un resoplido frío, dio una orden a la gente detrás de él. Los magos se dispersaron lentamente en preparación para un ataque conjunto.

Siendo observada por Han Shuo, Helen Tina se sintió humillada en su corazón. Sabía que él solo estaba bromeando con ella cuando dijo que ella era su mujer. Sin embargo, Helen Tina no pudo evitar sentir un sentimiento indescriptiblemente extraño en su corazón.

De repente un pensamiento surgió en su mente. Quizás, no sería tan malo convertirme en su mujer. Pero ella inmediatamente reprimió el pensamiento justo después. ¡Imposible! Él era la razón por el que ella se había convertido en un hazmerreír, por lo que debería intentar matarlo a toda costa. ¡Cómo podría tener una idea tan absurda en su lugar!

Han Shuo caminó suavemente hacia Helen Tina, mirándola a los ojos mientras decía con voz cada vez más tierna, “¿Cómo podría dejarte atrapada? Además, tú me debes mucho más que cincuenta mil monedas de oro. ¿No es así, Helen?”

“¡Tú! No te acerques. ¡Si te atreves a acercarte, nosotros la mataremos!” La guardia imperial de mediana edad repentinamente le acerco una daga a Helen Tina y chilló en pánico al ver acercándose a Han Shuo.

Disparando una mirada hacia la mujer de mediana edad, Han Shuo suspiró de tristeza antes de decir, “Ella vale cincuenta mil monedas de oro, ¿tú te atreverías a matarla? Además, ¡tú nunca tuviste la oportunidad de matarla!”

En el momento en que las palabras cayeron, la tierra tembló repentinamente mientras varios picos afilados repentinamente brotaron del suelo, apuñalando a la mujer de mediana edad, al resto de los guardias y a los traidores cercanos. Todos ellos quedaron suspendidos sobre los picos que emergieron.

El rostro de Ferrodias cambió enormemente, al igual que la expresión en sus ojos cuando miró a Han Shuo. Examinó el suelo bajo sus pies con un miedo persistente. Temía que un pico saliera repentinamente del suelo, empalándolo hasta la muerte. Hubo una clara falta de Han Shuo cantando conjuros mágicos antes de que los picos repentinamente mataran a varios de sus subordinados. Ferrodias se quedó cada vez más y más atónito ante la destreza de ese joven.

Helen Tina y el fénix naturalmente estaban a salvo dentro de la enorme red mágica. Vieron a Han Shuo aproximarse sin prisa, y luego le escucharon decir con una sonrisa, “¿Qué tal eso? Incluso aunque te ayudé a tratar con estas personas, yo no añadiré ningún pago adicional. En cambio, tú solo tienes que devolverme las monedas de oro que ya me debes. Esto es bastante generoso de mi parte, ¿cierto?”

Helen Tina miró el tierno rostro de Han Shuo aturdida mientras escuchaba su voz gentil y suave. Ella de repente tuvo una extraña ilusión. Esa versión de Han Shuo era como Benedict Sackville cuando él la perseguía implacablemente de una manera modesta y educada. Ese tipo de comportamiento tierno y modesto la hacía sentir como una diosa y la hizo caer en un trance.

“¿Helen, qué ocurre?” El fénix a su lado tiró de Helen Tina, que estaba mirando a Han Shuo en aturdimiento, y le preguntó con ansiedad.

Helen Tina de repente se agito y notó que varios magos de Ferrodias se acercaban a ellos con encantamientos. Cuando se acercaron, Helen no pudo evitar resoplar, “Si no los matas, ellos aún te matarían. No estoy interesada en tal oferta”.

Han Shuo se sorprendió en el momento en que esas palabras salieron. Poco después, abrió sus manos ante el Ferrodias que se acercaba y dijo, “Muy bien, esto no es asunto mío, ustedes pueden continuar. Yo solo me retirare. A decir verdad, no estoy muy familiarizado con la Gran Duquesa Helen, solo les estaba haciendo una broma, ¡eso es todo!”

Ferrodias estaba a punto de comenzar a matar cuando las palabras de Han Shuo detuvieron su camino repentinamente. Se apresuró a detener a sus magos para que no terminaran sus encantamientos y le dijo a Han Shuo, “Bien, tampoco quiero ser tu enemigo. Mientras no te involucres en este asunto, actuaré como si esto nunca hubiera sucedido”.

“Claro. Ustedes continúen. ¡Adiós ahora!” Han Shuo se rio ligeramente. Parecía que realmente tenía la intención de retirarse.

“Tú demonio, te lo prometo. ¡Ya te lo he prometido, tú demonio tres veces maldito, no te vayas!” Helen Tina dejó escapar un grito de pánico mientras ella gritaba apresuradamente.

“¿Por qué no lo dijiste antes? ¡No desperdicies mi tiempo!” Han Shuo se detuvo, entonces levantó su mano nuevamente y le dijo a Ferrodias, “Mi error. ¡Ahora estás jodido!”

“Cabrón. Me engañaste. ¡Mátenlo!” Ferrodias originalmente había decidido no provocar a Han Shuo después de ver la demostración de sus poderes. ¿Pero quién sabría que Han Shuo retractaría sus palabras y lo usaría como blanco de una broma? De pronto, Ferrodias sintió elevarse una ira incontrolable en él mientras gritaba sus órdenes.

Algunos de los magos desde hace tiempo habían albergado una antipatía hacia Han Shuo, ellos inmediatamente reiniciaron sus conjuros en el momento en que escucharon la urgente orden de Ferrodias.

“¿Y qué si te engañé? Todos ustedes son basura. ¡Solo sirves para que juegue contigo!” Han Shuo dijo eso con todo sonrisas mientras sacaba calmadamente el bastón esquelético y cantaba un hechizo mágico de cierta longitud.

Filas de criaturas no muertas aparecieron de pronto alrededor de Ferrodias mientras Han Shuo cantaba. Más de un centenar de estas aparecieron en un abrir y cerrar de ojos, mientras un escuadrón de gárgolas zumbaba hacia los magos que aún cantaban. Asustados, estos solo pudieron detener sus conjuros y ponerse a cubierto frenéticamente.

“¡Tú! ¡Tú! ¡¿Quién demonios eres tú?!” Cuando varios cientos de no muertos rodearon a Ferrodias, tres de los cuales eran poderosos caballeros malvados, Ferrodias finalmente no pudo contener el miedo dentro de su corazón y gritó con alarma.

Encogiendo sus hombros, Han Shuo dijo, “Estás a punto de morir, ¿por qué molestar con tantas preguntas?”

“Bryan. Bryan. Eres Bryan, el recién nombrado señor de Ciudad Brettel”, uno de los magos repentinamente grito alarmada. Obviamente había escuchado la forma en que Helen se dirigió a Han Shuo y había conectado los puntos, gritando en alarma.

“Sí, quizás ustedes puedan morir contentos ahora”. Han Shuo respondió con una sonrisa. Agitó su mano con el bastón de hueso y causo que una enorme criatura no muerta apareciera en la existencia, ahogando a la gente bajo de ella.

Entre estas personas, el más poderoso aún era el caballero tierra Ferrodias. Han Shuo ignoró por completo a los pequeños magos. Su final era fácil de imaginar después de que la enorme criatura no muerta los golpeo.

De hecho. Incluso cuando los magos solo tenían que preocuparse por las gárgolas, estos todavía estaban atrapados en una mala situación. Ahora, con cientos de no muertos, el poder destructivo de sus pequeños hechizos era fundamentalmente inútil. Por otro lado, aunque el poder de Ferrodias era suficiente, solo un caballero malvado era capaz de evitar que obtuviera la victoria. Ahora, con tres caballeros malvados rodeándolo, estaba garantizado que muriera trágicamente.

Un miserable y triste aullido hizo eco desde Ferrodias y su gente. Después de que la legión de no muertos atacó, el grupo de personas que habían estado haciendo cabriolas arrogantemente hace un momento, fue despedazado. Los aterradores gritos podían poner los pelos de punta.

Pero cuando los traidores de Helen Tina gritaban de una manera que podía causar escalofríos de arriba abajo por la espalda, ella en realidad tenía una especie de sensación deliciosa y despreocupada. Eso se debía a que ella sentía que siempre los había tratado de manera justa y que nunca podría haber imaginado que esa gente la traicionaría algún día. Afortunadamente, Han Shuo estaba en las cercanías, de lo contrario, Helen Tina probablemente habría sido capturada y destinada a ser la esclava de Benedict Sackville

Helen Tina podía haber aceptado a regañadientes las cosas si hubiera sido una rebelión de la gente común, pero cuando aquellos a quienes trató con sinceridad la traicionaron, verdaderamente se hizo difícil extinguir un odio tan intenso hacia ellos. Después de escuchar los gritos petrificadores, Helen Tina rechinó los dientes y gritó, “Sírvanse bien. ¡Como traidores, esto es lo que merecen!”

“Pfft. Yo digo, Señorita Helen, que ellos ya están jodidos, ¿no deberías devolverme las monedas de oro que me debes?” Han Shuo se acercó riendo hacia Helen Tina y galantemente ayudo a Helen Tina a remover la red mágica que la aprisionaba antes de incitarla a pagar su deuda. También guardó suavemente la red en su anillo espacial.

“Tú, ¿ya has terminado?” Helen Tina miró el rostro sonriente de Han Shuo y de repente sintió su vientre lleno de ira. Al final, no pudo evitar gritarle a Han Shuo.

Han Shuo dijo asombrado, “¡Qué! ¿Realmente estás buscando renegar de la deuda? Jeje. Debes saber que aunque todos están muertos, todavía puedo deshacerme de ti fácilmente. Incluso peor, puedo llevarte directamente hasta Benedict Sackville y cambiarte por cincuenta mil monedas de oro”.

“¡Te atreverías!” Helen Tina miró con odio a Han Shuo con sus ojos muy abiertos. Después de permanecer en silencio por un momento, ella tomo una respiración profunda, como si se fortaleciera y dijo, “Bryan, tengo una propuesta”.

“¿Qué tipo de propuesta?, déjame escucharla”, Han Shuo pregunto.

“Un matrimonio entre nosotros. La dote es el Ducado Helon, ¿qué piensas de eso?” Aunque Helen Tina estaba sonrojada y avergonzada, sus ojos eran decididos mientras miraba profundamente a Han Shuo.

Anuncios